¿Quién tiene miedo del general Ludd?

Definición de Disruptivo:

disruptivo, va.

(Del ingl. disruptive).

1. adj. Fís. Que produce ruptura brusca.”

Más sobre Disrupción/Disruptivo:

Disruptivo es un término que procede del inglés disruptive y que se utiliza para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca. Por lo general el término se utiliza en un sentido simbólico, en referencia a algo que genera un cambio muy importante o determinante (sin importar si dicho cambio tiene un correlato físico).

Por ejemplo: “La creación de la computadora personal fue algo totalmente disruptivo en la sociedad contemporánea”, “El ingreso de O’Hara fue disruptivo y dio vuelta el rumbo del partido”, “Muchos críticos consideran que este disco será el disruptivo que lleve al músico del plano local a la escena internacional”.

Fuente Definición.de


Original de LibrarianShipwreck
Esta es una primera traducción, si alguien quiere mejorarla, revisarla, avise en los comentarios o envíe un e-mail, la dirección está arriba de todo.


Leo que tomaron esta traducción, que aclaré arriba que era una primera para mejorar, y la clasificaron como pésima
Lamentáblemente quien hace esa clasificación no ayuda a que la traducción sea mejor, simplemente le gusta clasificar.
En fin, supongo que quien no ayuda es más pésimo que quien se preocupa por hacer una primera traducción y lo aclara al comienzo.


¿Quién tiene miedo del general Ludd?

Cuando una persona – o un grupo de personas – se atreve a oponerse a un nuevo desarrollo tecnológico es inevitable que alguien los vaya a llamar de “Ludita(s)”. La aplicación del término se entiende generalmente como un insulto, ya que el ha sido enredado con ideas de atraso, de resistencia inútil a la tecnología, y oposición al progreso. El punto además es que esta asociación carece de conexión a tierra con la historia real de los luditas – lo que importa es que el término puede ser lanzado como un epíteto, reduciendo las quejas legítimas a burlas, lo que pone hacía quienes está dirigido como “no estar con eso.”

Eso” es, por supuesto, el progreso tecnológico soñado, diseñado e impulsado por esquemas avanzados que sujetan cada vez más esferas de la vida y del trabajo a la influencia de la tecnología; mientras que pone a sus posteriores beneficios en las manos de los propietarios de esas tecnologías. Ese “eso” es la automatización celebrada en toda su gloria por el mercado (desde las máquinas reales a las apps) donde los trabajadores – incluidos los trabajadores calificados – encuentran que sus ocupaciones se han repartido (sino fueron totalmente destruídas). Así, ellos se ven obligados a una vez más buscar trabajo en un momento en que cada vez más el mundo laboral está siendo sometido a la automatización. Esta es la lógica “perjudicial” para el capitalismo neo-liberal en las sociedades tecnológicas: los que controlan el uso de las nuevas tecnologías concentran aún más su control y aumentan sus ganancias

“Disrupción” – en todas las ramas es en realidad otra forma de decir “los ricos buscando nuevas formas para despedir a los trabajadores, extraerles más dinero, u obtener beneficios económicos de áreas previamente protegidas.”

La promesa tecnológica de que la automatización y los nuevos dispositivos podrían liberar a la gente de la monotonía del trabajo, les concedería poderes como un dios o super-héroe, y los liberaría para perseguir lo que ellos harían si no estuvieran trabajando siempre – no es de ninguna manera una nueva promesa. Esta es una promesa que se cultiva continuamente para justificar la automatización, pero que siempre termina frustrada – de hecho, pensadores como Jacques Ellul y Lewis Mumford advertían contra esta falsa promesa décadas antes de que nadie hubíese oído hablar de Internet. La automatización no ha liberado a la gente de trabajo desagradable, en su lugar lo que ha hecho es enriquecer aún más a los de arriba (los que las diseñan o son dueños de las máquinas).

Mientras que los campeones de la automatización general, claman que “estas personas obtendrán nuevos y mejores puestos de trabajo” – eso es en gran medida una mentira que necesitan decirle a la sociedad para que puedan pintar lo que están haciendo como una “destrucción creativa” en lugar de simplemente una “destrucción rentable.” Después de todo, ya que la tecnología y la automatización invaden cada vez más ” profesiones seguras “los nuevos trabajos que la gente a menudo se ve obligada a tomar son en general un paso hacia abajo, y eso si aún existen puestos de trabajo.

Cuando se les pregunta a las personas involucradas en el sector tecnológico – “¿Qué profesión transformará en/terminará obsoleta con la próxima tecnología” – hay muy pocas respuestas dadas a la gente que sufre la “disrupción.” Se le resta importancia a una preocupación de este tipo – quizá – si los que están sufriendo la “disrupción” realmente estuvieran siendo liberados para vivir una vida de ocio gracias a la tecnología, pero los únicos que gozan de tal privilegio tienden a ser a los que se les pide ensalzar las maravillas de la “disrupción.”.

En tal status quo uno puede entender porque algunos podrían empezar a cuestionar este punto de vista tecnológico de progreso; y uno puede entender porque un trabajador amenazado con que su ocupación sea automatizada pueda expresar su indignación. En este punto es muy claro para quienes se acumulan los beneficios de la automatización .

Aunque separados por dos siglos hay una cierta resonancia entre las condiciones históricas que produjeron a los luditas originales y las condiciones actuales que les está dando a algunos críticos la etiqueta de “Luditas.” Los luditas históricos – activos en Inglaterra entre 1811 y 1813 – eran trabajadores calificados que vieron en las tecnologías de un conjunto de máquinas y técnicas una usurpación que empobrecería a ellos ya a sus comunidades, mientras hacía a los propietarios de las máquinas ricos. Los luditas no se oponían a la tecnología, o a las máquinas, sino que se opusieron al despliegue de la tecnología de una manera tal que empobrecía las vidas de muchos en beneficios de unos pocos. Cuando los intentos de apelar al gobierno por ayuda fallaron los luditas se vieron obligados a recurrir a otros medios – que los harían famosos – se dedicaron a lo que el historiador Eric Hobsbawm llamó:

“Negociación colectiva a través de disturbios” (Hobsbawm, 59)

Ellos destruyeron máquinas – que en realidad es sólo otra forma de decir que los Luditas cometieron el último e indecible pecado: ellos hicieron una disrupción hacá atrás.

Cuando las “buenas nuevas” de la tecnología se convierte en el catecismo del mercado, la oposición se convierte en herejia. Por lo tanto, es algo inevitable que el término Ludita empiece a aparecer cada vez con mayor frecuencia. Para que funcione como una simple forma de desprecio hacía aquellos que cuestionan al progreso tecnológico – que lleva a un “Mirá a esos tontos que no quieren participar en el progreso tecnológico.” Amenaza burlona a pesar de que por lo general no tiene en cuenta que es precisamente porque estas personas no se dejan engañar por el mito de una “participación en el progreso tecnológico” del que están hablando. El progreso no es un término neutral, y lo que puede ser el “progreso” desde la visión de las empresas de tecnología, capitalistas de riesgo, y los dueños de los negocios no necesariamente será el “progreso” desde el punto de vista de los trabajadores desplazados (por no hablar de un ecosistema deteriorado ).

En los últimos tiempos, el término Ludita ha ido apareciendo con renovada frecuencia – como los futuros inversores denuncian a los que se atrevieron a cuestionar la tecnología -, pero también en reacción directa a un grupo de trabajadores que recurrieron a la acción directa para expresar su furia por una nueva tecnología. El grupo más reciente de los trabajadores a ser afectados son los taxistas (en gran parte de Europa) se oponen a la aplicación “Uber.” Esta es otra versión de la historia de un grupo de trabajadores calificados que encuentran su negocio afectado por una “disrupción” por una empresa de alta tecnología que no tiene ninguna preocupación en que pudiera pasarle a los trabajadores o a sus comunidades, pero sí tienen ganancias en los que la hicieron. Aunque compañías como Uber representan un nuevo frente en la batalla de la automatización tecnológica – la “economía colaborativa” es realmente sólo ponerle un giro positivo al mismo viejo capitalismo. Después de haber cercado a los bienes comunes la tecnología dirigida por el mercado se está moviendo para encerrar a las personas (“su coche / apartamento puede ser monetizado” [es “alquilar” no “compartir”]).

Aunque los luditas históricos están muertos en este momento (por lo tanto, nadie es realmente un “Ludita” en estos días) los taxistas son en cierto modo una ramificación del árbol genealógico Ludita: que claramente no se oponen a toda la tecnología, sino que se oponen al uso de ella de tal manera que beneficie a una parte de los ricos mientras no le da ninguna ventaja a los que están siendo perjudicados económicamente. Se espera que los taxistas sigan ciertas leyes y regulaciones del gobierno, aunque Uber pretende colarse por ellas no representa un recurso liberal del gobierno, sino la prueba de las formas en las que el capital neoliberal se pondera a favor de los negocios.

Sin embargo, en la base de todos a los que se los insulta de “Luditas” se cocina a fuego lento un sutil aspecto significativo de todos estos insultos. Aunque muchos de los que despliegan el término “Ludita” más efectivamente como una forma de desprecio han aprendido a reconocer uno o dos hechos históricos, es lo que es desconocido por ellos acerca de los Luditas lo que es más importante. Dos cosas esenciales que la gente debe saber sobre los Luditas históricos son las siguientes:

  1. los Luditas eran un movimiento de masas con un amplio apoyo público en sus comunidades (y en una escala muy amplia);
  2. y en segundo lugar, la derrota de los Luditas no fue porque las nuevas máquinas fueron entregadas con la promesa de una vida mejor para la comunidad; en cambio los luditas fueron derrotados cuando los propietarios de máquinas llamaron al ejército / magistrados / sicarios para reprimir violentamente a los Luditas (muchos de ellos fueron ahorcados o “deportados” [enviados al extranjero como castigo]).

No debe pasarse por alto que los luditas participaron en actos violentos – pero los luditas respondieron con las herramientas que tenían para contrarrestar la violencia económica (y la violencia física) que se cometía contra ellos y sus familiares.

Para reiterar: los Luditas eran un movimiento con el suficiente fuerte apoyo en sus comunidades que se necesitaba la llegada de hombres con armas de fuego para doblegar su resistencia. La importancia de estos dos factores se esconde bajo la superficie de los actuales intentos de difamar a los críticos de la tecnología – porque ellos apuntan a lo que puede ser el aspecto emocional al lanzar el término “Ludita” como algo peyorativo.

¿Qué emoción?

Miedo, o al menos paranoia.

El temor de que la gente ya no esán cayendo en la trampa (o el “soborno” como dijo Lewis Mumford) que la automatización y las nuevas tecnologías darán lugar a una mayor autonomía y más riqueza para todos. El miedo que la gente disfrute de la tecnología, pero sean cada vez más desconfíados de la forma en que parece perturbar todo excepto el imperio de los hombres blancos ricos. El temor de que la tecnología está yendo demasiado lejos y demasiado rápido y que podría inspirar un movimiento de oposición. Y, sobre todo, el temor de que tal movimiento se ponga al día.

Nuestro momento histórico actual es uno en un espacio en el que se está abriendo un movimiento crítico a la tecnología (que no es lo mismo que ser anti-tecnología [como tal]) puede crecer más y más. De las amenazas de la automatización que se cierne sobre campos pensados “seguros”, al reconocimiento de que nuestros dispositivos digitales están capacitados para una masiva operación de vigilancia, a los nuevos dispositivos que generan desempleo en las personas como ejemplos transparentes de la falta de interés en lo que la gente piensa por parte del diseñador de la tecnología, a un mundo amenazado por la destrucción ecológica (mucha de la cual es el resultado de un uso irreflexivo de la tecnología) – este es un momento en el que las personas están preparadas para escuchar una crítica hacía la tecnología. Sobre todo porque las empresas tecnológicas se ahogan en dinero, mientras que los capitalistas de riesgo y Wall Street lanzan espuma por la boca – la gente puede ver que detrás de la ideología de la brillante ttecnología moderna se sientan los descendientes (al menos en espíritu) de los propietarios de las máquinas que se han estado enriqueciendo por generar “disrupciones” en la vida de los menos poderosos durante cientos de años
En un momento en que un denso tomo de la economía sobre la desigualdad puede llegar a ser una sorpresivo best seller incluso cuando empresas de alta tecnología alegremente compran competidores por miles de millones el viejo Ludita diciendo “ningún general sino Ludd significa para los pobres algún bien” regresa con una cierta verdad desconcertante. Después de todo, las empresas de alta tecnología podrían felizmente llevar a cabo toda clase de nuevos “bienes”, pero su mantra “disruptivo” deja claro que no tienen ningún interés en “lo bueno”. Una de las más conocidas cartas Luditas establece esta oposición magníficamente :

“nunca vamos a deponer nuestras armas.Hasta que la Cámara de los Comunes apruebe una Ley para acabar con toda la maquinaria que le hace daño a la comunalidad, y deroga la horca para los destructores de máquinas”. (Citado en Binfield, 210)

El término clave es “Maquinas que le hacen daño a la comunalidad” – este autor anónimo no está contra todas las maquinas, sino contra la que perjudica a la comunidad. Puede ser otra forma de decir contra lo que es “Irreflexivamente disruptivo”. Los Luditas no se clasifican a sí mismos como enemigos del progreso – ni mucho menos – eran simplemente lo suficientemente sofisticados como para reconocer que el progreso no cuenta para mucho si todo lo que representa es el crecimiento progresivo de las arcas de los ricos. Enfatizando “comunalidad” en lugar de máquinas rompiendo con el encanto seductor de “los bienes” para centrarse una vez más en una noción de “lo bueno” y tener la audacia de afirmar que muchas de las nuevas tecnologías que se ofrecen son simplemente nuevos esquemas mediante los cuales los ricos se hacen más ricos.

Cada vez que el término “Ludita” aparece como un insulto actúa menos como un reflejo de los motivos por los que se está arrastrando esa palabra y más como un reflejo de los temores de la persona que realiza el insulto. Pero lejos de socavar al Ludismo, todo lo que estos insultos hacen es subrayar el enorme poder que la crítica de la tecnología concebida en “comunalidad” todavía puede generar.

La grave amenaza del Ludismo – la razón por la que siempre se es usado el insulto y la burla por aquellos que celebran la “disrupción” – es que los Luditas representan el mayor temor de aquellos que se hacen ricos en la sociedad tecnológica: que los que sufren la “disrupción” pueden atreverse a hacer una disrupción para atrás.
Citas

Binfield, Kevin (Editor). Writings of the Luddites. Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 2004.

Hobsbawm, E.J. “The Machine Breakers.” Past & Present, no. 1 (Feb, 1952) 57-70.

Contenido Relacionado

Ludismo para estos tiempos Ludícrulos

Disrupt Everything! As long as it’s profitable…

The Curious Case of “Reform Luddism”

From Ned to Ted to Red – General Ludd gets Blacklisted

The Specter of General Ludd at SXSW

[Looking for more on the history of the Luddites? E.P. Thompson’s The Making of the English Working Class may be the classic work on the topic;Acá una versión en pdf en inglés, though if you’re looking for something shorter you might consider Peter Linebaugh’s Ned Ludd & Queen Mab (which has recently been re-printed in Linebaugh’s collection Stop, Thief! The Commons, Enclosure, and Resistance)]


Sobre la aplicación Uber y como afecta a los taxistas en Madrid, Barcelona y otras ciudades europeas

Y en la Argentina ya llamaron de Neo Ludita a los que cuestionaron al fracking.

Tal vez porque en nuestro país la tecnología extractiva y la soja son las que más nos afectan

 

Y en la Argentina a los que cuestionan el extractivismo o la soja los llaman Luditas o Neoluditas:

 

scaleta

Respuesta de Claudio Scaletta en su cuenta de twitter a los que cuestionaron su columna a favor del fracking en Página 12

Antes el mismo autor ya había llamado de neoluditas a los que cuestionaban los biocombustibles

“Por Claudio Scaletta

El debate por los biocombustibles es de los tantos que en materia agropecuaria suma a los neoluditas verdes, aquellos que ven en cualquier avance tecnológico en el agro una amenaza contra el medio ambiente. En el límite, asocian todo desarrollo tecnológico con las peores características predatorias del capitalismo. Los neoluditas también se oponen a otras fuentes de energía alternativas, como la hidroelectricidad o la energía nuclear. En el caso particular de los biocombustibles el razonamiento se caracteriza por su linealidad. Que se produzcan “agrocombustibles”, sostienen, implica más demanda de materias primas, más producción en el agro y, en consecuencia, más de todo lo malo que ya existe. Dentro de esta corriente de pensamiento se encuentran algunos economistas que estudiaron durante años cómo funciona el sistema socioeconómico que terminó con las restricciones malthusianas. La misma linealidad, sólo que en el festejo, puede encontrarse en los suplementos sabatinos. Pero también existen los grises.”

Toda la columna de Claudio Scaletta sobre biocombustibles en Página 12


Anuncios

2 comentarios en “¿Quién tiene miedo del general Ludd?

  1. Pingback: Para cuando la APP Uber llegue a la Argentina-Cuestionar la tecnología | blognooficial
  2. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s