La desigualdad no cae con la tecnología.

Fuente: Jornal Valor

Autor: Gustavo Brigatto

El uso de la tecnología es comúnmente citada como un factor de nivelación entre países y clases sociales, para facilitar el acceso a la información y promover así el desarrollo de nuevos negocios. Pero lo que está sucediendo en la práctica, en el mundo, no lo es.

De acuerdo con Soumitra Dutta, un investigador en la Universidad de Cornell de EE.UU., sólo aquellos que tenían un mayor acceso a la educación y los más ricos están consiguiendo superar el máximo provecho de las ofertas tecnológicas. “El hecho de que las personas tengan acceso a los teléfonos celulares, no significa que tengan los conocimientos suficientes para utilizar las aplicaciones o el acceso de banda ancha para aprovechar todas las posibilidades que se le ofrecen, dijo Dutta durante una conferencia en la CMTI, el Congreso de Tecnología que se extiende hasta el miércoles en Brasilia.

Según él, el hecho de que la tecnología evolucione muy rápido significa que hay una brecha entre las inversiones realizadas por los países más ricos y los más pobres. En la evaluación del investigador, la facilidad de hacer negocios en una escala global es también un factor que crea desigualdad, ya que las empresas con más recursos pueden ser más competitivas que los competidores locales, lo que les da ventajas. “Si usted no tiene una buena educación, no tienen buena infraestructura, incluso si le doy tecnología, usted no será capaz de sacar el máximo provecho de ella”, dijo.

En la evaluación de Dutta, sólo siete países han aprovechado el impacto económico interpuesto por el uso de la tecnología: Finlandia, Suiza, Suecia, Israel, Singapur, los Países Bajos y los Estados Unidos. El progreso económico proporcionado por el uso de la tecnología sólo es posible, de acuerdo con el investigador, cuando hay una visión clara de la importancia estratégica de este tema para el país.

Se comparó el caso con el presidente ejecutivo de GE que está tratando de hacer que la empresa, para adaptarse a la gigante industrial en un mercado donde la generación y el análisis de los datos es tan buena como la venta de un producto físico. “Se necesita tiempo y dedicación. Tome el caso de Singapur, que lo están haciendo por más de 20 años. Y son pequeños. Brasil está tratando de hacer esto durante cinco años. La consistencia también es muy importante”, dijo.

Para Dutta, Brasil tiene una mentalidad mucho más industrial que digital, eso es un problema. El país, dijo, debe aprovechar su vocación en el sector agrícola para desarrollar tecnologías avanzadas en este campo, con el análisis de datos y el uso de dispositivos conectados (IOT-Internet de las Cosas por sus siglas en inglés). “Al igual que Israel, que ha desarrollado una industria de alta tecnología”, dijo.

Durante el congreso, la Agencia de Desarrollo del Distrito Federal, Terracap, anunció la creación de Bio TIC, un parque tecnológico que se instalará en Brasilia con capacidad para albergar a 1.200 empresas. Se espera generar hasta 25.000 puestos de trabajo directos en áreas como biotecnología, nanotecnología, salud, cosméticos, entre otros segmentos, según Julio César Reis, presidente de Terracap.

La construcción del parque será financiado a través de un fondo de inversión (FIP) creado específicamente para este propósito. Según Reis, la FIP tendrá $ 3 mil millones en recursos. De este total, R $ 1,4 mil millones serán aportados por Terracap en forma de una terreno de 90 hectáreas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s