Sobre la delación que generó una nueva crisis en Brasil: Una Obra Maestra

Revista Piaui

Como los dueños de JBS prepararon una delación que los dejó con las manos libres y los bolsillos llenos

POR Consuelo Dieguez

A principios de este año los hermanos Joesley y Wesley Batista fueron a la Procuradoria General de la República [los fiscales] con una propuesta: querían hacer una delación premiada [arrepentido]. La oferta era irrechazable. Los dueños de JBS tenían en sus cajones secretos inconfesados sobre los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. Los más sombrios se referian a un frent aún poco conocido y muy deseado por los investigadores de la operación Lava Jato y de sus desdoblamientos: el BNDES [Banco Nacional de Desarrollo de Brasil, banco del Estado], la mayor caja de inversiones del gobierno, protegida bajo un manto de legislación que impedia que policías y organismos de control abriesen sus planillas.

Los Batista querían hablar, pero antes de subir en los ascensores de la Procuradoria General de la República ellos arquitectaron un plan. Al contrario de los empresarios que se convirtieron en delatores después de meses de cárcel, los hermanos acordaron con los fiscales que no serían presos, ni siquiera usarian tobillera electrónica; sus empresas sufrirían el mínimo daño posible; Joesley Batista recibió, inclusive, la garantia de poder continuar viviendo en los Estados Unidos, lejos de los focos y de escenas embarazosas en camioenes celulares y comisarías. “Fue un golpe maestro”, me dijo un auditor del TCU [Tribunal de Cuentas de la Unión]. “Mientras otros empresarios se están pudriendo en la cárcel, ellos consiguieron garantizar su libertad y la seguridad de sus negocios. Estos pajueranos le ganaron por goleada a Marcelo Odebrecht.”

Los Batista aun garantizaron que la única penalidad que sufrirían seria el pago de una multa de 225 millones de reales [u$s 75 millones]. “No no se puede llamar de un vuelto. Eso es media propina. No es nada frente a la cantidad de dinero que recibieron del BNDES”, me dijo el gestor de un gran fondo de inversiones. “¿Ellos montaron un imperio a base de corrupción y del dinero público y ahora salen ilesos pagando sólo esta multa ridícula?”, cuestionó.

Ayer, lo que se comentaba en el mercado financiero era que la multa seria pagada con dinero fruto del mismo plan pre delación. Los Batista, concientes del daño que las divulgación de las grabacions de Temer y Aécio causarian en el mercado – principalmente en la cotación del dólar –, trataron de especular en la Bolsa de Mercaderias y Futuros, la BM&F. Hicieron aplicacions en moneda norteamericana, apostando en el alta. Resultado: se estima que, con estas operaciones, ellos ganaron cerca de cuatro veces el valor de la multa.

La astucia de la dupla pajuerana sedució también a los estadounidenses. Allá, ellos se comprometieron a hacer un acuerdo de leniencia [cuando una empresa decide entregar toda la documentación a cambio del perdón o del pago de una multa a cambio de seguir operando] entregando todo el esquema de corrupción con autoridades brasileñas. A cambio, ellos podrán continuar operando sus empresas en los Estados Unidos.

Hoy, 80% de la operación de JBS está fuera de Brasil, lo que es también motivo de crítica de los analistas. Ellos cuestionan el hecho de que el banco haya vertido tanto dinero en un grupo cuyos negocios estaban siendo desarrollados en el exterior, lo que no generaria ni empleos ni ganancias en Brasil. Los Batista llegaron a intentar mudar la sede de la empresa a Irlanda, un paraíso fiscal, pero no recibieron la autorización del BNDES. Recientemente, intentaban transferir la sede del grupo a los Estados Unidos, donde se encuentra la mayor parte de sus fábricas.

Desde 2005, el BNDES venía vertiendo voluminosos recursos en la caja de la empresa fundada por el papá de los Batista en 1953. La pequeña carnicería se tornaria la mayor procesadora de carnes del mundo, gracias a los encantos del banco estatal. Fueron 10,63 mil millones de reales [u$s 3543 millones] invertidos en la compañía. Tanta generosidad con la familia Batista llamó la atención del mercado. Empresarios del sector y analistas se rompían la cabeza para intentar entender la razón para que el BNDES haya vertido tanto dinero en una única empresa, cuyo impacto en la economia seria bajo frente al monto invertido.

Los hermanos Batista ya estaban siendo investigados antes de la propuesta de delación. Ellos eran informados sobre las investigaciones por medio del fiscal Ângelo Goulart Villela que actuaba en una de las operaciones. Ellos pagaron altas sumas al fiscal para que los avisara sobre el paso a paso de las investigaciones que los cercaban. Villela, antes de ser alejado por la Procuradoria, accionó la alarma. Él sabia que la cuerda se estaba por romper.

Sintiendo el cerco apretarse, los hermanos entendieron que la única salida seria proponerle al Ministerio Público un acuerdo. El miedo de los Batista era terminar como los empresarios Marcelo Odebrecht – controlador de la empresa –, Léo Pinheiro, de la OAS [otra constructora involucrada en la Lava Jato], y otros ejecutivos de constructoras: en la cárcel, forzados a confesar mientras sus empresas se derretían en la plaza pública, perdiendo contratos y nuevos negocios. El foco de mayor preocupación era el grupo J&F. Dueño de JBS y de una serie de empresas en las áreas de papel y celulosa, jabón y cuero, el conglomerado podria ser reducido drasticamente, como el ejemplo de varias empresas involucradas en la Lava Jato.

El plan de los Batista, antes de que escándalo explote, era hacer un IPO, una oferta pública inicial de acciones en los Estados Unidos, pero ellos abortaron la operación frente a la embarazosa situación en que se encontraban. Al presentarse voluntariamente a los fiscales, los hermanos tenían mucha más información además del BNDES a ofrecer. Durante años, ellos financiaron a políticos de varios partidos. En las elecciones de 2014, la empresa donó 366,8 millones de reales [u$s 122 millones] a las principales campañas.

La negociación con el MP fue muy bien alineada. Para salvar a la propia piel, Joesley Batista grabó al presidente Michel Temer y al senador Aécio Neves en diálogos nada republicanos. En uno de ellos, con Temer, Joesley dice que estaba comprando el silencio del diputado procesado Eduardo Cunha, que vivia amenazando entregar toda la cúpula del PMDB [el partido de Michel Temer], involucrada en esquemas de corrupción. En otro, con Aécio, negocia una coima directamente para el senador. Joesley se comprometió también con la Policía Federal a colocar los chips en las mochilas que fueron usadas para la entrega de las coimas.

Desde 2015, el Tribunal de Cuentas de la Unión intentaba, sin exito, hacer que el BNDES liberase los datos de las operaciones firmadas con JBS. El banco se recusaba a hacerlo, alegando secreto bancario. El caso fue parar en el Supremo Tribunal Federal [la Corte Suprema], que le mandó a la institución abrir la caja negra. Pero, fue solamente el año pasado que el banco finalmente envió al TCU la base de datos con todas las operaciones contratadas con JBS. Era una planilla bomba.

Los auditores del TCU concluyeron que muchas de las operaciones firmadas con el frigorífico fueron prejudiciales para el banco estatal. Por los análisis, las operaciones que mayor daño le provocaron fueron las realizadas por BNDESPar, el brazo de participación accionaria de la institución. En lugar de simplemente prestar dinero para que la empresa – que asumiria el riesgo del préstamo –, el banco se tornó socio del negocio, en porcentuales superiores al 30%, más de lo que era permitido por las reglas del propio BNDES. El TCU estimó que las pérdidas del banco con JBS pueden sobrepasar 1,2 mil millones de reales [u$s 400 millones]. En abril, el TCU juzgó irregular una de las operaciones hechas por el banco con el frigorífico (la compra de la estadounidense Swift Foods por JBS, en 2007). A pesar de todo, el resarcimiento pedido por el Tribunal fue de meros 70 millones de reales [u$s 23 millones].

La decisión del TCU, sin embargo, fue el detonante que desencadenó la operación Bullish, de la Policía Federal, que, el viernes pasado llevó a Wesley, uno de los hermanos Batista, declarando de forma obligada en la Policía Federal. Joesley Batista y Luciano Coutinho fueron convocados también a declarar, pero se encontraban de viaje en el exterior. Treinta y siete funcionarios del banco recibieron oficios de conducción obligatoria para prestar aclaraciones. Coutinho envió una carta a la revista piauí afirmando que las operaciones fueron absolutamente legales.

Además del TCU, los hermanos Batista estaban siendo investigados también en otra operación, Greenfield, que investiga perjucios sufridos por fondos de pensión de los empleados de empresas estatales, entre ellos Funcef, de la Caixa Econômica Federal, y Petros, de la Petrobras, en negocios con grandes empresas, JBS incluída. En setiembre del año pasado, los dos hermanos llegaron a tener sus bienes congelados por orden judicial y fueron prohibidos de continuar al frente de sus negocios. Sólo consiguieron desbloquear su patrimonio después de depositar 1,5 mil millones de reales [u$s 500 millones] en un seguro garantia. Ellos eran blancos también de la operación Carne Fraca [Carne Debil], que investigaba la compra de inspectores del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento para que hicieran la vista grossa en negocios irregulares llevados adelante por frigoríficos.

Le pregunté a un integrante del TCU qué le pareció el desenlace de la delación de los Batista. “Espero que las ventajas que recibieron a cambio realmente traigan algun beneficio al país”, me confidenció. “Un acuerdo de estos tan ventajoso para los criminales sólo va a valer la pena si fuera para renovar definitivamente el escenario.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s