Informe sobre israelíes en la Patagonia-Febrero de 2017

Click con el botón derecho del mouse y elegir descargar el pdf sobre el

Informe sobre israelíies en la Patagonia-Febrero de 2017


Ante el cúmulo de versiones y trascendidos que dan cuentan de la presencia creciente de militares y civiles israelíes en nuestra Patagonia, el Instituto de Política Internacional LA HORA DE LOS PUEBLOS, en cumplimiento de sus funciones y objetivos, envió a la zona a un grupo de compañeros para investigar y documentar la verdad de los hechos.

Ofrecemos a continuación los resultados obtenidos, y las conclusiones a que arribamos.

Consejo de Dirección

I. P. I. La hora de los pueblos

— o —

Un arma de penetración de Israel en Argentina

El turismo militar israelí en la Patagonia

Informe presentado en la Asamblea realizada el 16 de febrero del 2017, en el salón Illia, del Senado de la Nación.

Introducción

Este informe, que expone la realidad sobre la presencia de militares israelíes en la Patagonia argentina, ha sido preparado por un equipo de investigadores del Instituto de Política Internacional “La hora de los pueblos”. Para ello, algunos de sus integrantes viajaron a la zona que va desde San Martín de los Andes, en Neuquén, hasta El Bolsón, en Chubut, en búsqueda de datos de primera mano y, por ello, confiables.

Esta delicada cuestión inquieta a muchos argentinos desde hace años pero, lamentablemente, casi siempre había sido tratada casi exclusivamente sobre la base de conjeturas, trascendidos o hechos no debidamente probados.

Las sospechas comenzaron en la década de 1960 y, desde entonces, se han publicado diversos trabajos. De entre ellos rescatamos, por su seriedad y la fundamentación de sus afirmaciones, la labor realizada por el señor Hussein Triki, un tunecino que llegó a nuestro país como delegado político de la Liga de los Estados Árabes a comienzos de la década de 1960. Sus investigaciones fueron publicadas en el libro titulado “He aquí Palestina-El sionismo desnudo” (Editorial Afrodísio Aguado, Buenos Aires, 1976). Las primeras publicaciones y conferencias de Hussein Triki, en las que dio a conocer sus estudios sobre la presencia de militares israelíes en la Patagonia, se conocieron a principios de la presidencia del doctor Arturo Illia, y produjeron la airada reacción de la DAIA y otras organizaciones sionistas que responden a las directivas de Israel.

La DAIA, que en aquel tiempo ya seguía fielmente las instrucciones del Estado de Israel, no pudo desmentir una sola de las investigaciones difundidas por el señor Triki. Sin embargo, esa organización sionista ejerció una desembozada y poderosa presión sobre el presidente Illia y su canciller Miguel Angel Zabala Ortiz, a quienes les exigieron la expulsión de nuestro país del señor Triki. Illia y Zabala Ortiz cometieron, entonces, uno de los tantos lamentables actos de obediencia de un gobierno argentino ante las exigencias israelíes, y expulsaron a Triki.

Con el tiempo, y gracias al retorno del general Perón a nuestro país y al triunfo del Frente Justicialista de Liberación, FREJULI, en las elecciones presidenciales de 1973, Hussein Triki pudo regresar a la Argentina. Vivió entre nosotros hasta morir en un accidente de tránsito en 2012. En esa segunda estadía en la Argentina, Triki pudo publicar su obra central, el citado libro “He aquí Palestina-El sionismo desnudo”. Quienes deseen consultar esa obra de Triki pueden hacerlo en la Biblioteca de nuestro Instituto de Política Internacional “La hora de los pueblos”.

Primera etapa: MOCHILEROS

Casi simultáneamente con el retorno de los gobiernos constitucionales en 1983, comenzaron a difundirse trascendidos de la presencia de mochileros israelíes en la Patagonia, que eran en realidad militares de ese país que estudiaban la zona lacustre de la Patagonia. Esos trascendidos aseguraban que, desde San Martin de los Andes en Neuquén, y hasta el Calafate en Santa Cruz, acampaban grupos de entre cinco y ocho militares israelíes que se alojaban en carpas modernas y bien pertrechadas. Las mismas noticias llegaban desde Chile respecto de su región patagónica.

A pesar de la repetición de tales trascendidos el gobierno nacional nunca produjo un informe oficial sobre ellos. Tampoco lo hicieron los gobiernos provinciales de la región.

La cuestión tomó estado público a fines de 1985, durante el gobierno del doctor Raul Alfonsín.

Según publicara el diario La Nación del día… , el Estado de Israel afirmaba que en la Unión Soviética había un millón de judíos perseguidos por el gobierno comunista. Por ello  solicitó al gobierno de los Estado Unidos de Norteamérica que realizara una doble misión: que gestionara ante la Unión Soviética la salida de veinticinco mil judíos rusos y, a su vez, solicitara al gobierno argentino que permitieran la radicación de tales judíos rusos en la Patagonia.

El doctor Alfonsín acepto el pedido norteamericano, e Israel envió una delegación oficial para que determinara el lugar exacto donde podrían crearse colonias judías en la región lacustre patagónica. La delegación israelí viajo a nuestro país, visitó la zona indicada e hizo declaraciones al diario La Nación, en diciembre de 1985, informando de lo antedicho.

Adelantó, incluso, que se habían elegido los lugares más apropiados para la instalación de las colonias de judíos rusos y que habían encontrado muy buena voluntad en la Argentina para ese operativo migratorio.

Concomitantemente con ello, el 5 de enero de 1986, la corresponsalía del mismo diario La Nación en Rio Gallegos informó en su página 6 que:

“Miembros de la colectividad judía estudian la posibilidad de establecer un asentamiento que, en diez años, podría congregar unos diez mil israelíes en la localidad de El Calafate, ubicada a 200 kilómetros de esta ciudad.

“Alberto Levi portavoz de los israelíes que realizan un relevamiento en la zona, manifestó que éste es un proyecto largamente acariciado y que cuenta con el aval de autoridades argentinas’.

“Como ocurre desde hace algunos años, el Calafate -la principal villa turística del país- recibió en esta temporada a varios cientos de mochilero judíos, quienes, según sus propias manifestaciones, realizan un relevamiento de la zona para estudiar el clima, la flora, la fauna, y las riquezas potenciales del lugar.

“Según opiniones de pobladores de la zona y de mochileros, el relevamiento habría llegado a su fin con resultados favorables como para establecer un asentamiento.

“Consultado sobre la elección del lugar que, pese a sus encantos naturales, ofrece algunas complicaciones en el invierno por insuficiente infraestructura, dijeron que también fueron difíciles las condiciones que había donde actualmente se levanta el Estado de Israel’.

“‘Pese a esa situación podemos considerar que el calafate tiene condiciones diez veces mejores que las que poseía Israel en sus comienzos. Aquí tenemos gas, petróleo, una tierra feraz, abundante agua y un clima adecuado para nuestras necesidades, salvo en invierno, pero eso no es un problema mayor’.

“También sostuvieron que ‘actualmente estamos gestionando ante el gobierno nacional créditos y subvenciones, tramites que están bastante adelantados’.”

A continuación y para respaldar lo que acabamos de relatar, en la foto número 2 ofrecemos copia del aludido recorte del diario La Nación.

Este proyecto de traer judíos rusos abortó poco después, a pesar de estar tan avanzado ya, debido a que la Unión Soviética no permitió la salida de los judíos indicados, aduciendo que en ese país no se perseguía a nadie. Por eso, Estados Unidos dio por terminada su gestión, el Estado de Israel no pudo continuar con su pedido y el gobierno del doctor Alfonsín cerró el caso.

Lo notable, sugestivo y muy sospechoso es que, desde ese momento y hasta hoy, todas las organizaciones sionistas de nuestro país que trabajan para Israel -la DAIA, la AMIA, y la organización Sionista Argentina OSA-, así como toda la prensa y dirigencia política que les responde, han silenciado ese intento israelí de instalar veinticinco mil judíos rusos y diez mil judíos israelíes en nuestra región lacustre patagónica. La DAIA ha llegado más lejos aún, pues no solo ha tapado esta cuestión con una cerrada cortina de silencio, sino que, en más de una ocasión, ha tratado de descalificar a quienes difundimos el proyecto israelí-norteamericano aceptado por el doctor Alfonsín, y nos ha tildado de nazis, antisemitas, judeofóbicos e insultos por el estilo. Conviene recordar que ésos son exactamente los epítetos que aconseja usar el Mossad para tratar de descalificar a quienes cumplimos con el deber patriótico de dar a conocer la verdad sobre las andanzas de Israel en nuestro país, incluido lo que hizo entre 1985 y 1986 en materia de penetración militar y creación de una colonia suya en la Patagonia.


El informe son 17 página en pdf, click con el botón derecho del mouse y elegir descargar el pdf en el siguiente enlace, el:

Informe sobre israelíies en la Patagonia-Febrero de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s