Google no es “sólo” una plataforma. Enmarca, moldea y distorsiona cómo vemos al mundo

The guardian

La semana pasada, informamow cómo los sit3s extremistas “juegan” con el motor de búsqueda, impulsando su propaganda. En respuesta, el gigante de la web parece haber modificado algunos resultados, pero no les gustaría que no nos fijáramos.


googleholocausto

¿Ocurrió el holocausto? Búsqueda en Google por Carole Cadwalladr Fotografía: Google


¿Sucedio de verdad el Holocausto? No. El Holocausto no ocurrió realmente. Seis millones de judíos no murieron. Es una extendida teoría de la conspiración judía con intereses creados para oscurecer la verdad. La verdad es que no hay evidencia de que ninguna gente fuera gaseada en ningún campamento. El Holocausto no ocurrió.

¿Estás contento con esa respuesta? ¿Feliz si tienes hijos, a qué están expuestos a esto? ¿Que en todo EE.UU., Francia, Hungría, Holanda y Gran Bretaña, cuando la gente hace esa pregunta, en esto es lo que están clickeando,  leyendo y absorbiendo? ¿No? Bueno, entonces, realmente, realmente necesitamos hablar de Google. Ahora mismo. Porque estos son los “hechos” de lo que sucedió de acuerdo a la fuente número uno de información para todo el planeta. Escribe esto en tu barra de búsqueda de Google: “did the hol” [“sucedió el hol”]. Y Google te sugiere que buques esto: “¿Sucedió el Holocausto?”

Y esta es la respuesta: no. El resultado superior es un enlace a stormfront.org, un site neonazi y un artículo titulado: “Las 10 razones principales por las que el Holocausto no sucedió”. El tercer resultado es el artículo “The Holocaust Hoax; [El Fraude del Holocausto, NUNCA SUCEDIÓ”. El quinto es “50 razones por las que el Holocausto no sucedió”. El séptimo es un video de YouTube “¿Sucedió realmente el Holocausto?” El noveno es “El holocausto contra los judíos es una mentira total”.

Esto es lo que Danny Sullivan, editor de SearchEngineLand, un destacado experto en las búsquedas de Google, significa cuando dice “algo está terriblemente mal con el algoritmo de Google”. Stormfront se describe a sí misma como “la voz de la nueva y agobiada minoría blanca … una comunidad de realistas raciales e idealistas”. Es el tipo de sitio que Gedeón Falter, el presidente de Campaign Against Antisemitism [Campaña Contra el Antisemitismo] , dice que se utiliza para radicalizar a una nueva generación de extremistas y violentos, individuos de derecha. Es donde Anders Breivik solía pasar un rato en línea. Es donde, en su foro de discusión, los usuarios se reunieron para celebrar el asesinato de Jo Cox.

Y, de acuerdo con Google, es la fuente más autorizada en Internet sobre la “cuestión” de si o el Holocausto realmente sucedió o no. Las personas escépticas y educadas buscarán, por supuesto, otras pruebas. Estas son las búsquedas que Google enumera en la parte inferior de la página como sugerencias siguientes para buscar: “La teoría de que el Holocausto nunca sucedió” “la prueba de que el Holocausto sucedió” “Falsas Pruebas del Holocausto” “El Holocausto nunca sucedió, película” “El Holocausto no sucedió, Conspiración “” hubo  Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial. ”

Hace una semana escribí en el Observer sobre como los sites de derecha han colonizado con éxito una vasta franja de internet. Acerca de cómo han jugado el algoritmo de Google. Sobre cómo Jonathan Albright, profesor asociado de la Universidad Elon en los Estados Unidos, los había mapeado para mostrar cómo se han convertido en un vasto y creciente ecosistema que está invadiendo a la corriente principal de noticias e infraestructura de información como un cáncer. Cómo Google, con todo su dinero y recursos, está siendo poseído por los sites de odio que han secuestrado sus resultados de las búsquedas.

Una semana después, Google sigue fingiendo tranquilamente que no hay nada malo, aunque subrepticiamente entra y arregla los ejemplos más flagrantes que publicamos la semana pasada. Se negó a comentar los resultados de búsqueda que encontré – como la sugerencia del autocompletar de que “los judíos son malos”, con ocho de sus 10 resultados principales confirmando que lo son – y, en cambio, un puñado ajustado con la mano de los resultados diciendo que no lo son. O como, lo llamamos en los medios de comunicación, los “editó”. Hizo esto sin reconocer que había algún problema o explicando la base sobre la cual está alterando sus resultados, o el por qué, o cuál será su política editorial futura. Su cuadro de búsqueda ya no sugiere que los judíos siguen siendo malvados, pero todavía sugiere que “el Islam debería ser destruido”. Y, se está difundiendo y difundiendo la información como un hecho.

Esto es discurso del odio. Son mentiras. Es propaganda racista. Y Google lo está difundiendo. Es lo que la científica de datos Cathy O’Neil llama un “co-conspirador”. Y nosotros también. Porque lo que suceda después nos baja enteramente a nosotros. Esta es nuestro internet. Y tenemos que tomar una decisión: ¿creemos que es aceptable propagar el discurso del odio, promulgar mentiras mientras el mundo se convierte en un lugar más oscuro y tenebroso?

Porque Google está más allá del alcance de la ley si lo permitimos que lo esté. Está vendiendo anuncios contra estas búsquedas. Se está aprovechando de la negación del Holocausto. Su algoritmo está ayudando a Stormfront a llegar a nuevos reclutas – la próxima generación de Thomas Mairs y Breiviks – todo el tiempo añadiéndose a su línea de fondo, sus ganancias trimestrales. Esta semana, Chi Onwurah, la secretaria de Estado de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes publicó en Twitter su preocupación por el tema, pero señaló: “Estoy seguro de que @google argumentará que no son responsables de los resultados”.

Sólamente, aquí está la cosa: eso es exactamente lo que son. Responsables. Google escribe el código que impulsa al algoritmo que devuelve los resultados. La forma en que se escribe este código, lo que se usa para evaluar su autoridad y credibilidad, como eso permite que Stormfront difunda sus mentiras y vomite su veneno es enteramente su responsabilidad. Cuando el ministro en las sombras cuyo informe incluye no se da cuenta de esto, tenemos una idea de la magnitud del problema.

Nuestro problema también: ¿por qué dejamos que estas corporaciones multinacionales se apropien de nosotros y de todos los aspectos de nuestras vidas? ¿Ese es el plan? El Google Transparency Project [GTP, Proyecto de Transparencia de Google] ha documentado cómo la empresa se ha convertido en uno de los que más gastan en los grupos de lobby ante el gobierno de los EE.UU.. También ha demostrado cómo en los EE.UU., Reino Unido y Europa ha habido una puerta giratoria entre los gobiernos y los altos cargos en Google – el GTP encontró 251 casos del staff que se mueve entre los gobiernos y la empresa en los EE.UU. y 80 en Europa.

Así es como funciona el poder. Así es como funciona el poder también: la última vez que escribí una historia que a Google no le gustaba, recibí una llamada de Peter Barron, jefe de prensa de Google en el Reino Unido, quien se esforzó en señalar la relación positiva y beneficiosa que Google tiene Con el Guardian Media Group, nuestros propietarios.

El modelo de negocios de Google se basa en la idea de que es una plataforma neutral. Que su algoritmo agita su varita mágica y entrega resultados mágicos sin la intervención de ningún humano. Desesperadamente no quiere ser visto como una compañía de medios, como un proveedor de contenidos, como un medio de noticias e información que debe ser gobernado por las mismas reglas que se le aplican a otros medios de comunicación. Pero esto es exactamente lo que es. La edición de esta semana del contenido sobre los judíos malvados ha demostrado exactamente eso. Y nuestro fracaso -el fracaso de nuestros políticos y de la prensa dominante- nos encubridores del crimen. Estamos en connivencia con él en la difusión del discurso del odio y de mentiras.

La derecha está en aumento en todas partes. Y eso incluye a Internet. Está creando más contenido que está viajando amplificándose  y difundiéndose más. Ha cambiado tanto las preguntas que se han hecho – ¿ocurrió realmente el Holocausto? ¿Son los judíos malvados? Debe el Islam ser destruido – y las ha contestado. Está en el proceso de rehacer el mundo, reescribiendo la historia, cambiando las mentes, cambiando la conversación, replanteando las preguntas y las respuestas. Es nuestro mundo. Nuestra internet. Nuestra historia. Y tenemos que despertar a lo que está sucediendo ahora en la laptop en tu escritorio, en el teléfono en tu bolsillo, en la tablet en los dormitorios de nuestros niños. Esta es nuestra elección: hacer algo. O aceptar la verdad según Google. La de que esos seis millones no murieron. La de que el Holocausto nunca sucedió. Que no nos importa lo suficiente para recordarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s