Tomar glifosato o lavarse las manos con tetraetilo de plomo


Defensor de glifosato se niega a tomar agua de Argentina


La gasolina con plomo era segura. Su inventor estaba seguro de ello. Encarando a escépticos reporteros en una conferencia de prensa, Thomas Midgley sacó con mucho teatro un contenedor de tetraetilo de plomo -el aditivo en cuestión- y procedió a lavarse las manos con él.

Cómo lograron las petroleras vender gasolina con plomo a pesar de que se sabía que era tóxica


Interesante la nota de BBC sobre la gasolina con plomo, los costos en salud que produjeron y la dificultad para prohibirla.

¿Cómo puede ser que EE.UU. se demoró tanto en corregir el error?

La respuesta es una historia de ciencia cuestionada y regulación retrasada, parecida a la que podríamos contar sobre el asbesto, el tabaco y otros productos que nos están matando lentamente.

El problema es que la gente que quiere que se prohíban cosas no siempre son visionarios sin intereses privados como Alice Hamilton. A veces son personas que tienen algo que ganar obstruyendo el camino.

La única manera de distinguirlos es llevando a cabo estudios, y por cuatro décadas los únicos que estudiaron el tetraetilo de plomo estaban financiados por la Ethyl Corporation y General Motors.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s