Repensar la Economía – Alberto Acosta


Audio de la entrevista:

http://www.ivoox.com/repensar-economia-alberto-acosta_md_3553471_wp_1.mp3″

Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo de audio, visiten esta página


“Para una nueva Economía, tenemos que salirnos de la religión del crecimiento económico…repensar la redistribución de la riqueza y la distribución del ingreso…reencontrarnos con la naturaleza e iniciar un proceso de desmercantilización de la vida y los bienes comunes…descentralizar el poder y la economía construyendo comunidades…y democratizar la toma de decisiones en la economía y en la sociedad…”
Alberto Acosta es Economista y político. Fue candidato en las elecciones presidenciales de 2013 de Ecuador.
Colabora con AttacTV para que podamos seguir produciendo contenidos. Más información

Soledad Barruti en Gente Sexy 30 de Setiembre

http://www.ivoox.com/soledad-barruti-gente-sexy-30-setiembre_md_3553131_wp_1.mp3″

Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo de audio, visiten esta página


Desde hace ya algunos años se viene formando una corriente en contra del consumo de leche, que hasta hace poco tiempo se consideraba un alimento esencial especialmente para los más chicos. Hoy en su columna #MalComidos, Soledad Barruti se metió con este tema: ¿Son buenos o malos los lácteos? ¿Se pueden reemplazar por otras fuentes de calcio? Escuchá y quedate con la conclusión a la que llegó nuestra experta en nutrición: no confundir publicidad con información.

Fuente Radio Rock and Pop

Julián Assange en la Ecuador Campus Party

Fuente Regeneración


http://www.ivoox.com/julian-assange-ecuador-campus-party_md_3552762_wp_1.mp3″

Si no pueden escucharlo o quieren descargar el archivo de audio, vayan a esta página


A los 38 minutos de la video conferencia, Julián Assange habla sobre el voto electrónico:

http://www.ivoox.com/julian-assange-voto-electronico_md_3553216_wp_1.mp3″

Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo de audio, visiten esta página


Él dice algo así como:

“Yo creo que el voto electrónico es una parte pequeña de como una sociedad puede crecer y avanzar, es un flujo de información lo que es importante y eso refleja la información.”

Supongo que es porque en Ecuador se está usando el voto electrónico.

Entiendo que no hay que ser descortés cuando estás viviendo gracias a la hospitalidad de Correa…Pero podría tener un poco más de cuidado.

Suena algo contradictorio con lo que él sabe sobre computadoras y lo fácil que es hackearlas que afirme algo así.


Al video lo pueden ver en este enlace


Julián Assange en la Campus Party de Quito.

““El software comercial viene de Estados Unidos y tiene nombre: Microsoft, Apple. Ellos abren puertas traseras en su software o hardware para espiarnos”, mencionó Assange ”


Julián Assange habló también sobre Ecuador y su exilio en la embajada.
Él sabe lo que está pasando con el petróleo y Yasuni, pero no tiene muchas opciones, no puede salir de la embajada.

No!!, Julián Assange habla del voto electrónico!!!, él sabe como puede hackearse todo!!!

Es terrible que él esté de acuerdo con eso…

El traductor dice que Islandia tiene 15 millones de personas…No escuché que Assange dijera eso, pero no creo que la pifie tanto, él vivió allá.
Según wikipedia son:

331 000 habitantes

Y ya había dicho que no hay que ser neoludita y volver a las cavernas

Es una pena, lo respeto a Assange, él sabe todos los riesgos que trae el software, además habla en la conferencia sobre software libre, puertas traseras, etc. etc.. No puedo creer que él piense que el voto electrónico es una solución. Él sabe que todo es muy fácil de hackear.


Sobre el Voto Electrónico -Primera Parte



Segunda parte

Diálogos sobre el fin del mundo

Algunos párrafos de esta entrevista a Eduardo Viveiros de Castro y la filósofa Déborah Danowski:

Es sobre esto que se habla en esta entrevista. Pero también sobre pobres y sobre indios, y sobre indios convertidos en pobres; sobre izquierda y sobre derecha; sobre capitalismo y sobre el fin del capitalismo; sobre Lula, Dilma Rousseff y Marina Silva. Sobre como nos tornamos “drones”, al disociar acción y consecuencia. Y como todos estos son temas del cambio climáticy – y no están distantes, sino cerca, muy cerca nuestro. Más cercanos que la mesita de luz donde apagamos al despertador que nos despierta para una vida que se nos escapa. El problema es que lo que nos despierta no siempre nos despierta. Tal vez sea hora de aprender, como hacem diferentes pueblos indígenas, a danzar para que el cielo no caiga sobre nuestra cabeza.

Acá la dejaron en castellano

Tú también Assange…

Julian Assange entrevistado el 29.09: “No podemos simplemente ser neo-luditas y volver a las cavernas. Esas grandes burocracias [de vigilancia]  son en realidad bastante incompetentes, y pueden ser engañadas por empresas más pequeñas y Estados soberanos.”.

Fuente Reddit


Sobre los luditas:

Los subtítulos en español abajo a la derecha


De nuevo, los luditas no eran contra toda tecnología, no pretendían volver a las cavernas no !!!.
Ellos cuestionaban la tecnología. Sobre todo aquella que dañaba la Comunidalidad
Busqué en Google Luditas, Comunidalidad y encontré sólo entradas a este humilde blog!

Hay que difundir más quienes fueron los luditas.

Algo más en nuestra sección dedicada a ellos.

Sobre desarrollo “sostenible” y Dilma Rousseff

Abajo a la derecha los subtítulos en español



Abajo a la derecha los subtítulos en español.

Parte del discurso de Dilma Rousseff en la XV Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU 2009 en Copenhague, Dinamarca, del 7 al 18 de diciembre de 2009.Denominada COP 15.

Abajo a la derecha los subtítulos en español.
Dilma Rousseff era Ministra Jefe de la Casa Civil del gobierno Lula


Dilma tuvo su acto fallido, Cristina piensa parecido, sino no mandaría destruir los glaciares, hacer fracking o plantar transgénicos…

La tecnología le da a los ricos juguetes nuevos mientras perpetúa la criminalización de la pobreza

Fuente Pando

Por
26 de  Septiembre de 2014

El New York Times publicó un reportaje el jueves sobre los dispositivos utilizados por los prestamistas  de alto riesgo para automóviles para rastrear la ubicación de alguien, emitir advertencias acerca de un plazo para el próximo pago o desactivar de forma remota al vehículo cuando su conductor esté incluso a tan sólo unos días de retraso en el pago de esas facturas.

Esa inhabilitación remota puede tener graves implicaciones para los conductores.  Times cita un número de personas que dicen que sus vehículos fueron desactivadas mientras conducían. Un conductor dijo que el prestamista utilizó las capacidades de seguimiento del dispositivo GPS para localizarla en un refugio para mujeres después de haber dejado a su marido abusador. Otro estaba tratando de llevar a su hijo al hospital porque estaba sufriendo un ataque de asma y fiebre alta cuando se dio cuenta que su coche no arrancaba.

Las situaciones creadas por esos dispositivos son otro método de criminalizar el hecho de ser pobre. Estas personas no son delincuentes que necesitan tener sus lugares rastreados todo el tiempo, ni son animales que necesitan ser condicionados para pagar una factura cada vez que oyen el incesante pitido de estos dispositivos que emanan del tablero de su vehículo.

Estas situaciones son a menudo creadas por prestamistas depredadores que ofrecen crédito a los pobres – con condiciones que ayuden a asegurarse de que estos clientes sigan pobres – y que los dispositivos para desconectarlos son más que una herramienta que utilizan para asegurarse de que estas personas nunca se olviden de quién está realmente en control. Pero esto es algo más que la explotación de personas que no están en condiciones de defenderse: se trata también de cómo la tecnología a menudo busca ayudar a los ricos mientras ignora a aquellos con ingresos más bajos.

En muchos casos, la tecnología no está hecha para la gente pobre. Basta con darle una mirada a la reciente obsesión con las herramientas de supervisión de la salud: ¿Son estas aplicaciones realmente hechas para personas que tienen que estirar cada cheque de pago o la asistencia proporcionada por el gobierno sólo para asegurarse de tener algo, cualquier cosa, para comer? Cuando tus opciones son no comer, conseguir algo de McDonald’s o algo de la sección de congelados del súpermercado, los niveles de sodio y carbohidratos no parecen gran cosa.

O considere una de las características más esperadas de los nuevos iPhones – la capacidad depagar con la simple presión del pulgar en lugar de tener que revisar la billetera buscando una tarjeta pasar el dedo. Eso es sólo un problema para las personas de clase alta-o media que se preocupan más por tener que hacer un poco de esfuerzo acerca de si la cantidad de dinero en efectivo en sus cuentas bancarias serán capaces de cubrir todo lo que tienen que pagar en la caja. Muchas personas pobres  no son ni siquiera capaces de abrir cuentas bancarias en estos días; para ellos, ser capaces de pasar una tarjeta de débito sería un privilegio.

Luego está el hecho de que HealthCare.gov, el sitio destinado a proporcionarle a las personas pobres un plan de seguro a través de la Ley de Asistencia Asequible, que no funcionó cuando fue lanzado . Eso no podría haber sido un problema para las personas que obtienen su seguro directamente de su empleador, pero sin duda afectó a personas que no se han atrevido a visitar a un médico en años porque no pueden pagar los honorarios escandalosos asociados con incluso la más pequeña de las enfermedades. La técnica les falló una vez más.

Este problema no se limita a las apps de monitoreo de la salud o soluciones para pagos, por supuesto. Es difícil entusiasmarse con casas inteligentes cuando no puedes permitirte el lujo de pagar la renta o sobre ordenadores de pulsera cuando ni siquiera puedes hacer los pagos en el teléfono inteligente que probablemente no deberías haber comprado en primer lugar. Gran parte de lo que las personas que se entusiasman con la tecnología no les significa nada las personas que tratan de ganarse la vida en su lugar se preocupan acerca de los últimos y grandes productos

Mientras tanto, las empresas seguirán produciendo nuevas tecnologías que hacen más fácil a las personas acomodadas conectar sus dispositivos hogareños a Internet, eliminando la necesidad de pasar una tarjeta en una tienda de comestibles, o haciendo que los coches se conduzcan solos, porque es más seguro que dejar que cada uno dirija. Los ricos consiguen nuevos juguetes, mientras que los pobres tienen más dispositivos que pueden hacer que los vehículos que necesitan para llegar a uno de sus puestos de trabajo o llegar a la sala de emergencias sean casi inútiles.

Ahora, eso no quiere decir que algunas personas no están, al menos, tratando de ayudar a los pobres con tecnología. Algunos, como el proyecto Heat Seek destinado a ayudar a garantizar que los apartamentos se mantengan calefaccionados en Nueva York este invierno, incluso han construido una algo de buen corazón en sus modelos de negocio. Otros buscan ayudar a resolver a algunos de los problemas que enfrentan las personas pobres, incluyendo la  brutaliidad policial y el sistema  casi incomprensible sistema de transporte público, con sus apps y servicios. Pero, en su mayor parte, una gran cantidad de tecnología lanzada en los EE.UU. no se hizo con los pobres en mente.

La sociedad es muy bueno para castigar a las personas por circunstancias que están a menudo fuera de su control. Yo no quiero entrar en discusiones acerca de  la velocidad en que la gente pobre es encarcelada por cargos de drogas, mientras que los niños ricos llegan a afirmar que sufren de “affluenza,”, o cómo los ricos han acumulado enormes riquezas mientras los pobres siguen empobreciéndose, o acerca de los locos de derecha que creen que cualquier persona que recibe cupones de alimentos deberían ser tratados como criminales a cambio de su comida.

Pero me gustaría comenzar una discusión acerca de lo que la tecnología puede hacer para aliviar algunas de esas preocupaciones en lugar de perpetuar el problema. Seguramente debe haber una manera para que las empresas de tecnología utilicen sus vastos recursos para crear productos y servicios que realmente ayuden a combatir la pobreza – o por lo menos, podemos hacer mejor que ayudar a los prestamistas abusivos a poner las vidas de los pobres en situación de riesgo.

Sociedad de Arqueología Brasileña: Solidaridad con el pueblo de la cuenca del Tapajós

Fuente Sociedad de Arqueología Brasileña

Solidaridad con el pueblo de la cuenca del Tapajós – Nota posicionón adoptada por la Junta de la Sociedad Brasileña de Arqueología – Centro Regional del Norte

Solidaridad con el pueblo de la cuenca del Tapajós

Nota posición adoptada por la Junta de la Sociedad Brasileña de Arqueología – Centro Regional del Norte

Macapá, 27 de agosto de 2014.

El proceso de evaluación de impacto ambiental y la construcción de una serie de represas relacionadas con el Complejo Teles Pires y Tapajós está ocurriendo en flagrante desprecio de los derechos de los pueblos de las selvas que viven en la región. El argumento de que el impacto de las represas será pequeño debido a un pretendido vacío demográfico no se sostiene, sobre todo si tenemos en cuenta la larga ocupación humana de la cuenca que se evidencia por el registro arqueológico de la región.

Por lo tanto, vemos con profunda preocupación la participación de arqueólogos en un proceso que ya contó con la presencia de la Fuerza de Seguridad Nacional para asegurar la continuación de las investigaciones, la invasión de territorios indígenas y tradicionales, coaccionando a las comunidades.

Por lo tanto, hacemos un llamado a los compañeros de profesión a no participar en actividades relacionadas con las licencias ambientales de las represas de la cuenca del Tapajós mientras este proceso siga en un contexto de violaciónes de los derechos de las comunidades afectadas, que no han sido consultadas como lo señala el Convenio 169 de la OIT. Apelamos para que este tipo de actividades sólo sean retomadas una vez que ocurra la consulta libre, previa e informada, reconocida como tal por el Ministerio Público Federal.

Asimismo, expresamos nuestra profunda preocupación por la posible flexibilización anunciada para el otorgamiento de licencias ambientales. La región donde se planea construir las represas en la cuenca del Tapajós todavía está poco estudiada; nos arriesgamos a perder un patrimonio arqueológico que ni siquiera conocemos si estos cambios debilitan su protección.


Por fin profesionales que se definen ante el crecimiento, por una ciencia digna!

No creas lo que dicen, la “economía colaborativa” enmascara a una economía en crisis

Acá está la columna traducida en El País de España

El traductor de El País elije perturbaciones no se si es clara como palabra. Elegí “Disrupciones” . Disrupción no está en el diccionario de la RAE pero si está disruptivo/a “disruptivo, va.

(Del ingl. disruptive).

1. adj. Fís. Que produce ruptura brusca.”

De todas maneras lo mío era un simple borrador, lean la columna en El País.


Fuente The Guardian

A principios de este mes, Verizon, uno de los operadores móviles más grandes de EE.UU., dió a conocer, en voz baja, a un nuevo servicio llamado Auto Share .[compartir el auto] Programado para ser lanzado antes de fin de año, Auto Share hace que sea trivialmente fácil reservar y desbloquear a un coche alquilado con un teléfono inteligente: simplemente escanear y validar un código QR en el parabrisas.

Las implicaciones potenciales son, de hecho, de largo alcance: ahora cualquier startup aspirante puede depender de la infraestructura de Verizon de conectividad ubicua y seguimiento para que coincida con la oferta y la demanda, con la misma Verizon proporcionando la lucrativa verificación y los servicios de bloqueo. Verizon espera extender este modelo mucho más allá de los coches, para que sea posible cambiar cualquier otro elemento equipados con una cerradura electrónica: taladros eléctricos, ordenadores portátiles, apartamentos. Verizon – apenas una de las pioneras de Silicon Valley – se suma así a muchos otros campeones de la “economía colaborativa” al insistir en que “la gente hoy está adoptando una sociedad del intercambio – lo que les permite obtener lo que quieren bajo demanda”. Atrás han quedado las cargas de la propiedad!

Para toda la incesante charla sobre la disrupción y la desintermediación,de servicios como Auto Share revelan que la digitalización es propulsada por un nuevo conjunto de intermediarios poderosos que serán mucho más difíciles de disromper. Tomen Facebook: proporciona muchos de los servicios agrupados bajo la economía colaborativa con la infraestructura de identidad confiable que nos permite verificar que somos quienes decimos que somos cuando, por ejemplo, reservamos apartamentos a través de  Airbnb. Facebook ofrece un servicio gratuito a Airbnb – lo llaman “identidad a la carta” – y Verizon quiere dominar a otro servicio así: “acceso bajo demanda”.

A los smartphones, con sus sensores inteligentes y siempre-bajo, una conectividad fiable, se le une a todas estas capas juntas. Una compañía como Uber, por ejemplo, sería impensable sin el smartphone y sus sensores en tiempo real, siempre dispuesto a señalar la ubicación del vehículo en el mapa virtual. La aparición de aplicaciones inteligentes como Auto Share sugieren que, en lugar de modernizar cada objeto con un sensor como los defensores de la Internet de las Cosas abogan, se puede enganchar un código QR ​​en ellos y dejar que un dispositivo centralizado – el smartphone – haga de sensor . No está claro cuál de las dos visiones dominará – la Internet inteligente de las Cosas o la Internet de las cosas mudas conectadas a través de smartphones- . Dada la reciente incursión de Apple en los pagos móviles, parece prudente apostar por esta última.

El mismo nombre Auto Share tiene un significado intrigante doble: se refiere no sólo a la facilidad con que se puedan “compartir” los automóviles, sino también al hecho de que gran parte de ese intercambio se puede automatizar. Hoy en día, nuestras más queridas pertenencias pueden volver a entrar en circulación del mercado sin mucho esfuerzo de nuestra parte. Ya no necesitamos visitar el proverbial bazar: el mercado nos encontrará en la comodidad de nuestros hogares, haciéndonos una oferta que no podremos rechazar. El rápido ascenso de la economía colaborativa puede explicarse así por la recién descubierta capacidad tecnológica del capitalismo para convertir a toda mercancía que se ha comprado y retirado del mercado – convirtiéndose temporalmente en una clase de “capital muerto” – en un objeto rentable que nunca abandona el mercado para nada.

Como lo peor, la economía colaborativa nos convierte en estafadores perpetuos, consolidando nuestra conexión con el mercado global. Este imperativo colaborativo dicta que todo lo que poseemos, desde los activos tangibles a pensamientos intangibles,serán categorizados y se les asignará algún tipo de identificador único, como el código QR. Cuando alguien en alguna parte – que podría ser nuestro vecino o una empresa de publicidad a través del océano – exprese un interés en “tomar prestado” un elemento que coincida con la descripción de lo que poseemos, nuestro teléfono nos notificaría de su oferta, enfrentándonos con todos los demás “microempresarios” con perfiles similares de propiedad. Una vez que aceptamos, el resto es logística: un drone o un coche de auto-conducido buscaría el ítem – el transporte de las emociones y los pensamientos son aún más fáciles – y el pago llegaría con seguridad a nuestros smartphones.

Para algunos, esta es una propuesta muy atractiva: no sólo ayuda a lidiar con el consumo excesivo – todos podemos vivir con menos si sólo encontramos una manera de utilizar los recursos existentes de manera más eficiente! – Pero también le da a los que están en el extremo receptor de la “economía colaborativa” una estimulante sensación de permanente juventud. Por fin podemos romper, de una vez por todas, con las trampas habituales de la aburrida existencia de clase media: no hay necesidad de sentar cabeza, tener una casa, comprar un coche, llenar el sótano con electrodomésticos anticuados. Está todo ahí, en la nube, para alquilar y entregado por drones.

El que tantas personas encuentran este atractivo es una sorpresa: los animadores de la economía colaborativa tienen habilidades narrativas increíbles. Su talento para girar rivaliza con el de Steve Jobs. Por ejemplo, el principal ideólogo de la colaboración en Airbnb es Douglas Atkin, también autor de Culting of Brands, un best-seller de 2004, que entrena a los ejecutivos sobre cómo fortalecer sus marcas mediante el aprendizaje de cultos religiosos. El lobby de la colaboración también tiene su propio grupo de apoyo. Llamado  Peers.org, se presenta como una entidad de base de abajo para arriba – no importa que se inició con la bendición corporativa de Airbnb, Lyft (un sitio que ayuda a los usuarios en viajes ), y TaskRabbit (que encuentra ayudantes para trabajos y diligencias). Silicon Valley nunca consigue disrumpir a los lobbistas.

Pero el problema más amplio de estas optimistas, cuentos utópicos, es que racionalizan las patologías del actual sistema político y económico, presentándolos como nuestro estilo de vida consciente. Es agradable estar en condiciones de elegir entre alquilar y ser dueño, pero esta es una opción que muchas personas simplemente no llegan a hacer, quedándose en “alquilar” como opción predeterminada.

Dado el vasto desempleo juvenil, el estancamiento de los ingresos, y la subida de precios de las propiedades, hoy la economía colaborativa es como una especie de varita mágica. Los que ya tienen algo puede sobrevivir monetizando su malestar: por ejemplo, pueden ganar dinero de vez en cuando alquilando sus apartamentos y quedándose en casa de familiares en su lugar. Los que no poseen nada, por otro lado, también consiguen de vez en cuando disfrutar de una visión de la buena vida – construido en su totalidad en bienes que no les pertenecen.

Los supuestos beneficios ambientales de la economía colaborativa son igualmente risibles: mientras se nos pide que compartamos nuestros vehículos con los vecinos – que es más barato y más verde! – Los ricos siguen disfrutando de sus yates, limusinas y aviones privados, a la vez que los contaminadores reales – las compañías petroleras y otros gigantes de la industria – zafan con delitos aún peores.

No se puede negar que la economía colaborativa puede – y probablemente sea –  la consecuencia de que la actual crisis financiera sea más soportable. Sin embargo, para hacerle frente a las consecuencias, no hace nada para abordar sus causas. Es cierto que, gracias a los avances en la tecnología de la información, algunos de nosotros podemos finalmente llegar a funcionar con menos – sobre todo, al basarse en una distribución más eficaz de los recursos existentes. Pero no hay nada que celebrar aquí: es como repartir tapones para los oídos de todo el mundo para hacerle frente al ruido intolerable de la calle en vez de hacer algo sobre el ruido en sí.

Sensores, smartphones, apps: esos son tapones para los oídos de nuestra generación. Para que no notemos como se desterró a fondo todo lo que aún huele a política en nuestra vida es en sí mismo un signo revelador: la sordera – a la injusticia y la desigualdad, pero, sobre todo, en nuestro propio estado lamentable de las cosas – es el precio que pagaremos para esta dosis de confort inmediato.

Caminar Sobre Brasas-Curso Motivacional de Ventas en Brasil

Fuente Jornal Hoje


“Para entender lo que está pasando, es necesario tomar al pie de la letra la idea de Walter Benjamin, según el cual el capitalismo es, realmente, una religión, y la más feroz, implacable e irracional religión que jamás existió, porque no conoce ni redención ni tregua. Ella celebra un culto ininterrupto cuya liturgia es el trabajo y cuyo objeto es el dinero. Dios no murió, se tornó Dinero. El Banco – con sus funcionarios grises y especialistas – asumió el lugar de la Iglesia y de sus sacerdotes y, gobernando al crédito (incluso al crédito de los Estados, que docilmente abdicaron de su soberania ), manipula y administra la fe – la escasa, incierta confianza – que nuestro tiempo todavía trae consigo. Además de eso, el hecho de que el capitalismo sea hoy una religión, nada lo muestra mejor que el titulo de un gran diario nacional (italiano) de hace algunos dias atrás: “salvar el euro a cualquier precio”. Así es, “salvar” es un término religioso, pero ¿qué significa “a cualquier precio”? ¿Hasta el precio de “sacrificar” vidas humanas? Sólo en una perspectiva religiosa (o mejor, pseudo-religiosa) pueden ser hechas afirmaciones tan evidentemente absurdas e inhumanas.”

Entrevista a Giorgio Agamben


Y buscando “Caminar sobre brasas” encuentro esta página donde dicen que lo hacen en serio…

Y Egveny Morozov comenta:

” Por ejemplo, el principal ideólogo de la colaboración en Airbnb es Douglas Atkin, también autor de Culting of Brands, un best-seller de 2004, que entrena a los ejecutivos sobre cómo fortalecer sus marcas mediante el aprendizaje de cultos religiosos. ”

 No creas lo que dicen, la “economía colaborativa” enmascara a una economía en crisis