Editorial de Jorge Eduardo Rulli, 12 de Julio

Cuando se intenta un análisis político suele ocurrirnos que encontramos en el otro, contradicciones que no nos explicamos porque para nosotros serían antagónicas en sus intereses. Si la información que manejamos es correcta, podríamos sospechar que las lógicas que nosotros utilizamos no son las mismas que rigen el bando o el ámbito que analizamos. Eso suele suceder más a menudo que lo que imaginamos, tal el caso de que el embajador preferido del Papa y su más acérrimo enemigo dependan de la misma conducción política.
Se trataría de descubrir las lógicas del otro para comprender, pero también recordar que en el subsuelo de la política hay diferentes niveles de inteligencia , y que en algunos, simplemente se atraviesa el espejo, aunque no para encontrar los inocentes personajes de Lewis Carroll.

Cuando en Trinchera intentamos reflexionar sobre las situaciones complejas que atraviesa la Argentina, solemos encontrarnos con los improvisados y simples, que pretenden tener las cosas claras y además, pretenden que las cosas sean claras. Con un manual en el bolsillo y el haber participado en alguna concentración o corte de calle, se sienten autorizados, para saber cómo son las cosas y además, para hacérselas saber a los demás .
La actual situación es,sencillamente, pavorosa, cuesta hablar de la tragedia argentina porque no sólo nos han fragmentado sistemáticamente, sino que nos han desmantelado de todas las creencias e instituciones que regían nuestra vida, ni Patria, ni comunidad ,ni familia, ni casamiento institucional, ni creencias ciertas religiosas…

Menos aún un espíritu de sacrificio que nos provocaría burla.El trabajo, como empleo,ya se sabe , que marchó a mejor vida,el sindicato es como una empresa, del barrio, mejor olvidarse, tampoco creemos en la palabra empeñada ,ni en los que nos rodean, y de quienes desconfiamos…¿Los políticos? Son todos iguales. Sin embargo, el día de elecciones vamos como ovejas a votarlos, como quien va a la cancha, y hacemos martingalas para ver si ganamos.
En esos contextos y escenarios ,hacer una pàgina de reflexión política no es sencillo. La noticia no tiene valor por la noticia misma, sino que resulta teñida, en gran medida, por la fuente de donde se la obtuvo. Muchas veces, no importa que la noticia esté en todos los medios, se aprovecha con picardía cuestionar al medio que la publicó, para desvalorizarla. Si la noticia proviene de alguien institucionalmente responsable, pero moralmente cuestionado por algún asunto, todo terminará inevitablemente en un gran escándalo que opacará la noticia. Si la noticia es de la UIF, será preciso recordar los antecedentes penales o morales de quien la preside, su camiseta polìtica, o sus probables intenciones, de hecho, por una parte, provocamos la complejidad al infinito del análisis, mientras que por la otra, insistimos en superponer blancos y negros o preguntarnos si los hechos son buenos o malos. Si cuestionamos al dirigente de porteros, por su rol político y su enorme poder político financiero, se nos recordarà que el sindicato ha organizado un colegio secundario y una escuela de cinematografía.Si cuestionáramos a Moyano,por haber aprovechado el desmantelamiento del ferrocarril y la sojizaciòn del país para construir un imperio de camioneros, se nos recordará que no hay ningún dirigente que tenga tanto apoyo de sus bases y que les haya sido tan leal…
Estamos en el reino de los sofistas, e intentar otros lenguajes se hace sumamente difícil.

Vivimos, por lo demás, en medio de la desolaciòn y de la intemperie, o sea que nuestra gente no tiene un suelo propio sobre el que apoyar su existencia, pero tampoco tienen un techo que los cubra, no tienen un cobijo, porque el progresismo los ha favelizado. Un calvario que no aceptamos reconocer y comenzó en el 55. Todavía tenemos mucho que pagar,y según parece, el estar condenados a la desolación y a la intemperie es ahora el modo de purgar nuestras viejas osadías, con Yalta y con la Gran Bretaña y esta memoria persistente que nos sigue guiando y que no cede, que nos desvela y que nos obliga a buscar nuestro Destino.

 

Jorge Eduardo Rulli en Trinchera Por La Liberación Nacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s