El candidato científico de CFK frenó en el CONICET la investigación contra el glifosato

Roberto-Salvarezza1

Roberto Salvarezza segundo en la lista de diputados de Unidad Ciudadana (Kirchnerismo) en la provincia


listaunidadciudadac

La lista de Unidad Ciudadana (Kirchnerismo) en la Provincia de Buenos Aires con Roberto Salvarezza como segundo candidato


…”Que la tan mentada “soberanía científica y tecnológica” puede tener mucho de espejismo. Es entonces cuando la figura del flamante candidato cristinista vuelve a escena. Bajo otra luz.

Para eso hay que remontarse a abril de 2009, cuando un médico e investigador del CONICET llamado Andrés Carrasco verificó en su lugar de trabajo -nada menos que la jefatura del Laboratorio de Embriología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires- cuál era el efecto de los herbicidas formulados en base a glifosato sobre distinto tipo de embriones. El resultado fue abrumador e iba desde la muerte del embrión hasta la aparición de todo tipo de malformaciones. Algunas de las mismas patologías que el doctor Carrasco había podido testimoniar durante su recorrida por los pueblos fumigados de la Argentina.

¿Qué hizo entonces? Adelantarle sus observaciones al periodista Darío Aranda, que publicó esa entrevista en el diario Página/12. Fue, más que un escándalo, una verdadera conmoción: el agroquímico que era la piedra basal del modelo sojero comenzaba a revelarse no tan inocuo como habían asegurado sus promotores durante años.

A partir de eso, el doctor Andrés Carrasco no sólo fue amenazado y perseguido sino que también su nombre comenzó a ser palabra prohibida dentro del stablishment científico local. Nada de qué asombrarse: alguna vez el CONICET entregó un premio llamado “Animarse a emprender”, consistente en U$S 30.000 aportados nada menos que por Monsanto. Esto es, la empresa creadora no sólo del herbicida Round Up, formulado en base a glifosato, sino también de la soja  diseñada para poder ser rociada con éste a repetición y sobrevivir, mientras todo moría a su alrededor.

Luego de esa denuncia, el CONICET presentó un documento en el que, en resumen, aseguraba que “bien empleado” el herbicida sospechoso no presentaba inconveniente alguno. El informe oficial sobre el tema clonó el tranquilizador discurso de la industria al respecto. Y la persecución sufrida por Carrasco fue una clara señal para cualquier otro científico que planeara ponerse a investigar eso que no debía ser investigado.

Pero la venganza terminó de concretarse en 2014, cuando luego de treinta años de trabajo, notables hallazgos científicos -como los genes Hox- y varias publicaciones en revistas internacionales, un comité integrado, entre otros, por una experta en filosofía budista y un científico vinculado los agronegocios le negó a Carrasco su promoción. Era investigador principal y podía aspirar a ser investigador superior. Le bajaron el pulgar. Roberto Salvarezza firmó el documento denegando el ascenso.

Border Periodismo


La ciencia del kirchnerismo como la del macrismo es ciencia transgénica y al servicio de las multinacionales.

Si creés que el macrismo y el kirchnerismo son muy diferentes…

Anuncios