“El sistema penitenciario en Brasil funciona como un gran embudo”

Si no aparece en el blog, vayan a esta página que es donde está alojado el video


Sobre la ley de drogas, una campaña para que se modifique la ley

“Entonces, se despenalizó al usuario de drogas. Sólo que la ley dice lo siguiente:
El juez va a considerar las circunstancias personales y sociales para definir si alguien es usuario o traficante.
Es evidente, si es un joven o una joven blanca, que vive en la zona sur de Río de Janeiro o en Jardins en San Pablo [Barrios de Clase Media Alta] jamás va a ser considerado traficante, no importa la cantidad de drogas que tenga.”

Centro de Estudios de Seguridad y Ciudadanía


Y aquí en el estudio converso con la socióloga, especialista en seguridad pública,
Julita Lemgruber, un gran placer que está conversando con nosotros en un momento crítico como este.
Julita también fue directora del sistema general, del Sistema Penitenciario de aquí
de Río de Janeiro por lo tanto tiene mucha experiencia sobre el asunto.
Quería conversar ya comenzando, Julita:
¿Cuáles políticas, o la falta de políticas públicas
llevaron a este sistema de barbarie y total descontrol?
No es una exageración decir esto.
Creo que hay varios asuntos ahí para analizar.
En primer lugar tenemos que mirar al sistema penitenciario como un todo
en Brasil y ver cómo funciona.
El Sistema Penitenciario funciona como un gran embudo.
Que tiene una entrada muy grande y una salida diminuta.
Entonces, ¿qué quiere decir esto?
Brasil tiene 42% de presos provisorios, esto es un escándalo.
Aquí en Río de Janeiro, por ejemplo, el CECEC que es el centro coordinamos
con la Universidad Candido Mendes, Centro de Estudios sobre Seguridad y Ciudadanía,
Nosotros probamos a través de la investigación
que, más de la mitad de los presos provisorios de Río de Janeiro,
cuando son juzgados, reciben una sentencia diferente de la pena de prisión.
Quiere decir que entonces esas personas, esos miles de personas en todo Brasil
están en esa condición.
Quiere decir que cuando sean juzgadas, va a terminar recibiendo
una pena diferente a la pena de prisión.
Entonces, estamos llenando a las prisiones con personas que no deberían estar ahí.
No se está respetando a la ley
Evidentemente.
Eso por un lado, por otro lado, cuando hablo de un embudo muy apretado,
El problema es el siguiente: Brasil tiene leyes muy claras relacionadas
con la libertad condicional en relación a la progresión del régimen.
En verdad, esos presos, quiero decir, parte de la ansiedad de esos presos, ¿no?
es que no tienen conocimiento de su situación jurídica.
La asistencia jurídica en las unidades prisionales por todo Brasil es muy mala.
Entonces, una parte enorme, yo diría que tal vez el 50% de los ya condenados,
tendrían derecho a algún beneficio legal.
Y la ley tampoco es respetada, quiero decir que la ley no es respetada ni en la entrada ni en la salida.
¿No hay inversiones en las Defensorías Públicas, por ejemplo?
La Defensoría Pública, pobrecita, no tiene piernas para tanto,
La Defensa Pública en Río de Janeiro, que es la que tiene un mejor aparato,
la más antigua del país,
tampoco consigue aforntar la enormidad de los problemas
Entonces, creo que tenemos que mirar a esta superpoblación
como el resultado de un sistema disfuncional
El Sistema Judicial tiene una gran responsabilidad en esto,
y por otro lado, tenemos que recordar, que tenemos una ley de drogas
que termina de cumplir diez años,
que es absolutamente miope.
Ni miope, si decimos que es una ley miope la estamos mirando de una forma positiva, no.
La ley de drogas también está contribuyendo para
esta explosión del número de presos, Bete.
Mirá, ¿qué dice la ley de drogas?
Cuando se sancionó la ley de drogas, mucha gemte la aplaudió porque, ah, bueno,
ahora el usuario no va más preso.
Entonces, se despenalizó con la pena de prisión al usuario de drogas.
Sólo que la ley dice lo siguiente:
El juez va a considerar las circunstancias personales y sociales para definir
si alguien es usuario o traficante.
Es evidente, si es un joven o una joven blanca, que vive
en la zona sur de Río de Janeiro o en Jardins en San Pablo [Barrios de Clase Media Alta]
Jamás va a ser consideerado traficante, no importa la cantidad de drogas que tenga.
Julita, si me permite quería colocar también en nuestra conversación
al periodista que está en Natal que está acompañando desde temprano esta situación.
Incluso desde ayer, Italo di Lucena, que él también tiene preguntar para hacerle.
Por favor Ítalo:
Buenas tardes para uds. en el estudio, hablamos mucho
de los problemas que causan todo este drama en el sistema prisional,
hablando específicamente de nuestro Río Grande do Norte,
la situación está sin control.
Muchas veces que en los presidios suceden matanzas como las que pasaron
desde la tarde de ayer.
¿Existe una solución para eso?
¿La población quiere saber?
¿Existe algún alivio?, ¿podremos respirar tranquilos en relación a este problema o
es algo que tendrá solución a muy largo plazo?
¿Quería saber si existe esa solución?
¿Una solución de corto plazo?
Es interesante, porque la solución, que incluso el ministro de justicia, ¿no?
Ha insitido, hagamos construir prisiones.
En primer lugar los estados están quebrados.
Entonces construir unidades es una químera.
Porque vas a necesitar de funcionarios para hacer operar estas unidades.
Por otro lado, esta superpoblación brutal,
que podría ser, realmente cuidada, en el cortísimo plazo, con
trabajo colectivo carcelario, serio,
con el compromiso de los jueces de varias secciones,
Es eso lo que tenemos que hacer en el cortísimo plazo.
En vez que el ministro de justicia estar diciendo que va a mandar la
Fuerza Nacional, que va a dar más recursos, para comprar detectores de metal
y para comprar bloqueadores de celular,
Él debía estar sentado con la Ministra Carmen Lúcia [Presidente de la Corte Suprema]
que ya demostró y ha revelado que tiene interés en esta área y quiere dedicarse
a contribuir para la solución de este problema,
Entonces él debería estar sentado con la Ministra Carmen Lúcia,
planeando emergencialmente esos trabajos colectivos.
La aplicación de la ley!
Exáctamente, Bete.
Pero hay más una cosa,
cuando el periodista en Río Grande do Norte dice del poder de esas facciones
Porque eso es evidente que está contribuyendo para esta explosión,
es evidente, Bete, que cuando el Estado
se omite, otro poder lo ocupa.
Entonces, cuando yo era directora del Sistema Penitenciario, por ejemplo,
era una época en que no existía, fui directora del Sistema Penitenciario
de Río de Janeiro entre el 91 y el 94,
no existían teléfonos celulares en aquella época,
Y yo me acuerdo bien que una de las estrategias de poder
de los liderazgos de los presos en Rìo era comprar estampillas para los presos,
que no tenían dinero para comunicarse con sus familias
que les escribían cartas a sus familias.
Y los líderes compraban estampillas
Ayudaban con el contacto con las familias.
Quiero decir, esta ausencia del Estado que no consigue
satisfacer a las demandas más elementales de los presos
abre espacio para esas facciones para que ellos controlen a esas unidades de prisión.
Y se abrió también otra discusión
que es la privatización de los presidios.
Que no es la solución.
Es más una prueba de la ausencia.
Claro, y vimos, por ejemplo, en Manaos, Bete
que esa, llamada privatización, o asociación pública-privada
no sé qué nombre tienen en Amazonia,
abrió un espacio enorme para la corrupción.
Esa tal de Umanizare [la empresa que administraba presidios]
claramente ya estableció relaciones peligrosas, digamos así,
con políticos locales.
Entonces ya sabemos el ejemplo de los EE.UU..
Es muy claro, en los EE.UU. que gran parte de esa área de prisiones privadas
está dominada por políticos locales corruptos, que no sólo
se llenan sus bolsillos con la privación de la libertad ajena,
como también, contribuyen, porque en EE.UU. la situación es local,
porque aquí seguro vamos a tener a la bancada de la bala en el Congreso
trabajando en este sentido.
Sabemos que esos políticos locales también contribuyen para el endurecimiento de las penas
Ellos entran en la discusión del endurecimiento de las penas
porque ellos quieren tener más ganancias,
cuantos más presos más ganancias.
Entonces no podemos tener esa visión de corto plazo
Vamos a llamar a la iniciativa privada, y la iniciativa privada va a construir
cárceles y va a gerenciar cárceles y resolvimos los problemas.
Como un pase mágico.
Eso es empujar el problema para adelante.
Tanto que en EE.UU. se anunció en la mitad del año que va a
estatizarlas nuevamente.
Pero Ítalo, ¿tienes otra pregunta más para Julita?
Quería utilizar un poco la experiencia de nuestra especialista
como ya dijiste ella ya comandó presidios en la región
¿Cómo se forma una gran operación del crimen como la que vimos
en Rìo Grande do Norte?
Donde los presos se adueñan de un presidio,
sacuden hasta la estructura del poder público,
literalmente, tanto en el edificio como emocionalmente,
El poder público, estuvo, con las manos atadas durante 14 horas
Cómo es que una facción criminal que muchas veces ni siquiera nace en el mismo Río Grande do Norte,
nace en otros estados,
consigue comandar un presidio.
¿De quién es la culpa?, ¿existe un culpable por esto?
¿Còmo pasa esto?
Creo que en primer lugar hubo una migración de liderazgos
Cuando el gobierno brasileño creó a estas unidades federales
le abrió el camino para estos liderazgos
en fin, que discutan sus negocios.
Y a partir de estos contactos, volviendo para sus estados,
realmente llevar: “buenas nuevas”.
Ahora, lo que creo es que no podemos olvidarnos jamás
es que estas facciones que funcionan dentro de las cárceles,
ellas funcionan ante la ausencia del Estado
Ellas funcionan porque el Estado brasileño trata a los presos como animales violentos.
Nosotros no tratamos a los presos como animales,
Tratamos a nuestros precios como aninales violentos.
Las condiciones para cumplir las penas en Brasil son crueles, inhumanas
y degradantes.
Personas tratadas de esta manera van a reaccionar cada vez más violentamente.
Esa es la verdad.
Lo que hemos visto
es que estas rebeliones cada vez se van mostrando más violentas.
Es claro que estas facciones están cada vez más con el control de estas unidades
Y mientras el Estado no trate a los presos, no necesitamos nada Bete,
Tenemos una ley de ejecución penal de 1984,
Esa ley ya tiene décadas
La ley es muy clara.
Nuestro joven periodista de Globo News en Rìo Grande do Norte,
si después tiene interés debería buscar saber qué es lo que la ley de ejecución penal
de 1984 dice en relación a los derechos y obligaciones de los presos
La ley es muy clara.
Entonces, cumplamos la ley.
Si el Estado Brasileño cumpliera la ley
esas facciones no van a tener el poder que itenen hoy ,
y no van a controlar las cárceles
Agradezco mucho su participación
Haga Turismo, visite el BlogNoOficial.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s