Claro y evidente…Pan y Circo en el canal oficial.

Claro y evidente…Pan y Circo en el canal oficial. Chisporroteos preelectorales que alimentan la antinomia decidida por el Poder, macrismo -kirchnerismo.

Cada vez más las dos caras de un mismo sistema ,juego binario en el que los personajes risibles tienen su papel importante, los Boudou,los D´Elía, los Guillermo Moreno hablan, vociferan,retrucan,se desmienten…

No importa,todo es parte del show. El descuidismo de unos, la picardía de otros, el patoterismo y el calzarse los guantes de box, son expresiones plebeyas y caricaturescas que movilizan los rescoldos de lo que fuera nacional y popular .

Cumplen su rol en el marco de los simulacros y relatos . En realidad, el poder militar perdió el gobierno porque fue derrotado en Malvinas, pero nunca perdió totalmente el control de la situación política. Entregó a cientos y cientos de altos jefes, pero el 601, que es el corazón de la inteligencia militar, permanece detrás del sillón presidencial y el General Milani,sigue siendo el socio amigo de Guillermo Moreno.

Los asesores franceses veteranos de Indochina y de Argelia, se marcharon jubilados durante la gestión de la ministra Garré, también conocida doble agente. Pero envejecieron formando sucesivas camadas de oficiales y ese saber permanece en el 601 y en la contrainsurgencia. Lo demás es cháchara, pan y circo,  declaraciones altisonantes y presencias ridículas que nos distraen con sus juegos de manos,como si la Argentina fuese un gran escenario de “Intratables”…mas no todo es así, no todo es joda y hojarasca, hay analistas que piensan seriamente en lo que se denomina ingeniería social y son los que manejan los hilos de cada escenario en que como en la cancha de Arsenal, no hay un detalle que haya sido perfectamente planificado por los expertos.

Quiero ahora exponer el último documento que guía la acción en marcha, de como superar al Peronismo, desde el peronismo mismo. De cómo se acarrean los gerontes de la Resistencia y las memorias del pasado para dejar atrás definitivamente al Peronismo, porque tal como dijo el lacaniano Jorge Alemán, el kirchenrismo es la “puerta de salida de un movimiento político de la etapa fordista que ya no se adecua a una época de hegemonías y contra hegemonías culturales y gramscianas, en que la batalla se da tal como nos explicara Horacio González por la posesión de los medios y el contenido de los conceptos…

Vivimos ,entonces, el momento decisivo de la definitiva superación del Peronismo en que se lo transformaría, a través de su modernización y del neodesarrollismo, en la izquierda misma del sistema.

Seríamos,entonces, como tantas otras izquierdas, la garantía misma de la continuidad del Capitalismo en su etapa de Globalización y de posglobalización en que los antiguos revolucionarios devienen en administradores de la pobreza y gestores del nuevo capitalismo de estado.

He aquí el documento que guía hoy la propuesta superadora en que cifra sus esperanzas el sistema:

El Kirchnerismo atraviesa el desierto

Ante la interna política del peronismo o los análisis de coyuntura, Jorge Alemán plantea en esta nota que el kirchnerismo es la señal más clara de que ha llegado la hora de admitir que un Frente que aspira a poner freno al neoliberalismo, o es de izquierda o no es, y que el peronismo debe sumarse al Frente liderado por Cristina para respetar su memoria política.

Por Jorge Alemán*

(para La Tecl@ Eñe)

En diversos textos siempre he insistido en que el kirchnerismo no debería quedar subsumido en una interna peronista. El kirchnerismo durante su período histórico dio lugar a nuevas maneras de experimentar lo político. Incluso dando lugar a distintas emergencias pertenecientes a una lógica emancipatoria que excedían al propio kirchnerismo. Es lo que sucede cuando un movimiento político toca a lo más real de las vidas. Su grandeza consiste en generar aquello que lo sobrepasa. Las dinámicas de experiencia social, memoria, militancia, lecturas, indagaciones históricas, reconocimientos simbólicos que tuvieron lugar en la situación K, constituyen una reserva ética y política que en primer lugar debe ser custodiada. Cuidar esos hitos históricos debe estar más allá de cualquier cálculo electoral, interna política o análisis de coyuntura. Esta vez se trata de una apuesta que aunque como toda auténtica apuesta carece de garantías de “éxito” inmediato, es sin embargo el único modo de estar a la altura del legado en reserva que debe todavía ser desplegado en todas sus consecuencias.

El peronismo nunca fue una mera cuestión nominal; ha sido el movimiento de liberación nacional y por ello ha llegado la hora de admitir que esa herencia no pervive en lo que actualmente se autodenomina peronismo. Una máquina de internas al servicio de profesionalizar la política. En este aspecto, el kirchnerismo ha sido la “contingencia” que ha resignificado las grandes encrucijadas transformadoras del peronismo, desde la “resistencia” a la  “tendencia revolucionaria” y el gobierno de Cámpora. La inmersión de Cristina en el eterno retorno de la interna peronista, por más bien intencionados que sean los análisis con respecto a la perspectiva electoral, hubiera sido finalmente frente a la apuesta que su legado demanda. En la Argentina la palabra “izquierda” es controvertida porque siempre se la asocia desde lo “nacional y popular” a orientaciones meramente testimoniales, o peor aún, a grupos funcionales a la derecha. Pero el kirchnerismo es la señal más clara de que ha llegado la hora de admitir que un movimiento, en este caso un Frente, que aspira a ponerle freno al Neoliberalismo y ser nacional y popular, o es de izquierda o no es. Esto aunque no sea necesario emplear el término en cuestión. Se debe cumplir como un frente de izquierda aunque no se pronuncie como tal. No es necesario proclamarse de izquierda, es suficiente con que la derecha no esté presente.

  “En la Argentina la palabra “izquierda” es controvertida porque siempre se la asocia desde lo “nacional y popular” a orientaciones meramente testimoniales, o peor aún, a grupos funcionales a la derecha. Pero el kirchnerismo es la señal más clara de que ha llegado la hora de admitir que un movimiento, en este caso un Frente, que aspira a ponerle freno al Neoliberalismo y ser nacional y popular, o es de izquierda o no es. Esto aunque no sea necesario emplear el término en cuestión.”

 Espero que los compañeros de izquierda, por fin, tengan al menos esta perspectiva. Es el peronismo el que si quiere ser fiel al movimiento nacional y popular, se debe sumar al Frente liderado por Cristina. Ese frente que aúna con la presencia del término Ciudadano lo mejor de la tradición republicana, y con la V de la victoria lo que siempre retorna como interpelación al régimen dominante. Puede que haya una larga travesía por delante pero Argentina tenía que salir del “eterno retorno”, que no es más que un disfraz de una forma repetitiva y mortífera de hacer política.

 Madrid, 22 de junio de 2017

 *Profesor honorario de la UBA, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis (España) y de la Escuela de Orientación Lacaniana (Argentina).

La Tecla Eñe

Jorge Rulli en Trinchera Por La Liberación Nacional



TV Pública Noticias – Polémicas declaraciones de Guillermo Moreno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s