‘Hoy más que nunca necesitamos de los mitos ‘, afirma el escritor islandés Sjón

Folha de São Paulo

La vitalidad perenne del mito, sea como manantial de historias sobre los sentimientos y pulsiones humanas, sea como advertencia acerca de los efectos de acciones erráticas, estuvo en el centro de la mesa “Mar de Historias”, realizada este sábado (28/07).

El encuentro colocó lado a lado al escritor y compositor islandés Sjón y al autor brasileño Alberto Mussa, con la mediación de la periodista Paula Scarpin. Ambos incorporan el repertorio mitológico a sus escritos: el primeiro bebe del folklore celta y nórdico; el segundo, del indígena y afrobrasileño.

“La mitologia es casi la literatura propiamente dicha. Todos los grandes temas de la humanidad son tratados por ella desde hace milenios: la creación, la muerte, la violencia, la moral, la sexualidad”, recordó Mussa, que lanzó hace poco “La Hipótesis Humana” (Record), cuarto volumen de su “Compendio Mítico de Rio de Janeiro”.

Según él, que contó interesarse por historias fantásticas desde la infancia, cambian los personajes y detalles puntuales, pero los relatos como el del robo del fuego atraviesan los tiempos, lenguas y culturas guardando sus pilares. “Permanecen porque tienen una fuerza terrible. La mitologia prueba que somos un pueblo solo, las lenguas es lo que nos divide. Creo que esto es espectacular.”

Autor de “Por la Boca de la Ballena” (Tusquets), el islandés también dijo estar fascinado por las variaciones de estas tramas inmemoriales de época a época, lugar para lugar: “[Ellas] Nos permiten situar correctamente al hombre en relación al universo, dan la medida de su tamaño en relación a la magnitud de los dioses”.

Él recordó la ocasión en que visitó a un templo dedicado a Poseidon, el dios de los mares, en Grecia. La edificación estaba en ruínas, pero el visitante aún conseguia sentir alli la presencia de la divinidad -lo que el tsunami en el Oceano Índico meses después sólo vino a reforzar (“el poder de él persiste”).

“Por primera vez en la historia, el hombre empezó a dilapidar al mundo de los dioses. ¿Cómo el cambio climático, el calentamiento global y nuestra responsabilidad [en estos fenómenos] afecta a los mitos?”, lanzó el islandés. “Ellos, los mitos, nos recuerdan a nuestra arrogancia y lo que sucede cuando somos soberbios. Fracasamos. Por eso, necesitamos usar a los mitos hoy más que nunca.”

¿TRANSGRESIÓN O NOSTALGIA?

Preguntados si se sienten en la contracorriente en un escenario literario en el que una escritura menos fantasiosa y más atravesada por elementos autobiográficos gana cada vez más adeptos, los autores respondieron preferir otras interpretaciones de sus obras.

Mussa afirmó que la “atrofia del argumento” al caracterizar parte de la producción contemporánea de hecho no lo moviliza, pero que se considera tal vez más nostálgico que transgresor, dada la longeva tradición de los grandes relatos fantásticos.

Ya Sjón sustentó que el escritor puede dejar ver mucho de si mismo en sus textos sin nunca mencionar a su propio nombre. “En mis libros, revelo mucho sobre mi sólo por la elección del tema. Mis intereses se hacen evidentes. De toda formas, muchas obras autobiográficas no dan una idea de nuestro subconsciente.”

Y agregó: “Nunca tuve necesidad de contar mi historia. Nunca la creí lo suficientemente interesante. No hablando nada de mi, me expongo a un análisis psicológico mucho más profundo. La máscara cuenta mucho más sobre una persona que la cara que se muestra. Soy un autor de máscaras”.

La fase de preparación de las novelas fue otro tema debatido. El autor brasileño dijo preferir el término “imersión” a la definición de los preparativos como “investigación”: “Leo textos relacionados al período [que va a tratar], novelas. Sólo cuando formo la escena, el escenario es que consigo colocar a los personajes para moverse alli adentro. Y a pesar de situar [a la intriga] en el pasado, no me gusta tratar de personas que existieron”.

El islandés contó que compila información aleatoriamente siempre que se interesa por un assunto, “como un pájaro recogiendo cosas con el pico y trayéndolas al nido”, incluso sin saber se va a efectivamente usarlas para escribir.

En la apertura de la mesa, los dos reverenciaron la libertad de fabulación del argentino Jorge Luis Borges (1899-1986). “Todos los islandeses tienen relación con él, que demostró un gran interés por lo país y estuvo allá tres veces.

“Reconocí en él un gustor por formatos que son usados siempre, perduran, a pesar de que el gusto circunstancial pueda determinar. Borges nos dió fé en el valor eterno de historias sencillas.”

El encuentro terminó con el duo exhibiendo sus predicados vocales, bajo aplausos. Sjón entonó versos de la tradición folklórica islandesa sobre un cuervo. Mussa terminó con un samba-enredo compuesto por él para la Escola do Samba Salgueiro, pero que fue derrotada en la disputa interna de la escola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s