Con Los Planes Sociales Todos Somos Rehenes

El gobierno de Michel Temer en Brasil mandó al Congreso una reforma del sistema previsional, buscando cambiar las condiciones para acceder a una jubilación o pensión.

La reforma no tiene el apoyo de la población, ni siquiera de quienes apoyan a este gobierno, eleva la edad mínima para jubilarse, baja las jubilaciones, etc. etc..

Lo que se afirma, desde el gobierno, es que hay un déficit previsional enorme y que no lo pueden bancar más.

Ante esto el equipo de márkteing del PMDB [Partido Movimiento Democrático Brasileño], el partido del vicepresidente de Dilma Rousseff y actual presidente lanzó el siguiente cartel:


PMDB previdencia

Cartel publicitario del PMDB, Partido Movimiento Democrático Brasileño, del presidente Michel Temer de Brasil


Si La Reforma de la Previdencia

No Sale

Chau Bolsa Familia
(Plan Social: Pago mensual de un dinero en efectivo de ayuda para los más pobres)

Adiós Fies
(Programa de Financiación del Estudio Superior, becas y créditos otorgados por el Ministerio de Educación de Brasil para pagar las cuotas de una universidad privada)

Sin Nuevas Rutas

Se Terminan Los Programas Sociales


Todo esto me hizo recordar cuando José Natanson escribió en Le Monde Diplomatique:

Sucede que el despegue económico de los últimos años y los avances sociales registrados en casi todos los países se explican en buena medida por el boom de los commodities, y la renta que habilitan es apropiada por el Estado y, con mayor o menor éxito, redistribuida. A uno podrá gustarle más o menos, pero habrá que reconocer que los ingresos extraordinarios y la ampliación del gasto social están relacionados. En términos argentinos, hay un vínculo entre el monocultivo sojero y la Asignación Universal, y ése es, desde mi percepción, el punto ciego del correcto razonamiento planteado por Carta Abierta cuando alerta sobre la imposibilidad de una política social inclusiva sin retenciones: lo que falta decir es que para que haya retenciones tiene que haber soja, y para que haya soja tiene que haber glifosato.

José Natanson, Le Monde Diplomatique


Resumiendo:

¿Querés cobrar la Asignación Universal Por Hijo?

Entonces hay que plantar soja!

La lógica acá es similar:

¿Querés cobrar el Bolsa Familia o tener un crédito barato para pagar la universidad? entonces hay que reformar la previdencia!


La sensación es de que nos transformamos en rehenes del gobierno, no somos libres para decir :
-No, no quiero esta reforma de la previdencia !
o
-No, no quiero que en la Argentina se siga plantando soja!


De una entrada en el blog Cine Gnosis de Wilson Roberto Vieira Ferreira


El Barón Munchausen, la reforma de la Previdencia y la lógica del rehen

El material de propaganda del PMDB cuyo eslogan es “Si La Reforma de la previdencia no sale, chau Bolsa Familia, adios Fies, sin nuevas rutas, se terminan los programas sociales”, mas que la desesperación de un gobierno que corre contra reloj (Lava Jato y Elecciones 2018) revela la naturaleza del Estado contemporaneo: el terrorismo y la lógica del rehen. Si antes el terrorismo estaba restricto a territorios como aeropuertos y embajadas, ahora se tornó prática de gobierno: todos nosotros somos rehenes bajo la estrategia del chantaje de los déficits y deudas que se transforma en la nueva función del Estado. Lógica que se sustenta en un mito, así como aquel que el Barón Munchausen, en la película clásica de Terry Gilliam de 1988, destruyó: no existen ejércitos turcos atrás de los muros que mantienen a la ciudad sumisa por el miedo y la ignorancia.

En la última parte de la película Las Aventuras del Barón Munchausen (1988), de Terry Gilliam, el heroe Barón termina de contar sus historias sobre como consiguió derrotar al ejército turco y salvar el día.

“Termine con esas idioteces! Ud. está preso por diseminar historias ridículas en un momento de mucho peligro cuando el enemigo está en la puerta…”, ordena el alcalde que completa: “¿Soy o no soy el representante elegido del pueblo?”.

Supuestamente la ciudad está sitiada y los turcos están frente a la gigantesca puerta de la muralla. Pero el Barón grita: “Abran los portones, aprovechemos el día… nada destruye más a un hombre que el miedo y la sumisión”. Al frente, conduce a todos en dirección de la muralla de la ciudad para abrir los portones, bajo la mira de los rifles del ejército del alcalde. Son tantos cuidadanos los que siguen al Barón, que ningun soldado consigue tirar.

Los portones son abiertos y todo es revelado: el Barón decía la verdad. El ejército turco hcía mucho tiempo había sido derrotado. El alcalde mantenía el mito del peligro turco para someter a la población a través del miedo y la ignorancia.

En esta secuencia que cierra las locas historias contadas por el Barón Munchausen está fantasticamente resumida una práctica de ingeniería de percepción que es repetida ad infinitum por la propaganda política: la lógica del chantaje y del rehen.

El chantaje y el rehenPara el pensador francés Jean Baudrillard (1929-2007), el chantaje y el rehen son las figuras políticas de manipulación que representarían el nivel final de la evolución del Estado: primero el Estado fue creado para gerenciar al ejercicio de la libertad; después para proveer la necesidad de seguridad; y ahora, la práctica institucional del terrorismo al tomar como rehen a la población por medio de la jubilación, la seguridad y la asistencia social.

Sin embargo, Baudrillard alerta: esta es una estrategia fatal del “genio maligno de lo social”. Al contrario de los antiguos terroristas de aeropuertos y embajadas que exigían algo a cambio para la liberación de los rehenes, en la actual forma fatal de terrorismo de Estado el gobierno no negocia con la víctima – ella será inmolada en un espetáculo mediático, así como lo son los rehenes del Estado Islámico, decapitados en serie para las cámeras – lean a BAUDRILLARD, Jean. Las Estrategias Fatales.

Más allá de la truculencia y oportunismo del gobierno no interino Temer (que parece seguir a sin chistar el consejo del publicitario Nizan Guanaes: “Hágase impopular, pero haga lo necesario”), la pieza publicitaria del PMDB “Si no sale la reforma de la previdencia, chau Bolsa Família, adios Fies, sin nuevas rutas, se terminan los programas sociales” es una fractura expuesta reveladora de la función terrorista del Estado actual.

Si fuese sólo la desesperación de un gobierno ilegítimo que corre contra reloj (elecciones 2018 y la espada de la Operación Lava Jato sobre sus cabezas) para ejecutar el servicio sucio, podríamos creer que la restitución de la Democracia resolveria todo, recolocando la función del Estado como gestor del ejercicio de la libertad.

Sin embargo, este material publicitario no se restringe a una sigla partidaria. Creado por la agencia Benjamin Digital, del marketero Lula Guimarães (que comandó la campaña del tucano [del partido del ex-presidente Fernando Henrique Cardoso] João Dória Jr. en São Paulo), fue una iniciativa tomada por el Palacio del Planalto – luego de estudios de inteligencia de red y monitoreamiento de la Internet y frente a la fuerte resistencia en el Congreso contra la reforma de la previdencia, percibieron el predominio de la narrativa de la oposición en el debate virtual.

La amenazadora pieza publicitária sigue el sendero de un debate iniciado en países laboratorios del llamado “Consenso de Washington” – Chile y Corea del Sur en los años 1990, cuyos resultados fueron catastróficos para la población: en Chile, el promedio de la jubilación reducida a la mitad del salario mínimo y el crecimiento de la desigualdad; y en Corea del Sur el desmonte de un secular sistema previdenciario y el desmoronamiento de un contrato social confuciano al transformar ancianos en no-peronas – entre 2011 y 2015 creció en 56% las muertes de ancianos abandonados por sus familias.

La función terrorista del Estado

¿Por qué el Estado evolucionó hacía la función terrorista? Antes incluso que los neoliberales defendiesen la necesidad de un “Estado mínimo”, ironicamente el Estado ya fue minimizado con el vaciamiento del propio Poder que lo redujo historicamente, de topos de la lucha política a la producción de alguna finalidad social, en el aparato de gestión de la reproducción macroeconómica, de la reproducción de la fuerza de trabajo y consumo y del endeudamiento público .

Por eso el Estado evolución hacía una escena (u “obscena”) peor que el de la prohibición, de la censura y de la represión: la “obscena” del chantaje. Forma de disuasión que es peor que la sanción. En la (obs)cena del chantaje no se dice más “no harás esto!”, sino ahora “si no hicieras esto…”. La eventualidad amenazadora es mantenida bajo suspenso.

En la prohibición aún había una referencia, una ley que podria ser transgredida. En el terror hay suspensión – el rehen no es un condenado. Él está en un estado entre vida y muerte.

Esta es la perfecta logica del terror: no hay más a violencia de la prohibición, sino el terror de la suspensión.

En la pieza de propaganda del PMDB sobre la reforma de la previdencia la conjunción subordinativa condicional “si” es seguida por el terror contíguo del “chau”, “adios”, “sin”>Las Aventuras del Barón Munchausen: si los portones fuesen abiertos…

Chantaje y Transpolítica

El tema es que esta lógica obscena del chantaje no objetiva un intercambio – un rehen por un prisionero político. Como afirmaba Baudrillard, la lógica del chantaje es transpolítica: no objetiva intercambiar sino la ejecución ejemplar del rehen, sin negociaciones – sólo ostentación.

La no invasión de los ejércitos turcos en la ciudad atrás de las murallas no garantizaba la libertad y vida digna para los ciudadanos, sino el aumento de la miseria, miedo y sumisión. Supuestamente el rehen en prisión por el alcalde era la seguridad de los ciudadanos. Pero, como se dió cuenta el Barón Munchausen, en verdad todos los ciudadanos son los verdaderos rehenes, ejecutados por el mismo gobierno.

La satisfacción de las condiciones del chantaje no garantizará la liberación de los reehnes. En el caso de la pieza de propaganda, los reehnes no son el Fies, los programas sociales o el Bolsa Familia. Los rehenes somos todos nosotros, así como los rehenes del Estado Islámico perfilados en una playa con capuchas sólo esperando la decapitación como un tétrico show mediático internacional.

Somos todos rehenes

Y ¿por qué todos se transforman en rehenes? Por que lo contrario del viejo terrorismo político, el terrorismo de Estado no tiene territorio – todos los ciudadanos son hechos colectivamente responsables por el orden que reina en la sociedad. Si supuestamente el Estado quiebra y la deuda pública se hace impagable todos son responsabilizados y tomados como rehenes para ser liquidados como una prueba de la existencia de una deuda real.

Historicamente, las salidas de este impas simbólico siempre fueron las peores posibles: la búsqueda de un chivo expiatorio (racial o de clase) para expiar la culpa de los ciudadanos-rehenes (el fascismo); la transformación del resto del mundo como rehen como hicieron los EUA en la Era Nixon con la moratoria de la deuda a través del fin del patrón oro por el dólar, moneda del comercio internacional (las bases del terrorismo económico de la Globalización); la transformación de ciudadanos en no-personas tratadas como refugio social – viejos, enfermos, niños miserables etc. (el “homo sacer” o “refugio humano” – lean BAUMAN, Zygmunt. Vidas Desperdiciadas).

Al final, el mito de la bomba poblacional y de la histeria del control de natalidade como solución económica y ambiental también forman parte de esta amplia estrategia terrorista de Estado.

Lo que las reflexiones de Baudrillard sobre las formas del terrorismo moderno nos enseña es que los propios términos del debate tienen que ser redefinidos: así como el Barón Munchausen colocó en jaque el chantaje del rehen (no hay turcos atrás de los muros porque hace mucho tiempo los derroté), el déficit de la Previdencia ya fue hace mucho probado como un mito – clique aqui.

Y aunque existiese, seria tan impagable como todos los papeles de las deudas públicas de todo los países que sustentan la espiral especulativa de la Globalización, el principal mecanismo de terror que tomó a todo el planeta como rehen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s