“El Fin de lo sin Fin” reúne a personas en oficios en el límite de la inexistencia

O FIM DO SEM FIM from lucas bambozzi on Vimeo.

El documental no tiene subtítulos en español, se lo puede descargar desde donde está alojado


Una Crítica del documental: Folha de São Paulo

ARMANDO ANTENORE
Folha de S.Paulo

Una pregunta difícil s insinúa en cada plano, cada secuencia de “El Fin de lo sin Fin”. En los 93 minutos, nadie necesit hacerla explicitamente para que se imponga, silenciosa y perturbadora: qué sucede con las cosas cuando no atienden más a las demandas del mercado? Qué papel les resta cuando pierden valor económico en un mundo en que todo tiene precio?

Las cosas, aqui, son profesiones -ofícios decadentes, casi extinguidos, que resisten (o agonizan) al margen de la modernidad. “El Fin de lo sin Fin” los elige como tema y sale por Brasil en la búsqueda de personajes que aún los ejercen.

Encuentra a varios de ellos: el tocador de campanas, el fotógrafo con la antigua cámara, la partera, el que cura a través de la oración, el relojero, el ascensorista, el acomodador de cine, el farolero, el lustrabotas, el afilador de cuchillos, el recargador de encendedores, el amargado funcionario de una estación de tren desactivada y un improbable maestro de gallos, que les enseña a las aves tímidas a cantar.

No satisfecho en redescubrirlos, la película de Beto Magalhães, Cao Guimarães y Lucas Bambozzi les dá generosa atención. Deja que hablen largamente, que se entreguen a los recuerdos, que desmenuzcan sus secretos del oficio.

Mientras se revelan, terminan desnudando también el real intento del documental: tratar de profesiones, si, pero apenas como pretexto para mostrar a hombres y mujeres a la deriva. Gente ya sin su plenitud o fuerza competitiva. Trabajadores que el tiempo y una equivocada idea de progreso los hizo tan innecesarios como las actividades que practican.

No por nada, la mayoria de los testimonios es de ancianos. Sin embargo, en vez de lamentos y rencores, los viejos profesionales prefieren expresar el júbilo. En el límite de la inexistencia, se afirman felices, gratificados, y resaltan, orgullosos, las complicaciones de quehaceres que el sentido comun considera demasiado fáciles. “Vos pensás que mis tareas son simples? No lo son.”

Hay, sin duda, algo desconcertante en esta retórica color de rosa, tal vez porque las miradas melancólicas y los gestos cansados de los personajes parezcan desmentir el tono optimista de las declaraciones. Un tono que en nada hace ameno la gravedad de la insistente pregunta: qué, al final, sucede con las cosas -a las personas, las iniciativas, los sueños- que ya no tienen lugar?

Para responderla, el trio de cineastas esquiva la tentación panfletaria (que podria resultar en predicas sociológicas, por ejemplo) y encuentra una salida bellísima. Entre um testimonio y otro, introduce imagenes religiosas, “takes” de niños jugando y el balbucear de un cierto Mestre de los Mestres -sujeto enloquecido que dispara frases repletas de términos científicos y académicos, pero enteramente desconexas.
En un primer momento, tales escenas suenan fuera de lugar. A medida que se suceden, sin embargo, establecen un diálogo sutil, delicado, con las profesiones que permean al documental.

Es como si la película dijara: las cosas que carecen de sentido mercantil pasam a ocupar el mismo espacio de lo sagrado, de lo lúdico y de la locura. No están, por lo tanto, condenadas a la muerte. Deben permanecer sobre la Tierra para recordarnos de que existir no depende necesariamente de motivacones racionales ni de utilidad comercial.

Servicio

El Fin de lo sin Fin

Dirección: Beto Magalhães, Cao Guimarães y Lucas Bambozzi
Producción: Brasil, 2000

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s