La decisión del Reino Unido sobre los conductores de Uber: ¿qué nos enseña?

Fuente:Jota.Info

Por Ana Frazão Ex-consejera del Cade. Profesora de Derecho Civil y Comercial en la Universidad de Brasilia Abogada

bigbenlondoneye


Para llegar a la conclusión de la existencia del vínculo laboral (dependent work relationship), el Tribunal, analizó preliminarmente, con cuidado el negocio de Uber, frente al argumento de la empresa de que sólo presta servicios de tecnologia. Ya al comienzo de sus fundamentos, el Tribunal advierte que cualquier organización (i) que gerencie a una empresa en cuyo “corazón” está la función de transportar personas en vehículos motorizados, (ii) que opere en parte por medio de una compañía que busca desviarse de las responsabilidades “reguladas” aplicables a los transportadores privados – o sea, los PHV – Private Hire Vehicle – operators [Operadores Privados de los Vehículos]– pero (iii) que exija de los conductores y pasajeros que estén de acuerdo, por medio de un contrato, que ella no proveé el servicio de transporte y (iv) recurra, en sus documentos y cláusulas contractuales, a ficciones, lenguaje torcido (twisted language) y nuevas terminologias (brand new terminology) merece cierto grado de escepticismo.

Al profundizar el mérito, el Tribunal consideró que es claro que Uber ofrece el servicio de transporte y emplea a los conductores para este fin, llegando a afirmar que la defensa de la empresa, buscando negar tal hecho, tendria algo de ridículo: “The notion that Uber in London is a mosaic of 30,000 small businesses linked by a common platform is to our minds faintly ridiculous.”[La idea de que Uber en Londres es un mosaico de 30.000 pequeñas empresas ligadas por una plataforma común es para nuestras mentes un poco ridículo]

Un punto importante para desconstruir la tesis de que a Uber seria un mero intermediador es que los conductores no pueden negociar con los pasajeros, excepto para reducir la tarifa determinada por Uber. De esta manera, el contrato entre el conductor y el pasajero seria, en verdad, pura ficción: “For all these reasons, we are satisfied that the supposed driver/passenger contract is a pure fiction which bears no relation to the real dealings and relationships between the parties.”[Por todas estas razones, estamos convencidos de que el supuesto contrato del conductor / pasajero es una pura ficción que no guarda relación alguna con las relaciones y relaciones reales entre las partes]

Entre los innerables aspectos explorados por el Tribunal para justificar la grande ingerencia de Uber sobre sus conductores y la consecuente existencia de la relación de trabajo, se encuentran los siguientes: (i) el hecho de que Uber entreviste y reclute a conductores; (ii) el hecho de que Uber controle la información esencial (especialmente el apellido del pasajero, información de contacto y destino pretendida), excluyendo al conductor de esta información; (iii) el hecho de que Uber exija que sus conductores acepten viajes y/o no cancelen viajes, asegurando la eficaia de esta exigencia por medio de la desconexión de los conductores que violaren tales obligaciones; (iv) el echo de que Uber determine la ruta estándar; (v) el hecho de que Uber fije la tarifa y que el conductor no pueda negociar un valor mayor con el pasajero; (vi) el hecho de que Uber imponga innumerables condiciones a los conductores (como la elección limitada de vehículos aceptables), así como instruir a los conductores sobre como hacer su trabajo y, de varias maneras, controlarlos en la ejecución de sus deberes; (vii) el hecho de que Uber sujete a los conductores, por medio del sistema de rating[calificación del conductor], a determinados parámetros que enyesarán los procedimientos gerenciales o disciplinarios; (viii) el hecho de que Uber determine temas sobre descuentos, muchas veces sin siquiera involucrar a los conductores cuya remuneración será afectada; (ix) el hecho de que Uber acepte el riesgo de la pérdida; (x) el hecho de que Uber detenga las quejas de los conductores y de los pasajeros; y (xi) el hecho de que Uber se reserve el poder de alterar unilateralmente los t[erminos contractuales en relación a los conductores.

Todos estos hechos fueron considerados para mostrar que, no habiendo propriamente un contrato entre el conductor y el pasajero, el foco de la relación, en lo que dice al respecto al conductor, es el contrato que lo une a Uber, por medio del que el primero, mediante compensación, se torna disponible para transportar a pasajeros de la última. Así, seria absurdo, en tales circunstancias, imaginar a Uber como cliente del conductor: “And if there is a contract with Uber, it is self-evidently not a contract under which Uber is a client or customer of a business carried on by the driver. We have already explained why we regard that notion as absurd.”[
Y si hay un contrato con Uber, evidentemente no es un contrato bajo el cual Uber es un cliente o cliente de un negocio llevado a cabo por el conductor. Ya hemos explicado por qué consideramos esta noción como absurda]

De esta manera, el Tribunal entendió que, en la medida en que el contrato formal entre Uber y sus conductores no correspondia a la realidad, ya que el verdadero acuerdo entre las partes estaria localizado en el campo de las relaciones de trabajo dependiente (dependent work relationship), el ajuste firmado entre las partes podria ser desconsiderado: “(…) it follows all of the above that the terms on which Uber rely do not correspond with the reality of the relationship between the organisation and the drivers. Accordingly, the Tribunal is free to disregard them.”

Yendo más allá, el Tribunal llegó a afirmar que el contrato formal entre Uber y sus conductores se derivaría de las maquinaciones de ejércitos de abogados, en la medida en que no representaria adecuadamente los derechos y obligaciones de ambos lados: “This is, we think, an excellent illustration of the phenomenon of which Elias J warned in the Kalwak case of “armies of lawyers” contriving documents in their clients’ interests which simply misrepresent the true rights and obligations of both sides.”[Esto es, pensamos, una excelente ilustración del fenómeno que Elías J advirtió en el caso de Kalwak “ejércitos de abogados” inventando documentos a favor de los intereses de sus clientes que simplemente deforman los verdaderos derechos y obligaciones de ambas partes “. >]

Establecidas estas premisas, el Tribunal consideró que los conductores obviamente no están “trabajando” cuando la aplicación está desconectada. Mientras, (i) cuando la aplicación está conectada y el conductor (ii) está dentro del territorio en el que está autorizado a trabajar y (iii) tiene disponibilidad para aceptar viajes, él está trabajando para Uber bajo contrato de trabajo (worker contract). La disponibilidad del conductor fue considerada indispensable para el modelo de negocios de Uber, que, para mantener un servicio de excelencia, necesita de un pool de conductores que pueda llegar rapidamente a sus usuarios: “Being available is an essential part of the service which the driver renders to Uber.”[Estar disponibles es una parte esencial del servicio que el conductor le ofrece a Uber]

La descripción de los puntos fundamentales de la decisión del Reino Unido muestra el intento del Tribunal de, en lugar de rendirse unicamente a las formas contractuales y al lenguaje de los respectivos instrumentos, buscar la esencia del negocio desarrollado por Uber y de as relaciones con los conductores. Por esta razón, el caso puede ser visto como un excelente ejemplo de aplicación del principio de primacía de la realidad de la forma, tan caro para la regulación jurídica de la economía.

No se está, con tal afirmación, negando la complejidad de la actividade desarrollada por Uber ni los innumerables aspectos de innovación y eficiencia que están por trás del referido modelo de negocios. No se está ni siquiera afirmando la plena concordancia con todos los fundamentos expuestos por el Tribunal británico.

En verdad no está en discusión en el momento, por lo menos de forma directa, el tema de los innumerables beneficios derivados de modelos de negocios como Uber, muchos de ellos trascienden las ventajas individuales dos usuários. De la misma forma, no están en discusión varias de las preocupaciones que igualmente derivan de tal modelo de negocios, como las competencias. Al final, si los conductores no son empleados de Uber, sino transportadores autónomos e independientes, se tiene que el servicio de Uber involucra a la coordinación de agentes económicos independientes, incluso para efectos de la precificación, lo que puede generar graves preocupaciones competitivas.

Se hacen tales advertencias para dejar en claro que el objetivo del presente artículo no es desarrollar, con profundidad, todos los aspectos positivos y negativos de negocios como el de Uber. Lo que se quiere resaltar es que, independientemente de tales temas – e independientemente del acuerto o no de todos los fundamentos invocados por el Tribunal británico – la preocupación de asegurar el principio de la primacía de la realidad de la forma debe ser enaltecida, pués esta es la única forma de, en un mundo cada vez más complejo y sofisticado, pretender regular la actividad empresarial de forma adecuada y coherente.

En efecto, si una de las mayores finalidades de la regulación jurídica de la economia es la de encontrar el equilibrio entre poder y responsabilidad, es cierto que tal objetivo sólo puede ser alcanzado si los reguladores y tribunales pudiesen entender quién, de hecho, ejerce el poder empresarial y de que manera lo hace, objetivo que exige la necesaria confrontación entre los arreglos contractuales creados por las partes y lo que estosr representan efectivamente en términos de ejercicio de poder.

En el ejemplo mencionado, analizando a todas las circunstancias de hecho, el Tribunal británico entendió que la situación jurídica creada por los instrumentos contractuales era mera ficción, totalmente desconectada de la realidad, motivo por el que es esta, la realidad, la que deberia prevalecer.

Tal lección parece muy pertinente a la realidad brasileña actual, en que, con el ansia de la flexibilización de las relaciones laborales, se ha buscado alejar o incluso negar el princípio de la primacía de la realidad aunque por medio de subterfugios legislativos.

Es lo que ocurre con algunos proyectos de ley que tratan de disciplinar servicios de transporte como Uber en Brasil y que ya predeterminan que el conductor o debe ser considerado profesional autónomo o debe ser considerado empreendedor individual, así como ya predeterminan que los proveedores de red de intercambio, en casos así, no se califican como empresas prestadoras de servicios de transporte.

Sin embargo, tales situaciones, exactamente porque se presumen nuevas, diferentes o peculiares, necesitan ser identificadas por medio de criterios materiales idóneos para distinguirlas de las hipótesis de trabajo subordinado. Si así no lo fuera, el legislador está simplemente dándole la espalda a la realidad, dejándose seducir por una definición apriorística que puede no tener ningún respaldo con la realidad.

Outro grande problema das definiciones apriorísticas y fechadas do legislador nesta seara es a de serem incompatíveis con as nociones de obrigación como processo y de boa-fé objetiva, tão caras aos contratos de longo prazo, na medida em que ressaltam que obrigaciones contratuais não podem ser cristalizadas no instrumento contratual inicial, até porque o comportamento superveniente das partes pode alterá-las consideravelmente. Assim, mesmo una relación que começa sendo una parceria pode transformar-se em relación de trabalho subordinado ao longo do tempo. Consequentemente, definiciones apriorísticas, como as aqui discutidas, acabam sendo verdadeiras “camisas-de-força”, aprisionando a realidade, mesmo que ao custo da sua completa distorción.

Todas estas consideraciones muestran que lo que más tenemos para aprender con el ejemplo del Reino Unido es que, cualquiera que sea la forma de regulación de los nuevos servicios, esta no puede desconsiderar a la realidad, que debe prevalecer siempre que los arreglos contractuales formales de ella se distancien. De la misma forma, la realidad no puede ser negada o alejada por medio de subterfugios legales que no tiene otra finalidad sino la de impedir el reconocimiento de relaciones que, desde el punto de vista material, son relaciones de trabajo subordinados.

Aunque la decisión del Reino Unido esté lejos de cerrar la compleja discusión sobre cómo los nuevos servicios deben ser regulados en áreas importantes, como la laboral, sirve de alerta para que el tema sea enfrentado en Brasil de la forma adecuada: a partir del examen atento de la realidad y no basados en el camino más fácil, sin embargo traicionero, de los rótulos, formas o apariencias.


Interesante para recordar y tenerlo a mano, cuando llegan todos estos servicios de la Sharing Economy:

Principio de primacía de la realidad

Principio de primacía de la realidad
En Derecho laboral, este criterio protector significa que en caso de discordancia entre lo que ocurre en la práctica y lo que surge de los documentos o acuerdos, debe darse preferencia a lo primero, es decir, a lo que sucede en el terreno de los hechos. 1 (siempre que sea en beneficio del trabajador)

Este criterio se fundamenta en la inferioridad del trabajador, quien puede ser objeto de abusos que sólo pueden subsanarse con la primacía de los hechos sobre las formas, las formalidades. La principal manifestación de este criterio se da cuando se trata de disimular a un trabajador subordinado baja la apariencia de ser un trabajador independiente contratado a honorarios. Los desajustes entre los hechos y la forma pueden tener distintas causas:

a)Intención deliberada de fingir o simular una situación jurídica distinta de la real.
b)Provenir de un error.
c)Por falta de actualización de datos.
d)Falta de cumplimiento de requisitos formales.
Wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s