Se está considerando hacar pruebas con una Renta Básica Universal en Escocia

“La renta básica universal (RB) o renta básica incondicional (también llamado renta básica, garantía básica del ingreso, demogrant universal,1 ingreso ciudadano (IC) ) es una forma de sistema de seguridad social en la que todos los ciudadanos o residentes de un país reciben regularmente una suma de dinero sin condiciones, ya sea desde un gobierno o alguna otra institución pública, además de cualquier ingreso recibido de otros lugares. Es un derecho de ciudadanía, a cada miembro de pleno derecho o residente de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva.”

Wikipedia


Fuente: The Guardian

Dos Consejos, Fife y Glasgow, están investigando la idea de ofrecerles a todos un ingreso fijo independientemente de sus ingresos

Domingo 1 de enero de 2017

Parece que va a ser Escocia la primera parte del Reino Unido en realizar un plan piloto sobre una renta básica [un ingreso básico] para todos los ciudadanos, como los Consejos en Fife y Glasgow investigarán esquemas para probarlo en 2017.

El concejal Matt Kerr ha estado defendiendo la idea a través en los salones ornamentados del Glasgow City Chambers, y es franco sobre los desafíos que plantea.

“Como mucha gente, me interesó la idea, pero nunca estuve completamente convencido”, dijo. Pero trabajando como un Laborista en la lucha contra la pobreza en el Consejo, declaró que “siguió volviendo a la renta básica”.

Kerr ve a la renta básica como una forma de simplificar el bizantino sistema de bienestar del Reino Unido. “Pero también es sobre la solidaridad: la Renta Básica Universal señala que todo el mundo está valorado y que el gobierno lo apoyará. Cambia la relación entre el individuo y el Estado “.

El concepto de un salario universal gira en torno a la idea de ofrecerle a cada individuo, independientemente de las prestaciones sociales existentes o de sus ingresos por su trabajo, un pago no condicional, con ingresos ganados por encima de los impuestos progresivos. La intención es proporcionar una plataforma económica básica en la que las personas puedan construir sus vidas, ya sea que que elijan ganar dinero, estudiar, cuidar o crear un negocio.

El canciller en la sombra, John McDonnell, ha sugerido que es probable que aparezca en el próximo manifiesto de su partido, aunque ha habido un oleaje de interés entre los grupos contra la pobreza que lo ven como un medio para cambiar no sólo la relación entre la gente y el Estado, sino entre los trabajadores y el empleo cada vez más inseguro en la gran economía.

Kerr acepta que, si bien tiene esperanzas de apoyar a las partes en Glasgow, hay “meses de trabajo por delante”, incluyendo primero organizar un estudio de factibilidad para presentar una base de pruebas suficientemente sólida para un plan piloto. “Pero si alguna vez hay un caso en que se deba hacer, entonces necesitarás probarlo en un lugar como Glasgow, con un gran número y niveles de desigualdad en la salud. Si puedes hacer que funcione aquí, entonces puede funcionar en cualquier lugar “.

La idea tiene sus raíces en la filosofía humanista del siglo XVI, cuando fue desarrollada por gente como Thomas More, pero en su encarnación moderna ha disfrutado últimamente de exitosos planes pilotos en India y África.

A pesar de sus raíces utópicas, los que la defienden creen que esta es una idea la que le le llegó su momento, sobre todo en Escocia, donde el gobernante SNP votó en apoyo a un ingreso básico en su conferencia de primavera (aunque la propuesta aún no la ha hecho en su manifiesto).

En el corazón de cualquier experimento con ingresos básicos está el dinero: ¿cuánto debe obtener la gente y de dónde vendrá? Kerr dice que su instinto es basar la cantidad en cálculos similares a los hechos para un salario digno.

“Se trata de tener más de lo suficiente para pagar las facturas. Pero parte de la idea de hacer un piloto es cometer errores y también descubrir lo que es aceptable para el público. Habrá mucha resistencia a esto. No deberíamos engañarnos. Parte del problema es que estamos trabajando contra todo un discurso de quien merece y quien no merece ser pobre “.

En cuanto a de dónde proviene el dinero, “la cuestión de la financiación siempre es grande, y realmente dependerá del enfoque de que el plan piloto tome”, dice Jamie Cooke, jefe de RSA Escocia , que ha sido punta de lanza de la investigación sobre el tema en el Reino Unido .

Basándose en la experiencia de proyectos similares en curso en Finlandia, Utrecht en los Países Bajos y Ontario en Canadá , Cooke sugiere: “Podrían ser fondos de fideicomisos particulares, podría ser financiación filantrópica individual, como hemos visto en los Estados Unidos, o podría ser redirigido de los gastos del sistema de bienestar, esto último es mucho más difícil de hacer en un plan piloto, aunque eso sucederá en Finlandia el próximo año, donde el experimento está siendo llevado adelante por el gobierno nacional.

Mientras el gobierno escocés consulta sobre lo que ha descrito como “la mayor transferencia de poder desde que comenzó la devolución” – la devolución de alrededor de 2.700 millones de libras, o el 15% de la factura total de beneficios escoceses, que afecta a 1,4 millones de personas – tanto Kerr y Cooke creen que este es un momento ideal para  considerar seriamente a la renta básica. “Es tiempo para probar nuevas ideas, o más bien viejas, en un sistema de bienestar social que apoye genuinamente a la independencia”, dice Kerr.

Cooke también cree que el apoyo entre partidos es clave, señalando el hecho de que el líder del grupo conservador en el consejo de Fife se ha unido a la Comisión Fairer Fife, el grupo consultivo independiente sobre la pobreza del Consejo que inicialmente recomendó la prueba con el objetivo de diseñar un plan piloto dentro de los próximos seis meses.

Escocia se ha añadido recientemente a la lista de “lugares para observar” para la actividad de la renta básica por la Basic Income Earth Network [Red por una Renta Básica en la Tierra], fundada por el economista radical Guy Standing, cuyo muy influyente libro The Precariat [El precariado] identificó una clase social emergente que sufre la peor inseguridad en el empleo y que probablemente estén atraídos por el populismo de derecha.

“Lo que pasa en Escocia es que realmente entienden el precariado”, dice Standing, que recientemente visitó el país para reunirse con funcionarios, autoridades locales y activistas para discutir un ingreso básico. “La sensación de inseguridad, el estancamiento de los estándares de vida, todas esas cosas son claras en Escocia y el hecho de que tantos dentro del SNP [partido de gobierno] lo apoyan significa que hay una oportunidad real de hacer una prueba piloto en Escocia”.

El impulso está ahí, dice, y una vez que esté enmarcado en torno a un deseo de mayor justicia social, “entonces te alejas del viejo debate sobre que si le das a la gente un ingreso básico, entonces serán perezosos”.

“La gente se relaciona con la idea de que todos deben tener un dividendo social. Dondequiera que vaya, son las comunidades que se sienten dejadas atrás por la globalización las que están más interesadas [en la idea de un ingreso básico]. Hemos visto un cambio radical en las actitudes.

“Este sentimiento de alarma por la política populista de la derecha ha llevado a más personas a pensar que necesitamos hacer algo para proporcionar una mejor seguridad a las personas. Estamos arriesgando nuestra estabilidad económica y política si no hacemos algo al respecto “.


Me llama la atención la frase final, el miedo es a que las personas voten a un Trump y a que el sistema pierda su estabilidad económica y política.

No hay ninguna idea de revolución o de modificar al sistema.

Siempre que leo sobre la Renta Básica Universal recuerdo las palabras de José Natanson, en Le Monde Diplomatique:

Sucede que el despegue económico de los últimos años y los avances sociales registrados en casi todos los países se explican en buena medida por el boom de los commodities, y la renta que habilitan es apropiada por el Estado y, con mayor o menor éxito, redistribuida. A uno podrá gustarle más o menos, pero habrá que reconocer que los ingresos extraordinarios y la ampliación del gasto social están relacionados. En términos argentinos, hay un vínculo entre el monocultivo sojero y la Asignación Universal, y ése es, desde mi percepción, el punto ciego del correcto razonamiento planteado por Carta Abierta cuando alerta sobre la imposibilidad de una política social inclusiva sin retenciones: lo que falta decir es que para que haya retenciones tiene que haber soja, y para que haya soja tiene que haber glifosato.

José Natanson, Le Monde Diplomatique


Algo más sobre la Renta Básica Universal en este humilde blog:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s