Por la defensa de los indígenas la Escola do Samba, Imperatriz Leopoldinense se atrajo la ira del agronegocio

xingu

Traje representando a un chacarero que generó polémicas con el agronegocio


En otra entrada el samba con el que desfilará la Escola do Samba: Imperatriz Leopoldinense que causó polémicas con los sectores vinculados al agronegocio


Fuente: Carta Capital

por Ingrid Matuoka

La Escola enfrenta críticas de parte del agronegocio por homenajear a pueblos del Xingu; para el carnavalesco [el guionista], las amenazas a los indios son una parte importante de la historia brasileña

“El indio lucha por sua tierra, de la Imperatriz viene su grito de guerra! Salve el verde del Xingu”, dice el samba-enredo [el samba que acompaña el desfile de la Escola] de Imperatriz Leopoldinense, preparado para el Carnaval de este año en Rio de Janeiro.

El tema “Xingu, el clamor que viene de la selva” fue creado por el carnavalesco Cahê Rodrigues, 40, que trabaja hace 5 años con la escola, com el fin de homenajear a los indígenas de la región y a su lucha por la preservación de la selva y de su cultura.

La música critica también al extractivismo insostenible, a la hidroeléctrica de Belo Monte y agradece a los hermanos Villas-Bôas, mientras los componentes muestran la exhuberancia de la cultura indígena y los males que los afectan, como la deforestación, el uso agresivo de agrotóxicos, quemadas y la contaminación.

Uno de los trajes, en especial, desagradó a parte del sector del agronegocio.

Él muestra a un estanciero, con un símbolo de una calavera en el pecho, pulverizando con agrotóxicos. En nota de repudio, a la Asociación Brasileña de los Criadores de Cebu (ABCZ por su sigla en portugués) afirmó que es “inaceptable que la mayor fiesta popular brasileña, que tiene la admiración y el respeto de nuestra classe [los ruralistas], sea escenario para un show de sensacionalismo y ataques infundados por la Escola Imperatriz Leopoldinense”. Al día siguiente, la Asociación Brasileña de los Criadores de Girolando también se manifestó contra la Leopoldinense.

Aunque el traje no sea una crítica directa al agronegocio, ni se generalice al sector, es un hecho que Brasil necesita reveer sus políticas sobre agrotóxicos.

Más de la mitad de las substancias usadas aqui está prohíbida en países de la Unión Europea y en los EUA, y los agrotóxicos alcanzan al 70% de los alimentos, según un dossiêr de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva. En un año, un brasileño habrá consumido cinco litros de estas toxinas, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer (INCA).

Responsables por 70 mil intoxicaciones agudas y crónicas anualmente en países desarrollados, los agrotóxicos también están altamente asociados a la incidencia de cáncer y otras enfermedades genéticas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para elaborar el tema, el carnavalesco carioca estudió durante casi un año a los pueblos del Xingu, y pasó cuatro días en una oca, viviendo al lado de ellos.

“Vi cuanto que el indio depende de la selva para sobrevivir y cuan fuerte es el contacto con la tierra, con el verde. Enseguida a la mañana, quando me desperté, vi curumins [niños] jugando a correr atrás de mariposas, es el juego preferido de ellos, y subiéndose en árboles para tomar una fruta, pelarla y comerla con la mano. El indio es la propia naturaleza. y cuando agredis a la naturaleza, estás agrediendo directamente la vida del indio”, cuenta Cahê.

El miedo y la amenaza de una nueva invasión, de perder su espacio de derecho, que los indios viven casi diariamente también marcó a Rodrigues. “Pude sentir en la piel esa angustia, y Imperatriz no está inventando nada, forma parte de la historia de Brasil”.

Para él, la ABCZ y otras empresas que siguieron la crítica fueron precipitadas. “Nunca fue la intención agredir al agronegocio directamente. El ala que lleva el título de “Estancoeros y agrotóxicos”, y señala el uso indebido de la substancia que mata a los peces, que contamina a los rios y agrede la vida de los indios y la nuestra. Estamos hablando del caos que cerca la vida del indio”.

En otro pasaje, el samba-enredo dice “el bello monstruo roba las tierras de sus hijos”. Según el carnavalesco, es una analogia a la construcción de la usina hidroeléctrica de Belo Monte y la expropiación de tierras de pueblos indígenas. Para la ABCZ, fue una crítica a sus prácticas: “Llamados de “monstruos” por la escola, nosotros, productores rurales, respondemos por 22% del PIB Nacional e, historicamente, salvamos a Brasil en términos de generación de renta y empleos”.

*Procurada por el reportaje de CartaCapital, la Asociación Brasileña de los Criadores de Cebu no se manifestó hasta la publicación de esta nota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s