25 de Abril : Día del Sojero

En la Argentina, Tercer productor de granos transgénicos del mundo no existe un “Día del Sojero”.

¿Cómo puede ser que no exista un Día del Sojero en la Argentina?

Desde este humilde rincón propongo que el 25 de abril sea declarado Día del Sojero .

La elección de la fecha es porque ese día fue el fallecimiento de Eduardo Leguizamón:


“Recordatorios
Publicado el 25/04/2015
Eduardo Leguizamón A un año de su fallecimiento lo recuerdan con afecto Germán Schindler y familia. Saludan a Chelita y familia Leguizamón.”

leguizamon
Dateas


Para saber un poco más del porqué de la elección de la fecha podemos leer en el obituario del diario La Nación:
“Eduardo Leguizamón fue uno de los protagonistas de la enorme transformación del agro argentino en los últimos 25 años. Apasionado de todo lo que emprendía, frontal en sus opiniones y disciplinado en el trabajo, Leguizamón dejó un enorme legado. Desde la actividad privada impulsó el uso de la tecnología agrícola para aumentar los rendimientos de los cultivos. Afirmaba que, de esta manera, se podía satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos.

Entre otras cosas, a Leguizamón se lo recordará por haber introducido en el país las sojas transgénicas RR y el germoplasma de trigo francés de alto rendimiento como presidente de Nidera Argentina.

En esta empresa, que dirigió entre 1976 y 2001, construyó dos plantas y un puerto de granos. También fundó Nidera Semillas y Nidera Fertilizantes.”

“Leguizamón viajó a Estados Unidos y trajo un incipiente desarrollo de Monsanto, el gen RR, proveniente de una bacteria del suelo, que otorga resistencia al herbicida glifosato. Así en 1997, un año más tarde que en los Estados Unidos, el evento fue aprobado para su liberación comercial en la Argentina e inició la expansión geométrica de la soja que llega hasta nuestros días.”

Todo el obituario del diario La Nación


Ya por eso sólo merecería que se recordara la fecha de su muerte homenajéandolo con el Día del Sojero pero hay algo más que podríamos agregar a su perfil y es lo que escribió en su columna de opinión para el diario La Nación el 21 de agosto del 2004:

La columna se llama:

Ambientalismo, la nueva cara del colonialismo

 

En esa columna hay párrafos que nos revelan como piensan muchos de los sojeros sobre el medio ambiente, el monte nativo y las personas que viven en él:


“El monte nativo no es algo romántico: por el contrario, es algo siniestro. En el habitan seres humanos que están más cerca de la escala animal que de la humana. ”

“Las comunidades indígenas también se debaten en la misma miseria. El desmonte y la implantación de los cultivos agrícolas con tecnología son los que permiten transformar a estos seres que llevan vidas miserables en trabajadores agrícolas calificados, integrados al resto de la sociedad argentina. Se necesita mucha crueldad para querer que no se modifique esta situación. ”

“Las producciones de estos países son todos monocultivos forestales; han acabado con la biodiversidad porque ésta es incompatible con el desarrollo económico. ”

“La subversión de los valores morales: el ambientalista europeo prioriza la subsistencia de un reptil o de un animal salvaje frente a la de un ser humano sobre todo si este ser humano habita un país subdesarrollado y es de color. Para nosotros todos lo animales salvajes y todos, los reptiles del mundo no valen lo que vale un solo ser humano. Hay una relación directa entre la desaparición de estos animales y el desarrollo de la vida en condiciones dignas. La perversión moral es de tal magnitud que recientemente la televisión británica mostraba cómo en un país africano un veterinario británico le aplicaba una inyección somnífera a un tigre recientemente atrapado que había atacado a un chico nativo con el objeto de liberarlo en un lugar alejado de la población. Esta magnífica obra de los ambientalistas iba a permitir que el tigre tardara algo más en destrozar a otro niño. ”

Ambientalismo, la nueva cara del colonialismo, Eduardo Leguizamón: La Nación el 21 de agosto del 2004


El pensamiento sojero está claramente expuesto en esta columna:

    • El monte nativo es siniestro
    • En el bosque nativo habitan seres humanos que están más cerca de la escala animal que de la humana
    • Salir de la colonialidad es hacer lo mismo que ya hicieron los países centrales, no hay un camino diferente, no hay posibilidad de repensar adónde nos está llevando este modelo.
    • Si los que viven en el bosque nativo no pueden ser trabajadores agrícolas pueden ir a apiñarse en las villas miseria de la Argentina.
    • La biodiversidad no sirve, al contrario es un impedimento para el desarrollo

 

Y así siguiendo…En realidad me hubiera olvidado hace tiempo de Eduardo Leguizamón si no fuera por algo que escribí hace tiempo en este blog:

Adónde irá los sojeros cuando mueren

En esa entrada me preguntaba si hay algún infierno para los ecocidas, para los sojeros.
Es obvio que a Dante no se le ocurrió algo así en su tiempo, pero hubo algo que me llamó la atención sobre los infiernos de Dante:

“Todos los pecadores del Infierno tienen una característica en común: sienten la lejanía de Dios como el mayor castigo.”

Infierno (Divina Comedia)


Lo que más me llamó la atención de esa columna fueron los comentarios que le hicieron, por ejemplo:

    • Eduardo Leguizamon sera recordado como un visionario y que llevo a la Argentina a convertirse en unos de los países con mayor rendimiento agropecuario del mundo. Siempre mostrando su preocupación por el déficit de alimentos en el mundo, llevo a Nidera a convertirse en la empresa número uno del país en granos.
      Un genio, tu columna totalmente desechable.
      Saludos

    • Una columna muy ignorante, desde que la titulas “donde irán los sonetos cuando mueren?”.
      Eduardo sera recordado por su progresismo y vision.

       

    • Mientras que ignorantes como vos escriben notas sobre una persona fallecida que no puede defenderse, el país se transformó en el mayor productor de alimentos por habitante del mundo. De más está decirte que eso no se logró gracias a tu miserable aporte, como el de esta nota, sino a personas visionarias y valientes como Eduardo Leguizamón. Escribir pavadas en Internet como lo haces vos, es mucho más fácil que inventar y descubrir cosas como lo hizo él. Sin duda escribís por desconocimiento, resentimiento y envidia. No te mereces que se te explique nada sobre este genio. Al final del día, seguirás siendo bruto, ignorante, resentido y envidioso. Mis condolencias a los que deben compartir con vos parte de su vida. Sos un muerto vivo.

    • Adhiero a cada palabra que decís Ricardo (te llaman Ricky??). Por tu nombre y por cómo escribís, creo saber quién sos. Si mal no recuerdo, trabajaste con él en Nidera por muchos años. Admirable que se hable así y se defienda de esa manera al “jefe”. Indudablemente, Leguizamón fue un visionario al que se lo extrañará por mucho tiempo.

    • Que orgulloso me pone que haya gente que hable así de mi abuelo! Gracias Ricardo y Jorge.


¿Ninguno de ellos repensó sobre lo que escribió Leguizamón?, ¿Para ellos el monte nativo es siniestro y los seres humanos que lo habitan son más cercanos de la escala animal?. ¿Ellos creen que con los transgénicos se termina el hambre o que la Argentina produce alimentos?, aunque el mismo Lanata muestre que en Salta donde se destruyó al monte nativo sus habitantes no son trabajadores agrícolas y se mueren de hambre literalmente y el Ingeniero Huergo o Matias Longoni dos defensores de este modelo afirmen que la Argentina no produce alimentos para el mundo.

Siempre es extraño que se establezca un día de algo recordando a la muerte de alguien.
Creo que en este caso el día de la muerte de Eduardo Leguizamón también nos sirve para pensar en la finitud de la vida, en qué es lo que queda de nosotros cuando ya no existimos más. No lo conocí personalmente a Eduardo Leguizamón pero lo que él escribió me produce espanto:

  • ¿Cuántos campesinos fueron asesinados por la especulación de las tierras como los que suceden en Santiago del Estero?
  • ¿Cuántas familias destruídas?
  • ¿Cuántas personas hacinándose en villas miseria de los conurbanos de las ciudades porque ya no tienen un lugar donde vivir en sus campos?
  • ¿Cuánto cáncer diseminado?
  • ¿Cuántos pueblos como Avia Terai en Chaco y lo que está pasando allá o fotos como las de “El Costo Humano (Agrotóxicos)”?
  • ¿Cuántos animales habrán muerto por la expansión de la frontera agrícola?

Ante todo esto los que recuerdan a Eduardo Leguizamón no sienten verguenza, ni dolor, ni nada, lo siguen reivindicando.
Nada mejor entonces que recordar su fallecimiento estableciéndolo como el

Día del Sojero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s