LAS DIFERENCIAS DE LA CORRUPCIÓN (II) por Alejandro Olmos Gaona

Grupo en Facebook del Grupo de Reflexión Rural
Hace unos días escribí la primera nota sobre este tema y en ella planteaba: “Creo que es necesario observar, la sideral diferencia que existe entre la corrupción ocasional que vemos hoy, con la corrupción estructural, que no se advierte, porque está tan enraizada, que pareciera formar parte de la naturaleza de las cosas, prolijamente silenciada por los medios, y por gran parte de la dirigencia política. Esa corrupción estructural es parte del sistema capitalista que nos rige, donde se privilegia el abuso de poder, la exponencial transferencia de recursos de los más pobres hacia los más ricos, la inequidad, las ganancias desmedidas de los poderosos que utilizan todos los medios a su alcance en esa carrera desmesurada por enriquecerse cada día más. Quienes son: las grandes empresas transnacionales, los grupos financieros concentrados, los que manejan los resortes de la economía y pueden manipular a su antojo las diferentes variables que pueda producirles la rentabilidad que necesitan.
Pero ocurre que esos grupos y sus hombres emblemáticos, y aun aquellos que pasan desapercibidos, forman parte de una estructura que hace alarde de transparencia, de necesaria seguridad jurídica, de marcos de libertad para negociar, de no intervención del Estado en la esfera privada. Son los que en nuestro país algunos han llamados “capitanes de la industria” y respecto a las empresas importantes “empresas a las que les interesa el país” como decía un célebre aviso publicitario. Tales pretensiones empresariales resultan útiles para encubrir todo tipo de negociaciones espurias, evasiones fiscales, monopolios, transferencia de deudas ficticias al Estado, contrabando de bienes, manipulaciones financieras, sometimientos externos y una amplia gama de actividades que forman parte de un sistema esencialmente corrupto, pero cuya corrupción no se advierte, porque como decía está naturalizada y forma parte del sistema.
Presumo, que muchos de los que leyeron esta nota, habrán enarcado las cejas, diciendo “pura subjetividad de Olmos” o “su nota minimiza los escándalos que se están conociendo” Otros habrán considerado que lo ocurrido en los últimos 12 años puede considerarse estructural, y que hago comparaciones forzadas. Podría ser así, considerando que mis reflexiones son simples interpretaciones de la realidad, extremadamente discutibles, pero ocurre que tengo por costumbre en mis investigaciones, ceñirme a datos estrictos y no divagaciones teóricas, y eso me permite afirmar algunas cosas con la seguridad que se fundan en hechos absolutamente incontrovertibles.
Hace meses, que todos los días se encuentran nuevos dineros de Lázaro Báez y Cristóbal López; sociedades diversas, cuentas en el exterior, sospechosos viajes de su familia, alquileres injustificados. De allí surgen las vinculaciones con la ex presidenta, y aparecen más de cinco millones de dólares en cajas de seguridad (declarados, pero también sospechados), negocios varios a los que se unen los bolsos del otro López, los manejos del arquitecto de Vido y enriquecimientos de diversa factura. Aunque todo se investiga, ya la sociedad ha efectuado su condena debido a que los medios más importantes, todos los días muestran algún hallazgo nuevo para mostrar la corruptela de un gobierno.
Es muy cierto, que algunas de las cosas que se conocen producen asombro e irritación ante la impunidad de los sujetos que se enriquecieron, pero también me llama la atención como “La Nación” y “Clarín” adelantan futuros procesamientos y condenas, como si fueran parte de las causas, o los instructores del proceso y los fiscales, anunciaran confidencialmente a estos medios las cuestiones procesales a resolver. En resumen: cunde el horror ante lo que se va conociendo, las buenas (y no tan buenas) gentes se rasgan las vestiduras por “el gobierno que hemos tenido” y los empresarios respiran, porque las cosas han cambiado, y ahora van a tener la seguridad de hacer mejores negocios que en la década pasada, aunque los grandes grupos económicos siempre los hicieron.
Lo que me llama la atención, es que esos apóstoles de la libertad de expresión (La Nacion y Clarin) y sus escribas más connotados: Morales Sola, Pagni, Sirven y Fernández Díaz, que tanto escudriñan sobre hechos del pasado, guarden un impenetrable silencio sobre esa corrupción estructural a la que me he referido, y a la que seguramente sirven, y no porque no la conozcan, sino porque es parte esencial del sistema que defienden y que ningún magistrado se atrevió a desentrañar, mostrando la complicidad del Poder Judicial, que salvo honrosas excepciones, trato siempre que las grandes defraudaciones contra el Estado no se investigaran nunca, y cuando alguien intento llevar alguna denuncia a los tribunales, dejaron que todo se prescribiera, y no cumplieron el deber que la Constitución les impone.
Para despejarle la memoria a muchos que la tienen nebulosa, y para alertar a los que no saben, me parece interesante mostrar algunas cifras de esa corrupción estructural, respecto a lo cual los delitos que puedan probarse de la década pasada van a resultar insignificantes.
En el año 1985, el Banco Central informaba al Juzgado Federal N° 2 cuales eran los principales deudores del sector privado, en millones de dólares:

  • COGASCO 1.347.980.000
  • AUTOPISTAS URBANAS S.A. 951.104.000
  • CELULOSA ARGENTINA 836.243.000
  • ACINDAR S.A. 649.149.000
  • BANCO RIO 520.112.000
  • ALTO PARANA S.A. 424.835.000
  • BANCO DE ITALIA Y RIO DE LA PLATA 388.000.000
  • BANCO DE GALICIA 293.328.000
  • BRIDAS S.A 238.290.000
  • ALPARGATAS S.A. 227.438.000
  • CITIBANK 213.000.000
  • CIA NAVIERA PEREZ COMPANC 210.599.000
  • DALMINE SIDERCA 186.000.000
  • BANCO FRANCÉS 184.200.000
  • PAPEL DE TUCUMÁN 176.067.000
  • JUAN MINETTI S.A. 172.506.000
  • BANCO MERCANTIL ARGENTINO 167.000.000
  • ALUAR 162.811.000
  • BANCO GANADERO 157.300.000
  • CELULOSA PUERTO PIRAY 156.433.000
  • BANCO DE CREDITO ARGENTINO 152.878.000
  • BANCO COMERCIAL DEL NORTE. 137.000.000
  • BANCO DE LONDRES 135.305.000
  • BANCO TORNQUIST 134.247.000
  • BANCO ESPAÑOL 134.000.000
  • SADE 125.000.000
  • SEVEL (grupo Macri) 124.142.000
  • BANCO DE QUILMES 123.425.000
  • PARQUES INTERAMA 119.087.000
  • CIA. DE PERFORACIONES RIO COLORADO 118.980.000
  • SWIFT ARMOUR 114.747.000
  • IBM 108.513.000
  • BANCO SUDAMERIS 107.000.000
  • FIRST NATIONAL BANK OF BOSTON 103.000.000
  • ASTRA A. EVANGELISTA 102.646.000
  • MERCEDES BENZ 92.122.000
  • BANCO DE CREDITO RURAL 92.000.000
  • DEUSTCHE BANK 90.000.000
  • INDUSTRIAS METALURGICAS PESCARMONA 89.040.000
  • BANCO ROBERTS 89.000.000
  • BANCO GENERAL DE NEGOCIOS 87.290.000
  • ALIANZA NAVIERA ARGENTINA 81.943.000
  • PROPULSORA SIDERURGICA ( GupoTechint) 80.723.000
  • FORD MOTOR ARGENTINA 80.420.000
  • MASSUH S.A. 79.677.000
  • CONTINENTAL ILLINOIS NATIONAL BANK 75.933.000
  • BANCO SHAW 72.875.000
  • PIRELLI S.A. 70.400.000
  • DEERE AND COMPANY 68.826.000
  • CEMENTOS NOA 67.022.000
  • BANCO SUPERVIELLE 65.200.000
  • ALIMENTARIA SAN LUIS 65.149.000
  • LOMA NEGRA 61.758.000
  • SELVA OIL INCORPORATED 61.438.000
  • MACROSA 60.925.000
  • SIDECO AMERICANA (grupo Macri) 60.751.000
  • CHASE MANHATTAN BANK 60.499.000
  • BANK OF AMERICA 59.353.000
  • ASTRA CIA ARGENTINA DE PETROLEO 58.888.000
  • DEMINEX ARGENTINA 57.190.000
  • INDUSTRIAS PIRELLI 56.074.000
  • ESSO 54.506.000
  • LA FENICE S.A. 53.397.000
  • MANUFACTURERS HANOVER TRUST 53.089.000
  • PETROQUIMICA COMODORO RIVADAVIA 52.240.000
  • CIA. GENERAL FABRIL FINANCIERA 51.479.000
  • PANEDILE ARGENTINA 51.202.000
  • FIAT (grupo Macri) 51.000.000
  • BANCO PROVINCIA DE BUENOS AIRES 50.000.000
  • OTROS 11.116.052.000

Esa deuda sumaba 23.000 millones de dólares, que, a dólares de hoy, resultan una cifra escalofriante.
Esa deuda privada fue precariamente investigada en una parte, y los auditores del Banco Central mostraron la existencia de todo tipo de ilícitos en su conformación, la auditoría desapareció y hasta la fecha nadie sabe dónde fue a parar. Pude reconstruirla en parte debido a los testimonios brindados por algunos auditores en el Juzgado federal, y por los documentos que ellos acompañaron. A pesar del escándalo de ese perverso endeudamiento que hipotecó a varias generaciones de argentinos, al haber sido trasladado al Estado nacional, los grandes medios siempre guardaron silencio y los empresarios beneficiados (verdaderos delincuentes) son los que nutren las reuniones de IDEA y otras tantas asociaciones que defienden hipócritamente la transparencia de los negocios y hablan contra la corrupción.
Esa deuda fue pagada escrupulosamente por todos los argentinos, desde su estatización en 1982 a través de nuevas negociaciones, abultados pagos de intereses, comisiones que se llevaron una parte sustancial del ahorro nacional. Pero hay más, porque aquí no acaba esta monumental estafa que, a pesar de estar debidamente probada, la justicia la tiene sepultada en los archivos de Comodoro Py,
A este listado de deudores, cabe agregar otros, que recibieron avales del Estado, no solo durante la dictadura, sino desde 1983 hasta 1988. El listado de la Superintendencia del Tesoro que enviara al Juzgado Federal es muy extenso, por lo cual solo quiero destacar los más importantes, también en millones de dólares:

    • AUSTRAL LINEAS AEREAS 1.025.000.000
    • AUTOPISTAS URBANAS 1.239.000.000
    • ALTO PARANA S.A. 643.000.000
    • PAPEL DE TUCUMÁN (grupo Bridas) 513.000.000
    • COVIMET S.A. 512.000.000
    • POLISUR S.A. 182.000.000
    • INDUPA S.A. 141.000.000
    • CELULOSA PUERTO PIRAY 308.000.000
    • PARQUES INTERAMA 167.000.000
    • ACINDAR S.A. 149.000.000
    • DALMINE SIDERCA ( grupo Techint) 67.000.000

Una significativa parte de esos avales no fueron pagados por parte de las empresas, debido a lo cual el Tesoro Nacional debió hacerse cargo de las deudas de Alto Paraná S.A., Celulosa Puerto Piray S.A, Acindar S.A., Papel de Tucumán, IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona, Autopistas Urbanas, Parques Interama, Papel Prensa S.A (Clarin-La Nación) entre otras. Ni el Banco de la Nación Argentina, ni el Banco Nacional de Desarrollo, como entidades financieras que tomaron a su cargo los aspectos operativos de los avales, iniciaron acciones tendientes al recupero de las sumas pagadas oportunamente, ni se acogieron al beneficio de excusión. Nuevamente e Estado debió afrontar esas deudas, es decir toda la comunidad.
Para finalizar con estos detalles, que hacen a la estructura económica del país, afectado por los mal llamados “empresarios” quería citar que la Comisión Investigadora, creada por Decreto 1901/90 determinó que desde 1980 hasta 1990, el Banco Central tuvo pérdidas del orden de los 105.000 millones de dólares, y como contrapartida los beneficiarios, fueron siempre los mismos: aquellos que falsamente dicen “Que les interesa el país”, pero no vacilan en saquearlo. Esta investigación, quedo como tantas otras sepultada en el olvido, y después de rastrearla durante mucho tiempo, por parte del Secretario instructor del Juzgado Comercial N° 2, en diversos ministerios, donde nadie sabía nada, se consiguió una copia de la misma, que se encontraba en la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas.
Después de ver estas cifras, supongo que nadie tendrá dudas, de la enorme diferencia entre los negocios corruptos de la década pasada, y esta corrupción estructural que atraviesa décadas de la historia argentina.
En unos meses, en un libro que estoy terminando, habrá un minucioso detalle de las investigaciones, de los intervinientes y de los mecanismos que se utilizaron para defraudar a la Nación
Buenos Aires, julio 27 de 2016

ALEJANDRO OLMOS GAONA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s