¿Estamos alfabetizados tecnológicamente?

Fuente LibrarianShipwreck

Parte de la atracción de las nuevas tecnologías es la facilidad con la que pueden ser utilizadas. Aunque podemos reconocer, en un nivel subconsciente, que estos dispositivos representan hazañas impresionantes de la minería, la ingeniería y el montaje que no requieren de una gran cantidad de trabajo por parte de un usuario para hacer que estos dispositivos funcionen.  Tablets y  teléfonos inteligentes son encantadores en su sencillez, así mismo muchas de las aplicaciones y plataformas con que las personas están más familiarizadas han convertido en característica la barra inferior para su uso. Por supuesto, que estos aparatos tengan esa facilidad de uso fue un objetivo claro de las empresas y los diseñadores / ingenieros que los emplean.

En una sociedad inundada de herramientas de alta tecnología, la gente se ha acostumbrado – e incluso agradece –  la manera en que tales dispositivos se integran perfectamente a la vida cotidiana. Aunque hay quejas ocasionales acerca de una mala señal de wi-fi, una aplicación que está actuando extrañamente, o la forma en que un producto recién presentado hace que los actuales parezcan fósiles – para la mayoría de la gente, hay una sensación de control sobre los dispositivos que utilizan . Ellos saben cómo hacer que funcionen.

Sin embargo, hay una diferencia entre saber cómo funciona un dispositivo en un estrecho sentido funcional , y la comprensión de cómo funciona a sobre una persona y la sociedad. Para decirlo de otro modo, saber cómo usar un dispositivo no significa necesariamente que uno entienda cómo ese dispositivo utiliza lo que le retornamos.

Es esta disonancia la que burbujea en la superficie cada vez que las noticias están llenas de un cuento “escandaloso” en el que uno de los personajes principales son los sistemas tecnológicos. La paranoía que rodea a la privacidad que ocupó los titulares internacionales gracias a las revelaciones de Edward Snowden es en gran parte una historia acerca de las formas en que la tecnología moderna le permite a los estados nacionales hacer de forma masiva el deseo de “recolectarr todo.” Del mismo modo, la corriente de ira contra Facebook por haber sometido a casi setecientos mil usuarios a un experimento psicológico – manipulándolos emocionalmente –  , es menos una historia de la ética en los experimentos de lo que la historia de una compañía de tecnología de gran alcance que manipula alegremente las herramientas a su disposición. Estos son dos ejemplos particularmente notorios, pero es fácil de ampliar la lista: l la preocupación por la automatización ,de los big data, Google Glass , el énfasis en los datos “cuantificables”, la ” internet de las cosas “, la” economía del compartir “, en cualquier momento que escuches la palabra “disrupción” siendo usada[sobre la palabra disrupción] … son historias que cuentan con un carácter común: la tecnología. Y lo que todas estas cuestiones revelan es todo nuestro amor social por la tecnología, toda la confianza con la que descargamos nuevas aplicaciones y compramos nuevos dispositivos …

Estamos lejos de estar alfabetizados tecnológicamente..

Esto puede parecer una afirmación extraña. Después de todo, no hay falta de evidencia de que la gente sabe cómo usar la tecnología, pero lo que esto quiere decir es sugerir que sabemos leer lo que dice en la pantalla (a veces), pero no sabemos cómo leer a la tecnología. Podemos saber cómo usar un teléfono inteligente – por ejemplo – pero ¿realmente entendemos la información que recopila, la información que envía, lo que puede hacer legalmente después que hacemos clic en “estamos de acuerdo” en los términos del servicio, ¿por qué algunas aplicaciones están disponibles y otras no? Además, los temas de esta lectura se basan en un concepto que se centra demasiado en gran medida en el nivel en el que estamos en lo que respecta a la tecnología – cuando nos fijamos en el dispositivo  ¿consideramos: las minas de donde los minerales se extrajeron, la planta de montaje en que el dispositivo fue realizado, el vertedero de desechos electrónicos a los que se enviará el dispositivo cuando lo hayamos descartado? Nuestra lógica tecnológica brilla por su ausencia – no porque no entendemos cómo usar la tecnología -, sino porque se centran en el uso de dispositivos que han escondido los grandes temas para que no los veamos..

Cuando pensamos en los poderes de la nueva tecnología, rara vez consideramos cómo pueden ser objeto de abuso estos poderes..

Que la tecnología se considera un tema importante en los círculos que se ocupan de la educación debe ser un reclamo lo suficientemente no controversial. Cada semana parece traer más historias sobre la financiación de programas (STEM) de Ciencia, Tecnología, Educación y Matemáticas o una nueva iniciativa en la que una importante empresa de tecnología organiza una fiesta donde tratan de animar a más personas a involucrarse con la programación. Aunque sin duda hay un argumento hacen que los programas STEM sean útiles y que más personas deben involucrarse con la programación … cualquiera con un conocimiento básico de las ciencias naturales reconocerá que no tiene mucho sentido enfatizar los STEM si las raíces se han descuidado al punto de su muerte.

Los problemas tecnológicos de hoy en día no son el resultado de personas que carecen de formación STEM, sino el resultado de la forma en que STEM ha hecho caso omiso de las raíces. El experimento de Facebook es lo que sucede cuando las potencias tecnológicas se acentúan en detrimento de las preocupaciones que tienden a quedar fuera de la égida de STEM. Para ser justos, el experimento de Facebook fue un interesante estudio que demostró una hipótesis (Facebook puede manipular con éxito las emociones del usuario) – si uno se centra sólo en los aspectos tecnológicos esto es un éxito; Sin embargo, si se considera a partir de una postura ética uno está conmocionado por el descaro y la arrogancia de los investigadores y la empresa que pensaban que podrían realizar tal estudio. Si bien es cierto que los usuarios han hecho clic en “estoy de acuerdo” – uno no puede dejar de preguntarse ¿dónde están voces en Facebook que se atrevieran a decir que “no es esto, obviamente, manipulador, con poca ética, y un poco tenebroso?” Todavía lo es, pero recordemos que otras declaraciones como “hacer el mundo más abierto y conectado” o “no seas malvado” tienen más que ver con las vueltas de las relaciones públicas que con compromisos éticos profundamente arraigados.

El problema de la alfabetización tecnológica es un problema de educación y aprendizaje. Aunque es muy tentador echarle la culpa a las empresas de alta tecnología o al estado de la educación, hacerlo es lo mismo que quitranos la responsabilidad por las nuevas tecnologías. No podemos delegar la tarea de pensar críticamente, es una responsabilidad que recae en cada individuo – no hay ninguna aplicación para ello. Más bien, como el filósofo Simone Weil lo expresó :

 

“Dondequiera que las relaciones humanas no son lo que deberían ser, en general podemos encontrar fallas en ambos lados. Pero siempre es mucho mejor proponerse considerar nuestras propias fallas, a fin de ponerle fin a ellas, que las de la otra parte. Además, la necesidad es mucho mayor de nuestro lado-en todo caso, la necesidad inmediata “. (204)

Es bastante improbable que las apps / dispositivos / plataformas vayan a empezar a poner “sigue todos tus movimientos y se lo da a los anunciantes”, o “te someten a experimentos psicológicos” o “estén trabajando afanosamente para hacerte desempleado” o “es como un espía satélite focado en ti en cada momento ” en sus anuncios. Del mismo modo, la manía de STEM que se ha superado en muchas escuelas combinada con la enfermedad de la cuantificación conocida como estacas altas -pruebas constantes- hacen bastante poco probable que los estudiantes vayan a ser enseñados en la alfabetización tecnológica. La educación STEM a menudo parece estar resultando en más ingenieros que trabajarán para las empresas de alta tecnología que no están preparando a la gente para pensar críticamente acerca de las relaciones de poder que se ha colocado niveles sorprendentes de poder en manos de las empresas de alta tecnología.

Sin embargo, para reafirmar, el reto al que nos enfrentamos no es el de saber pensar con la tecnología, sino saber pensar acerca de la tecnología.

Muchas de las historias que nos han enseñado, y que se nos ha animado a repetir, sobre  la tecnología se ajustan perfectamente dentro de una cierta noción de progreso humano que pinta cada nuevo avance tecnológico, como un paso más hacia una utopía tecnológica. Sin embargo, no hace falta hacer un esfuerzo de imaginación demasiado grande para ver algunos de los recientes cambios tecnológicos y su preocupación sobre si son más afines a Un Mundo Feliz1984Terminator de lo que son de la utopía o de futuros un tanto utópicps como el representado por Viaje a las Estrellas.

Lo que generalmente se pone en primer plano cuando se trata de las nuevas tecnologías son sus promesas – que nos dará nuevas capacidades, que eliminará la escasez, que nos liberará de la monotonía – pero en este punto se ha convertido en algo peligroso creer irreflexivamente en esta promesa. Las tecnologías que vemos ante nosotros – aunque pueden ser fantásticas- hacen hincapié en sus aspectos positivos, mientras que entierran los elementos que harían a persona pausada y contemplativa si la compensación realmente vale la pena. Además, es una solución de compromiso que funciona mediante la distribución desigual de costos y beneficios-el usuario del teléfono inteligente rara vez extrae el coltán que hay en su interior, y es raro que  viva al lado de la basura electrónica. Aunque las funciones de fachada en muchos niveless: páginas y páginas de los términos de los acuerdos de servicios escritos en lenguaje jurídico denso no están destinados a ser leídos – es por eso que sólo tienes que comprobar “lo he leído” y luego hacer clic y “de acuerdo”. si una persona lo hubiera leído no hay garantía de que ellos han sido capaces de escaparse de las conclusiones lógicas – como que el acuerdo es equivalente a dar su consentimiento para participar en un estudio psicológico; mientras que estos términos de los acuerdos de servicio se revisan con gran frecuencia y sutileza.

Las tecnologías que encontramos no son cosas neutras que surgieron como resultado de un proceso biológico natural, ni tampoco son un legado feliz concedido a nosotros por benefactores benevolentes – son el resultado de un conjunto claro de sesgos ideológicos y decisiones que han guiado estos dispositivos desde la mesa de diseño a su mesita de luz. Y a pesar de que estas herramientas pueden permitir que sintamos una mayor sensación de poder y control lo que debería saltar a la vista – desde la NSA a Facebook – es que el poder que estos dispositivos dan un individuo es microscópico en comparación con el poder que se otorga a los grupos detrás de estos dispositivos. Durante todo este tiempo también se debe tener en cuenta los muchos seres humanos que participan en la creación de estos dispositivos que no pueden jugar con la última aplicación o disfrutar de un masaje en un campus de una empresa de tecnología – mineros, trabajadores de la planta de montaje, recicladores de desechos electrónicos.

Cuando nos fijamos en la tecnología, debemos aprender a ver todas esos niveles de temas entrelazados entre las que nuestro consumo es sólo una pequeña parte.

No es suficiente para nosotros saber cómo funciona la tecnología, tenemos que saber qué tipo de trabajo ha requerido en todo el mundo, y la forma en que funciona a través de nosotros y de nuestra sociedad. No se trata de argumentar a favor de un rechazo total a la tecnología, ni mucho menos, pero argumentar que necesitamos establecer una relación crítica con ella, ya que la tecnología (y los que la conducen) parecen empeñados en un rechazo total de cualquier idea y valores que no correspondan a la lógica tecnológica. El poder en manos de la tecnología de hoy en día no es algo que  “de repente sucedió” por lo que una respuesta “conmocionada” siempre parece vagamente cómica – los pensadores han estado advirtiendo sobre los peligros del control tecnológico desenfrenado durante mucho tiempo. Aunque estas palabras fueron escritas en 1952, hay un paralelismo inquietante entre la predicción de Lewis Mumford y nuestra situación actual:

“Hemos perdido la capacidad esencial del autogobierno de las personas-la libertad de tomar decisiones, de decir sí o no en términos de nuestros propios fines-de modo que, aunque hemos aumentado enormemente nuestra capacidad, a través del alto desarrollo de la técnica, no hemos desarrollado la capacidad de controlar esos poderes en cualquier grado proporcional. Como resultado, nuestros propios recursos son sólo más síntomas de la enfermedad en sí. Nuestras técnicas se han convertido en obligatorias y tiránicas, ya que no se trata como instrumentos subordinados a la vida “(136/137)

El reto que se propuso Mumford hace más de cincuenta años se ha convertido sólamente en el más grave para nosotros hoy. Los “poderes” tecnológicos que disfrutamos ahora son aún más “enormemente aumentados” que los que Mumford escribió, y aún así  “no hemos desarrollado la capacidad de controlar a esos poderes.” ¡Ay, que podemos ser sometidos cada vez más al control por parte de “esos poderes . “Un primer paso clave para restablecer la autonomía y el control de nosotros mismos es que nosotros volvamos a desarrollar una distancia crítica de la tecnología que se ha infiltrado en todos los ámbitos de nuestras vidas – y que aprendamos a leer los dispositivos que nos rodean – no en términos de lo que dice en la pantalla, sino en términos del significado oculto detrás de la pantalla.

Saber qué información recopila una aplicación es tan importante como saber qué botones apretar. Saber de dónde vinieron los minerales en un dispositivo (y en qué condiciones se extrajeron los minerales) es tan importante como saber dónde está el interruptor. Saber lo que has aceptado con los términos de servicio es tan importante como saber cómo compartir fotos con amigos.

Necesitamos estar alfabetizados tecnológicamente.

Todos nosotros.

No para que podamos aprender a escribir código, sino para que podamos aprender a decodificar los sistemas que definen nuestras vidas.

Seremos impactados por lo que aprendamos.

Works Obras  Citadas

Mumford, Lewis. Art and Technics. (Columbia University Press, 2000)

Weil, Simone. The Need for Roots. (Routledge Classics, 2002)


Y pensando en otra alfabetización necesitamos saber de dónde vienen nuestros alimentos, ver como se fumiga una planta, qué pasa con los que viven en esa región, como se crian los animales en feedlots, en las enormes granjas de pollos, qué le pasa a las personas que trabajan ahí.
Ser alfabetizados en esa tecnología también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s