La alimentación de las vacas que serán hamburguesas de Burguer King proviene de tierras deforestadas en Brasil y Bolivia

The Guardian

La campaña del grupo Mighty Earth dice que drones aéreos, imágenes satelitales e investigaciones de campo demuestran que los agricultores llevaron a cabo la quema forestal para los proveedores de soja del gigante de los alimentos de comida rápida

La cadena de hamburguesas Burger King ha estado comprando piensos producidos en plantaciones de soja que se crearon quemando bosques tropicales en Brasil y Bolivia, según un nuevo informe .

Jaguares, osos hormigueros gigantes y perezosos se han visto afectados por la desaparición de alrededor de 700.000 hectáreas de tierras forestales entre 2011 y 2015.

La campaña del grupo Mighty Earth dice que la evidencia obtenida de drones, imágenes satelitales, mapeos de la cadena de suministros e investigación de campo muestran un patrón sistemático de incendios forestales.

Los agricultores locales realizaron las quemadas de la selva para cultivar soja para los proveedores de Burger King, Cargill y Bunge, los únicos dos gigantes agrícolas que se sabe que operan en la zona.

Glenn Hurowitz, CEO de Mighty Earth , dijo: “Las conexiones son bastante claras. Bunge y Cargill le proveen a Burger King y a otros grandes vendedores de carne alimentados con granos. McDonald’s,Subway y KFC no son perfectos, pero están haciendo mucho más para proteger los bosques. Si Burger King no responde inmediatamente a las personas que quieren saber de dónde proviene su comida, entonces la gente debería comprar en otra parte “.

La destrucción de bosques tropicales y tierras de sabana que se destaca en el informe se concentra en los bosques de tierras bajas de Bolivia y en el Cerrado Brasileño, donde el ritmo de la deforestación supera ahora al de la Amazonia.

Uno de los proveedores de Burger King compra soja de Bunge que se origina en el Cerrado brasileño, según los datos de las materias primas suministrados por el Stockholm Enterprise Institute.

Cargill también patrocinó la convención anual de Burger King en 2015 y donó una suma de cinco cifras a la  Burger King McLamore Foundation en 2014.

El año pasado, cerca de 2 millones de hectáreas de tierra fueron deforestadas en Brasil, frente a 1,5 millones en 2015, mientras que en Bolivia se habían eliminado 865.000 hectáreas de bosques, frente a 667.000 anuales en los años 2000.

No todo el desmonte forestal estaba relacionado con la producción de soja, pero Mighty Earth dice que las compañías de alimentos no están haciendo lo suficiente para prevenir la deforestación en las áreas en las que operan y ofrecen incentivos financieros que estimulan a este proceso en primer lugar.

Burger King, que es propiedad de la firma de inversiones brasileña 3G Capital, no revela detalles de sus proveedores, pero se ha negado a descartar la compra de productos producidos en tierras deforestadas.

Sharon Smith, gerente de bosques tropicales de la Union of Concerned Scientists, [Unión de Científicos Preocupados], dijo: “Burger King es una de las compañías de comida rápida más grandes del mundo, pero siempre ocupa el último lugar dentro de las industrias cuando se trata de políticas de protección ambiental. El gigante de la comida rápida necesita seguir a sus competidores como McDonald’s y exigir que sus proveedores no destruyan los bosques tropicales como parte de su modelo de negocio “.

El gigante de la comida rápida, que opera al menos una joint venture con Cargill, declinó responder a las solicitudes de comentarios.

Cargill también patrocinó la convención anual de Burger King’ en 2015 y donó una cifra de 5 dígitos a la Burger King McLamore Foundation en 2014.

En una declaración escrita a The Guardian, Cargill enfatizó su compromiso de reducir a la mitad las incidencias de la deforestación en sus cadenas de suministros para 2020 y terminarla para el 2030.

En un comunicado de la compañía enviado a The Guardian declaró: ” En Brasil, hemos visto un gran progreso a medida que nos asociamos para avanzar en la moratoria de la soja en la Amazonía durante más de una década. Hoy en día, estamos trabajando con más de 15.000 agricultores de soja y colaborando con gobiernos, ONGs y socios para implementar el código forestal brasileño y avanzar en la protección de los bosques “.

Los activistas relatan que Cargill se negó a extender la moratoria de la soja más allá del Amazonas, que en su política comercial no se menciona a una “situación de crisis”.

Burge tampoco respondió a las solicitudes de comentarios.

Más de la mitad de la vegetación natural del Cerrado ya ha sido despejada, comparada con el 25% de la Amazonia.

Los inversores que representan u$s 617.000 mil millones de activos enviaron el martes una carta a Cargill, Bunge y a varias cadenas de hamburguesas, en las que “exigen que las empresas reafirmen y extiendan sus compromisos de deforestación cero específicamente para América Latina”.

Investors representing $617bn of assets on Tuesday sent a letter to Cargill, Bunge and several burger chains, in which they “demand that companies reaffirm and extend zero deforestation commitments specific to Latin America”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s