Malezas: un tema siempre en agenda

“El 9 de Mayo se realizará la Jornada Nacional de Malezas en Pergamino, organizada por el Ministerio de Agroindustria, el INTA y diversos actores del sector privado. El panel principal será “Problemática de malezas en distintas regiones del país”.”

INTA Informa


¿Y cambiar de modelo?, ¿no usar agroquímicos?, ¿hacer otro tipo de agricultura?

Si se demorarán 15 años para hacer un nuevo herbicida y su correspondiente transgénico, ¿vale la pena seguir en el mismo modelo?

 

Abejas se transforman en mascotas

Si no puede verlo en el blog, visite la página donde está el video


Fuente: TV Folha

Todas las mañanas, con una taza de café en las manos, doña Ivone observa el vaivén de sus mascotitas en el balcón de su departamento en Ubatuba. Son decenas de pequeños seres alados, que zumban y producen miel.

Si así, las mascotas de Ivone Ribeiro Campos son dos enjambres de abejas jateí (Tetragonisca angustula), una especie muy común en el país.

“Me siento y me quedo mirando mientras una entra y otra sale. Es algo vivo, no? Me gusta tener cosas vivas en casa. Sino, me quedo muy solitaria”, dice la funcionaria pública jubilada de 67 años.

Lo que permite que doña Ivone pueda apreciar a las bichitas sin miedo es el hecho de que ellas son incapaces de aguijonear.

A diferencia de las apis, de origen africana o europea, que suelen ser vistas rondando dulces y gaseosas -y eventualmente aguijoneando a quien los consume-, las de doña Ivone no tienen aguijón. Las abejas así son llamadas melíponas. “No tienen veneno, no tienen alergia”, afirma Celso Barbieri Jr., director técnico científico de la ONG SOS AbeJas sin Aguijón.

Aunque estos insectos voladores sean nativos de Brasil y habiten el país hace millones de años, estas son desconocidas por buena parte de los brasileños. “Más de 90% de la población nunca escuchó hablar de las abejas sin aguijón”, dice.

Con la intención de presentarlas al público, el chef Ivan Ralston decidió albergar a tres colmenas en la entrada de su sofisticado restaurante, Tuju, en el barrio de Vila Madalena, en São Paulo.

Ralston, un gran apreciador de las mieles producidas por las melíponas, las usa en sus receetas, y se dió cuenta que sus clientes muchas veces no tienen ni idea de lo que están degustando.

“Es un mundo con posibilidades gastronómicas enormes. Estas mieles pueden tener para Brasil la fuerza que la trufa tiene para la gastronomia europea”, afirma.

Sabores

Según el chef, ellas traen sabores muy especiales: el de las abejas borá (Tetragona clavipes), por ejemplo, recuerda al queso, la miel de emerina (Plebeia emerina), “super ácida, parece un vinagre”.

La historia del teniente de la reserva de la Policía Militar Jorge de Oliveira Diogo con las melíponas empezó durante su pasaje por la policía ambiental. Cuando supo que un enjambre en peligro en su ciudad, en Jacupiranga (SP), colocou a los bichitos en una caja de madera y se las llevó a su casa.

“Me terminé enamorando por los ‘seresitos'”, cuenta. Hoy su preferida es una colmena de Friesella schrottkyi, conocida popularmente como mirim-preguiça, también rescatada por él. “Vinieron en un pote de helado y estaban muy debilitadas. Las crié prácticamente en la mamadera.”