Sobre la “extinción” de algunas profesiones…Los periodistas se olvidan de sí mismos!

Segmento del “Jornal da Cultura” un noticiero de la TV Cultura de Brasil donde anuncian que hay varios empleos en peligro de extinción


A la derecha el botón para activar los subtítulos en español.


Se centran en la posible extinción de los carteros pero no en la de los periodistas!.

No aclaran que la previsión es sólo para EE.UU. y Canadá (no para todo el mundo).
Pero lo realmente peligroso es, ¿qué pasará cuando todo lo que comemos venga de una gran corporación?
Algo más sobre la nota sobre empleos en peligro de extinción.

Sobre tener un gallinero en la ciudad-Debate en Minas Gerais, Brasil

Dos reportajes de la TV Globo de Brasil sobre el debate en una ciudad del Sur de Minas Gerais respecto a tener un gallinero en el fondo de la casa.


Abajo a la derecha el botón para activar los subtítulos en español. En este reportaje no dicen nada sobre que las gallinas mantienen limpio el fondo de la casa de escorpiones, cucarachas y dengue. Pero resaltan que se usan a las gallinas como forma de “trueque”.



Para activarle los subtítulos en castellano, abajo a la derecha hay un botón.
Otro reportaje de la misma TV Globo pero donde una persona que tiene gallinas dice que el lugar donde ellas está se mantiene limpios de escorpiones, cucarachas y dengue.


La modernidad quiere llegar a Muzambinho, pero ahí, sus habitantes tendrán que comprar pollos en los supermercados y no tendrán la posibilidad de zafar cuando estén desempleados.
Lástima que los que presentan la nota, sobre todo la primera, pareciera no entender que el debate es entre una idea de modernidad y otra…

Fin al desperdício de alimentos: conozca la historia de Pay as You Feel Cafe

Fuente Planeta Sustentable
¿Cuánta veces no te sentiste culpable por tirar las sobras de comida en la basura? Así como vos, el inglés Adam Smith y la brasileña Johanna Hewitt (ella nació en Brasil y habla portugués), fundadores del proyecto The Real Junk Food*, también estaban contrariados con la gigantesca cantidad de alimentosen excelente estado todavía para ser consumida, que es simplemente descartada.

La pareja se reunió con un grupo de amigos, también incómodos con el inmenso desperdicio, y decidió hacer algo para cambiar esta realidad. Y empezó a hacer la diferencia donde vivia, en la ciudad de Leeds, al norte de Inglaterra.

En Pay as You Feel Cafe (en traducción libre, “Café Paga si Querés”), todos los platos del menú son preparados con ingredientes que serían tirados. No significa que el equipo retira sobras de la basuara, sino en verdad, utiliza alimentos que ya están con el plazo de validad vencido – pero que sí pueden todavía ser consumidos, con rótulos incorrectos o simplemente comida que seria descartada.

“Los alimentos vienen de varias fuentes, incluyendo restaurantes, empresas, supermercados, ferias”, cuenta Adam. El menú cambia diariamente. “Creamos platos todos los días en base a lo que tenemos en el stock”. Siempre hay preocupación en preparar platos muy variados nutricionalmente.

La experiencia inicial del proyecto fue en diciembre del año pasado. Adam, que es chef profesional, cocinó una cena de Navidad para los sin techo de Leeds. La iniciativa fue un éxito y desde entonces Pay as You Feel Cafe abre todos los días de la semana, entre 9h y 16h. El lugar es pequeño y simple. El personal de The Real Junk Food Project no paga alquiler por él. El restaurante tiene una capacidad de hasta 30 personas.

Los cinco amigos, co-directores del café e integrantes de la iniciativa (uno de ellos es también chef) son jóvenes activistas, que desde temprano estaban entusiasmados en movimientos de cambios políticos, sociales y ambientales.

Para administrar el día a día del restaurante, cuentan con la ayuda de voluntarios, que se turnan para atender la cocina, los clientes, en la realización de eventos y en uno de los momentos más importantes de todos: la captación de alimentos y el recibo de donaciones por la ciudad. A ellos le gusta se intitular interceptadores del desperdicio.

Por los cálculos de Adam, hasta ahora Pay as You Feel Cafe ya evitó que más de 10 mil quilos de comida fuesen tirados en basureros. Hasta ahora casi 3 mil personas fueron atendidas y cerca de 4 mil comidas servidas. Y ¿quiénes son los clientes? Lo más diverso. De ancianos a adolecentes, niños a adultos. Hasta el tricampeón del Tour de France, Greg Lemond comió en el restaurante, cuando estuvo en Leeds para el Grand Départ de la competencia.

El pago por el servicio es realmente opcional. Hay quien pague, otros no. Algunos realmente ni tienen dinero para eso. Pero eso no tiene la mínima diferencia para los jóvenes voluntarios del proyecto. “Lo que importa es que estamos teniendo un impacto directo y positivo sobre la vida de las personas”, dice Adam.

Así como el trabajo realizado por Pay as You Feel Cafe, están surgiendo otras iniciativas similares en el Reino Unido. Lugares con la intención de alimentar al mundo y acabar con el desperdício.

Es bueno recordar que estimativas apuntan que 1,3 mil millones de toneladas de comida son perdidas anualmente en el planeta, aproximadamente 40% de la producción global. Estudios británicos señalan que gran parte de este desperdicio se debe a la legislación de seguridad alimentaria demasiado rigurosa y confusa.

*The Real Junk Food Project


Sobre el Café