Correa negoció con China para entregarle el petróleo del Yasuní

yasuni
El Plan A era que se creara un fideicomiso y no explotar el petróleo.
El Plan B que Ecuador lo explotara…Y el Plan C

 Fuente The Guardian

El gobierno de Ecuador estaba negociando en secreto un trato por u$s 1000 millones con un banco chino para perforar en busca de petróleo bajo el parque nacional Yasuní, en la Amazonía, aunque en un esquema de alto perfil la propuesta era mantener el petróleo bajo tierra a cambio de donaciones internacionales, de acuerdo con un documento del gobierno visto por The Guardian.

Por detrás del  acuerdo propuesto, negoció el acceso a la perforación a cambio de préstamos chinos a los proyectos del gobierno ecuatoriano, grupos ecologistas y de derechos humanos que habían elogiado a Ecuador por su pionera iniciativa para el Yasuni-ITT para proteger el bosque quedaron consternados.El  Yasuní es uno de los lugares con mayor biodiversidad del mundo y hogar de pueblos indígenas – algunos de los cuales están viviendo en lo que la Constitución del Ecuador llama “aislamiento voluntario”.

La iniciativa – que fue que fue abandonada por el gobierno de Ecuador el año pasado – es vista como una forma de proteger a  la Amazonía, su biodiversidad y los territorios de los pueblos indígenas, así como luchar contra el cambio climático, romper la dependencia de Ecuador con el petróleo y evitar causar los problemas  sociales y ambientales ya causados ​​por las operaciones petroleras en la selva ecuatoriana.

“Esto plantea serias dudas acerca de si el gobierno estaba verdaderamente comprometido a mantener el petróleo del ITT en el subsuelo”, dijo Atossa Soltani, de la ONG Amazon Watch y ex embajador de la iniciativa. “Mientras estábamos promoviendo la iniciativa Yasuní a los donantes, el gobierno estaba ofreciendo crudo de ITT a China.”

El documento, titulado China Development Bank Propuesta de Crédito, lleva el nombre del Ministerio de Política Coordinación de las Políticas Económicas del Ecuador en cada página. Bajo el título Resultados de la primera Ronda de Negociación: acuerdos preliminares, que tuvieron lugar entre el 13 hasta el 23 de mayo de 2009, se indica: “cláusula de última hora: La parte ecuatoriana ha dicho que va a hacer todo lo posible para ayudar a PetroChina y Andes Petroleum a explorar ITT y el Bloque 31. ”

ITT se refiere a los campos petroleros Ishpingo, Tambococha y Tiputini – los dos primeras bajo el Yasuní, el último parcialmente – y el Bloque 31 es una concesión petrolera inmediatamente al oeste del ITT. PetroChina es una sociedad cotizada en bolsa controlada por China National Petroleum Corporation (CNPC), propiedad del Estado chino, y Andes Petroleum es una empresa conjunta entre CNPC y otra empresa china estatal.

El objetivo de los negociadores chinos se debió en parte a “garantizar el suministro de petróleo crudo por parte de PetroChina en el mediano plazo “, mientras que el gobierno ecuatoriano quería” obtener acceso a una línea favorable de crédito para financiar proyectos prioritarios “, dice el documento.

El acuerdo propuesto era que el Banco de Desarrollo de China,  prestaría “no menos de u$s 1000 millones en la primera fase” al “Ministerio de Finanzas de Ecuador o a una entidad designada por el gobierno de Ecuador”.

Pero mientras estas negociaciones se llevaban a cabo, Ecuador apelaba a los posibles donantes para apoyar la Iniciativa Yasuní-ITT – un esquema que surgió de la sociedad civil y fue adoptado por el gobierno del presidente Rafael Correa en el 2007, con un fideicomiso creado en 2008 para recaudar donaciones .

Los detalles han cambiado con el tiempo, pero el concepto fundamental es renunciar a la explotación de los millones de barriles de petróleo en los campos ITT – estimados en 20% de los depósitos totales de petróleo del Ecuador –a cambio de una compensación económica.

En agosto del año pasado Correa abandonó el apoyo de su gobierno a la iniciativa y anunció que quería que las operaciones petroleras siguieran adelante – provocando protestas y la oposición en Ecuador y en el extranjero, una reacción del gobierno, y la especulación acerca de por qué se falló.

Correa puso la mayor parte de la culpa en la falta de donaciones – poco más de EE.UU. $ 2 millones en la falta de confianza en el gobierno y un poco menos de 10 millones de dólares. en otro fondo fiduciario creado en 2010 y administrado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD), a pesar de tener como objetivo llegar a u$s 3,6 mil millones.

Sin embargo, otros han señalado con el dedo a la presión del sector petrolero de Ecuador y a la relación del país con China, viéndolo como cada vez más dependiente de la financiación y las empresas chinas ‘obteniendo casi el monopolio de petróleo de Ecuador y está vinculada al Yasuní, en particular, .

El propio Correa también ha sido fuertemente criticado y acusado de no lograr convencer a los donantes potenciales de que hablaba en serio acerca de la iniciativa – especialmente teniendo en cuenta su negativa a abandonar un “plan B” para explotar ITT y el hecho de que las operaciones se permitían en el Bloque 31, donde las reservas son tan pequeñas que muchos lo ven como la primera fase de un eventual traslado al ITT.

“El documento muestra que en 2009 el gobierno de Ecuador negociaba con China para hacer todo lo que podía para que las compañías petroleras chinas pudieran explorar en el ITT y el bloque 31, en contradicción con la Iniciativa Yasuní-ITT que estaba en vigor en ese momento”, dice Alexandra Almeida, de la ONG ecuatoriana Acción Ecológica.

En octubre pasado, se acordó que los donantes del fiduciario del PNUD podían elegir entre tener sus donaciones devueltas o reinvertirlas en otros proyectos en Ecuador. Hasta la fecha se deolvieron más de 2 millones de dólares.

Los ecuatorianos que siguen apoyando la Iniciativa Yasuní-ITT hacen campaña para forzar un referendum y deben recoger 600.000 firmas antes del 12 de Abril – una medida contrarrestada por el gobierno, que quiere su propio referéndum a favor de las operaciones petroleras.

La oficina de Rafael Correa se negó a comentar.


Una pena…El que se acuesta con progresistas que dependen de China…Amanece manchado de petróleo, glifosato y así siguiendo…

Y como una ironía, China aportó 20 mil dólares al fondo por el Yasuní-ITT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s