San Pablo, Brasil: Pasajeros de Uber relatan desde robo a asedio por conductores de la aplicación

Folha de São Paulo

THIAGO AMÂNCIO
DANIEL CASTRO
PAULO GOMES
DE SÃO PAULO

14/05/2017

Noche de mayo de 2016, zona oeste de São Paulo. Jéssica toma un Uber para llevarla a una casa nocturna. Durante el viaje, el conductore le dice que es linda, intenta convencerla a cenar con él, le dice que se van a casar y, horas después de dejarla en su destino, se queda alli, en la puerta de la casa nocturna, esperándola salir.

Mañana del mismo mes, aeropuerto de Guarulhos. Evandro llega en un vuelo internacional y llama a un Uber para llevarlo a su casa. Iniciado el viaje, el conductor atiende a una llamada y le pregunta si no hay problemas en buscar a un pariente que necesita resolver un problema por el trayecto. El “familiar” entra en el auto y, armado, anuncia un secuestro relámpago.

Estas son algunas de las acusaciones a conductores de la aplicación registradas en denuncias policiales del Estado de São Paulo. Folha analizó las 1.120 denuncias en las que aparece la palabra “Uber”, hechas entre enero de 2015 y febrero de 2017 y obtenidas por esta nota por medio de la Ley de Acceso a la Información.

De estas, 684 tenían relación directa con la aplicación, que domina cerca de 90% de este tipo de servicios en la ciudad.

La mayor cantidad de denuncias se refiere a robos, hurtos y secuestros relámpago (319), conflictos con taxistas (153) o accidentes de tránsito (135). En la mayoria de los casos, los conductores de la aplicación fueron víctimas de crímenes. La municipalidad estima en cerca de 50 mil el número de autos de aplicación que circulan por la ciudad.


conductorautor

Denuncias donde el conductor fue el autor: Accidentes de tránsito, Amenazas, Conflictos con el pasajero, conflictos con taxistas, lesión corporal, otros.


conductorfuevictima


Hay, sin embargo, uma serie de quejas por crímenes practicados por los profesionales que dirigen para la empresa, aunque sea un servicio anunciado como seguro para los usuarios por la posibilidad de rastrear el recorrido e identificar al conductor. Uber dice mantener diferentes medidas de prevención.

OTRO LADO

Cuestionada sobre las denuncias contra sus conductores, Uber informa que todos pasan por un “extenso chequeo de antecedentes penales”.

La compañía destaca como medida de seguridad la herramienta de compartir en tiempo real del trayecto del viaje. “Todas son rastreadas por GPS, y el usuario siempre puede compartir el trayecto.”

Líder en el mercado en São Paulo, Uber da como ejemplo como medida preventiva la exigencia de que el usuario que opte por el pago en efectivo informe su número de documento -para cohibir llamados de posibles asalto a sus conductores.

Ya la Secretaria Estadual de Seguridad Pública de São Paulo dice que “la actuação de las policías siempre tiene en consideración la nueva dinámica adoptada por criminales que actúan por medio de aplicaciones de transporte, actividad reciente en el país”.

Sobre los casos relatados en el artículo, la Secretaría informó que ambos siguen en investigación, excepto el de Larissa, que no quiso darle seguimiento. Ya Uber dijo que no identificó a ningún viaje en las circunstancias relatadas por Evandro, víctima de secuestro relámpago.

Las principales competencias de Uber, Cabify y 99 tienen políticas semejantes de seguridad, con algunas diferencias.

99 le permite al conductor deshabilitar el medio de pago en efectivo en cualquier momento. Ya Cabify hace reuniones de personal con los candidatos a conductores y exige exámenes toxicológicos. En otros países, realiza exámenes para entender los valores y la personalidad del conductor, dice Daniel Velazco-Bedoya, director general de la empresa en Brasil.

La medida aún no existe en el país porque, de acuerdo con la compañía, no fue encontrada una asociación con la proveedora del test.

La evaluación del conductor por el usuario también es un mecanismo de control de la calidad -los conductores necesitan tener un promdeio 4,6 (en una escala de 1 a 5) para seguir en Uber, por ejemplo. “Aqui las personas tienen pena de evaluar mal”, dice Velazco-Bedoya. “Necesitamos que esto sea hecho de manera adecuada, una evaluación crítica. [Diciendo] si el conductor tenía una dirección agresiva, si fue invasivo.”

Sugerencias para los pasajeros

Verifique si el modelo, color y chapa del auto y foto del conductor coinciden con lo informado en la aplicación.

Espere que el conductor lo llame por su nombre (no lo llame primero) para ver si es el auto correcto.

Chequee si hay más de una persona en el vehículo antes de entrar.

En caso de mujeres, para escapar del asedio

Pida por conductoras mujeres, si existiera esta opción.

Al hacer el pedido, mande foto de la pantalla con los datos del conductor para conocidos.

Comparta el trayecto con amigos o parientes.

Si se da cuenta de algo raro, llame o finja estar llamando para alguien y avise donde está.

“Quedé muy afectada”, cuenta Jéssica (nombre ficticio), 24, sobre el caso de asedio que sufrió. El conductor insistió en mantener contacto con la muchacha, la llamaba con insistencia y llegó a telefonearla al trabajo y amenazarla.

“Tueve que salir acostada en el banco de atrás en el auto de un director de la empresa”, cuenta, sobre los días de miedo. Destituido de Uber, el conductor ya respondia en la Justicia por una acusación de violación.

En el caso de Evandro Luiz Feres, 50, fueron horas de terror en Uber. Los criminales lo forzaron a que les de las claves de la cuenta y sacaron todo el límite (R$ 1.300 u$s 400), además de quedarse con todas las pertenencias que él traia en su valija, como cámera, tablet, notebook y celulares.

Circularon con él por aproximadamente cinco horas. “Decian que me iban a matar, queriam que llamara a mi familia”, dice Feres.

En otra ocasión, la fotógrafa Larissa de Souza, 24, pidió que un auto de la aplicación la buscase en el pet shop con su perro, de raza pug.

“Cuando llegó y bajo la ventanilla, djo: ‘Agitado, no?’ [sobre el animal]. Le dije que lo llevaba en mi falda. Después de dejarme, arrancó con el auto y me lo tiró encima”, afirma Larissa.

En todos los casos, el trauma llevó a un distanciamiento de la aplicación. “Quedé un poco en shock”, dice Larissa. “Llamas y no sabes quien viene. Pero después de un tiempo lo volví a usar.”

Ya Jéssica migró de servicio. Evandro volvió a los taxis. “Fue la primera y última vez. Y hablo mal del servicio para todos.”

Especialistas están de acuerdo que la inseguridad no es exclusiva de alguna aplicación y niegan que el taxi sea un modo de transporte más seguro.

“Incluso es capaz que la empresa haya perdido el control. Pero eso tampoco lo hace la municipalidad”, dice Coriolano Camargo, presidente de la Comisión de Derecho Digital de la OAB-SP [Colegio de Abogados].

José Aurélio Ramalho, presidente del Observatorio Nacional de Seguridad Viaria, dice que las aplicaciones ofrecen más seguridad. “No necesitás andar con efectivo, se paga con tarjeta, el trayecto es monitoreado por mi y por quien yo más quiera compartirlo.”

Para el director presidente del Foro Brasileño de Seguridad Pública, Renato Sérgio de Lima, la reglamentación del servicio necesita “tener en cuenta también la seguridad de la población”. El alcalde João Doria (PSDB) ya dijo que ordenó apretar en la fiscalización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s