En el país de nomeacuerdo, los espías de ayer son a su vez espiados por los espías de hoy que, son los mismos que espiaban ayer.

En el país de nomeacuerdo, los espías de ayer son a su vez espiados por los espías de hoy que, por lo demás son los mismos que también espiaban ayer…. En el país de nomeacuerdo y tal como en el carrousel, las situaciones se repiten…. Uno se pregunta ante estas patéticas conferencias de prensa de gente que como Parrilli se presumen dirigentes pero que en la intimidad son tratados como trapos de piso por sus propios mandos…. quién le dió el poder a Stiusso sino el propio Néstor Kirchner y esto contado hace años por su propio responsable de la SIDE? Quién le dió todo el poder al dueño de las carpetas y a cambio de ocultar o de traspapelar las propias, o sea las de él y la de Cristina, instauró con el resto de ellas, el infame método político del apriete y el carpetazo? En esta sociedad de los micrófonos y de las cámaras ocultas, en que los agentes de los servicios son públicamente reconocidos como actores políticos y convocados a la acción pollítica sin mayores pudores, lo que uno esperaría es que aquellos que se presuman afectados por el sistema de las vigilancias solapadas se propongan al menos ser discretos y medidos…. Sin embargo, son los mismos que instauraron el sistema venal los que se quejan ahora porque les aplican a ellos la vara que antes aplicaban a otros y resultan develados en sus groserías e infinita vulgaridad. Si hasta da la impresión que reivindican su derecho a la privacidad para ocultar las deformidades de su espíritu o la extrema zafiedad de sus intenciones….
Qué tendriamos que decir al respecto de esos derechos, los tantos que fuimos censurados pública e impúdicamente como algunos en Radio Nacional, que se nos llegó a hackear las computadoras y que durante años fuimos hostigados por correos electrónicos firmados por un supuesto Santos Mon….en que se iba añadiendo gradualmente en CC a los demás miembros del equipo que peleábamos contra la Corporación? Sencillamente, pienso que no debería haber intimidad en definitiva para ciertos niveles de responsabilidad o funcionariales y que no debería haber diferencias entre lo público y lo privado para quienes pretenden regir los destinos de millones de personas…. Que una expresidenta se permita en una conversación privada mandar con ligereza a otros a que se vayan a zurcir el orto, es algo tan monstruoso y depravado que el posible delito de la intromisión en su teléfono resulta apenas una anécdota. Cuando se nos dijo que el poder de Stiusso ante la anterior administración, provenía de fotos íntimas terriblemente comprometedoras, nos sentimos rehenes de situaciones que nos exceden y que exceden a toda posibilidad democrática y que refieren a una sociedad que como el pescado comienza a pudrirse por la cabeza… Si tenemos una dirigencia que no ya solamente en los dobles discursos sino asimismo en su vida privada son como el Dr. Jekyll and Mr. Hyde… estamos en problemas… estamos en muy pero muy graves problemas. Más todavía cuándo existen quienes celebran esa extrema vulgaridad o la encubren y justifican refiriéndose a los derechos vulnerados a la vida privada…. Cómo aceptamos que los que manejan o manejaron el Gobierno puedan tener vida privada, que conduzcan negocios e inversiones o que cultiven amistades non santas que, como en el caso de Lewis, de Arriba o de los Eskenazi, ponen en riesgo evidente la Democracia y los bienes de los argentinos? Cómo aceptamos la doble parla de lo público y lo privado que en gran medida se instaló en los años sesenta desde Manolo Buzeta y desde el Gallego Alvarez de Guardia de Hierro, intentando imitar lo popular de lo que se carecía, ese hablar chamuyando por el costado de la boca y el referir constantemente a la necesidad de tomar la manija…. el incorporar “parolacce” al lenguaje culto como una pretendida picarezca de la política revolucionaria, pero instalada sin mayores riesgos en los Cafés de la Calle Corrientes… Practica desaprensiva y frívola que luego se extendió gradualmente a la mayoría de las orgas de los años setenta y en buena medida a una generación que aunque supuestamente recuperada para la democracia burguesa, pareciera continúa practicando este bilinguismo, de igual manera a como sorprendentemente mantiene dos morales y reivindica su derecho a la privacidad social y económica pese a los altos cargos que detente y más allá de las responsabilidades que ello implique sobre millones de personas…. Una vez más se evidencia que el problema no está en ellos que son una casta dirigencial que se reproducen iguales a sí mismos y que como grupo social se guian por la maximización de las ganancias…. el problema está en nosotros que lo permitimos o que con venalidad y sumisión lo celebramos y acaso hasta lo imitamos… . Por favor, hagamos desde cada uno de nosotros, desde nuestra propia existencia, que la militancia política vuelva a ser un servicio y que el trabajo manual tal como antiguo, se considere con privilegio en la formación moral de los ciudadanos. Jorge E. Rulli     Penosa conferencia para ocultar la propia indignidad

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s