Los ganadores en la economía de hoy trabajan peor que los perdedores económicos de ayer

Fuente: Boing Boing

El informe de research report del mes pasado sobre las horas de trabajo de los trabajadores con altos salarios del Washington Center for Equitable Growth pinta un cuadro de una nación donde incluso los ganadores son perdedores.

Históricamente, los trabajadores mejor pagos en EE.UU. trabajaban menos horas (“las horas del banquero” solían significar días cortos). Pero en el camino hacia la neolibertopía, las horas de los ricos y los pobres han cambiado de lugar: los pobres, los trabajadores por hora trabajan para reunir las suficientes horas para llegar a fin de mes (peleando con los empleadores que quieren evitar el umbral en el que tienen que tratar a sus empleados por hora con un mínimo de equidad). Los trabajadores asalariados mejor pagos, al contrario, trabajan más horas que en cualquier otro momento de la historia estadounidense.

Además, cuanto mejor es el salario, más largo es su horario. Los hombres trabajan más horas que las mujeres. Los hombres con salarios más altos trabajan más horas que los hombres con salarios más bajos.

(Una omisión en la investigación es la posibilidad de que los trabajadores por horas también estén haciendo más horas, pero en dos o más trabajos.)

Esta desigualdad de ingresos intra-ocupacional significa que en las oficinas se les puede exigir más horas a los trabajadores incluso de aquellos altamente remunerados, y estos trabajadores están dispuestos a atender este pedido. Porque si no lo hacen, hay un montón de gente con bajos salarios que sólo espera en los corredores para tomar sus puestos de trabajo.

Esto es todo una fórmula bastante sencilla para forzar a trabajar hasta el límite – para las personas que realmente pueden conseguir trabajo.

En el otro extremo del espectro, muchas personas no pueden trabajar más horas. Debido a que los trabajadores pueden ser reemplazados fácilmente, los empleadores son libres de poner a la gente a trabajar esporádica y caóticamente, especialmente en los sectores de servicios de bajos ingresos. Las minorías raciales y los afroamericanos tienden a ser los primeros que son empujados a la reserva de mano de obra excedente cuando esto sucede. Las madres, que básicamente aún no reciben apoyo del gobierno de EE.UU., también se ven obligadas a aprovechar a esta fuerza de trabajo para cuidar de sus hijos.

[OVERWORKED] ESTADOS UNIDOS: Sus causas económicas y las consecuencias de largas horas de trabajo [Washington Center for Equitable Growth]

Como horarios insanos de trabajo se transformó en una marca de priviliegio de los estadounidenses [Jeff Spross/The Week]

(via Metafilter)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s