Si llevás tu Kindle (de Amazon) a otro país te pueden borrar el contenido

De una entrada del blog "Derecho a Leer"

De una entrada del blog “Derecho a Leer”


En Julio de 2009 leíamos en el blog “Derecho a Leer”:

“Un incipiente escándalo recorre la red, Amazon, la tienda virtual mas grande del mundo, decidió entrar discretamente a las bibliotecas virtuales de sus usuarios, para borrar algunos libros. Estas bibliotecas se llaman ‘Kindle’, un dispositivo que utiliza Amazon para vender sus libros electrónicos. Aunque todavía no están claras las causas, el hecho es que una editora le pidió a Amazon que cancelara la comercialización electrónica de algunos sus libros, como ‘1984’ o ‘Rebelión en la Granja’ (vaya paradoja), y los retirara del sistema. Fiel a la editora y no a sus usuarios, Amazon obedeció.

Kindle es una plataforma de comercialización intoxicada de DRM y con la filosofía de la nube, donde el usuario queda anclado y controlado por una red centralizada. Aunque el nucleo del sistema operativo de cada dispositivo es libre (gnu/linux), el resto es cerrado. La combinación entre DRM y red centralizada, le permite a Amazon controlar el acceso a los documentos: los libros que vende Amazon estan encriptados, y sólo Amazon tiene la llave. En rigor el usuario no compra un libro, mas bien lo alquila. Cualquier semejanza con algunas profecías distópicas, no es ninguna coincidencia.”


En 2013 leemos en Libros en la Nube:

“El lunes 23 de diciembre, a las tres y media de la tarde, mientras esperaba a Blanca Rosa Roca en su despacho, cometí una imprudencia. Blanca Rosa participaba de un almuerzo prolongado y decidí aprovechar el tiempo navegando la tienda de Amazon España, donde nunca me había dado de alta como cliente, porque compro en amazon.com, sitio autorizado para todos los hispanoamericanos que no vivan en México.

Cuando por motivos profesionales me adentro en las entretelas de la tienda Kindle España, siempre navego de incógnito. Un engaño, sí. En busca de un beneficio, también. Amazon.com conoce mi historia lectora al dedillo, tiene lo que busco y hasta lo adivina. Hay otro beneficio, ah, tacaña: los ebooks son más baratos en amazon.com. Además, está ese otro vicio de la pereza: ¿para qué “migrar” la cuenta si uno no sabe dónde estará dentro de pocos meses?
La imprudencia: esa tarde, entré a la tienda Kindle España desde mi tableta Galaxy Note, en la cual he autorizado a Google a rastrearme geográficamente.
Durante 45 minutos, mientras esperaba a Blanca Rosa, me di una vuelta en profundidad por casi todas las categorías de Amazon España. Objetivo: completar una gran hoja de Excel que está a punto de acabar con mi cordura para establecer una comparativa entre la granularidad de las categorías y subcategorías por género a disposición de los editores y los lectores americanos y las disponibles en España.
[Así es como uno se da cuenta de que un editor como, por ejemplo, Edhasa, tiene muy pocas oportunidades de comunicar a sus lectores los gruesos matices que diferencian una novela de Mary Renault de otra de Patrick O’Brian en la tienda Kindle España. Por no hablar de su imposibilidad de diferenciar a cualquiera de ellos de, digamos, Julia Navarro. Porque la categoría de novela histórica, en Kindle España es eso y punto, o peor: “ficción histórica”, que admite cualquier género en el subgénero.”

“La edición en rústica de Vintage la dejé en Buenos Aires cuando me trasladé por un año a Barcelona.

Y la edición en ebook ¡desapareció de la aplicación Kindle para Android el 24 de diciembre! Junto con todos los libros cuya custodia los editores me habían cedido a cambio de una transacción monetaria.”

Y cuando abrí la aplicación Kindle en la Galaxy Note, en lugar de mi biblioteca me encontré con un tiovivo en el cual la primera portada era la de No es lo que parece, thriller periodístico de José Sanclemente, marido de Blanca Rosa Roca. Un libro que tengo en su edición impresa y que no pertenece a ninguna de mis historias de compra ni de búsqueda en ninguna de las tiendas de ebooks que frecuento.
Consulté el calendario. No era 28 de diciembre.
Junto a José Sanclemente, el tiovivo me proponía a Julia Navarro, En un rincón del alma, La isla de las mariposas, Los vigilantes del faro y Cincuenta sombras de Grey. Todos estos últimos, ebooks que uno encuentra en la página de inicio de Kindle España porque forman parte de una u otra promoción. Pero, ¿y José Sanclemente?
Y una invitación que decía “empezar a leer” en un rectángulo amarillo.
Traté de entrar en la aplicación usando mi contraseña de amazon.com. Tres veces no la reconoció. Tres veces la cambié en la tienda de Amazon España, que era a donde me dirigía la aplicación, sin resultado.  Desinstalé Kindle. Volví a instalar Kindle. Allí seguían Julia Navarro y todos los demás. Era el 24 y me esperaba la cena de Nochebuena. Cerré la aplicación y dejé mi perplejidad para otro momento.”

“No volví sobre el tema hasta el 26 a medianoche, cuando me puse en contacto con servicio al consumidor de amazon.com. Fueron amables, pero nadie me dio ninguna explicación. Ni creo que la tuvieran. El 27, mi biblioteca era accesible nuevamente. Fue entonces cuando servicio al cliente de Kindle España me contactó a través de Twitter.

@julietalionetti ¿Estás llamando a Amazon ES? Nuestro teléfono gratuito es: 900 803 711. ^AR
— Amazon Help (@AmazonHelp) diciembre 27, 2013

También fueron amables, y tampoco nadie me dio ninguna explicación. Ni creo que la tuvieran.

He recuperado los ebooks; mi cuenta ha “migrado” (ella solita) a Amazon España; no he retomado la lectura de Blood Meridian; la sensación general es de desagrado, como en una mala resaca.

Me pregunto si a esta promiscuidad por debajo de la piel, a esta vida privada de las aplicaciones que se hurta a nuestros ojos, alguien se atreve a llamarla “márketing”. Tal vez sería más sencillo tener más categorías y subcategorías, dedicarse a etiquetar las cosas y no a las personas, dotar a los ebooks de visibilidad y dejarse de jugar al aprendiz de brujo y al tracking insidioso.”

Anuncios

El “Futuro del Trabajo” trabajar en McDonald´s


Segmento de “Los Futuristas” sobre el trabajo

Más sobre el programa Los Futuristas dedicado al mundo del trabajo


Sobre trabajar en Amazon


Nueva York (Reuters). Los trabajadores de locales de comida rápida en cientos de ciudades de Estados Unidos iniciaron hoy un día de huelgas y marchas para exigir un salario mínimo más alto.

Los organizadores de las medidas dijeron que las mayores acciones se esperaban en Nueva York y Washington.

Los trabajadores quieren que el salario mínimo federal aumente de US$7,5 a US$15 la hora, alegando que la cifra actual no es suficiente para vivir. Los críticos argumentan que la duplicación del sueldo mínimo provocaría despidos.

En la Ciudad de Nueva York, donde unos 57.000 trabajadores de negocios de comida rápida ganan un promedio de US$8,89 la hora, los manifestantes realizaban el jueves un piquete en una sucursal de McDonald’s desde poco después del amanecer.

En Washington, trabajadores federales contratados de un McDonald’s ubicado en el interior del Museo Nacional del Aire y el Espacio, de la Institución Smithsonian, abandonaron sus tareas, y unas 150 personas se reunieron para realizar un piquete afuera del edificio.

“Mientras McDonald’s recauda toneladas de dinero de su contrato con el Gobierno federal, yo tengo que ir a trabajar caminando porque ni siquiera puedo pagar el boleto de autobús”, dijo Alexis Vasquez en un comunicado emitido por los trabajadores del McDonald’s del museo.

DESCONTENTO GENERAL
Las manifestaciones del jueves se producen luego de protestas de trabajadores de Walmart en unas 1.500 tiendas de Estados Unidos en el “Black Friday”, el día posterior al feriado de Acción de Gracias del pasado jueves.

También hubo huelgas de trabajadores de locales de comida rápida en decenas de ciudades estadounidenses en agosto.

Los trabajadores del rubro dicen que el salario mínimo actual no está ajustado a la inflación, algo que el Congreso ha hecho desde el establecimiento del primer sueldo mínimo en 1938.

Además, dicen que se ven obligados a depender de asistencia federal para poder mantenerse a sí mismos y a sus familias.

Datos de la Oficina de Censos de Estados Unidos y programas de beneficios públicos muestran que un 52% de los cocineros, cajeros y otros empleados de locales de comida rápida dependían de al menos una forma de asistencia gubernamental entre 2007 y 2011, según investigadores de la Universidad de California-Berkeley y la Universidad de Illinois.

Algunos economistas también argumentan que aumentar el salario mínimo ayudaría a estimular la economía de consumo de Estados Unidos porque los trabajadores tendrían más dinero para gastar.

Fuente El Comercio


Pero para algunos emprendedores seriales es sólo una cuestión de tiempo…

Leña al Fuego del 28 de Diciembre

Primer Bloque:
http://www.ivoox.com/lena-al-fuego-2da-epoca-emision-281213-parte-1_md_2677145_1.mp3″

Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo mp3 del audio del programa visiten esta página


Segundo Bloque
http://www.ivoox.com/lena-al-fuego-2da-epoca-emision-281213-parte-2_md_2677147_1.mp3″
Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo mp3 del audio del programa visiten esta página


¿ÚLTIMA? EMISIÓN DE “LEÑA AL FUEGO”

Participaron (personal y/o telefónicamente):

OSVALDO BAYER – ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL – NORA CORTIÑAS – EDUARDO SOARES – JULIAN ASINER – MARÍA DEL CARMEN VERDÚ, entre otros.

COMUNICADO DE HERMAN SCHILLER SOBRE EL TEMA:

¿LEVANTAN LEÑA AL FUEGO?

Hace alrededor de un mes y medio el director de Radio Cooperativa me informó que “Leña al fuego”, a partir del 1º de febrero, no saldría más al aire por esta emisora.

Adujo como razón que una poderosa empresa de transmisiones automovilísticas (que no identificó) había firmado un jugoso contrato para emitir su programación los sábados en el horario posterior a “Leña al fuego” (14 a 21), pero exigiendo al mismo tiempo que “la radio esté limpia en el horario anterior”.

Aunque no fue dicho explícitamente, resultó tácito que, en opinión de esa empresa, el espacio que conduzco “ensucia” el dial.

En esa misma conversación, el director de Radio Cooperativa me informó que no me iba a “dejar en banda” en virtud de “mi historia”. Y que en pocos días, antes de que termine noviembre, me iba a informar que podía seguir mi programa en “otra emisora”.

Para evitar lógicas, naturales y legítimas reacciones inmediatas, no le conté a nadie qué estaba pasando. Ni tampoco le informé a los oyentes a la espera del desarrollo de acontecimientos y negociaciones.

Pero pasó un mes y medio, no hubo ninguna respuesta concreta, salvo promesas muy vagas. Y, al trascender la noticia, personalidades muy conocidas y distintas organizaciones sociales repudiaron la medida. El tema ya está teniendo repercusión en distintos ámbitos de la Legislatura porteña y en la Cámara de Diputados. Inclusive un grupo de amigos comunes, que antes estaban allegados al programa y hoy forman parte del espacio Nuevo Encuentro, le entregaron una nota a Martín Sabatella, presidente del AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual).

Es de conocimiento público que “Leña al fuego”, después de 13 años, fue echado de Radio de la Ciudad por el macrismo. Que también trabajó (y trabaja) para tener “radios limpias”.

Cuando parecía imposible el retorno, Radio Cooperativa, una emisora inequívocamente ligada al gobierno nacional, nos ofreció un espacio. Varios amigos gestionaron para que ello fuera posible.

Por supuesto que acepté y agradecí, haciendo la salvedad de que seguiría con la línea de siempre. Una línea de izquierda, si se quiere de izquierda revolucionaria, y de denuncia de las violaciones a los derechos humanos.

Me parece haber sido suficientemente claro en este aspecto. Pero como suelo ser muy autocrítico, podría admitir la posibilidad de que, en el afán de volver al aire, mi claridad no haya alcanzado la suficiente potencia como para que mis interlocutores entendieran qué tipo de periodismo hice a lo largo de los años y cuáles son las expectativas que coloca un sector de la sociedad sobre mi tarea profesional.

De todos modos no creo haber engañado a nadie. Ya en la primera emisión (2-3-13) participaron tres referentes de lxs luchadorxs más incisivxs de la Argentina de nuestros días: Myriam Bregman (CEPRODH), María del Carmen Verdú (CORREPI) y Diana Kordon (Memoria, Verdad y Justicia), que en la oportunidad, y como no podía ser de otra manera, fueron muy críticas con el gobierno en el tema de los derechos humanos actuales. En esa emisión inaugural, Verdú, apenas empezó el programa, recibió una amenaza de muerte telefónica. Una amenaza que también indicaba que nadar contra la corriente no iba a ser nada fácil.

Y no lo resultó. Sin embargo, el programa fue creciendo y, rápidamente, dejó de ser marginal, para convertirse en uno de los espacios de mayor audiencia de esa radio (que, habitualmente, tiene mucha audiencia) y en una tribuna de los luchadores sociales de distintas corrientes. Incluso, después de algunos meses de gestiones, se logró acceder a una publicidad de Telam.

No obstante, y aunque nunca nadie nos dijo nada, empezamos a sentir “mala onda”.

Y tenía lógica esa mala onda. Porque si la policía de Insfrán asesinaba a hermanos qom, no íbamos a decir que el gobernador de Formosa era un buen muchacho. Ni a negar las más altas responsabilidades por la criminalidad policial y estatal que a diario se viene registrando en todo el país.

Esto es solo un ejemplo. Y esta seguramente pueda ser la razón real del levantamiento (o probable levantamiento) y no la ignota exigencia de los amantes del deporte automotor.

De cualquier manera, para decir la verdad y nada más que la verdad, todavía no resulta claro si todo esto fue decidido unilateralemente por algún hipersensible y poco imaginativo burócrata menor o la orden vino “de arriba”.

Por eso todavía formulamos un llamado a quienes tienen el verdadero poder de decisión para que revean esta torpe e injusta medida que, antes que nada, los perjudica a ellos mismos.

A esta altura de los acontecimientos, después de una larguísima lucha contra todo tipo de “corpo” mediática, me resulta claro que el propio gobierno, si formara parte de una burguesía medianamente inteligente, sería el principal beneficiario si tuviera el tino de generar espacios pluralistas, donde pudieran expresarse los críticos por izquierda.

Pero no solo no parece ser inteligente, sino que sus sectores más arribistas y corruptos, algunos llegados de la derecha más reaccionaria, lo están haciendo avanzar indefectiblemente hacia el abismo sin retorno.

Herman Schiller
Conductor de “Leña al fuego”


Una vez más…¿Y van…?

Una vez más la libertad de empresa le ganó a la libertad de prensa.

Una vez más los laburantes explotados, despedidos, jubilados, la violencia para con los pueblos originarios, la violación a los DD.HH. de ayer, pero también la de hoy, las víctimas del gatillo fácil, la denuncia de todas las atrocidades que está provocando el modelo extractivo y la presencia de todas las luchas que disponían del micrófono de Leña al Fuego que tan gentilmente Herman cedía para la denuncia y al servicio de la verdad -una vez más- serán silenciados.

Y, una vez más queda claro que cuando el periodismo está dispuesto a caminar junto a los oprimidos, no hay “Corpo” que se diferencie en su accionar, todas -jueguen para el poder que jueguen, llámese multimedios o gobierno de turno- siempre en algo se pondrán de acuerdo: quitarnos los espacios en los cuales podemos expresar y visibilizar lo que nos está ocurriendo a los de “este lado de la vereda”.

Toda la solidaridad al compañero Herman Schiller y el agradecimiento por su coherencia a través de los años, a pesar del costo que la misma implica; esta actitud siempre será preferible y confronta con el doble discurso al que últimamente muchos nos tienen acostumbrados.

Meche Méndez.


Herman Schiller

Eduardo "el negro" Soares

Eduardo “el negro” Soares

a

María del Camen Verdú. Referente de CORREPI

María del Camen Verdú. Referente de CORREPI

La “alianza” entre Nestlé y Google

“oogle siempre se caracterizó por bautizar a las versiones de Android bajo la denominación de alguna golosina, como ocurrió en su momento con Gingerbread, Ice Cream Sandwich o Jelly Bean, su más reciente actualización.

Lo curioso de todo esto es que la próxima versión, que anunció hoy llevará consigo el nombre de una marca: KitKat, como se conocen a las obleas bañadas en chocolate de Nestlé.

“Fue una decisión inesperada y divertida”, dijo en una entrevista de la BBC John Lagerling, responsable de acuerdos globales de Android, al ser consultado sobre los detalles de la negociación entre Google y Nestlé. “No hubo pago alguno de dinero por este tipo de uso”, agregó el ejecutivo.”

Fuente La Nación


La historieta en Joy of Tech sobre la alianza entre Google y Nestlé, autores: Nitrozac y Snaggy, abajo la traducción de los textos.

joyoftech1

El texto de los globos de arriba para abajo y de izquierda a dercha:

    1. -Mami, Mami, tengo miedo!
      -¿Qué pasó querido?
    2. -Hay un fantasma verde en mi chocolate!
      -No seas bobo, sólo es el robotito de Android de Google.
      -No te va a hacer mal
    3. -¿Entonces no me tengo que preocupar porque una compañía de tecnología omnipresente, que sabe todo lo que hacemos online y con nuestros teléfonos, está juntando fuerzas con una corporación multinacional de alimentos, que tiene una larga historia de actividades nefastas, incluyendo trabajo infantil, promoción de fórmulas de leche en detrimiento de la lactancia materna, desforestación, prácticas de cartel. Además de tener un CEO que dijo que la idea que el agua sea un derecho humano básico es “extrema”?
    4. -Papi, Papi, tenemos miedo!

kitkatgoogle

Maíz, censura y corrupción en la ciencia y los subtítulos de Todos Conejillos de Indias

De una nota en la Jornada:

“En 2012, un equipo científico liderado por Gilles-Éric Séralini publicó un artículo mostrando que ratas de laboratorio alimentadas con maíz transgénico de Monsanto, durante toda su vida, desarrollaron cáncer en 60-70 por ciento (contra 20-30 por ciento en el grupo de control), además de problemas hepato-renales y muerte prematura. Ahora, la revista que lo publicó se “retractó”, en otra muestra vergonzosa de corrupción en los ámbitos científicos, ya que las razones esgrimidas no las aplica a estudios iguales de Monsanto. El editor admite que el artículo de Séralini es serio y “no peca de incorrecto”, pero que los resultados “no son concluyentes”, algo que atañe a gran cantidad de artículos y es parte del proceso de discusión científica.”

Hay un documental:

¿Somos Todos Conejillos de Indias?

Donde se muestra la investigación de Séralini.
Lamentáblemente no encontré los subtítulos en español, hay una parte de los subtítulos en inglés, está hablada en francés, inglés y japonés. Hay una parte de los subtítulos en inglés.

Si quieren hacer los subtítulos o ir adelantándolos, acá está la película para descargar y lo que hay de los subtítulos en inglés.

Para cuando digan que no hay leyes, que Internet es “Tierra de Nadie”

Ahora que está Milani como Jefe del Ejército, tengamos cuidado, dos noticias sobre redes sociales en la Argentina:

  • . En La Plata fueron arrestadas ayer 2 personas por instigar a los saqueos a través de la red social Facebook.
    Página 12, 20 de diciembre
  • “El Gobierno monitorea las redes sociales por temor a los saqueos”
    ” el ministerio de Seguridad refuerza el operativo “antisaqueo” con un rastreo de redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube) que informa a la Policía Federal sobre posibles intentos organizados de disturbios.El software especial utilizado realiza un rastreo por las redes de forma simultánea a través de palabras clave: la más obvia es “saqueos”. La información es remitida inmediatamente a la Policía Federal, donde, según aseguraron a Clarín, el sistema de escaneo ha permitido que haya personas denuncias por presunta instigación.”Fuente Clarín 19 de diciembre

Lo de haya personas “denuncias”, supongo que serán denunciadas.

El tema es que hoy la palabra clave es saqueo, mañana podrá ser Monsanto, Chevrón, Fracking, Barrick Gold y así siguiendo.

Pensemos en quien es Milani y la careta de este gobierno que se está cayendo. Tengamos cuidado!, hay una historia pasada terríblemente pesada y cercana en la que Milani formó parte.

No usemos Facebook, usemos nics, apodos, sobrenombres, no subamos fotos, no demos nuestro número de celular, cuídemonos un poco!!!