El mundo según Facebook

Este artículo tiene que ver con el Manifiesto de Mark Zuckerberg en inglés

Una nota en Mashable sobre el Manifiesto de Facebook


Fuente: Librarian Shipwreck


El majestuoso plural, el monárquico “nosotros”, es desplegado por individuos en altas posiciones que buscan expresar sus propias opiniones como las opiniones de un grupo mucho más grande por el que se sienten facultados para hablar como su representante. En general, vale la pena acercarse a los pronunciamientos utilizados con este “nosotros” con cierta dosis de escepticismo. Esta medida de incredulidad se justifica independientemente de la fuente de donde emana este “nosotros”, ya sea un funcionario electo, un líder religioso o el director general de una importante empresa de tecnología. En resumen, cuando tal figura formula un pronunciamiento:

“Hoy quiero enfocarme en la pregunta más importante de todas: ¿estamos construyendo al mundo que todos queremos?”

Uno debe ponerse en guardia.

La cita anterior proviene del reciente manifiesto / plan de negocios / mea culpa publicado por el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg – es un documento que está plagado de términos como “nosotros”, y “nuestro”. Olivia Solon describio en The Guardian al post de Zuckerberg (porque el manifiesto es, por supuesto, en realidad una entrada en Facebook) como una lectura de un Discurso sobre el Estado de la Unión [el discurso que da el presidente de EE.UU. en la apertura de las sesiones ordinarias del congreso] un punto que tiene una resonancia particular en un momento en que el sentido de lo que significa “sonar como presidencial” ha sido golpeado recientemente con un mazo.

Como era de esperar, “Building Global Community” [“Construyendo una Comunidad Global] es una pieza de tecnología cuidadosamente construida de elegante relaciones públicas: que presenta un análisis preocupado del estado del mundo, asuma las deficiencias de la plataforma de tecnología en sí, se encierra en un mensaje que es expresado con una sensación de buena fe vacía en la humanidad, y avanza hacía una visión tecno-utópica por la que Facebook se plantea como la herramienta esencial para “construir al mundo que todos queremos”. Concedido, para decir otra cosa acerca de ese molestoso “nosotros”, una Cosa que “Building Global Community” hace muy clara es que “nosotros” para Zuckerberg realmente significa Facebook – o para ser un poco más crítico, “nosotros” para Zuckerberg realmente significa él mismo. Es cierto que Zuckerberg está dispuesto a participar en algún análisis crítico de la plataforma que dirige, pero si uno quiere analizar “Building Global Community” en un solo punto es el siguiente: Facebook salvará al mundo, te guste o no.

Esto no quiere decir que no hay ningún mérito en el texto de Zuckerberg. De hecho, lo que hace que las encíclicas de las empresas de tecnología como ésta sean tan fascinantes es la forma en que tales pronunciamientos ocultan el objetivo de mayores ganancias y el deseo de un mayor control detrás de una pátina de sentimientos aparentemente sinceros. Una vez más al despliegar a ese inquietante “nosotros”, en el texto Zuckerberg se pregunta sobre “cómo podemos ayudar a las personas a construir” comunidades que sean “de ayuda”, “seguras”, “informadas”, “comprometidas cívicamente” e “inclusivas”. Muchas personas están realmente luchando en la actualidad – incluyendo muchos que no son los CEO de las empresas de tecnología – y muchas personas que buscan construir comunidades pueden encontrarse recurriendo a espacios digitales (como Facebook) para tratar de construir tal comunidad. Aprovechando este hecho, el texto completo de “Building Global Community” redunda en cuentos de grupos que Zuckerberg considera “muy significativos”, y alaba a los políticos que han utilizado a Facebook para llegar mejor a sus electores. Zuckerberg parece estar cacareando de orgullo cuando enfatiza que la Marcha de las Mujeres comenzó porque:

“Una abuela con una conexión a Internet escribió una entrada que llevó a sus amigos a iniciar un evento en Facebook que finalmente se convirtió en millones de personas marchando en ciudades de todo el mundo”.

Esas líneas puede hacer fruncir las cejas de aquellos que han estado involucrados en el activismo y la organización – aquellos que dirán “es mucho más complicado que eso” – pero las líneas de Zuckerberg son sólo la última versión de la ideología en la que la tecnología salva el día. Un sentimiento que siempre logra pasar por alto el hecho histórico de que las campañas  masivas  por derechos del pasado se llevaron a cabo (a menudo con bastante frecuencia) sin el uso de plataformas de medios sociales. Sin embargo, uno de los pecados cardinales en la sociedad tecnológica es atreverse a mirar hacia atrás …

Pero, ¿no es esta foto demasiado alegre? ¿No tiene Facebook alguna responsabilidad por el lío que Zuckerberg denuncia? ¿No fue la Marcha de Mujeres una reacción a la elección de un demagogo que se ha elevado al poder gracias a su manipulación de los medios de comunicación social? Claro, el medio de elección de la figura política mencionada puede ser Twitter, pero los insultos y el sensacionalismo que lo impulsó a su actual parapeto podría encontrarse en Facebook también. Para alguien que ama pregonar como su empresa se ha comprometido en hacer del mundo un lugar mejor, Zuckerberg ahora tiene que lidiar con el reconocimiento de que su empresa realmente puede estar haciendo al mundo más horrible. Así, la encíclica de Zuckerberg expresa su reconocimiento de los problemas en los que Facebook está enredada, con Zuckerberg llegando incluso a admitir que “a menudo” se encuentra de acuerdo “con los que nos critican diciendo que estamos cometiendo errores”. Esta es una dura admisión de culpabilidad, y si Zuckerberg se está autoflagelando, sólo Zuckerberg puede ver claramente que hay mérito en encuadrarse como un líder que puede reconocer errores y aceptar críticas sin tener una rabieta.

Zuckerberg cierra “Building Global Community” con algunos agradables lugares comunes que les recuerdan a sus lectores que ha habido tiempos oscuros en la historia anterior, pero que la gente los ha superado reuniéndose y construyendo “infraestructuras sociales como comunidades, medios y gobiernos”. Es obvio que Zuckerberg está tratando de situarse a sí mismo y a su empresa en el centro de esta nueva “infraestructura social” – después de todo, las palabras que conducen a su conclusión están llenas de ideas sobre como Facebook puede mejorar “comunidades”, cómo puede ayudar a difundir importantes (y reales) “medios de comunicación” y como puede fortalecer mejor a los “gobiernos”. Uno de los eslogans estándard de Zuckerberg es hablar del compromiso de Facebook de hacer “al mundo más abierto y conectado” – y en sus líneas finales Zuckerberg suelta al real “nosotros” en lugar de darte las gracias “por” ser parte de esta comunidad. ”

Es todo muy encantador y loable, siempre que no lo pienses demasiado en serio.

En “La revolución de la esperanza” escrito en 1968, Erich Fromm, advirtió que:

” si la gente no se da cuenta de la dirección en que marcha, despertará cuando sea ya demasiado tarde y su destino haya sido sellado irrevocablemente.
Por desgracia, la vasta mayoría no se percata del camino por donde va, ni de
que la nueva sociedad hacia la que avanza es tan radicalmente diferente de las sociedades griega y romana, la medieval y la industrial tradicional como lo fue la sociedad agrícola de la de los recolectores de alimentos y de los cazadores.”

(Fromm, 27)

La advertencia de Fromm es sumamente pertinente ante la encíclica de Zuckerberg por dos razones. La primera razón, que el mismo Zuckerberg reconoce, es que la falta de previsión ha significado que las compañías como Facebook han ayudado a crear el lío del que ahora están tratando de liberarse. Y vale la pena tener en cuenta que incluso si Zuckerberg y sus acólitos no tenían un sentido claro de la dirección en que Facebook estaba empujando las cosas, no se puede decir que nadie emitiera tales advertencias – figuras como Fromm (e incluso muchos de los que estaban en su entorno que eran más pesismistas ) advirtieron sobre los peligros de la alienación en la sociedad de consumo tecnificada décadas antes de que alguien creara una cuenta en Facebook . Sin embargo, es la segunda razón la que es más importante, y es la segunda razón la que está esparcida en todo el texto de Zuckerberg. Con el pretexto de preocuparse por la comunidad, la inclusividad y la democracia, la visión que Zuckerberg propone es en muchos aspectos profundamente autoritaria. Es cierto, es un autoritarismo sonriente que lleva un teléfono inteligente en lugar de vestir botas, pero detrás de esa sonrisa brillante es el mismo amor por el control y la misma sociedad la que es libre sólo en la medida en que actúa dentro de las restricciones del sistema dominante al que están esperado ajustarse.

“Building Global Community” es una visión del futuro que no es una bota negra que pisa sobre un rostro humano, sino un algoritmo que escanea constantemente a un rostro humano. Y aunque la imagen de la bota negra puede parecer más aterradora a nivel visceral, vale la pena tener en cuenta que el dossier que Facebook tiene sobre cada uno de sus miembros es mucho más rico que el que habría sido compilado por la negra bota con su policía secreta . Zuckerberg quiere construir comunidades que sean “de apoyo”, “seguras”, “informadas”, “comprometidas cívicamente” e “inclusivas”, pero claramente quiere hacerlo dentro y bajo la vigilante mirada de Facebook. No puede repetirse con la suficiente frecuencia que cuando individuos como Zuckerberg usan el término “nosotros” no necesariamente incluyen el “tú” – y cuando individuos como Zuckerberg sueltan términos con connotaciones positivas como “solidario”, “seguro”, “informado”, ” Civicamente comprometidos “e” inclusivos “no significan necesariamente estos términos de la manera en que tu los entiendes.

Zuckerberg escribe repetidamente sobre “infraestructura social”, y en un texto en negrita cerca al comienzo de su entrada, escribe:

“En momentos como estos, lo más importante que podemos hacer en Facebook es desarrollar la infraestructura social para darle a la gente el poder de construir una comunidad global que funcione para todos nosotros”

Alejándose del uso ya problematizado de términos como “nosotros” y “nuestros”, vale la pena prestar mucha atención a lo que se está diciendo en la cita anterior. Lo que se expresa aquí es una toma de poder de tamaño sorprendentemente grande, y una admisión desnuda bastante impresionante de este movimiento: Facebook quiere ser la “infraestructura social” de la “comunidad global.” Piense en esas implicaciones por un momento y se vuelve bastante claro que lo que Zuckerberg está expresando es su ambición de hacer de Facebook la “infraestructura” básica sobre la que descansa la “comunidad global”, la herramienta clave para la gente en todo el mundo. Es cambiar de ser “la red social” a “la infraestructura social”. Y vale la pena prestar una atención especial al aspecto “global” de todo esto en la medida en que la sonora defensa de Zuckerberg de la “globalización” suena mucho como el anticuado imperialismo y colonialismo. Después de todo, la historia del colonialismo no presenta escasez de ejemplos de un grupo poderoso que impone su tecnología -su infraestructura- y su visión sobre lo que lo “social” debe ser, sobre otro pueblo, les guste o no. Zuckerberg puede escribir sobre el deseo de ser más conscientes de los estándares de la comunidad local, pero tal movimiento es predominantemente un brillo que funciona para permitir que Facebook se convierta en una parte de los estándares de la comunidad. Lo que no es de extrañar es que falte totalmente en “Construir una Comunidad Global” cualquier reconocimiento de que puede haber comunidades (y / o países) que no estén particularmente interesados en lo que Facebook tiene para ofrecer. Después de todo, Facebook “Free Basics” – una especie de proto-intento de hacer de Facebook el elemento clave de la “infraestructura social” – no generó la adoración universal.

La clave de esta cuestión de la “infraestructura social” es que si Facebook realmente desarrolla “la infraestructura social” para “todos nosotros”la participación en “lo social” viene a depender de la participación en Facebook. Por lo tanto ser, “solidarios”, “seguros”, “informados”, “comprometidos cívicamente” e “inclusivos” es volverse dependientes de una persona que participa en Facebook. Es inclusivo sólo en la medida en que quiere incluir a todos en Facebook. Con este documento, Zuckerberg está expresando que Facebook no sólo quiere ser utilizado para la gobernanza, sino que quiere ser la gobernanza. Además, en la medida en que la situación política actual le permite a Zuckerberg sonar como un líder (al final lo cita a Lincoln), le permite pasar el mensaje de que la democracia es frágil, pero que los CEOs tecnológicos son heroicos.

Y así, la centralidad bizarra de “Construir la Comunidad Global” es que es un documento que expresa una adoración de los valores democráticos, pero lo hace en y alrededor de una plataforma sobre la cual los usuarios no tienen control democrático. Y los puntos en el post en los que Zuckerberg discute los avances en la Inteligencia Artificial sólo indica más cómo la plataforma está tomando más y más control de las manos de los seres humanos, y por extensión de sus usuarios molestos. Puedes usar Facebook de muchas maneras diferentes: puedes planear una protesta, publicar un video, unirte a un grupo “significativo”, clickquear “me gusta” en un millón de cosas diferentes, compartir artículos y discutir con tu primo tercero con el que tienes creencias políticas dispares. Te animamos a hacer todas esas cosas – y puedes hacerlas en la medida en que la plataforma te permite hacerlas. Concediéndole que, en cualquier momento (y sin buscar tu entrada) la plataforma puede alterarse radicalmente. Es cierto que Facebook puede usarse para organizar una protesta, pero no sería demasiado difícil para Facebook cerrar su capacidad de hacerlo. Es importante recordarle a los usuarios de Facebook que no llegan a tener voz sobre como opera esa plataforma, como se cambian los términos de servicio, qué hace la empresa con sus datos y que los usuarios ciertamente no reciben una porción de todos los ingresos que están generando para Zuckerberg y sus amigos.

En su libroPsicoanálisis de la Sociedad Contemporánea: Hacía Una Sociedad Sana, Erich Fromm lamentó la alienación que aflige a los individuos en las sociedades de consumo tecnológicas. Y aunque Fromm no desplegó estos términos exactos, su trabajo está animado por la sensación de que valores como “solidaridad”, “seguros”, “informados”, “comprometidos cívicamente” e “inclusivos” significan poco en un contexto de control desenfrenado . Como dijo Fromm:

“Estamos rodeados de cosas de cuya naturaleza y origen no sabemos nada. El teléfono, la radio, el fonógrafo y todas las demás máquinas complicadas son casi
tan misteriosas para nosotros como lo serían para un hombre de una cultura primitiva; sabemos usarlas, es decir, sabemos qué botón apretar, pero no sabemos según qué principio funciona, salvo los vagos términos de algo que en otro tíempo aprendimos en la escuela… Consumimos como producimos, sin una relación
concreta con los objetos que manejamos; vivimos en un mundo de cosas, y nuestra única relación con ellas es que sabemos manejarlas o consumirlas.”(Fromm, 130).

Y Facebook es definitivamente una cosa. Ciertamente, los usuarios de Facebook pueden conocer algo del pasado mitológico del origen de Facebook, pero en la actualidad Facebook es en gran medida sólo otra “máquina complicada” que es utilizada, consumida y manipulada de acuerdo con los deseos del propietario de la máquina. Y aunque puede ser reconfortante pensar en las formas en que Facebook puede ser utilizada vale la pena volver a otra observación de Fromm (El Miedo a la Libertad), que:

“Tampoco hay fuerza en el uso y la manipulación de objetos; Lo que usamos no es nuestro simplemente porque lo usamos “(Fromm, 225).

Y Facebook no pertenece a “nosotros” – y “nosotros” se entiende aquí para abarcar a los que utilizan la plataforma, pero no son Zuckerberg (y su círculo cercano de acólitos).

Si Zuckerberg cree genuinamente las cosas que escribe en “Construyendo la Comunidad Global”, cree en una ética comprometida en lugar de meramente un giro ideológico para disfrazar una toma de poder, entonces debe reconocer que la democracia comienza en casa. Esto no significa que Zuckerberg debe prestarle más atención a los Estados Unidos, significa que Zuckerberg debe prestarle más atención a Facebook en sí. ¿Qué mejor manera habría para que Zuckerberg demuestre que él realmente quiere decir estas cosas sobre “abiertos y conectados” que permitir que los usuarios de Facebook tengan voz en el funcionamiento de la plataforma?¿De qué mejor manera él puede mostrar que Facebook realmente puede ser un modelo para un futuro más democrático que permitir que la gente ayude a moldear ese futuro? ¿Qué mejor manera de demostrar que se preocupa por construir comunidades que sean “solidarias”, “seguras”, “informadas”, “comprometidas cívicamente” e “inclusivas” que darse cuenta de que para construir a esas comunidades se requiere que la gente en ella tenga una opinión sobre la forma en que el núcleo de la “infraestructura social” de la que dependen se ejecuta? ¿Qué mejor manera de apuntalar los valores democráticos que democratizando la tecnología?

En la medida en que Zuckerberg casi seguramente (lea: ciertamente) no abre a Facebook para el control cooperativo es que está demostrando que la empresa es realmente sólo un feudo corporativo con ambiciones autoritarias.

Zuckerberg puede preguntar:

“Hoy quiero enfocarme en la más importante preguntade todas: ¿estamos construyendo al mundo que todos queremos?”

Pero el “nosotros” en esa declaración es sólo un soporte para las fantasías de otro hombre blanco rico que cree que sus maravillosos juguetes salvarán al mundo.

¿Es realmente el mundo que él quiere el que queremos? Esa es una pregunta que vale la pena hacer. Pero no es la que plantea Mark Zuckerberg.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s