No poder pensar nada por fuera del Estado, un corset mental que nos asfixia

Me quedé pensando en el periodista:



de La Nación, en lo que escribe sobre los créditos de la Red de Trueque en esta nota:

“Más tarde, su afán por el coleccionismo y la numismática lo llevó a descubrir que tampoco existían catálogos de ningún tipo sobre los billetes de trueque, como Lecop, Patacones y demás etcéteras, que proliferaron desde 1996 hasta 2003 en la Argentina, razón por la cual inició una nueva colección para reconstruir aquella historia reciente a partir de los billetes, que ya tiene catalogados y publicados en un DVD.”

Toda la Nota en La Nación


No sé quién es Alejandro Rapetti , qué edad tiene, ni nada de eso, puede ser que el tema no le interesara mucho, que la hizo por obligación y no investigó sobre qué estaba hablando.

Probablemente ni siquiera miró a algunos de los créditos que están en el catálogo que hizo Marcelo Gryckiewicz o, si los vió, no les dió bola o no le interesaban.

Lo que me llama la atención es que al mezclar o confundir los créditos de la Red de Trueque con los Lecops y los Patacones está desvirtuando todo lo que fue el llamado trueque.

Los Lecops fueron emitidos por el gobierno federal, tenían su respaldo:

“El Bono Lecop (de Letras de cancelación de obligaciones provinciales) fue una serie de bonos de emergencia emitidos entre 2001 y 2002 en la Argentina mediante el Decreto 1004/01. No devenían interés, y tenían como vencimiento el 30 de septiembre de 2006.

Originalmente fueron creados por el gobierno de Fernando de la Rúa con el fin de cancelar las deudas del Estado con las provincias debido a la falta de recursos financieros. Sin embargo, debido a la fuerte crisis económica, en 2002, bajo el gobierno de Eduardo Duhalde, se realizó otra emisión de Lecop, en muchos casos para pagar sueldos y subsidios estales (como los Plan Jefes y Jefas de Hogar).

Estos bonos circulaban a la par del Peso convertible y se podían usar para pagar impuestos y hacer compras. Junto con los Patacones, fueron los bonos más importantes que circularon en la Argentina en la crisis del 2001-2002. Se emitieron billetes de 2, 5, 10, 20 y 50 Lecop. Se calcula[¿por quién?] que el monto total de emisión llegó a 3.225 millones de pesos.”
Wikipedia


Algo similar sucede con los Patacones, salvo que tenían el respaldo del gobierno de la Provincia de Buenos Aires:

“Bono Patacón es una denominación que se le dio a una serie de bonos de emergencia (técnicamente llamados Letras de Tesorería para Cancelación de Obligaciones), emitidos entre el 2001 y el 2002, mediante la ley 12.727, en la Provincia de Buenos Aires, durante el gobierno de Carlos Ruckauf. Un patacón equivalía nominalmente a un Peso convertible.

Fueron creados como forma de crear una moneda paralela dado que, por restricciones impuestas por la Ley de Convertibilidad desde 1991, la emisión monetaria se encontraba restringida. Frente a la falta de liquidez resultante, estos bonos fueron ideados como un modo alternativo de financiamiento, en el marco de crisis que afectaba al país.

En un principio su circulación no estuvo exenta de polémicas, ya que inicialmente se utilizaron para pagar salarios de la administración pública, haciéndolos circular en la economía de manera compulsiva. Como contraprestación por esta adopción forzada, se permitía a la ciudadanía el pago algunos impuestos. Fruto de la crisis, los comercios también comenzaron a aceptarlos, en la mayoría de los casos respetando su valor nominal, tanto en la provincia de Buenos Aires como en la Capital Federal. Sin embargo, los patacones se transaban en el mercado a un valor menor al del peso, acercando su cotización al valor nominal a medida que se aproximaba su vencimiento.

Se emitieron valores de 1, 2, 5, 10, 20, 50 y 100 patacones. También existió el patacón de 50 centavos, aunque de muy escasa circulación.”

Wikipedia


Ambos Bonos tenían el respaldo del Estado (provincial o federal) los créditos no lo tenían, era algo hecho por fuera del Estado, por fuera de las instituciones.

Al confundir los créditos con los bonos el periodista nos muestra su estrechez mental, su ignorancia o su falta de imaginación. Es alguien que no puede pensar en algo por fuera del Estado…

Me hace pensar en Ursula K. Le Guin pidiéndole a los escritores que se imaginen mundos por fuera del capitalismo, debemos imaginarnos mundos por fuera del Estado, el Estado no es un amigo no es neutro en general el Estado no es la solución sino el problema.

Lástima que Alejandro Rapetti no puede ni imaginarse algo por fuera del Estado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s