Se suponía que este milagroso asesino de malezas salvaría a las granjas. En cambio, las está devastando.

Si cree que estos son problemas de EE.UU., la propaganda del Dicamba de Basf en el programa La Red Rural


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite esta página


Washington Post

Clay Mayes golpea frena bruscamente a su Chevy Silverado y salta con el motor en marcha, gritándole a un cornejo [un árbol] al lado del camino de tierra como si hubiera dicho algo insultante.

Sus hojas se curvan hacia abajo y sobre sí mismas como paraguas pequeños y rotos. Es la marca reveladora de la exposición inadvertida a un polémico herbicida llamado dicamba.

“Esto es Loco. ¡Loco! “, Grita Mayes, un gerente de la granja, gesticulando hacia la arrugada marquesina de la autopista 61.” Sólo pienso que si esto continúa. . . ”

“Todo estará muerto”, dice Brian Smith, su pasajero.

El daño aquí en el noreste de Arkansas y en el Medio Oeste – soja, árboles y otros cultivos enfermos- se ha convertido en un emblema de la Profundización de la crisis de la agricultura estadounidense.

Los agricultores están encerrados en una carrera armamentista contre malezas cada vez más fuertes y herbicidas cada vez más fuertes.

El sistema usando dicamba, aprobado para su uso por primera vez esta primavera, debía romper el ciclo y garantizar el control de malezas en la soja y el algodón. El herbicida, que se utiliza en combinación con una soja modificada genéticamente para tolerar al dicamba, prometía un mejor control de las plantas no deseadas, como el amaranto, que se ha vuelto resistente a los herbicidas comunes.

El problema, dicen los agricultores y los científicos de hierbas, es que el dicamba ha derivado desde los campos donde fue rociado, dañando a millones de acres de soja desprotegida y otros cultivos en lo que algunos llaman un desastre causado por el hombre. Los críticos dicen que el herbicida fue aprobado por los funcionarios federales sin datos suficientes, en particular sobre la crítica cuestión de si podría desviarse de su objetivo.

Los funcionarios gubernamentales y los fabricantes Monsanto y BASF niegan su culpa, diciendo que el sistema funcionó tal como lo había aprobado el Congreso.

La reacción contra el dicamba ha estimulado demandas, investigaciones estatales y federales, y un argumento que terminó con la muerte de un agricultor y denuncias oir asesinato relacionadas  .

“Esto debería ser una llamada de atención”, dijo David Mortensen, un científico de malezas de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Se cree que las hierbas resistentes a los herbicidas le cuestan a la agricultura estadounidense millones de dólares al año en cultivos perdidos.

Después de que la Agencia de Protección Ambiental aprobó la formulación actualizada del herbicida para usar en primavera y verano, los agricultores de todo el país sembraron más de 20 millones de acres de soja resistente al dicamba, según Monsanto.

Pero a medida que el uso de dicamba ha aumentado, también lo han hecho informes de que se “volatiliza”, o vuelve a vaporizar y viaja a otros campos. Esto daña a los árboles cercanos, como el cornejo fuera de Blytheville, así como las sojas, frutas y verduras no resistentes y a las plantas utilizadas como hábitat por las abejas y otros polinizadores.

Según una evaluación de 2004, el dicamba es de 75 a 400 veces más peligroso para las plantas para las que no está destinada que el herbicida común, glifosato, incluso a dosis muy bajas. Es especialmente tóxico para la soja, el mismo cultivo para el que fue diseñado a proteger, que no haya sido modificado para su resistencia.

Kevin Bradley, investigador de la Universidad de Missouri, estima que más de 3,1 millones de acres de soja han sido dañados por dicamba en al menos 16 estados, incluyendo grandes productores como Iowa, Illinois y Minnesota. Esa cifra es probablemente baja, según los investigadores, y representa casi el 4 por ciento de todas las hectáreas de soja estadounidenses.

“Es muy difícil conseguir una estimación sobre cuan extenso es el daño,” dijo Bob Hartzler, profesor de agronomía en la universidad del Estado de Iowa. “Pero he llegado a la conclusión de que el [dicamba] no es manejable”.

A la crisis del dicamba se le agrega la baja pronosticada de los precios de la soja y 14 trimestres consecutivos de disminución de los ingresos agrícolas. Las presiones sobre los agricultores son intensas.

Un hombre de Arkansas se enfrenta a una acusación por asesinato después de que le disparó aa un agricultor que había ido a confrontarlo sobre la deriva del dicamba, de acuerdo con autoridades policiales.

Treinta minutos  siguiendo por ese camino, el agricultor de Arkansas, Wally Smith, no está seguro de cuánto más puede afectar esta deriva.

La granja de Smith emplea a cinco personas – incluyendo a su hijo, Hughes, su sobrino, Brian, y el encargado de la granja, Mayes. Ninguno de los hombres está muy seguro de qué  otra cosa podrían trabajar en este rincón del condado de Mississippi.

El dicamba ha golpeado la región de Blytheville – que pronuncian como “Bly-vul” -. Recorriendo millas hacía cualquier dirección fuera de la ciudad, la soja que se extiende desde el camino a la lejana línea de árboles se encrespa y atrofia. Una granja orgánica cercana suspendió sus ventas de verano después de encontrar contaminación por dicamba en sus productos.

En la granja de Smith, varios miles de acres de soja están creciendo demasiado lentamente debido al dicamba, representando pérdidas para una inversión de u$s 2 millones.

-Esto es un hecho -dijo el anciano Smith-. “Si el rendimiento cae, estaremos fuera del negocio”.

Las nuevas formulaciones de dicamba fueron aprobadas con la promesa de que eran menos riesgosas y volátiles que las versiones anteriores.

Los críticos dicen que el proceso de aprobación se llevó a cabo sin datos adecuados y bajo la enorme presión de los departamentos de agricultura estatales, grupos industriales y asociaciones de agricultores. Estos grupos dijeron que los agricultores necesitan desesperadamente al nuevo herbicida para controlar a las malezas resistentes al glifosato, que pueden tomar campos y privar a la soja de la luz solar y de nutrientes.

Estas hierbas se han vuelto más fuertes y más numerosas en los últimos 20 años, resultado del uso excesivo de herbicidas. Al pulverizar tanto glifosato, los agricultores inadvertidamente causaron que las malas hierbas desarrollaran más rápidamente rasgos resistentes .

Se suponía que las nuevas formulaciones del dicamba atacarían a esas malezas resistentes sin derivar hacia otros campos.

Pero en una convocatoria del 29 de julio con funcionarios de la EPA [Ag. de Medio Ambiente de EE.UU.], una docena de científicos estatales de malezas expresaron su preocupación unánime de que el dicamba es más volátil de lo que los fabricantes han indicado, de acuerdo a varios científicos. Las pruebas de campo realizadas por investigadores de las universidades de Missouri, Tennessee y Arkansas han descubierto desde entonces que el nuevo herbicida dicamba puede volatilizarse y flotar hacía otros campos hasta 72 horas después de su aplicación.

Los reguladores no tuvieron acceso a gran parte de estos datos. Aunque Monsanto y BASF presentaron cientos de estudios a la EPA, de acuerdo con las presentaciones para su regulación, sólo un puñado de informes consideraron la volatilidad en un campo real, en lugar de en un invernadero o un laboratorio . Bajo las reglas de la EPA, los fabricantes son responsables por financiar y conducir las pruebas de seguridad que la agencia usa para evaluar a los productos.

Y aunque los fabricantes de agroquímicos a menudo les suministran nuevos productos a investigadores universitarios para que realicen pruebas de campo en ambientes variados, Monsanto reconoció que no permitió que se pruebe al dicamba que iba a comercializar para que no se  retrasars su registración, y los científicos dijeron que BASF lo limitaba.

Los científicos frustrados dicen que se les permitió a las compañías químicas seleccionar los datos que estarían disponibles para los reguladores.

“Monsanto en particular hizo muy poco trabajo de campo sobre la volatilidad”, dijo Jason Norsworthy, profesor de agronomía de la Universidad de Arkansas, a quien se le negó el acceso para probar la volatilidad del producto de Monsanto.

La EPA y los fabricantes de productos químicos niegan que haya habido algo malo en el proceso de aprobación del dicamba.

“El solicitante del registro debe presentar los datos necesarios para respaldar su registro”, dijo la agencia en un comunicado. “El Congreso puso esta obligación para el fabricante de agroquímicos en lugar de exigir que otros desarrollen y financien el desarrollo de estos datos”.

Los fabricantes dicen que la volatilidad no es la culpa. En una declaración, la portavoz de BASF, Odessa Patricia Hines, dijo que la compañía llevó su producto dicamba al mercado “después de años de investigación, ensayos en granjas y revisiones por universidades y autoridades reguladoras”.

Scott Partridge, vicepresidente de estrategia global de Monsanto, cree que algunos agricultores han fumigado ilegalmente formulaciones de dicamba más viejas y más volátiles o han usado el herbicida con el equipo equivocado.

La empresa, que invirtió mil millones de dólares en plantas de producción de dicamba el año pasado, ha desplegado una flota de agrónomos y climatólogos para averiguar lo que salió mal.

“Estamos visitando a cada cultivador y a cada campo”, dijo Partridge. “Si hay mejoras que pueden hacerse a este producto, las vamos a hacer.”

Los reguladores de los estados más afectados también están tomando medidas. En julio, Arkansas prohibió la fumigación durante el resto de la temporada y aumentó las penas para las aplicaciones ilegales.

Missouri y Tennessee han endurecido sus reglas sobre el uso de dicamba, mientras que casi una docena de estados se han quejado ante la EPA.

La agencia señaló a principios de agosto que podría considerar retirar del mercado a los nuevos herbicidas dicamba, según varios científicos que hablaron con los reguladores.

La agencia no comentó directamente sus planes. “La EPA está muy preocupada por los recientes informes de daños a los cultivos relacionados con el uso del dicamba en Arkansas y en otros lugares”, dijo un representante de la agencia.

Mientras tanto, una demanda colectiva alega que los fabricantes del dicamba falsificaron el riesgo de sus productos. Los Smith están considerando agregarse a ella. Monsanto dice que el pleito es infundado.

También hay indicios iniciales de que el dicamba puede no funcionar por mucho tiempo. Los investigadores han demostrado que el amaranto puede desarrollar resistencia al dicamba en tan sólo tres años. En Tennessee y Arkansas se han encontrado casos sospechosos de amaranto resistente al dicamba.

Una portavoz de Monsanto dijo que la compañía “no estaba al tanto de ningún caso confirmado de resistencia del amaranto” al dicamba.

Algunos críticos de la agricultura con uso intensivo de sustancias químicas han comenzado a ver la crisis como una parábola -y una predicción- para el futuro de la agricultura en los Estados Unidos. Scott Faber, vicepresidente de Environmental Working Group [Grupo de Trabajo Ambiental], dijo que los agricultores están “atrapados en una cinta para correr química” impulsada por la industria biotecnológica. Muchos agricultores dicen que piensan que no podrían seguir cultivando sin la nueva tecnología de herbicidas.

“Estamos en un camino hacía ninguna parte”, dijo Nathan Donley, científico principal del Centro para la Diversidad Biológica. “La siguiente historia es la resistencia a un tercer producto químico, y luego a un cuarto producto químico – no tienes que ser un científico de la NASA para ver dónde terminará.

“La verdadera cuestión aquí es que la gente está usando combinaciones cada vez más complicadas de venenos en los cultivos, con consecuencias cada vez más complejas”.

En Blytheville, por lo menos, su consecuencia es cada vez más obvia: Una planta corta y escamosa con hojas verdes ahuecadas y unas cuantas vainas vacías colgando cerca de su tallo. En esta época del año, esta planta debería tener más vainas y ser ocho pulgadas más alta, dijo Mayes.

“Esto es lo que estamos tratando aquí”, dijo, antes de sacudir la cabeza y volviendo a su camión. “Vamos a trabajar todos los días preguntándonos si el año que viene todavía vamos a tener trabajo”.


En la Argentina los transgénicos resistentes Basf está vendiendo Dicamba


Atectra BV, una nueva generación de dicamba

Basf


Aunque parece que Monsanto no va a largar todavía la soja resistente al dicamba:

Por ahora, la soja resistente a Dicamba seguirá lejos de Argentina

Pese a que Monsanto advierte una mejora en el pago de la tecnología, tiene el 100 por ciento de su foco puesto en el crecimiento de Intacta.

Agrovoz

¿Están ocultando sus similitudes con el macrismo al que ayudaron a generarse en épocas de Néstor?

No comparto totalmente el análisis de Bárbaro, pero me parece admirable su capacidad de insistir en pensar la política. Un hecho cada vez más infrecuente.

Cuando publicamos sus escritos generalmente son muchos los amigos de la página que se sienten obligados a recordarnos su pragmatismo y su olfato para predecir naufragios.

Solicitaría que alguna vez aprovechemos el escenario que construye para interrogarnos y añadir nuestras propias opiniones. Es lo que trato de hacer.

Disiento en que el cristinismo esté en algo superado .Hoy han multiplicado su presunta falsa mística con Santiago Maldonado y están en todas partes, desde las aulas de nuestros niños a los estadios de fútbol, desde sus radios y canales de TV, a los discursos encendidos de los antiguos organismos de derechos humanos devenidos grupos partidarios…

Para mí son dos progresismos, el de izquierda y el de derecha. El de izquierda vivía de la soja y cuando la soja entró en crisis como todos los commodities, su poder se derrumbó gradualmente . El progresismo de derecha vive, asimismo, de la soja y de la biotecnología, pero medra, además, con la deuda externa e hipotecó la vida económica de las futuras generaciones aún no nacidas.

Hoy en el colmo de la indignación y sabiendo que el jefe de gabinete iba a la Cámara de Diputados, le escribí a un diputado de Massa “No puede ser-le dije-que todo lo que se le ocurra al bloque sea, reclamar por Santiago Maldonado, cuando està pendiente la solución del problema indígena la que lo provocó y que, en gran medida se solucionaría con un gesto de autoridad ante Benetton, para que entregue Leleque y todo lo que las comunidades le pidan…

O se atenga a las consecuencias. No me respondió. Parece que todos le quitan el culo a la jeringa y terminamos haciéndole el juego a los inmorales que pretenden confundir a Macri con la dictadura, y que llaman desaparición forzada de personas a lo que en principio no sería si no un crimen de la Gendarmería.

El cristinismo no sólo se llevó por delante al Peronismo, y me temo que, definitivamente, sino que trituró la conciencia popular y nos dejó una masa descerebrada.

Hoy, por razones electorales, la fogonoea con desmesura, empujándonos a todos hacia la crispación y el enfrentamiento.

¿Están ocultando sus innumerables delitos de corrupción ? ¿Están ocultando sus similitudes con el macrismo al que ayudaron a generarse en épocas de Néstor?

Poco importa. Es el momento en que no se atienden razones, cuando estamos divididos por la grieta en mitades simétricas y todo ello nos condena absolutamente.

¿Podremos hacer el esfuerzo gigantesco de organizar a unos y desaznar a otros, como para generar una alternativa que permita creer que sería posible un mañana mejor? En esa pelea ,estamos./

Jorge E. Rulli Trinchera Por La Liberación Nacional


Ya superamos al cristinismo, ¿cuándo superaremos la grieta?

Quedó demostrado en las PASO que la ex Presidente es apenas la líder de una facción minoritaria y limitada a un puñado de distritos. Es momento ideal para dejar atrás el odio entre los argentinos

Julio Bárbaro

Cuando la biometría no alcanza!

Si no puede verlo en el blog, puede asistir al video en donde está alojado


Hay un tema social, las personas no quieren ir a las clases de reciclaje por haber superado los puntos en su registro de conductor.
El tema es que no se solucionará con más y más vigilancia, suponer que los problemas sociales se solucionan con tecnología lo único que hace es que nos ponen a todos más y más vigilados!

Como funcionan los robots que ‘discuten’ política en las redes sociales

Camilo Rocha 29 Ago 2017 (actualizado 29/Ago 14h27)
Nexo Jornal

Su uso está en todo el espectro político, dice un estudio de la Fundación Getulio Vargas [FGV] que alerta hacía su influencia en el debate general

La palabra ‘robot’ remite a personajes metálicos, pero los robots online son nada más que líneas de código de programación. Ya te peleaste sobre política con un robot hoy? Miles de conversaciones y discusiones son [travadas en las redes sociales diariamente a causa de las posiciones políticas o de convicciones ideológicas. La mayor parte de los que participan de estos diálogos probablemente no sabe, sin embargo, que una parte considerable de estas interacciones se dá entre seres humanos y robots, o “bots”, como también son comunmente llamados hoy.

De acuerdo a un estudio publicado en agosto, cerca de 10% de las interacciones en Twitter relacionadas a las elecciones presidenciales de 2014 fueron realizadas por cuentas vinculadas a robots. En la época de las protestas contra el impeachment de la ex-presidente Dilma Rousseff, el número llegó a los 20%. El mismo porcentaje fue observado en las interacciones con participación de apoyadores del senador Aécio Neves durante el ballotaje de las elecciones de 2014.

La investigación es un trabajo de la Directoria de Análisis de Políticas Públicas (DAPP) de la FGV (Fundación Getúlio Vargas). Fueron analizados 2.153 perfiles de Twitter sospechosos de estar totalmente automatizados o “ciborgs” (operados por robots y humanos). Su actuación fue examinada en momentos relevantes de la política nacional, como el debate de las elecciones presidenciales de 2014, el impeachment de la ex-presidente Dilma Rousseff, en 2015, y las elecciones municipais paulistanas, en 2016. El estudio resalta que los responsables por los robots pueden ser actores independientes o de grupos de interés, sin estar conectados directamente con partidos o políticos.

Partiendo de la realidad de que las redes sociales e internet se tornaron plataformas de discusión e información políticas esenciales para la sociedad actual, el estudio alerta para una realidad en que los robots han conseguido influenciar a opiniones personales y al debate como un todo.

“El surgimiento de cuentas automatizadas permitió que estrategias de manipulación, diseminación de rumores y difamación, comunmente usadas en disputas políticas, ganasen una dimensión aun mayor en las redes sociales”, concluye el estudio.

La FGV defiende que esta situación hace necesaria la identificación de este tipo de cuentas a fin de diferenciar las interacciones verdaderas de las falsas, especialmente en las vísperas de un año electoral.

¿Quién usa los robots?

“Todo el espectro partidario” se vale de robots para propagar mensajes o responderle a usuarios reales de Twitter, dice el estudio de la FGV.
El contenido que publican o comparten incluye a noticias falsas, ataques a políticos adversarios y posts favorables al nombre que apoyan.

Sus objetivos incluyen el conseguir un rebaño de seguidores, la difamación de oponentes y la creación de discusiones artificiales. 10 % es el porcentaje de interacciones en Twitter relacionados a las elecciones presidenciales de 2014 que fueron realizadas por cuentas vinculadas a robots, de acuerdo con la FGV Según un estudio de la universidad de Oxford, publicado em junio de 2017, que analizó el uso de robots en nueve países, en Brasil tanto el PT [de Lula-Dilma] como el PSDB [de Aécio Neves] utilizaron bots durante el ballotaje de la elección presidencial de 2014. El partido de Aécio Neves habria gastado cerca de R$ 10 millones [Unos u$s 3 millones] en el recurso, de acuerdo con un documento filtrado del gobierno Dilma citado por el estudio. El estudio resalta que los responsables por los robots pueden ser actores independientes o de grupos de interés, sin estar conectados directamente a partidos o a políticos.Los robots que publican fuera del país también fueron identificados. De acuerdo con la FGV, “esto
atrae la reflexión sobre la manipulación no sólo interna”, sugiriendo incluso la posibilidad de agentes “extraños al cuadro nacional”.

“Los bots son eficaces para sembrar confusión o sofocar una conversación política sobre un tema global que involucra a un gobierno autoritario. Por esto, ellos son bastante activos en Rusia, donde forman parte de una estrategia de éxito del gobierno para diseminar la desinformación”, dijo Phil Howard, profesor del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford, al site alemán Deutsche Welle, en 2016.

Los bots

La palabra “robot” puede traernos la imagen de un personaje en los moldes de la famosa dupla de la película “Star Wars”, C3PO y R2D2. Sin embargo, el término (derivado de la palabra checa “robotnik”, “aquel que trabaja forzado”) es usado para cualquier máquina que recibe programación computacional para realizar tareas específicas.

Un robot no necessita ni existir fisicamente, sino sólo ser una entidad virtual que recibió un conjunto de instrucciones. En internet, los robots virtuales son utilizados para cientos de funciones, como por ejemplo enviar spam o sugerir productos en Facebook basados en sus búsquedas de Google. Otros prestan asistencia a clientes de una empresa via chat. Wikipedia usa a un robot para categorizar artículos.

Los robots sociales (“social bots”), como los usados en el contexto político, son creados especificamente para las redes sociales y también son virtuales. Por medio de un programa simple, generalmente conteniendo a algunas líneas de código, se puede generar a un robot de este tipo.

Esta programación puede contener términos y nombres específicos, al que el robot responderá siempre que pase por ellos. Los comandos pueden instruir a la cuenta falsa a que retwitee siempre posts de un perfil específico. En los Estados Unidos, el perfil-robot @ilduce2016 fue creado para mandar mensajes al perfil del presidente Donald Trump en intervalos de horas. Sus mensajes eran siempre frases del dictador Benito Mussolini (sin su crédito). Un cierto día, después de meses, el objetivo del robot fue alcanzado: Trump mordió el anzuelo y retwiteó a uno de los mensajes. El entonces candidato a presidente se transformó en noticia por compartir el pensamiento del líder fascista italiano.

Pero los robots pueden ser mucho más sofisticados. Programaciones más elaboradas pueden dejarlos con una forma más parecida a un usuario real, haceindo con que estén fuera de la red por períodos de tiempo para que parezcan que están durmiendo o para que adopten un tono específico, que parezcan algo más informales al hablar.

“Los robots están alli sólo para distorcionar a las estadísticas”, dice el profesor Fabrício Benevenuto, de la UFMG (Universidad Federal de Minas Gerais), en una entrevista de 2015 al diario “O Globo”. “Con ellos, es fácil crear una sensación de que hay un grupo muy grande insatisfecho con algo. Esto es parte de un objetivo político e incluso comercial, cuando, por ejemplo, una empresa lanza un auto y la competencia crea un robot para atacar al auto del otro.”

Los robots de Facebook

El estudio de la FGV se enfocó en Twitter por creer que la proliferación y eficiencia de los robots sea mayor en aquella red social. La restrcción de comunicación impuesta por los 140 caracteres de Twitter “facilita la imitación de la acción humana”. La utilización del @ para marcar a otros perfiles permite que los robots se comuniquen com personas reais “para insertar un factor que se asemeje a las interacciones humanas”.

La investigación de la FGV cita tests que indican a un mayor cuidado en la elección de amigos en Facebook: “60% aceptan siempre a quien posee al menos a un amigo en comun”. Por medio de un programa simple, generalmente conteniendo a algunas líneas de código, se puede generar a un robot para las redes sociales
Aún así, Facebook no deja de contar con el uso de robots para fines políticos. A partir del rastreamiento de hashtags específicos, los investigadores de la universidad federal de Espírito Santo detectaron en 2014 que, en un período de 15 minutos, las menciones al candidato Aécio Neves en Facebook se habían triplicado durante uno de los debates televisivos de la campaña. Este aumento seria un fuerte indicio del uso de robots.

¿Cómo identificar a los robots?

Hay diversas maneras de distinguir perfiles-robots en Facebook y en Twitter. Muchos tienen en comun a determinadas características, como por ejemplo, la ausencia de fotos de perfil de usuario o personales. El número de posts suele ser reducido. Las cuentas falsas también suelen tener como amigos o ser seguidas por perfiles del mismo tipo.

Con el tiempo, sin embargo, este conjunto puede tornarse mixto, conteniendo a perfiles de personas reales, una vez que, de acuerdo con el estudio de la FGV, “los usuarios humanos son poco criteriosos en relación a las interacciones y amistades con cuentas desconocidas, en especial en Twitter”.

Otro factor que puede denunciar a un perfil falso, dice la FGV, es que sus actividades en general son menos complejas y variadas que las de los seres humanos. La investigación señala también como indicios “características de contenido y lenguaje” y el número de amigos (“las personas reales poseen, en promedio, entre 100 y 1000 seguidores”).


Tal vez antes de engancharte en una discusión en Internet pensar si lo estás haciendo con un robot!.

También para pensar en todos los rumores que circulan a través de Interneet y en la necesidad de que la política siga siendo algo fuera de la virtualidad