Ciclo de Cine: Horror Folk: De las Raíces A Los Frutos Malditos

Un ciclo de cine de la Universidad de San Pablo
Fuente: CINUSP
Días y Horas de las películas en San Pablo

Las películas del ciclo:

  1. The Wicker Man, El hombre de paja (1973)
  2. Witchfinder general, El cazador de brujas (1968)
  3. Blood on Satan’s claw, El estigma de Satanás (1971)
  4. Häxan, Häxan – La hechicería a través de los tiempos, hecho en 1922
  5. La maschera del demonio, La maldición del demonio (1961), de Mario Bava
  6. Viy  (1967)
  7. Kwaidan (1965)
  8. Veneno para las hadas (1983), de Carlos Enrique Taboada
  9. O Homem que não dormia, El hombre que no dormia (2011), de Edgard Navarro,
  10. The village, La Villa (2004), de M. Night Shyamalan
  11. The Witch, a New England folktale, La bruja (2015), de Robert Eggers
  12. Suspiria (1977), de Dario Argento

Coloco el título original, no sé si las películas están colgadas las que son viejas casi seguro deben andar dando vueltas por ahí, no sé si tendrán subtítulos, habría que buscarlos en http://subdivx.com/ por ejemplo.

Villorríos aislados, tradiciones paganas ancestrales, rituales en círculos de poder, innvocaciones de entidades sombrias, posesiones demoníacas: el horror que emerge del pasado rural, tormento de la modernidad urbana, es el elemento basal de la muestra HORROR FOLK: DE LAS RAÍCES A LOS FRUTOS MALDITOS, en cartel en el CINUSP Paulo Emílio desde el 29 de mayo al 14 de junio. La expresión folk horror, que le dió origen a esta muestra, se refiere inicialmente a producciones británicas de las décadas del 60 y 70, pero puede ser extendida para englobar obras de otros países y períodos que también giran alrededor de prácticas paganas, situadas en localidades rurales.

Algunas películas de la muestra pueden causar extrañeza a primera vista si son comparados a los parámetros actuales y locales de películas de terror. Recordemos que el concepto de “horror”, relacionado a ideas como “miedo”, “repulsión” y “aversión”, es visto de formas diferentes por cada cultura y pasó por diversas relecturas a lo largo del tiempo.

El boom de este subgénero a fines de los años 60 puede ser relacionado al declinio del movimiento hippie y a la consecuente desilusión política y espiritual de una generación, reflejando en el cinema en una producción sombria, que aborda aspectos difíciles de la relación entre el ser humano, la naturaleza y las creencias espirituales.

Uno de los ejemplos más emblemáticos del subgénero es El hombre de paja (1973), el último título de aquello que se hizo conocido como “trilogia profana”. Integran el grupo El cazador de brujas (1968), que presenta una visión violenta del período de la inquisición, mostrando un sistema de injusticias y autobeneficios que guarda sus semejanzas con la contemporaneidad; y El estigma de Satanás (1971), una performance perturbadora con ceremonias orgiásticas de mutilación, sexo y asesinato en una extraña comunidad de Inglaterra en el siglo XVIII. Producidos entre 1968 y 1973 en el Reino Unido por diferentes directores, estas tres películas fueron fundamentales para consolidar el concepto de folk horror.

Como precursor del folk horror, podemos señalar al célebre Häxan – La hechicería a través de los tiempos, hecho en 1922 en Dinamarca, muy avanzado para su época en la escenificación de hechos y supersticiones sobre brujería, insertando vuelos de brujas y aterradores rituales satánicos.

Aún en Europa, la muestra incluye La maldición del demonio (1961), de Mario Bava, director prolífico y uno de los maestros del horror italiano. La película causó polémica debido a escenas violentas y sufrió censuras en varíos países.

El folklore ruso rinde la siniestra historia de un monje que se ve frente al espírito de una bruja que invoca demonios, fantasmas y otros seres para atormentarlo: Viy – El espíritu del mal (1967). La película esta inspirada en el cuento Viy, de Nikolai Gógol, que transpuso para el relato una leyenda popular de la forma como la escuchó.

Tenemos también el japonés Kwaidan (1965), de Masaki Kobayashi, que presenta una secuencia de cuatro historias basadas en el libro del mismo nombre escrito por Koizumi Yakumo. El autor recolectó relatos populares del imaginario nipónico pertenecientes al género literario kaidan, compoueto por historias que tratan de lo extraño y de lo misterioso. La película fue premiada en el Festival de Cannes en 1965.

Ya en América Latina, contamos con el mexicano Veneno para las hadas (1983), de Carlos Enrique Taboada, filmada a partir de la mirada de dos niñas, que son influenciadas por las historias de brujeria que los adultos cuentan. La película pasa por temas como hechicería y pacto demoníaco.

Presentamos también el brasileño El hombre que no dormia (2011), de Edgard Navarro, que aborda el horror en la perspectiva folklórica brasileña, trayendo historias presentes en el imaginario nacional – como caipora y mula sin cabeza – e interconectándolas directamente a la vida de las personas de una ciudad pequeña en el interior de Bahia. Además de las leyendas ya conocidas, una narrativa folklórica es construída a lo largo de la película. Lo mismo se dá en La Villa (2004), de M. Night Shyamalan. La película trae la historia de una villa remota y rural en la que las creencias de sus fundadores se transofrmam en instrumentos de control social a través del miedo y del silencio.

Los frutos más recientes del folk horror incluyen el estrondoso éxito de Robert Eggers, La bruja (2015), que expone el paganismo en un contexto sombrio y de relaciones humanas crueles, mezclando hechicería, magia negra y posesión. La película fue premiada en festivales como el de Sundance, en 2015.

Alejándose del área rural, Suspiria (1977), de Dario Argento, no se relaciona por completo con el folk horror, ya que sucede en el ambiente de una academia de danza de Berlin. Como en las otras películas, la trama se desarrolla dentro de un espacio limitado con poca influencia externa y con sus reglas y creencias propias, todo esto con colores vivos y una banda sonora instigadora.

La selección de películas permite que el público viaje por culturas diferentes y sus concepciones sobre lo oculto, lo extraño y lo que causa miedo, con producciones que van desde la década de 1920 hasta la actualidad.

Giulia Martini

Maria Carolina Gonçalves

Rená Zoé

Vitoria Freitas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s