La nueva alternativa a Uber en Turquía es una herramienta de vigilancia gubernamental

Video Promocional de iTaksi


Dailydot
Efe Kerem Sozeri –

29 de Julio

Todos los taxis fr Estambul, la capital turca de negocios, pronto tendrán cámaras internas para registrar a los pasajeros durante los viajes y retener los datos para su uso a partir de la entrada en vigor de la ley.

Junto con una aplicación móvil que recolecta el número de teléfono, los datos de localización del GPS y la información de la tarjeta de crédito, el proyecto iTaksi del partido gobernante turco -un servicio de viajes al estilo Uber- se duplica como una herramienta de vigilancia reforzada por la ley y acelerada por la inversión gubernamental.

La medida sigue una nueva política emitida por la Policía Nacional Turca en febrero, exigiendo que todos los vehículos de transporte público registren a los viajeros para “ayudar a investigar principalmente incidentes terroristas, resolver crímenes y obtener acceso rápido a pruebas e información sobre sospechosos”. Después que la iniciativa se desarrolle en Estambul, otras 30 ciudades turcas planean instalar cámaras en los taxis, taxis compartidos y servicios de autobuses.

La política se refiere implícitamente al lo sucedido en la discoteca de Estambul en la noche de Año Nuevo que dejó 39 muertos. Después del ataque, los investigadores de la policía examinaron horas de material de seguridad para rastrear al pistolero de ISIS, Abdulkadir Masharipov, que llegó y abandonó la escena en taxi a pesar de múltiples controles policiales. La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos afirmó más tarde que su programa de vigilancia sin orden judicial ayudó en la investigación, aunque el gobierno turco lo negó .

Promovido como “ taxi seguro ” en los canales mediáticos del partido del gobierno, el proyecto iTaksi generó críticas de los abogados y del partido de la oposición por causa de violación a la privacidad y su vigilancia masiva. El propietario del proyecto es el Municipio de Estambul, dirigido por el partido AK del Presidente Recep Erdogan. Respondiendo a la protesta pública, ISBAK A.S., la compañía que desarrolla la ‘smart city’ [ciudad inteligente] del municipio, afirmó que las cámaras no grabarán el audio (en conflicto con declaraciones anteriores) y que los datos se mantendrán encriptados sin conexión permitiendo el acceso a su contenido durante las investigaciones. Sin embargo, las características reveladas del hardware y de la aplicación no son tranquilizadoras.

Según las FAQ [preguntas más frecuentes] de los conductores en el sitio web del proyecto, el “botón de pánico” alimenta la transmisión de la cámara en vivo para la policía, junto con la información del pasajero recogida por la app iTaksi móvil. El video promocional de iTaksi muestra que la aplicación recolecta el nombre, el número del celular, la ubicación exacta del GPS, el historial de viajes y la información de la tarjeta de crédito del pasajero.

El jefe de la Cámara de taxistas de Estambul, Yahya Ugur, que antes ocupaba un lugar en el ayuntamiento bajo la bandera del partido gobernante de Erdogan, defiende el proyecto por razones de seguridad pública y espera que más habitantes utilicen los taxis. Una compañía privada de seguridad ya desarrolló una propuesta para el sistema de reconocimiento facial integrado en los taxis que alerta a la policía si un pasajero coincide con los registros de la base de datos nacional de sospechosos.

Las preocupaciones por el acceso legal a los datos de cámaras y aplicaciones sólo han aumentado después que un legislador de la oposición, Baris Yarkadas reveló que la empresa de software detrás de la aplicación iTaksi es del hijo de un diputado del partido de Erdogan. En diciembre, los medios de comunicación informaron que un conductor de taxis pro Erdogan llevó a una pasajera a la policía con una grabación de sus críticas al gobierno durante un viaje.

Además de sus capacidades para la vigilancia, el proyecto iTaksi también se promueve como una compañía “nacional” contra sus competidores globales, como Uber y Lyft , y como que el gobierno no tiene ninguna arma en su lucha. Los medios locales informan que 691 conductores Uber han sido multados con TRY 2.532 (u$s 700) por la Policía Nacional de Turquía por conducir ‘taxis piratas’.

Estambul, la ciudad más grande de Europa, tiene 17,395 taxis con licencia, más que los taxis amarillos de la Ciudad de Nueva York, y es un mercado enorme. Una licencia para operar un taxi amarillo estándar cuesta hasta TRY 1.600.000 (u$s 450.000). Según el contrato ahora todos los taxistas de Estambul tienen que suscribirse a iTaksi que cobrará una comisión del 4.95 por ciento por cada viaje, generando u$s 56.6 millones adicionales para el municipio.

Los conductores de taxi que están preocupados de que la instalación de iTaksi podría alejar a los pasajeros son amenazados con perder su licencia. Algunos columnistas también están preocupados porque el Municipio de Estambul -que no evita que las fuertes lluvias inunden estaciones del subterráneo y causen muertes- está invirtiendo el dinero de la ciudad en servicios donde ya operan empresas privadas.

La Asociación de Abogados de Estambul y un diputado de la oposición, Gamze Akkus Ilgezdi, presentaron objeciones legales contra el proyecto iTaksi por razones de privacidad. Hay también una demanda separada contra el Municipio de Estambul porque iTaksi crea un monopolio en la ciudad. El proyecto se lanzará oficialmente para toda la ciudad el 1 de agosto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s