Película “El Círculo” refuerza la “Hipótesis Fox Mulder”

circleheader


Fuente: Cine Gnosis por Wilson Roberto Vieira Ferreira

Al lado de la tarta de manzana y de la bandera con estrellas de los EUA, no hay nada más estadounidense que la imagen del actor Tom Hanks. Ahora, en la película “El Círculo” (The Circle, 2017) es un villano, el CEO de una poderosa empresa de tecnologia de la información que emula a Google y Facebook con sombrios proyectos de vigilancia e invasión de la privacidad global. Qué significa una película protagonizada por el patriótico Tom Hanks denunciando a la amenaza de una dominación orwelliana por el mayor producto norte-americano, la tecnologia de la información desarrollada por el Valle de Silício? “El Círculo” transpone para la ficción toda la agenda crítica relacionada a la amenaza da espionaje y vigilancia global a través de las comunicaciones electrónicas y del “big data” extraído de las redes sociales digitales. La repercusión hollywoodiana de las denuncias sobre los supuestos plane de dominación global del Valle de Silicio confirmarian la hipótesis conspiratoria del agente especial Fox Mulder de la serie “Archivo X”? Es “El Círculo” un intento de hacer de la crítica una ficción? Así como en las películas “Margin Call” y “La Gran Apuesta” ficcionalizaron los motivos de la explosión de la burbuja financiera de 2008?

Para aquellos lectores no familiarizados con la llamada “hipótesis Fox Mulder”, vamos explicarla una vez más: en uno de los episodios de la serie Archivo X vemos al agente especial del FBI, Fox William Mulder, participando como invitado especial de un congreso de Ufologia.

A cierta altura, alguien le pregunta el motivo por el que al mismo tiempo en que el gobierno de los EUA intenta esconder al fenómeno UFO también permite que Hollywood produzca tantas películas sobre invasiones alienígenas y OVNIs. Y Mulder responde: “para que todos piensen que el fenómeno UFO es del mundo de la ficción, que es cosa del cine. Por eso, cuando surgen noticias verdaderas, nadie las cree”.

Asistiendo a la película El Círculo y viendo a Tom Hanks en el papel de un villano, mezcla de Steve Jobs con Mark Zuckenberg (un CEO cuyos proyectos amenazan la privacidad de todo el planeta a través de una poderosa tecnologia de vigilancia que haría que al ex-CIA y NSA Edward Snowden se le pongan los pelos de punta), nos preguntamos: por qué un actor con una emblemática imagen patriótica como Hanks (cuya foto facilmente podria ser colocada al lado de una tarta de manzana y de la bandera de los EUA) fue contratado para hecer un villano?

Mas que un villano comun. Un villano dueño de una empresa (“El Círculo”) que emula a las empresas gigantes norte americanas de tecnologia de la información como Google y Facebook.

La película El Círculo es una producción hollywoodiana que toma el carisma patriótico de Tom Hanks para hacer una síntesis de todas las denuncias sobre la invasión de la privacidad y control político de las gigantes de la tecnologia de la información de los EUA. Mezclando alusiones a películas como El Show de Truman y La Red, la narrativa de El Círculo nos hace rascarnos la cabeza y preguntarnos: por qué Hollywood de repente nos presenta a una pelicula denunciando los sombrios propósitos de los CEOs del vecino californiano Valle de Silicio?

Wall Street, Hollywood y el Valle de Silicio

Claro, El Círculo llega a los cines en un momento en que las denuncias de Snowden impactaron al mundo y las críticas a las manipulaciones del Big Data por el marketing político (principalmente luego de la victoria de Trump en las elecciones norteamericanas) son más intensas. Abriendo la sospecha de que la digitalización de nuestras informaciones privadas en las redes sociales sirven a algun propósito oculto que involucra a una nueva forma de vigilancia, control e ingenieria social.

Ironicamente, asistimos al mainstream de la industria cinematográfica, bancado por los fondos de inversión de Wall Street que también invierten en las start ups del Valle de Silicio, produciendo a una película denunciando los peligros de la pérdida de las fronteras entre lo público y lo privado en Internet.

Sin embargo, una “denuncia” a través del lenguaje ficcional, en el que vemos al delicado tema que involucra a la política de las reglamentaciones públicas y a los gulosos intereses de las gigantes de tecnologia de la información reducida a un conflicto entre buenos y malos.

Por qué ficcionalizar una agenda crítica de la oposición a las políticas de privacidad do Google y Facebook? El paranoico agente especial Fox Mulder tenía razón? Hollywood no es una mera máquina de crear fantasias? Su objetivo principal es ficcionalizar temas y denuncias en el mundo real para que después la opinión pública no crea más en ellas? Una vez más el patriota Tom Hanks fue escalado, esta vez como el malo, para limpiar la imagen del Valle de Silicio? Estamos frente a una ingenieria de la opinión pública de Google y Facebook?

La Película SPOILER!!

El relato de la película sigue la clásica Jornada del Heróe. Mae Holland (Emma Watson) tiene un aburrido trabajo, insertada en una de las oficinas de una burocrática empresa. Su padre sufre de una enfermedad degenerativa y, para olvidarse de sus problemas, se sube en un cayak para remar hasta el medio de la Bahia de San Francisco para quedarse sola, lejos de los problemas y tener un poco de privacidad.

Hasta que un día recibe el telefonema de su amiga Annie (Karen Gillan) que trabaja en una poderosa empresa de tecnologia, The Circle, ofreciéndole una oportunidad en un proceso de selección de personal.

Después de pasar por una extraña entrevista (ell entrevistador parece estar más interesado en el mapa de sus asociaciones mentales que en su experiencia profesional), Annie consigue el empleo: asistencia técnica online a los usuarios de la empresa, donde es constantemente evaluada por los propios usuarios. Annie es constantemente estimulada a conquistar las calificaciones más altas.

En ese momento, la heroína entra en un mundo maravilloso: una empresa situada en un inmenso campus en el que vemos la rutina del trabajo flexible – fiestas y actividades deportivas se realizan junto con la jornada de trabajo, mientras vemos de repente a monjes budistas pasar (el toque holístico de la empresa). Todo presentado por la amiga Annie, una workholic que trabaja 24 horas viajando por el mundo representando a los intereses de la empresa.

Hasta el momento en que Mae participa de una reunión general con una conferencia del CEO Eamon Balley (Tom Hanks), al mejor estilo Steve Jobs o TED-Talk – él les presenta a todos los funcionarios el nuevo proyecto: SeeChange. Una gran red mundial formada por imperceptibles micro cámaras esféricas distribuídas por todo el planeta creando una estructura orwelliana de vigilancia.

Cuál es el propósito? Los más altruístas posibles: “Compartir es demostrar interés”, enseña Eamon señalando hacía la nueva moral digital. En un mundo transparente en el que todos comparten con el mundo sus experiencias personales, no existirán secretos… y, por lo tanto, ni mentiras o corrupción.
n
Mae está perpleja y, en principio, resistente a esta filosofia – como en toda Jornada, el héroe al principio es [relutante]. Màs aún cuando gerentes de la empresa le sugieren que todo su fin de semana sea compartido también con The Circle, por medio de vídeos mostrando a todos lo que hace en casa y en sus tiempos de ocio.

Sin embargo, su resistencia es rota cuando ve a SeeChange aplicado a los cuidados médicos de su padre – él pasa a ser monitoreado en tiempo real por los médicos de la empresa.

Después de “ponerse la camiseta” de la empresa, Mae tiene una ascensión meteórica, cuyo ápice es cuando propone un proyecto de su autoria llamado “SoulSearch”: tecnologia que permite buscar a cualquier persona que se quiera con la participación de todos, en cualquier parte del mundo, a través de celulares o tablets conectados con la red mundial de The Circle.

Del altruísmo a la vigilancia total

Como siempre, los intereses del inicio son altruístas: hallar pedófilos, por ejemplo, ayudando al servicio de la policía. Sin embargo, termina volviéndose contra ella misma y su famiilia – Mae pasa a ser la primera persona monitoreada 24 horas por cámaras de SeeChange, transformando a su vida en un reality show análogo al Show de Truman. Esto traerá consecuencias mortales a su amigo llamado Mercer (Ellar Coltrane): él es acusado en las redes por haiters de matar ciervos para hacer lámparas artesanales con los cuernos de los animales.

De a poco el relato mostrará los objetivos más sombrios de The Circle: a través de su poderosa tecnologia de vigilancia y filosofia de transparencia dominar el sistema electoral y romper las reglamentaciones públicas, substituyendo al mismo Estado en la gestión de la Democracia. Con las pequeñas muestras de los problemas en la vida de la “cobaya” Mae, se puede prever el complicado futuro que le aguarda al mundo con el “brave new world” concebido por The Circle.

Pastiche narrativo

En muchos aspectos, El Círculo recuerda mucho al pastiche narrativo de El Código da Vinci (otra película protagonizada por Tom Hanks): mezclar ficción y realidad, Historia y leyendas urbanas conspirativas hasta que no consegurmos separar una cosa de otra.

La película mezcla a elementos factuales (por ejemplo, la denuncia del científico computacional del Valle de Silicio, Jaron Lanier, de que la digitalización generalizada del mundo por Google no es para los humanos, sino para alimentar a una Inteligencia Artificial de vigilancia y control – clique aqui) con el viejo maniqueísmo buenos y malos.

Y de la siguiente manera: SeeChange y SoulSearch en si son buenas iniciativas. Toda innovación tecnológica es moralmente buena. Lo que las arruina son los CEOs malos y corruptos.

La esencia del argumento de la película El Círculo es un estilo de crítica que el viejo semiólogo francés Roland Barthes (1915-1980) llamaba de “crítica ni-ni”: no vamos a ser ni tecnofóbicos ni CEOs ambiciosos y malvados.

El Círculo salva las apariencias, encuadra a los villanos y deja libre la sospecha filosofia corporativa de The Circle. Esto recuerda también toda la zafra de películas y documentales sobre la explosión de la burbuja financiera de 2008 – Trabajo Interno, Margin Call, La Gran Apuesta etc.: el problema nunca es el sistema, sino la gula de CEOs y corredores de acciones inescrupulosos y corruptos.

Y el efecto residual de todo esto confirma las sospechas del agente especial Fox Mulder: vacíar la credibilidad de cualquier denuncia que parta de Wikileaks, Eduard Snowden o de insiders como Jaron Lanier. Al final, todo eso no pasa de “teorias conspirativas”… cosas del cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s