Brasil: El día histórico en que no pasaba nada (hasta los gases lacrimógenos en la Paulista)

El impeachment de Dilma Rousseff no consigue despertar las pasiones que levantó meses atrás

El País, Brasil



Brasilia
/
São Paulo


30 AGO 2016 – 21:43 CEST

El lunes fue el día histórico en que Brasil empezó, probablemente, a perder a su presidenta y, también, otra engorrosa jornada en que el labiríntico proceso de destitución de Dilma Rousseff continuó con la maratón de su defensa, en persona, en el Senado. En las calles, prácticamente no pasó nada – a diferencia de los actos multitudinarios, principalmente contra la petista, del último año y medio. La noche en São Paulo, sin embargo, terminó con bombas de gas lanzadas por la Policía Militar en la avenida Paulista para reprimir a una manifestación en contra a la caída de la petista.

“No sabia que Dilma iba a hablar hoy, pero aunque lo supiese tampouco la oíria”, explicó al medio dia Sonia de Souza, 47 años, en un banco de la av. Paulista, en el corazón de São Paulo. Un paseo por los establecimientos vecinos, mostró que, si Sonia está cansada de un proceso cuyo fin (la destitución de Dilma) muchos dan por sentada, no está sola. “Sabía que Dilma hablaria hoy, pero, qué va a decir de diferente?”, protestó Jorge Bastos, administrador de 60 años, cuando salió para almozar.

“Ella insiste en que está sufriendo un golpe de Estado. Hoy no va a cambiar nada.” Elcio Copesky, funcionario público de 55 años, está de acuerdo: “Sólo quiero que esto se termine ahora porque este proceso está atrasando a todo el país”, dice mientras fuma un cigarrillo. “Claro que [el presidente interino] Temer no va a cambiar nada, porque es más de lo mismo, pero por lo menos el país volverá a caminar.” El enfado general tiene reflejos en los números de las encuestas de opinión. Según la encuesta de Datafolha, del mes pasado, entre Dilma y Temer, 50% prefieren que el presidente interino se quede donde está. Pero 62% dicen estar de acuerdo con una hipotética renuncia de los dos para que sean convocadas nuevas elecciones.

En Brasilia también se notó cierto agotamiento en relación al juicio político de la presidenta. En abril, cuando el proceso aún estaba en la Cámara de Diputados, 100.000 personas salieron a las calles. Este lunes, en la parte de afuera del Senado había una centena de manifestantes que defendian al Partido de los Trabajadores de Dilma Rousseff, cercados por vendedores ambulantes que ofrecían choripan, pasteles o bebidas. “Venimos a  manifestarnos a favor de la democracia”, explicó Lucineide Lucinda, de 51 años, que había viajado 550 kms. desde Minas Gerais. “Sabemos que ahí adentro sólo hay ladrones”, insiste, señalando al edificio de enfrente. Un funcionario público de Brasilia, Valter Loiola, de 64 años, está de acuerdo. “No podemos entregar el país a los golpistas con la mano abierta”.

Durante media hora fue posible encontrar a cerca de 12 manifestantes, 52 policías descansando dentro de un ómnibus y dos vendedores ambulantes. “No consegui vender nada. Ni una bandera ni un gorro”, dijo Paulo Anunciación Alves, de 44 años. La baja  frecuencia desagradó especialmente a André Rhouglas, publicitario desempleado de 55 años. Él fue el primero en llegar aqui para manifestarse a favor del impeachment porque Dilma “no le puso frenos a la corrupción”, cuenta. “Las personas piensan que Dilma ya cayó, pero aún no cayó. Tenemos que venir aqui para presionar a los senadores. En caso  contrario, corremos el riesgo de dejar a Dilma en la presidencia”.

Esta seria la peor noticia que se le podria dar a Elcio Copesky, el funcionario público de la avenida Paulista. “Yo sólo quiero que esto se termine.” No muy lejos de él, Rodrigo Mendes caminaba por la calle con los ojos fijos en el celular. No estaba siguiendo al impeachment de la presidenta elebta, sino cazando Pokémon. “Ellos siempre pueden llegar a un acuerdo. Por eso no me interesa la política y por eso no voto”.

Horas después, la principal arteria de São Paulo y principal escenario de manifestaciones de la ciudad veria a la política y a la represión policial dar vuelta a la normalidad de la zona de nuevo. Concentrados desde las 17h en la región de la Paulista con la avenida Consolación, los manifestantes convocados por los frentes pro-Dilma Pueblo Sin Miedo y Brasil Popular iniciaron una caminata por la avenida, pero se encontraron con una barrera policial. Cuando intentaron romperla, la policía respondió com bombas de gas. Al menos una persona fue detenida. Había 2.000 personas en el acto, según los organizadores y la PM no divulgó una estimación.

Com información de la Agência Brasil

Selección de nuestros lectores de las 10 novelas distópicas que deben leer

Fuente: Open Culture

Aunque no toda la ciencia ficción es distópica, ni mucho menos, una pregunta surge cuando el tema sobre la más pesimista del género surge: toda la literatura distópica ¿es ciencia ficción? En un post de hace un par de días , mostramos las cinco novelas distópicas favoritas de Anthony Burgess , una lista que parece responder a esta pregunta con un No Rotundo. Por un lado, Burgess incluye lo que podríamos contar como ficción histórica en su lista- la de Norman Mailer los desnudos y los muertos . ¿1984 de Orwell es ciencia ficción? Tiene más sentido, tal vez, llamarlo de sátira política, o “ficción especulativa,” si prefiere el término novela distópica de Margaret Atwood.

En la introducción a su colección de ensayos En Otros mundos , Atwood define a la “ficción especulativa” como “realista y plausible”, mientras que la ciencia ficción contiene elementos más fantásticos. Discutible tal vez, pero para Atwood significan distopías, -al menos no sus distopías- son simplemente experimentos de pensamiento filosóficos divorciados de la viva realidad, como mucha ficción utópica. Son proyecciones, y en ocasiones transcripciones imaginativas, del presente, que nos muestran lo que ya puede estar ocurriendo ante nuestras narices, o lo que podría estar a la vuelta de la esquina.

Como escribió Burgess sobre 1984, “Es posible decir que el espantoso futuro que Orwell predijo no se produjo simplemente porque él lo predijo:. Nos lo advirtieron a tiempo” En otras palabras, el futuro totalitario que Orwell previó era totalmente posible en Inglaterra y EE.UU., y ya una realidad, no hace falta decirlo, en gran medida en lugares como la Unión Soviética de Stalin y en los días actuales en Corea del Norte. En nuestro post sobre Burgess, le pedimos a nuestros lectores que nombren a sus novelas distópicas favoritas (o películas). Sin embargo definimos a la distopía como una oscura fantasía futurista, ciencia ficción, o “ficción especulativa” sobre las cosas desagradables que están a punto de ocurrir, nunca vamos a tener falta de ejemplos.

La lista de novelas a continuación ofrece una serie de cuentos futuristas, algunos más realistas y plausibles, algunos más fantásticos. Al igual que Burgess, los lectores tuvieron una definición amplia de “distópico” como género. Me sorprendió, sin embargo, que no se menciona a ninguna de las excelentes novelas de Atwood, así que voy a quitar tanto a Oryx y a Crake y al Cuento de la Criada como mis seleccionados.

 

Habría que buscar cuáles están en español (y cuáles andan por ahí colgadas)


Varios de los libros están acá la clave es blognooficial


Y una selección de novelas distópicas seleccionadas desde el Sur..

Facebook está tratando de deshacerse de sesgo en las noticias de tendencias mediante la eliminación de los seres humanos

Fuente: QZ

Por

Joon Ian Wong,

Dave Gershgorn

&

Mike Murphy

26 de agosto de 2016

Facebook ya no empleará a seres humanos para escribir las descripciones de los artículos en su sección de tendencias, que en mayo produjo controversias bajo acusaciones de sesgos políticos. Los temas que aparecen en la sección de tendencias aparecerán ahora únicamente como una breve frase o palabra, con indicación del número de personas que lo discuten en la red social.

Quartz confirmó a partir de múltiples fuentes que Facebook ha despedido a todo el personal del equipo de redacción de Tendencias 15 a 18 trabajadores contratados a través de un tercero. El equipo de tendencia ahora será atendido exclusivamente por ingenieros, que trabajarán para comprobar que los temas y artículos que salen a luz por los algoritmos son de interés periodístico.

Facebook mantiene que los artículos de tendencias siempre han sido seleccionados por algoritmos; la antigua redacción, según la compañía, sólo era responsable de escribir las descripciones de la historia que se ven en la sección de tendencias. Esta fue disputada por ex contratistas contratados por el gigante de la tecnología que le dijo a Gizmodo en mayo que se les instruyó a añadir manualmente algunas historias a mano. Gizmodo informó que las historias sobre temas conservadores fueron excluidas sistemáticamente de la lista de tendencias a pesar de que eran populares entre los usuarios de Facebook.

Facebook investigó a los reclamaos y dijo que no encontró “ ninguna evidencia de sesgo sistemático ,” pero eso no ha impedido que la empresa realice cambios en esta función.

Un nuevo grupo de seres humanos todavía estará involucrado con las Tendencias, a pesar de que se le pedirá que se centre en la corrección de los errores del algoritmo, como la prevención de que historias mundanas o repetitivas aparezcan como noticias, de acuerdo con una publicación en el blog de Facebook . La característica de Trending reestructurada ahora señalará automáticamente extractos de artículos de prensa, una característica que puede obligarle a Facebook a compensar a los editores de noticias en la Unión Europea en el futuro, según las nuevas normas propuestas por la Comisión Europea.

Según las fuentes, les fue avisado al personal editorial del equipo de tendencias a las 4 pm que estaban despedidos, apagando desconectando el algoritmo de Facebook de noticias por primera vez y se les pidió que salieran del edificio a las 5pm. Los contratados (todos ellos estaban en la empresa hacía menos a 1,5 años) fueron dados por despedidos pagándoles el 1 de septiembre, además de dos semanas, según las fuentes.

Sin embargo, la eliminación de los editores humanos de la parte de las tendencias no necesariamente elimina el sesgo. El sesgo humano puede estar incrustrado en algoritmos, y es extremadamente difícil eliminarlos. Esa es una de las conclusiones de un estudio (es un pdf) de un algoritmo popular usado para procesar el lenguaje de la Universidad de Princeton y la Universidad de Bath lanzado ayer como un proyecto (25 de Agosto). Está actualmente bajo revisión para su publicación en una revista.

“El lenguaje en sí contiene huellas recuperables y precisas de nuestros prejuicios históricos”, escriben los autores. “Si estos son moralmente neutrales hacia los insectos o flores, problemático, hacia la raza o el género, o incluso simplemente verídicos, lo que refleja el status quo para la distribución de género en relación con las carreras o los nombres de pila.”

La mayor dependencia de Facebook hacía la automatización refleja a la creciente fe de la compañía en la inteligencia artificial. Pero incluso las máquinas pueden fallar para superar a algunos de los problemas más fundamentales de los seres humanos, como operar de manera justa ante el sesgo incorporado en ella.

Como informó Gizmodo en mayo, la razón principal de Facebook para la contratación de los editores humanos parecía ser el de entrenar a sus algoritmos en lo que era de interés periodístico, y muy probablemente sus prejuicios humanos se registraron y fueron potencialmente amplificados por la Inteligencia Artificial.

Dilma Rousseff y las elites

por  Míriam Leitão
30/08/2016 08:05

La presidente Dilma dijo que las elites económicas quieren derribarla, porque su elección hirió sus intereses. Entre 2014 y 2015, el gobierno dió por lo menos sólo R$ 94 mil millones [unos u$s 2900 mil millones] en reducción de impuestos a las empresas, además de subsidios a través del Banco do Brasil [BB] y del Banco Nacional De Desarrollo [BNDES]. Ayer en su defensa, actuaron Kátia Abreu y Armando Monteiro, que lideraron a los dueños de la tierra y de la industria.

Dilma citó varias veces a este enemigo: “las elites económicas y políticas”. La misma muletilla del ex-presidente Lula. Siempre fue falsa, pero ahora suena aún más extraño frente a los hechos y números.

Según Kátia Abreu, la presidente fue la que más ayudó al agronegocio y a la Confederación Nacional de la Agricultura [CNA]. La entidad reúne a los grandes propietarios rurales y entre otras acciones, en los últimos años, intentó suspender la divulgación por el Ministerio de Trabajo de la lista sucia de las empresas a las que se les comprobó, en algunos casos infraganti, con trabajo esclavo.

La política económica del PT benefició a los grandes empresarios a través de las desoneraciones, de los subsidios, de barreras comerciales, de decisiones que favorecian a los contratistas del Estado contra el medio ambiente. El Tesoro elevó la deuda pública en 8% del Producto Interno Bruto, R$ 500 mil millones [unos u$s 151 mil millones], que le transfirió al BNDES y, así, el banco se lo preste a las empresas con un subsidio. Fueron muchas las políticas que favorecieron a los empresarios.

Los puntos del proceso se transformaron en un motivo para un diálogo de sordos. Cada lado sustenta su convicción. Sobre el uso del Banco do Brasil, la presidente Dilma repitió, hasta cansar a los oídos ajenos, que la ley es de 1992 y que los otros presidentes dieron también “subvencions” al Plan Zafra. El problema no es el Plan Zafra, sino el hecho de que el Tesoro no pagó o que debia al Banco do Brasil y esto se transformó en una operación de crédito de miles de millones. Los bancos privados lo recibieron al día; los públicos, sólo después de mucha presión.

A la presidente Dilma le fue bien en el discurso leido, en que el punto alto fue la lucha de su juventud. Acertó también al mostrar la contradicción del gobierno Michel Temer: Brasil eligió a una mujer y asumió a un grupo sin ninguna mujer entre los ministros. Al decir — nueve veces en el discurso leido — que el proceso en el Congreso es un golpe, ella mostró que no estaba alli para conquistar votos y preferia la confrontación. Hasta en los pequeños detalles. Un senador presentó un tema, y ella respondió que él estaba mal informado. Otro reclamó de la falta de diálogo y ni siquiera recibió una respuesta. Los senadores hacían discursos políticos, y ella respondia con respuestas técnicas en las que frecuentemente se perdia. Dilma se embrolló en fechas y tesis y dió respuestas que parecieron contradictorias a los especialistas e incomprensibles a quien no acompaña a la economia. ¿Qué sentido tiene hablar de “tapering”? (A propósito: es la reducción de los estímulos monetarios estadounidenses)

Dilma tiene razón al decir que en el programa que la eligió no estaba la propuesta — presentada ahora por el presidente Michel Temer — de techo para los gastos públicos por 20 años. Tampoco estaba la propuesta de un tarifazo de energia que elevaria la inflación a dos dígitos. Al contrario, como recordó ayer el senador Aécio Neves, en el último debate antes de las elecciones, Dilma afirmó que la inflación era cero y que sólo los pesimistas decían lo contrario.

La presidente culpó a la crisis internacional por la caída del 3,8% del PIB el año pasado. Los hechos: de los 191 países cuya economia es acompañada por el FMI, 180 tuvieron un desempeño mejor que el de Brasil. En los diez que tuvieron caídas mayores están Líbia, en guerra, y Venezuela, en caos económico y político.

Durante el gobierno de Dilma algunos temas sociales avanzaron como la participación de la mujer y de los negros en la estructura del gobierno. El medio ambiente fue despreciado en favor de los intereses de los grandes contratistas. La política energética sufrió una desastrosa intervención. Pero el gobierno está cayendo por haberle faltado el respeto a la ley que el PT no firmó, la Ley de Responsabilidad Fiscal, y por haber arrojado al país en la más profunda recesión de la que se tiene noticia. Las pedaladas no fueron sólo en el Plan Zafra, fue la práctica común en los años Dilma. Las estadísticas fiscales fueron un fraude con trucos que inventaban ingresos, escondian gastos, y usaban bancos públicos como si fuesen una extensión de la caja del Tesoro. Fue sistemático, fue una política de gobierno.

(Con Alvaro Gribel, de São Paulo)

Segmento de la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos

La calidad no es muy buena pero…Es lo que hay


Si no pueden verlo, Visiten la página donde está alojado el video


Los indios y los negros están para mostrarnos que eran el pasado…En el futuro una gran ciudad …Tampoco se ve violencia en el encuentro entre portugueses e indios

 


vlcsnap-2016-08-29-22h20m33s844

Los Indios y la Selva


vlcsnap-2016-08-29-22h29m34s245

Llegan los portugueses


vlcsnap-2016-08-30-08h15m22s100

Los Esclavos


vlcsnap-2016-08-29-22h30m47s991

Se acabaron las selvas, Brasil dedicado al agronegocio.


vlcsnap-2016-08-29-22h31m07s894

Un futuro “urbanizado”


No Hable de Matanzas, Es una Fiesta

Big data, Google y el fin del libre albedrío

Fuente: Financial Times

Olvidense de escucharse a sí mismos. En la era de los datos, los algoritmos tienen la respuesta, escribe el historiador Yuval Noah Harari

Durante miles de años los seres humanos creían que la autoridad provenía de los dioses. Luego, durante la era moderna, el humanismo desplazó gradualmente a la autoridad de deidades a las personas. Jean-Jacques Rousseau resume esta revolución en Emilio, su tratado sobre la educación de 1762. Al buscar reglas de conducta en la vida, Rousseau las encontró “en el fondo de mi corazón, trazados por la naturaleza en caracteres que no son capaces de borrarse. Sólo necesito consultarme a mí mismo con respecto a lo que deseo hacer; lo que siento que es bueno es bueno, lo que siento que es malo es malo. ” los pensadores humanistas como Rousseau nos han convencido de que nuestros propios sentimientos y deseos eran la fuente última de sentido, y que nuestro libre albedrío, por lo tanto, es la más alta autoridad de todo.

Ahora, está existiendo un nuevo cambio. Del mismo modo que la autoridad divina fue legitimada por las mitologías religiosas, y la autoridad humana fue legitimada por las ideologías humanistas, los gurús de la alta tecnología y los profetas de Silicon Valley están creando una nueva narrativa universal que legitima la autoridad de los algoritmos y el Big Data. Este nuevo credo puede ser llamado “Dataismo”. En su forma extrema, los defensores de la visión del mundo Dataista perciben la totalidad del universo como un flujo de datos, ven a los organismos como un poco más que algoritmos bioquímicos y creen que la vocación cósmica de la humanidad es la creación de un sistema de procesamiento de datos que lo abarca todo – y luego se funden en eso .

Nos estamos convirtiendo en pequeños chips en el interior de un sistema gigante que nadie entiende realmente. Todos los días absorbo innumerables bits de datos a través de correos electrónicos, llamadas telefónicas y artículos; procesa los datos; y transmito nuevos bits a través de más correos electrónicos, llamadas telefónicas y artículos. No sé muy bien dónde encajó en el gran esquema de las cosas, y cómo mis bits de datos se conectan con los bits producidos por miles de millones de otros seres humanos y computadoras. No tengo tiempo para averiguarlo, porque estoy demasiado ocupado respondiendo correos electrónicos. Este implacable flujo de datos chispea en nuevas invenciones y disrrupciones que nadie planea, controla o comprende.

Pero nadie tiene que entenderlo. Todo lo que se necesita hacer es responder a us mensajes de correo electrónico más rápido. Del mismo modo que los capitalistas del libre mercado creen en la mano invisible del mercado, los Dataistas creen en la mano invisible del flujo de datos. A medida que el sistema de procesamiento de datos global se vuelve omnisciente y omnipotente, así la conexión al sistema se convierte en la fuente de todo significado. El nuevo lema dice: “Si tienes algo – grabalo. Si grabas algo – subilo. Si subes algo – compartilo “.

Los dataistas creen, además, que dandóles los suficientes datos biométricos y potencia de cálculo, este sistema abarcará a todo lo que el ser humano podría comprender mucho mejor que como nosotros nos entendemos a nosotros mismos. Una vez que esto suceda, los seres humanos perderán su autoridad, y las prácticas humanistas como las elecciones democráticas se convertirán en algo tan obsoleto como las danzas para la lluvia y los cuchillos de pedernal.

Cuando Michael Gove anunció su breve candidatura para convertirse en primer ministro de Gran Bretaña a raíz del voto Brexit de junio, explicó: “En cada paso en mi vida política sólo me he preguntaba:” ¿Qué es lo que hay que hacer? ¿Qué te dice tu corazón?” es por eso que, de acuerdo con Gove, que había luchado tanto por el Brexit, y por eso se sintió obligado a apuñalar a su antiguo aliado Boris Johnson y ofrecerse la posición de macho alfa a sí mismo – porque su corazón le dijo que lo hiciera.

Gove no está solo en la escucha de su corazón en los momentos críticos. Durante los últimos siglos, el humanismo ha visto al corazón humano como la fuente suprema de la autoridad no sólo en la política sino en cualquier otro campo de actividad. Desde la infancia se nos bombardea con un aluvión de consignas humanistas aconsejándonos: “Escúchate a sí mismo, se fiel a tí mismo, confia en ti mismo, sigue a tu corazón, haz lo que sientas que es bueno.”

© Janne Iivonen

En política, creemos que la autoridad depende de la libre elección del votante común. En la economía de mercado, mantenemos que el cliente siempre tiene la razón. el arte humanista cree que la belleza está en el ojo del espectador; la educación humanista nos enseña a pensar por nosotros mismos; y la ética humanista nos aconseja que si lo sientes como bueno, hay que seguir adelante y hacerlo.

Por supuesto, la ética humanista a menudo se topa con dificultades en situaciones en las que algo que a mi me hace sentir bien a ti te hace sentir mal. Por ejemplo, cada año durante la última década la comunidad LGBT de Israel ha llevado a cabo un desfile gay en las calles de Jerusalén. Es un día único de armonía para esta ciudad en conflicto, ya que es la única ocasión en que los religiosos, judíos, musulmanes y cristianos se encuentran de repente con una causa común – todos ellos se ponen de acuerdo en contra de la marcha gay. Lo que es realmente interesante, sin embargo, es el argumento que utilizan los fanáticos religiosos. Ellos no dicen: “No debe realizar una marcha gay porque Dios prohíbe la homosexualidad.” Más bien, le explican a todas las cámaras de televisión y micrófonos disponible que “ver un desfile gay que pasa por la ciudad santa de Jerusalén hiere a nuestros sentimientos. Así como las personas homosexuales quieren que nosotros respetamos sus sentimientos, deben respetar los nuestros “No importa lo que usted piense acerca de esta intrincada cuestión.; es mucho más importante entender que en una sociedad humanista, los debates éticos y políticos se llevan a cabo en nombre de los sentimientos humanos en conflicto, en lugar de en el nombre de los mandamientos divinos.
*-

Sin embargo, el humanismo se enfrenta ahora a un desafío existencial y la idea de “libre albedrío” está amenazada. Los conocimientos científicos en la forma en que nuestros cerebros y cuerpos trabajan sugieren que nuestros sentimientos no son una cualidad espiritual exclusivamente humana. Más bien, son los mecanismos bioquímicos que todos los mamíferos y las aves utilizan con el fin de tomar decisiones de forma rápida mediante el cálculo de las probabilidades de supervivencia y reproducción.

Contrariamente a la opinión popular, los sentimientos no son lo opuesto a la racionalidad; son la racionalidad evolutiva hecha carne. Cuando un babuino, una jirafa o un humano ve un león, surge el temor, porque un algoritmo calcula la bioquímica de datos relevantes y llega a la conclusión de que la probabilidad de muerte es alta. Del mismo modo, los sentimientos de atracción sexual surgen cuando otros algoritmos bioquímicos calculan que una persona cercana ofrece una alta probabilidad de éxito de apareamiento. Estos algoritmos bioquímicos han evolucionado y mejorado a través de millones de años de evolución. Si los sentimientos de algún antiguo ancestro han cometido un error, los genes que determinan estos sentimientos no pasarán a la siguiente generación.

A pesar de que los humanistas se equivocaron al pensar que nuestros sentimientos reflejaban a algún misterioso “libre albedrío”, hasta ahora el humanismo todavía tiene muy buen sentido práctico. Porque, si bien no había nada mágico sobre nuestros sentimientos, eran, sin embargo, el mejor método en el universo para la toma de decisiones – y ningún sistema externo podría esperar entender mis sentimientos mejor que yo. Incluso si la Iglesia Católica o la KGB soviética me espía a cada minuto de cada día, carecían de los conocimientos biológicos y la potencia de cálculo necesaria para calcular los procesos bioquímicos que dan forma a mis deseos y elecciones. Por lo tanto, el humanismo estaba correcto en decirle a la gente que siguiera a su propio corazón. Si tuviera que elegir entre escuchar la Biblia y escuchar a sus sentimientos, era mucho mejor escuchar a sus sentimientos. La Biblia representa las opiniones y prejuicios de algunos sacerdotes de la antigua Jerusalén. Sus sentimientos, por el contrario, representan la sabiduría acumulada de millones de años de evolución que han pasado las pruebas de control de calidad más rigurosas de la selección natural.

Sin embargo, en la medida que la Iglesia y la KGB le dan paso a Google y a Facebook, el humanismo pierde sus ventajas prácticas. Por ahora nos encontramos en la confluencia de dos ondas de marea científicas. Por un lado, los biólogos están descifrando los misterios del cuerpo humano y, en particular, del cerebro y de los sentimientos humanos. Al mismo tiempo, los informáticos nos están dando un poder de procesamiento de datos sin precedentes. Cuando se ponen a los dos juntos, se obtienen sistemas externos que puedan monitorear y comprender mis sentimientos mucho mejores que yo. Una vez que los sistemas de Big Data me conocen mejor que yo mismo, la autoridad pasará de los seres humanos a los algoritmos. El Big Data a continuación, puede hacer más poderoso al Gran Hermano.

Esto ya ha sucedido en el campo de la medicina. Las decisiones médicas más importantes de tu vida se basan cada vez más no en tus sentimientos sobre tu enfermedad o de tu bienestar, o incluso en las predicciones informadas de tu médico – sino en los cálculos de los equipos que te conocen mejor que tú mismo. Un ejemplo reciente de este proceso es el caso de la actriz Angelina Jolie. En 2013, Jolie se hizo una prueba genética que resultó que llevaba una peligrosa mutación del gen BRCA1. De acuerdo con las bases de datos estadísticos, las mujeres que llevan esta mutación tienen una probabilidad del 87 por ciento de desarrollar cáncer de mama. Aunque en el momento Jolie no tenía cáncer, decidió adelantarse a la enfermedad y someterse a una mastectomía doble. Ella no se sentía enferma, pero sabiamente decidió escuchar a los algoritmos informáticos. “No puedes sentir que algo está mal”, le dijeron los algoritmos “, pero hay una bomba de tiempo en tu ADN. Haz algo al respecto – ahora!

Lo que ya está sucediendo en la medicina es probable que tenga lugar en más y más campos. Comienza con las cosas simples, como qué libro comprar y leer. ¿Cómo los humanistas elegirían a un libro? Ellos van a una librería, vagan entre los pasillos, hojean a un libro y leen las primeras frases de otro, hasta que algún presentimiento los conecta a un tomo en particular. Los Dataistas utilizan a Amazon. Al entrar en la tienda virtual Amazon, aparece un mensaje y me dice: “Yo sé qué libros te gustaron en el pasado. Las personas con gustos similares también tienden a amar a tal o cual libro nuevo “.

Este es solo el comienzo. Los dispositivos como el Kindle de Amazon son capaces de recopilar constantemente datos sobre sus usuarios, mientras están leyendo libros. Kindle puede controlar qué partes de un libro has leído rápidamente, y cuáles de a poco: en qué página te tomaste un descanso, y en cual oración abandonaste al libro, para no volver a recogerlo de nuevo. Si Kindle fuera a ser actualizado con software de reconocimiento facial y sensores biométricos, sabría cómo cada frase influencia en tu ritmo cardíaco y presión arterial. Sabría qué te hizo reír, que te hizo triste, qué te hizo enojar. Listo, los libros te van a leer mientras los estás leyendo. Y aunque te olvides rápidamente de la mayor parte de lo que leíste, los programas de computadoras no tienen por qué olvidarlo. Tales datos, finalmente, deben permitirle a Amazon elegirte libros con una extraña precisión. También le permitirá a Amazon saber exactamente quien eres, y cómo presionarte los botones emocionales.

Esto lleva a una conclusión lógica, y, finalmente, las personas pueden darle a los algoritmos la autoridad para tomar las decisiones más importantes de tu vida, tales como quién casarte. En la Europa medieval, los sacerdotes y los padres tenían la autoridad para elegirte a tu compañero. En las sociedades humanistas le daban esta autoridad a nuestros sentimientos. En una sociedad Dataista le voy a pedir a Google que lo elija. “Escucha, a Google,” Voy a decirle, “John y Paul me están cortejando. Me gustan los dos, pero de una manera diferente, y me es muy difícil tomar una decisión. Teniendo en cuenta todo lo que sabe, ¿qué me aconsejas que haga? ”

Y Google responderá: “Bueno, te conozco desde el día en que naciste. He leído a todos tus emails, grabado a todas tus llamadas telefónicas, y conozco a tus películas favoritas, tu ADN y a toda la historia biométrica de tu corazón. Tengo los datos exactos sobre como continuó en cada fecha, y te puedo mostrar, segundo a segundo las gráficas de tus niveles de frecuencia cardíaca, presión arterial y azúcar cada vez que tuviste una cita con John o Paul. Y, como es natural, los conozco tan bien como a tí. Sobre la base de toda esta información, mis excelentes algoritmos y el valor décadas de estadísticas sobre millones de relaciones ‘- Te aconsejo que vayas con Juan, con una probabilidad del 87 por ciento de que estaras más satisfecha con él a largo plazo.

“De hecho, te conozco tan bien que sé que no te gusta esta respuesta. Paul es mucho más guapo que John y, porque le das a la apariencia externa demasiado peso, en secreto querrías que te dijera que ruera ‘Paul’. Parece importante, por supuesto, pero no tanto como tu piensas. Tus algoritmos bioquímicos – que evolucionaron decenas de miles de años atrás allá en la sabana africana – le dan a la belleza exterior un peso del 35 por ciento en tu calificación global de parejas potenciales. Mis algoritmos – que se basan en la mayoría de los estudios y estadísticas que se están realizando hasta la fecha – dicen que las miradas tienen sólo un impacto del 14 por ciento en el éxito a largo plazo de las relaciones románticas. Así, a pesar de que tomés a la belleza de Pablo en cuenta, así y todo te digo que sería mucho mejor con John “.

“Google no tiene que ser perfecto. No tiene que estar correcto todo el tiempo. Sólo tendrá que ser mejor que mí promedio. Y eso no es tan difícil, porque la mayoría de la gente no se conoce muy bien a sí misma, y la mayoría de la gente suele cometer errores terribles en las decisiones más importantes de su vida.

La visión del mundo de los Dataistas es muy atractiva para los políticos, los hombres de negocios y los consumidores ordinarios, ya que ofrece tecnologías innovadoras y un inmenso nuevo poder. Para quienes temamos perder nuestra privacidad y nuestra libre elección, cuando los consumidores tengan que elegir entre mantener su privacidad y tener acceso a una salud muy superior – la mayoría elegirá la salud.

. . .

Para los estudiosos e intelectuales, el Dataismo promete proporcionarles el Santo Grial científico que nos ha eludido durante siglos: una sola teoría general que unifica a todas las disciplinas científicas, desde la musicología a través de la economía, todo el camino hasta la biología. De acuerdo con el Dataismo, la Quinta Sinfonía de Beethoven, una burbuja bursátil y el virus de la gripe son sólo tres patrones del flujo de datos que pueden ser analizados usando los mismos conceptos y las mismas herramientas básicas. Esta idea es muy atractiva. Le da a todos los científicos un lenguaje común, construye puentes sobre brechas académicas y exporta fácilmente las ideas través de las fronteras disciplinarias.

Por supuesto, al igual que los anteriores dogmas que todo lo abarcan, el Dataismo, también, puede estar fundado en una interpretación errónea de la vida. En particular, el Dataismo no tiene respuesta al notorio “difícil problema de la conciencia”. En la actualidad estamos muy lejos de explicar a la conciencia en términos de procesamiento de datos. ¿Por qué cuando miles de millones de neuronas en el cerebro disparan señales particulares entre sí, aparece una sensación subjetiva de amor, miedo o ira? No tenemos una pista.

Pero incluso si el Dataismo está equivocado acerca de la vida, todavía puede conquistar al mundo. Muchos credos anteriores ganaron una enorme popularidad y poder a pesar de sus errores de hecho. Si el cristianismo y el comunismo podían hacerlo, ¿por qué no el Dataismo? El Dataismo tiene especialmente buenas perspectivas, ya que atraviesa actualmente a todas las disciplinas científicas. Un paradigma científico unificado puede convertirse fácilmente en un dogma incuestionable.

Si no te gusta, y deseas permanecer fuera del alcance de los algoritmos, es probable que haya sólo un consejo para ti, dar el que aparece más antiguamente en el libro: conócete a tí mismo. Al final, se trata de una cuestión empírica simple. Siempre y cuando tengas un mayor conocimiento y auto-conocimiento que los algoritmos, tus opciones serán aún superiores y mantendrás al menos alguna autoridad en tus manos. Si los algoritmos, sin embargo, parecen estar en condiciones de hacerse cargo, es principalmente porque la mayoría de los seres humanos casi no se conocen en absoluto.

Yuval Noah Harari es la autora de ‘Homo Deus: Una breve historia del futuro “ , publicado por Harvill Secker el 8 de septiembre estará hablando en Londres, Cambridge, Manchester y Bristol. Para obtener más información, visite po.st/HomoDeusEvents