Los trabajadores cuyos empleos se hacen precarios por la tecnología están organizándose

Open Democracy

A principios de 2015, un grupo de mensajeros en bicicletas se reunieron para averiguar cómo podrían obtener un aumento salarial. No habían tenido uno en 15 años, aunque sus costos habían aumentado en un 58%, lo que significa un recorte salarial de más de un tercio en términos reales. En febrero de ese año se unieron al Independent Workers Union of Great Britain (IWGB) [Sindicato Independiente de Trabajadores de Gran Bretaña] fundando la Couriers and Logistics Branch (CLB) [rama de Mensajeros y Logística (CLB)]. Después de 9 meses de campaña contra CitySprint, la empresa de mensajería líder en Londres, los conductores vestidos de azul recibieron el aviso de un aumento de 50p por entrega – un alza significativa. CitySprint debe haber pensado que esto sería el final de esto. Era sólo el comienzo.

“Es bueno tener un aumento de sueldo”, dice Mags Dewhurst, “pero muchos de los problemas de nuestra industria son a causa de los falsos contratos en los que estamos, y estos contratos sustentan todas las capas de explotación. Podemos ser despedidos en cualquier momento; No conseguiremos ningún pago en los feriados; Y todavía estamos sufriendo la fluctuación de la ecuación de oferta y demanda “. Dewhurst acaba de ganar una demanda contra CitySprint. En un espíritu similar al fallo en el juicio de octubre pasado contra Uber, o del éxito reciente contra Pimlico Plumbers, el juez dictaminó que la clasificación de Dewhurst de CitySprint como “contratista independiente” era ilícita, y le concedió licencia remunerada.

“Si nos fijamos en sus finanzas a partir de 2008, su volumen de negocios ha estado aumentando año a año en un 15%. Dice Dewhurst, señalando que el trabajo de los mensajeros es duro, peligroso e importante, con mensajeros profesionales a menudo entregando suministros urgentes como quimioterapia. “Estás sentado allí pensando, ¿Adónde va el dinero?, porque estoy trabajando cada vez más duro, pero ganando cada vez menos, y la compañía para la que trabajo desafiando todas las historias financieras nos dice, debes aceptar menos y por qué debemos aceptar la austeridad, mientras mi CEO se da un aumento del 55% en 2013. ”

El CLB emplea un enfoque doble, combinando la acción legal estratégica con campañas sobre el terreno, demostrando un modelo más dinámico, cooperativo y horizontal que responde a los recientes desarrollos en el mundo del trabajo que los sindicatos tradicionales han demostrado ser incapaces de iniciar. A medida que más personas son registradas como “trabajadores por cuenta propia “, existe una necesidad urgente de sindicatos innovadores, forjando alianzas con cooperativas, digamos, para defenderse más contra la precariedad. Según el vicepresidente de IWGB, Jon Katona, “el reciente triunfo de Dewhurst representa una” punta “de esta visión, que se está acelerando a medida que los trabajadores afiliados a Deliveroo IWGB comienzan una acción industrial en Brighton y ahora en Leeds con International Workers of the World,[Sindicato: Trabajadores Internacionales del Mundo] , después de una campaña acertada en Londres el año pasado. La IWGB está pidiendo al gobierno que amplíe los derechos relacionados con el estatus de los trabajadores y facilite a los demandantes el acceso a la justicia, ya que actualmente estos contratos también les prohíbe a los trabajadores demandar a su (no) empleador.

En Brighton, conductores apoyados por gente como John McDonnell y Green MP Caroline Lucas deben comenzar una campaña de alto perfil después de que los jefes de Deliveroo se han negado a asistir a la mesa de discusiones por reclamos por un aumento de £ 1 por entrega. Aunque Deliveroo parecía capitular ante una congelación en la contratación, que estaba resultando en demasiados trabajadores por muy pocos puestos de trabajo, se han negado a participar más. En una declaración enviada a los conductores, explicaron sus métodos de contratación diciendo: “cuando no hay suficientes conductores en estas horas pico, que resulta en pedidos retrasados o no aceptados para los clientes, nuestro sistema cree que necesitamos más ayuda y comienza a buscar nuevos conductores en la zona “. Esto significa que la empresa recluta sobre la base de la demanda en las horas más concurridas, y significa que es imposible para un mensajero estar plenamente empleado el resto del tiempo.

Desde entonces, Deliveroo ha tratado de aclarar esta afirmación, negando que continúe cualquier congelamiento y diciéndole a openDemocracy que están “proporcionando un trabajo bien remunerado y flexible que los conductores quieren”. Esto sirve para ocultar la realidad de que la mayoría de los trabajadores de la industria de mensajería ya son precarios, y no se pregunta por qué podría ser que la gig economy emplee más ampliamente a una fuerza de trabajo desproporcionadamente inmigrante, personas que se ven obligadas a aceptar un trabajo ocasional debido al racismo sistémico que les niega un empleo más estable. Deliveroo también me dijo que no reconoce nada de esto como una acción industrial ya que “la IWGB no representa a nuestros conductores” – raro ya que sus conductores han firmado una oferta para duplicar su condición de contratistas independientes.

El sindicato comenzó representando a los trabajadores de limpieza mal pagos , invariablemente trabajadores inmigrantes, en las universidades de Londres en 2012, y recientemente ha establecido una sucursal para cuidadores de temporales de niñosl. Campañas como Justice for Cleaners en la universidad SOAS y la campaña 3 Cosas se dividieron en grandes sindicatos y se reformaron bajo la bandera de la IWGB. “Muchos son polacos o brasileños en la industria de mensajería. “Es un hecho por el tipo de trabajo, porque sons de bajos salarios, bajo nivel de seguridad, baja perspectiva. Es el tipo de trabajo que está más disponible para las personas que … ya son vulnerables. No tienen las mismas posibilidades de conseguir empleos financieramente seguros y estables, así que este caen en este tipo de trabajo precario “.

La descripción del sistema de Deliveroo -y su negativa declarada a restringirlo- también traiciona el funcionamiento de una estrategia más generalizada y deliberada por parte de plataformas similares para eludir la responsabilidad por los medios de vida de los trabajadores: presentando falsamente la degradación que resulta de un feroz modelo de negocios capitalista como las inevitables fluctuaciones de la tecnología eficiente que simplemente trata de darle a los compradores y vendedores lo que quieren. Estas plataformas se benefician de la economía “inteligente” al explotar y recomponer la precariedad existente.

Los trabajadores y la interfaz pública con las empresas que cultivan una imagen futurista, establecidas para “disrumpir” las redes de valor y ampliarse exponencialmente conquistando nuevos mercados, desatando una marea de comodidad por parte del consumidor que no puede ser devuelto. La rapidez con la que estas empresas aumentan es sólo posible, como Dewhurst señala, porque no tienen que cubrir los costos básicos de infraestructura – los vehículos, el pago de vacaciones, pago por enfermedad o seguro nacional. La misma lógica les permite levantando sus manos – “sólo somos una empresa de tecnología” – y desactivar las connotaciones políticas de ser un trabajador al rotular a los empleados como empresarios que reciben una patada al ser sus propios jefes.

Este mito del irreprimible avance tecnológico alimenta la gran quimera neoliberal de que los mercados deben ser autorizados a respetar sus propias leyes, demostradas por su verdadera naturaleza cuando los gobiernos se apresuraron a apuntalar al sistema financiero en la crisis bancaria de 2008, como Will Davies, entre otros, han argumentado. En su lugar, dicen los grupos como el IWGB, aquí es la explotación a la antigua – con una nueva cara brillante: “la tecnología les permite mantener a los trabajadores a distancia, para que puedan esconderse detrás de esta idea de que es un algoritmo el que lo está controlando” advierte Katona. Pero es la misma distancia la que hasta ahora les ha permitido a los trabajadores organizarse con gran éxito.

El resto de nosotros debemos resistir a una cultura que continúa santificando la codicia corporativa y la conveniencia del consumidor a cualquier costo. Innumerables servicios están siendo desgastados de esta manera, y debemos ser conscientes de que la tecnología ha creado nuevas posibilidades para que el trabajo sea socavado hasta el hueso. La automatización podría anunciar un mundo más allá del trabajo, pero no bajo los actuales arreglos de erosión a las protecciones sociales y la falta de regulación decente para los mercados en evolución. Sindicatos como el IWGB y los de las industrias a-b están a la vanguardia desafiando a este ataque, pero los contratos más cortos, el pago a destajo y las protecciones ausentes están en aumento en todos los ámbitos. Estas empresas no se preocupan por sus empleados – pero se preocupan por su imagen pública y sus márgenes de ganancia. Llevan un registro de sus intentos de escparse de estos requisitos básicos; las cosas pueden empeorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s