“Vivir trabajando o morir combatiendo”…¿Y no hay otra alternativa?

Twitt de Ingrid Beck



Doritos es de Pepsico, en Brasil el símbolo T con fondo amarillo quiere decir que el producto tiene un porcentaje de organismos genéticamente modificado

Siempre colocan la “T” muy lejos del logo de la empresa, y, si es posible, en algún lugar que no sea muy visible, como en la parte de abajo del paquete.

En el primer paquete, el rojo arriba se puede ver el logo de Pespsico.



Los Cebolitos hechos con maíz también tiene organismos genéticamente modificados, por eso la T con el fondo amarillo, siempre en un lugar poco visible y lo más lejos posible del logo de la empresa


Casi todo el maíz, salvo el de pochoclo, de Brasil (y, supongo que de la Argentina) es transgénico. Por eso es que si está hecho con maíz encontrarán la “T” con fondo amarillo en algún lado.

Lamentáblemente en la Argentina no podemos saber cuánto de OGM (organismos genéticamente modificados) hay en algún producto, supongo que debe ser como en Brasil y que todo lo hecho con maíz tiene transgénicos.

No me gustaría que mis hijos coman algo con transgénicos, no sólo porque puede hacerles mal a la salud sino por todo lo que significan como modelo: Enfermedad, pérdida de biodiversidad, chicos con malformaciones.

Eso debería ser un motivo suficiente para no comprar algunos productos de Pepsico.

Los que no tienen transgénicos pero si tienen azúcar y grasas contribuyen a la epidemia de obesidad y diabetes de la Argentina, sobre todo infantil.


“Esta epidemia afecta en mayor medida a los sectores de menores recursos. En nuestro país, los adolescentes de nivel socioeconómico más bajo tienen un 31% más de probabilidades de sobrepeso respecto a los adolescentes del nivel socioeconómico más alto, según una investigación que realizamos en FIC Argentina junto a UNICEF Argentina.

Esta problemática, que se ha agudizado en los últimos años, obedece principalmente a factores socio-ambientales y culturales, a patrones de consumo y al advenimiento de nuevos estilos de vida. Estos factores contribuyen a la construcción de un “entorno obesogénico”, es decir, un ambiente que promueve la obesidad en las poblaciones.

Una de las preocupaciones centrales que genera este entorno es que se caracteriza por un consumo elevado de alimentos altos en grasas, sal y azúcar como, por ejemplo, las bebidas azucaradas que representan actualmente una de las principales fuentes de consumo de azúcar agregada.”

Telam Febrero de 2017


¿Vale la pena que esta empresa fabrique sus productos en la Argentina?
Debe haber obreros en Monsanto o Barrick, ¿no cuestionamos qué hacen esos obreros en esas empresas?


Sobre como se trabaja en Pepsico:

“PepsiCo anunció el cierre de una planta en el Gran Buenos Aires. De las 600 personas que se quedan sin trabajo la mayoría son mujeres, algunas con casi 20 años en la empresa y un historial de lucha gremial tan largo como el historial clínico de sus cuerpos: son jóvenes que ya pasaron por quirófanos y sufren problemas cervicales, pinzamientos, hernias, tendinitis. Una crónica sobre la crisis de empleo, el sindicalismo de base y una multinacional que notifica a sus trabajadores despedidos con un hoja de cinco renglones pegada en la puerta.”

“O como Vanina que hace 17 años trabaja en la alimenticia. Entró en el 2000 y revindica que “es la única fábrica dentro del gremio de la alimentación en la que las mujeres tenemos categorías de medio oficial”. Tiene dos hijas, una de 15 y otra de 18. Perdió la audición de la mitad del oído derecho y el 40% del izquierdo, por el ruido “que no es igual en todas las líneas pero en algunas es muy fuerte”. Vanina devela alguno de los motivos por los que cree que la fábrica tomó esta medida ofensiva: “”

““Muchas de nosotras, cuando entramos en PepsiCo, trabajábamos 16 horas para poder quedar efectivas, con ritmos agotadores y sin más derecho que media hora para comer y casi cinco minutos para ir al baño. Si te quedabas embarazada, tenías que trabajar como cualquier otra compañera, con turnos rotativos y con los mismos ritmos, haciendo siempre el mismo trabajo para no quedarte sin empleo. Años en el mismo puesto, siendo la extensión humana de esas máquinas que te tiraban paquetes a morir para que empaquemos en las cajas, todos los días el mismo trabajo que iba dañando nuestros cuerpos. Teníamos los peores salarios, pero nunca podíamos acceder a mejores categorías, ya que nuestro convenio no lo permitía. Si ya no podíamos estar en las líneas de producción, porque nos dolían los brazos o la espalda, nos echaban. ”

Revista Anfibia


Una empresa que se abastece con transgénicos, que maltrata a sus funcionarias/os, que enferma a nuestros niños y adolescentes…¿Pero así y todo hay que evitar que cierre?
En la nota de la Revista Anfibia su autor:Fernando Rosso escribe en la parte final:

Hay frases, slogans y lemas que nacen en momentos difíciles desde las entrañas del dolor, la bronca, pero a la vez de la creatividad y el ardor. Esas máximas fueron escribiendo la lírica del Gran Libro de Historia de la Clase Obrera a lo largo de estos casi doscientos años de marchas y contramarchas. “Vivir trabajando o morir combatiendo”, por ejemplo, exclamaron los rebeldes tejedores franceses de Lyon en el albor del movimiento obrero en los años ‘30 del siglo XIX. Los obreros y las obreras de PepsiCo inscribieron en ese tono y con sello propio, un grito que flamea en una bandera en las alturas de la fábrica y que llamó la atención de muchos observadores y una amplia propagación en las redes sociales: “Si no hay pan para nuestros hijos que no haya paz para los empresarios”.

Revista Anfibia


¿No hay otra alternativa?, ¿No puede existir otro modelo?, ¿La izquierda no podría proponer otros trabajos, otros modelos que no fomenten los transgénicos y la enfermedad de todos, sobre todo de nuestros niños y adolescentes?

Es triste quedarse sin trabajo, es angustiante, pero, ¿vale la pena cualquier trabajo?

¿Qué modelo nos propone esta izquierda?, ¿Una con una Pepsico gestionada por los obreros y que siga usando transgénicos y enfermándonos?


Los productos de Pepsico para no comprar:

“PepsiCo Alimentos comercializa primeras marcas de avena, crackers, snacks y polvos chocolatados que inundan las publicidades, las góndolas y son fácilmente reconocibles: Lay’s, Twistos, Quaker, Doritos, Toddy, Pop Korn, Pehuamar, Cheetos, Pep y 3D. Su línea de bebidas produce gaseosas, aguas saborizadas, jugos, isotónicos y energizantes y sus marcas más destacadas son: Pepsi, 7Up, Gatorade, Paso de los Toros, Mirinda, H2Oh!, Propel, Tropicana, Sobe Rush, Twister y Green.

Revista Anfibia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s