Sin entender lo que se viene

Siempre me sorprende cuando alguien que creo que tiene una cabeza más abierta elogia a Uber.

Me pasó con el escritor Marcelo Rubens Paiva, un escritor brasileño que defiende posiciones progres cuando comparó a los primeros punks con uber.

Incluso escribió que los primeros punks era una uberización de no se qué…

“Otro aspecto que unió a esta generación [la generación Punk] fue el lema punk “do it yourself” (“hazlo tú mismo”), que hacía posible que cualquier joven, incluso con poca o ninguna habilidad, pasase a actuar en el área de interés. Por lo tanto, quien queria hacer teatro, subia a un escenario; quien queria tener una banda, se conseguía una guitarra, un amplificador, un bajo y una bateria, y tocaba lo suyo con sólo tres acordes; quien queria escribir, trataba de colocar en el papel en libros, diarios o revistas sus impresiones sobre la vida.”

Hay reflejos del Punk en la uberización del mundo dice Marcelo Rubens Paiva

No entiendo qué tiene que ver algo así con Uber, escribí algo sobre eso acá.

El sábado 10 de junio Daniel Link escribió en el diario Perfil:

“En las ciudades civilizadas, cuando uno necesita ir de un punto a otro en auto tiene prácticamente una sola opción, para la cual ya existe un verbo: uberear. Uber ofrece un servicio de altísima calidad, previsible y con un costo que, la mayoría de las veces, equivale a la mitad de lo que un taxi cobraría por el mismo servicio.

El uso es sencillísimo: se elige en el celular el punto de partida y el destino, el auto que uno necesita (para cuántas personas y con cuántos bultos), la calidad del vehículo (normal o lujoso), la calificación del chofer y la música que uno quiere escuchar. Se puede programar un viaje con antelación y no habrá suspensiones. Mientras se espera (no más de tres minutos), se siguen los movimientos del autito cuya patente se conoce en un mapa. Los autos están en impecables condiciones y la ruta no dependerá del capricho del conductor (cuyo nombre también aparece en la aplicación) porque está prefijada.”

Columna de Daniel Link en el diario Perfil

Daniel Link no entiende como funciona el servicio:

” El menor problema puede ser denunciado y uno recibe un crédito inmediato.”

Es obvio que él no sabe toda la presión a la que están sometidos los conductores Uber que si tienen un promedio menor a de 4,5 o 3 quejas pueden ser suspendidos por la plataforma, tampoco sabe que los conductores Uber al poco tiempo adquieren todos los vicios de los taxistas.

““El promedio de calificación o estrellas es lo que hace que nosotros sigamos operando, lo que pasa es que la empresa ha empezado a suspender choferes que tengan tres calificaciones malas en un mes o que el promedio sea de 4,5 estrellas”

La Prensa Libre

Algo más que me demuestra la ignorancia de Daniel Link:

“En la ciudad de Buenos Aires, agobiada por las mafias del asfalto, uberear es casi clandestino, la tarifa que se aplica es “dinámica” (es decir, el viaje puede llegar a costar cualquier cosa) y hay que pagar en efectivo porque el Gobierno y la Justicia tomaron partido en favor de los mafiosos. Así estamos: condenados a los taxis, a ese servicio caduco, a la hediondez, a las conductas erráticas, al capricho del conductor y sus opiniones fascistas.”

Columna de Daniel Link, diario Perfil


Y no, no es que sólo en Buenos Aires Uber cobra las tarifas dinámicas las cobra en todos lados, incluso eso generó muchísima bronca cuando la gente necesitaba transportarse con urgencia. Sólo recordar lo que pasó con el Huracán Katrina en Nueva York, con el atentado al café en Sidney, Australia, durante los atentados en Paris, en San Pablo ante un problema con los trenes y así siguiendo.

Suponer que las tarifas dinámicas son una exclusividad de Buenos Aires es no saber mucho sobre Uber.
En el programa de humor brasileño Zorra hicieron un sketch mostrando toda la presión a la que están sometidos los conductores y su búsqueda por agradar a los viajantes:


Si no puede ver el video en el blog, vealo donde está alojado el video


Me pregunto:

  • ¿Saben cómo trabajan los conductores Uber?
  • ¿Investigaron un poco sobre qué pasa con esa empresa?
  • ¿Pensaron sobre qué pasaría si en su profesión se vieran obligados a tamaña competencia desleal?

Y muchas cosas más, no es difícil encontrar relatos que cuestionan seriamente a esta aplicación, en este humilde blog colgué a varios artículos.


Un periodista trabajó como conductor Uber en San Pablo y vió que muchos de los vicios de los taxistas se reproducen en los conductores Uber

Si no lo puede ver en el blog, vealo donde está alojado el video


Pero algunos intelectuales están viendo cierto aliento en la nuca con todas estas nuevas plataformas que precarizan los trabajos y que alteran a algunos mercados (para peor).

De un post del blog de Guillermo Schavelzon :

El gran depredador. El avance, a cualquier costo, de algunas empresas, es tan vertiginoso como la velocidad con que nos están arrastrando a la jungla. Lo increíble es que el final, pareciera no ser otra cosa que su propia destrucción. Pienso en los ingenieros que están diseñando los robots que reemplazan a los operarios en las fábricas de automóviles, robots que en pocos años ya no necesitarán ingenieros, porque se diseñarán a sí mismos. A esto quiero referirme, a lo que se anuncia como un gran avance, y parece todo lo contrario. Como lo que llaman “economías colaborativas, donde la “colaboración” consistente en que unos trabajan casi por nada, y otros se llevan casi todo.

Lo de Amazon no es neoliberalismo, ni capitalismo, ni libre mercado: es depredación. Son empresas que avanzan a una velocidad muchísimo mayor que las leyes que las regulan, que llegan siempre después del estrago. La “regulación”, tan mala palabra en los regímenes económicos vigentes, solo llega cuando ya es tarde (en el mundo del libro, y en el de la banca también). Las leyes antimonopolio existen desde 1890, se sancionaron para que los estados protegieran a la parte débil, los ciudadanos, evitando que un player o dos, fijen las leyes del mercado, imponiendo precios y condiciones, y en el caso del libro, selección de contenidos también.

Son leyes que, aunque siguen existiendo, se ha relajado al máximo su aplicación, pese a que la cuestión de los monopolios nunca fue tan determinante como en la era digital. Valiéndose siempre de un lenguaje encubridor (“economías colaborativas”), las corporaciones informáticas nos están colando verdaderos cárteles, que acaban con el negocio inmobiliario, el del taxi, el reparto de mercancías, y decenas de actividades que daban trabajo a la gente, con salarios de una mínima dignidad.

Empresas que, en lugar de seguir contratando lobistas en el congreso de Estados Unidos, se compran, como hizo Amazon, el Washington Post.

blog de Guillermo Schavelzon


Es importante que desde diferentes lugares se empiece a cuestionar a repensar sobre estas plataformas, sobre regular a estas empresas depredadoras.

Lo que no deja de entristecerme es cuando algunas personas, que consideraba con una cabeza diferente, hacen un elogio totalmente acrítico hacía Uber u otras plataformas de este tipo.

Suponer que las tarifas dinámicas son una exclusividad de Buenos Aires es no saber mucho sobre Uber.

Qué pasará cuando Amazon les diga a Marcelo Rubens Paiva o a Daniel Link qué es lo que tienen que escribir o le rechazan un libro porque el misterioso algoritmo les dice que no…

Es una pena que si desde una onda progre se lo ve a Uber como algo deseable habrá muchos otros siguiendo este ejemplo y se hace más difícil repensar o cuestionar a toda esta modernidad.


En The Guardian se preguntan qué otro escándalo más tendremos que esperar para dejar de usar esta aplicación?


Parece que la cultura de trabajo dentro de Uber no era muy saludable para las mujeres.

Director de Uber se toma licencia por tiempo indeterminado

La firma de Holder, Covington & Burling LLP, y otro bufete, Perkins Coie, fueron contratados para investigar en forma independiente luego que una exempleada reveló acoso sexual rampante dentro de Uber.

Susan Fowler publicó un blog en febrero en el que expuso detalladamente el acoso sexual durante un año que trabajó en Uber. Denunció a un directivo que le hizo propuestas indeseadas el primer día de trabajo, y se le dijo que sería regañado, pero nada más, debido a su “elevado rendimiento”.

Los investigadores de Holder realizaron más de 200 entrevistas con empleados y exempleados, entre ellos algunos que conocían las denuncias de Fowler, según las recomendaciones del bufete.

Luego del blog de Fowler, Uber realizó cambios en recursos humanos e instaló una línea telefónica para recibir denuncias de los empleados. La semana pasada, la empresa despidió a 20 personas, entre ellas algunos directivos, por recomendación de Perkins Coie. Esta firma investigó 215 denuncias de acoso sexual, bullying y represalias por denunciar problemas. Otras 57 quejas estaban siendo investigadas.

El Nuevo Herald

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s