7ma. Muestra de cine Ecofalante, algunos de los documentales para ver si están “colgados” por ahí

“Ecofalante es una organización no gobernamental sin fines de lucro, fue fundada en 2003 con el objetivo de crear y trabajar en proyectos que contribuyesen al desearrollo sustentable del planeta por medio de la educación y de la cultura. Dentro de esta propuesta, nuestro mayor proyecto es la Muestra Ecofalante de Cine Ambiental, que es el punto de partida para nuestros proyectos educacativos, que se realizan a lo largo del año

Muestra Ecofalante


Algunas de las películas programadas para ver si andan por algún lado…no econtré a ninguna hasta ahora!, títulos en inglés o en el idioma original y el enlace a la descripción de los documentales en la Muestra Ecofalante (pero no enlaces para descargar los videos):


Una que no está en la Muestra Ecofalante pero que sería interesante ver: Sans adieu (2017) Sin Adiós

La izquierda ha construido un enorme poder político desde la desgarradora miseria humana de las poblaciones conurbanizadas por la soja en una Argentina cada vez más colonizada

“Las milicias de Brasil son distintas a los grupos paramilitares de otros países. Su origen data de la década de los setenta, la época de la dictadura militar, cuando los policías fuera de servicio formaban escuadrones de la muerte para ejecutar a criminales y opositores políticos, según José Cláudio Souza Alves, un sociólogo que estudia a esos grupos.

En su forma actual, las milicias se establecieron en Río de Janeiro a fines de los años noventa y principios de este siglo, con el pretexto de que estaban protegiendo a los residentes de los traficantes de droga. Aunque más civiles se les están uniendo, las milicias han sido dominadas por policías retirados y en servicio activo, quienes básicamente toman el control de favelas suburbanas con el pretexto de defenderlas.

Una vez que se apoderan de la comunidad, los miembros de la milicia extorsionan a los residentes y comerciantes para obtener dinero (suelen exigir pagos que, en parte, sirven para protegerlos de ellos mismos). También controlan redes de transporte público no autorizadas, puesto que los autobuses de las ciudades son escasos o inexistentes en las zonas remotas. Ofrecen conexión ilegal a internet y a servicios de televisión por cable, cobran comisiones sobre acuerdos inmobiliarios y controlan el suministro del gas y el agua. En la favela Gardênia Azul, por ejemplo, la milicia recolecta dinero de los vendedores ambulantes e incluso de los carritos de palomitas de maíz.

Es una suerte de mafia, con particularidades brasileñas.”

“De cualquier manera, los residentes de las favelas están cansados de quedar atrapados en el fuego cruzado entre bandas de narcotraficantes, milicias y policías fuertemente armados, aunque muchos de los involucrados afirman defender a las comunidades. Los residentes no necesitan ese tipo de protección. No necesitan la presencia de políticos que legislen a favor de sus propios intereses.

Lo que ellos necesitan es que los consideren ciudadanos merecedores de los derechos básicos y no que los vean como simples oportunidades de negocio. Marielle Franco lo sabía.

Vanessa Bárbara New York Times


Esta lectura que nos explica qué cosa son las milicias en Río de Janeiro, las mismas que mataron a la concejal Marielle Franco, debería hacernos reflexionar acerca de la industria de la pobreza y de cómo ocurre que muchas veces los que van a ella para ayudarla terminan convirtiéndose en un nuevo aparato opresivo y expropiatorio.

El tema no nos es ajeno, muy por el contrario. Fue claramente el caso de D´Elía en El Tambo y en otros sitios, donde con sus grupos de matones impuso la propia ley y el cobro de “contribuciones” para poder disponer de un rancho precario sobre antiguos basureros industriales y lejos de toda escuela u hospital.

Lo denunciamos reiteradamente a principios del 2000, porque sus prepotencias y casillas quemadas como represalia eran hechos públicos, pero que no se querían ver.

La CTA y su dirigencia jamás quiso atender nuestras críticas a ese método autoritario de conducir y de extorsionar a la pobreza, y todo lo contrario fue Víctor de Genaro quien paradójicamente lo colocó a D´Elía a la cabeza del Frente por la Tierra y la Vivienda.

Lamentablemente el progresismo clasemediero hizo escuela de aquellas vilezas y el piqueterismo generalizó con respaldo del Estado el horrible sistema de intermediar en la distribución de los planes sociales y quedarse con el diezmo.

Esa dirigencia venal, nacida en hogares de clase media alta no tuvo siquiera el coraje de la generación anterior que fuera el de expropiar a los bancos.

Ahora estos viven de los pobres, tomando de los planes y del subsidio por hijos, la parte con que alimentar a los aparatos políticos que conducen .

Cada ómnibus con que llevan a la gente a los cortes de calles, cuestan no menos de 6000 mil pesos al día, y no siempre van llenos, ni son tantos los utilizados como los que se arriendan. Alguien paga por ellos, y por supuesto, se sobrefactura.

Probablemente se sobrefacturará, asimismo, por los choripanes y por el tetrabrik, también por las bolsitas con merca.

La izquierda ha construido un enorme poder político desde la desgarradora miseria humana de las poblaciones conurbanizadas por la soja en una Argentina cada vez más colonizada.

Esos gestores y reproductores de la pobreza estructural no tienen perdón de Dios aunque levanten las tres T y algunos puedan tener el respaldo Vaticano./

Jorge Rulli.

Brasil: La derecha autoritaria ofrece una salida antisistémica para la crisis de los combustibles

Folha de São Paulo

Por Pablo Ortellado

Hay dos movilizaciones en curso conectadas y, en parte, sobrepuestas

La huelga de los camioneros y las reacciones de apoyo que generó desafian la interpretación.

Hay dos movilizaciones en curso conectadas y, en parte, sobrepuestas. De un lado, tenemos la movilización de los camioneros y, del otro, tenemos el amplio movimiento popular que los apoya.

Los camioneros, al principio, presentaron una pauta corporativa de acuerdo con las dificultades de la categoria: el peaje sobre los ejes, el precio del gasoil y el valor de los fletes. Ya el apoyo popular transformó la demanda de los camioneros por la reducción del valor del gasoil y la resignificó como la reducción del valor de los combustibles en general; se le sumó además a esta demanda la crítica a la corrupción y la oposición al gobierno Temer.

Esta resignificación popular afectó a la propia lectura de los camioneros –aunque sus líderes se hayan involucrado en una negociación limitada a las pautas de la categoria, muchos camioneros se veron como portadores de las demandas más generales de una amplia parte de la ciudadania.

¿Qué dice este discurso popular sobre la movilización de los camioneros? Dice que el precio de los combustibles es una decisión administrativa del gobierno Temer, pero también que, directa o indirectamente, es efecto de la corrupción.

El eje que conecta el precio de los combustibles y la corrupción parece ser la Petrobras, que está en el centro de las investigaciones de la Lava Jato. El impopular gobierno Temer es considerado así simultáneamente corrupto e inepto y por esto a la crisis de los combustibles se le sumo ahora el “Fora Temer” [Fuera Temer]. Pero si Temer sale, ¿qué colocamos en su lugar?

Es necesario entender al impasse en el que Brasil se metió.

Hay una creencia popular arraigada de que la corrupción es el mayor problema del país y que la mala calidad del servicio público y ahora también el precio de los combustibles sólo se explican por la apropiación privada del patrimonio público.

Esta ingenua explicación supone que, si consiguiésemos detener la sangria, podríamos tener servicios públicos de calidad y combustibles a precios módicos, tal vez inclusyendo hasta la reducción de la carga tributaria.

El hecho, infelizmente, es que aunque precisemos mucho combatir a la corrupción, con nuestro nivel de riqueza y con nuestra carga tributaria, no conseguimos aún ofrecer servicios públicos universales y gratuitos de buena calidad para todos.

Pero aunque no haya fundamento objetivo, la creencia se mantiene. Y es ella la que lleva el tema del precio de los combustibles al “Fora Temer”.

Si el PT [el Partido de los Trabajadores de Lula-Dilma], símbolo de la corrupción en el mensalão [compra de diputados por parte dle PT] y en la primera fase de la Lava Jato, ya fue apeado del poder, y si Temer y la banda del MDB [el partido de Temer] y sus aliados tucanos [por el partido del ex-presidente Fernando Henrique Cardoso] protegidos por el fuero especial [por ser diputados o ministros tiene fueros] parecen todavía peores que los petistas, ¿qué podemos colocar en su lugar? –se preguntam los manifestantes.

Antes de buscar explicaciones sofisticadas y buscar causas más profundas para el apoyo a la siniestra causa de la intervención militar, es necesario escuchar lo que las personas que la piden están diciendo. El discurso puede ser equivocado, pero no es irracional y no es incoherente.

Para una porción de la población, el precio de los combustibles está conectado a la corrupción, y el corrupto e inepto presidente Temer necesita caer, como antes cayeron Dilma y el PT.

Sólo la derecha autoritaria ofrece una salida para qué hacer si Temer cae, sin compactuar con el establishment de derecha o de izquierda. Se trata de una salida reaccionaria, autoritaria y asustadora, pero llena de promesas para aquellos que consideran a nuestra democracia intrinsecamente corrupta e incapaz de corrigirse por mecanismos internos.

Mientras no entendermos el apelo de esta respuesta autoritaria, seremos incapaces de ofrecer una solución alternativa que sea compatible con los princípios democráticos.

Pablo Ortellado

Es doccente del curso de Gestión de Políticas Públicas de la Universidad de San Pablo; tiene un maestrado y doctorado en filosofía.

 

Comentarios del diario La Nación sobre la disminución de insectos en la Argentina…Ahora no aparecen!

De una nota del New York Times:

¿Vivimos un apocalipsis global de los insectos?

A 56 años de que Rachel Carlson advirtió en su libro Silent Spring sobre las muertes de aves por el uso de pesticidas, parece que nos encontramos ante una nueva crisis biológica. Un estudio, publicado en otoño pasado, documentó un declive del 76 por ciento en la biomasa de los insectos voladores que cayeron en redes en varios lugares de Alemania a lo largo de las últimas tres décadas. Las pérdidas a mediados del verano, cuando estos son más numerosos, superaron el 80 por ciento.

Este alarmante descubrimiento, en esencia obra de naturalistas aficionados que forman el grupo de voluntarios Sociedad Entomológica Krefeld, genera un cuestionamiento evidente: ¿Esto sucede en otras partes del mundo? Desafortunadamente, no es fácil responder esa pregunta porque hay otro problema: una disminución a nivel mundial de naturalistas de campo que estudien estos fenómenos.

New York Times


En abril de 2004 me el en el blog no oficial del Partido Pirata se llamaba la atención sobre algunos comentarios en dos notas de La Nación:

  • Me asombra la poca cantidad de pájaros que se ven hoy en el campo respecto a lo que se veían hace 20 años atrás.
  • lo de los pajaros se lo comentaba a un amigo cuando ibamos a la ExpoAgro. Los campos de soja y maiz estaban bárbaros, pero no se veian pájaros en los alambrados ni en los cables de luz como se veian antes… En fin, el ser humano como especie es cada vez más destructiva.
  • “es verdad lo de lo pájaros,lo que a mí lo que más me asombra es el tema de las abejas y avispas.Yo vivo en Rosario, en barrio Fisherton,y tengo cercos con madreselva,20 años atras eran un hervidero de estos bichos,ahora no se ve ni uno.Un saludo”
  • “Agrego: cuando yo era chico (allá por mediado s de los ’60), recuerdo los viajes por la ruta 9 hacia Córdoba en verano, en los que se tapaba el radiador de mariposas (cosa que se solucionaba colocando un alambre tejido delante de la “parrilla”). Había que parar cada 100 km para limpiar el parabrisas -que quedaba convertido en un empaste amarillo y blanco, como una torta de comunión. Hoy apenas se junta algún bichito en el radiador y el parabrisas con suerte se limpia en lo que dura el recorrido. Algo está pasando. Saludos!”
  • “tenés razón con lo de las mariposas, no me acordaba!!!si cuando con mis viejos íbamos a Córdoba ( M Clavero,gralmente.) mi viejo le ponía a la renoleta un mosquitero en el radiador!!!.Los años de la infancia pasaron pasaron.”

Comentarios de esta nota del diario La Nación ahora no los puedo encontrar o ver 😦


Vivo en una pequeña ciudad del interior de Córdoba y soy consiente que el uso indiscriminado de estos agro-químicos puede ser perjudicial para la salud de las personas que estamos expuestas a estos productos. En nuestra región se fumiga con máquinas y con aviones y en muchos casos en zonas muy cercanas a la ciudad. No puedo decir científicamente hablando que haya algún daño comprobado, pero lo que sí es evidente es la tremenda disminución que ha habido en los insectos de la zona. Hace años atrás había “oleadas” de diferentes insectos a lo largo del año, ahora salvo moscas y mosquitos no tenemos proliferación de otros tipos de insectos, lo cual no es normal. En mi pueblo había muchísimos Paraísos que daban abundante sombra, estos árboles sistemáticamente desde hace unos 10 o 15 años se han ido secando lentamente, quizás porque son mas sensibles a las fumigaciones que otras especies, y podría ser una señal que estamos siendo expuestos a estos compuestos, cuyas secuelas a largo plazo nadie conoce. Aún recuerdo que el DDT que su utilizó durante décadas desde 1940 mas o menos resultó perjudicial para la fauna y el hombre, llevando casi a la extinción a numerosas especies de aves, especialmente las que viven en la Cordillera, a donde se suponía que este químico no podría haber llegado, por esto fue prohibido. De nada sirve negar que puede haber un problema con el Glifosato, si esto es verdad habrá que buscar un sustituto o usarlo con mas cuidado. Hipólito Chevalier DNI

Comentario en esta nota del diario La Nación, ahora no lo puedo leer o encontrar 😦