El progrecamporismo sindical es la expresión más acabada de un Estado colonizado

Daniel Catalano, dirigente de ATE:

-si no levantan los despidos de Agroindustria y SENASA estamos dispuestos a ir a los puertos para que los sojeros que saquean al país no puedan vender sus granos”.

ATE Capital


El progrecamporismo sindical ha estado tanto tiempo sumido en la lucha de género o guerra de sexos, que frente a las lucha de clases reales “se sacan” y se llenan de frases de barricada, como si viviéramos al borde de la guerra civil.

En realidad, son la expresión más acabada de un Estado colonizado que no necesitó de Monsanto, ni de que sus ejecutivos utilizaran las puertas giratorias para llevar adelante, en los años 90, un plan de modernización y de agronegocios que todavía permanece vigente como política de Estado.

Es lógico que ATE defienda al ministerio de Agroindustria y que no comprenda o no quiera comprender, que si Macri devolvió la cartera a la vieja oligarquía vacuna, por algo será…

Se les pasó casi inadvertido los veinte últimos años de sojización compulsiva, así como el despoblamiento de más de diez millones de personas y su conurbanización forzada en todas las grandes ciudades. Ahora, descubren la soja, cuando ya el modelo de la soja vive su triste final y no es precisamente el modelo del que depende el gobierno, ni lo desvelaría que algunos activistas de ATE, se suban a los barcos granarios.

En realidad, los silobolsa que guardan gran parte de la última cosecha extorsionan al Banco Central para que deje llegar a 30, el valor del dólar. Mejor sería en todo caso que los heroicos luchadores de ATE, abran esos silos y los expongan a los riesgos de las adversidades climáticas.

El kirchnerismo fue clara y contundentemente el correlato político del modelo de la sojización . Durante los doce años ganados, entró tanto pero tanto dinero, por retenciones a la soja, que un gobierno probo nos habría convertido en Alemania.

Lamentablemente teníamos un gobierno que amaba las cajas fuertes y los bolsones de euros, que depositaba sus reservas en paraísos fiscales y que coleccionaba centenares de estancias compradas a precio vil, sobre tierras fiscales.

El correlato político de la soja fue un modelo de corrupción sin freno, y el final de ese gobierno fue de algún modo similar al de Venezuela: una implosión del modelo rentístico.

La dirigencia de ATE no puede reconocer que vastos sectores medios y gran parte del pueblo peronista votaron como presidente al gerente de Manliba y responsable de Boca, por hartazgo y por absoluto rechazo a un gobierno que se decía peronista, aunque no lo fuera.

Si comenzamos reconociendo la derrota electoral y sus causas en vez de adjudicarle de manera estúpida el mérito a Clarín, podríamos comenzar a dialogar en serio de política.

El otro gran tema pendiente es el del modelo de la sojización o sea de la agricultura biotecnológica .

Instalado el modelo en el año 96, con Felipe Solá y la pleyade de jóvenes turcos provenientes del exilio y fundamentalmente de la Tendencia, es preciso tomar conciencia que pasaron más de 20 años, desde entonces y que en estos dos últimos años los avisos por parte de los grandes sojeros, o sea de la nueva oligarquía, de que los “números no les cerraban”, anticipaban un final previsible .

Hoy quedan haciendo soja los dueños de sus propios campos, y a no más de 200 kilómetros del puerto, igualmente es tan alto el consumo de agrotóxicos que las ganancias son escasas.

El resto del país busca otros horizontes o naufraga .

El gobierno se inclina cada vez más por otros extractivismos, entre los que está la megaminería y los enormes negocios inmobiliarios .

Pero lo que más caracteriza al gobierno de Macri es el endeudamiento externo que resulta aplastante y que niega toda posibilidad de que volvamos a tener un destino independiente tal como soñaron nuestros proceres.

La dirigencia de ATE, parece no comprender estas cuestiones, tan aferrada está a la grieta psiquiátrica que divide a los argentinos.

Es la expresión de un Estado colonizado, y cumple su rol en el escenario global en que se desarrollan las actuales políticas .

Nos estamos refiriendo a temas tan graves que deberían ser objetos de debates y no de certezas infundadas. Por doquier se multiplican las reuniones de peronistas y del campo sindical . Los incentiva la actual debilidad del gobierno de Macri y la posibilidad de recuperar el gobierno en el año 2019.

Pero es la ambición personal y desmedida de una dirigencia parásita similar a la de Cambiemos .

Los peronistas impusieron en los 90 con Mario Hirsch y Bunge y Born, el modelo de los agronegocios . Se llevó adelante contra la Unión Europea, un juicio ante la OMC, para obligarlos a consumir soja transgénica y se lo ganamos, porque Monsanto y las grandes corporaciones globales nos respaldaron .

Han pasado más de 20 años, en que el grueso de los peronistas le dio la espalda al mundo, ignoraron las luchas antiglobales e incomprendieron los manejos de la Cuba de Fidel, cuya academia de ciencias le diera la medalla Lenin, a Monseñor Sánchez Sorondo.

Fidel respaldó los monocultivos argentinos y el del resto de los países latinoamericanos, respaldó los modelos rentísticos y las políticas de género, respaldó las políticas asistenciales que nos proponía el Banco Mundial y fue un entusiasta propulsor de la biotecnología, no solamente en América Latina sino también en Africa.

Las políticas cubanas fueron de la mano de Monsanto, durante los últimos 30 años y no lo advertimos desde el Peronismo ni desde el campo sindical, porque sólo escuchabamos una voz, seductora y constante que nos hablaba del poder del conocimiento y de que ante la nueva revolución que se avecinaba, y a similitud del siglo XIX, debíamos optar entre ser Inglaterra o ser la China colonial…Me refiero a Gustavo Grobocopatel que siendo judío, llegó a tener una escuela de agronegocios en la Universidad Católica, bajo el rectorado de Tucho Fernandez.

Aquel que tuvo la empresa bandera del modelo, y que, casualmente, acaba de quebrar. Ahora se dedica al Bel Canto junto a su trío folklórico sin que nadie le pregunte qué va a ocurrir con la Argentina sojera que él inspiró y que alentó hasta el año anterior.

Tampoco nadie se pregúnta quién o quienes van a remediar o recomporner los bosques y montes desaparecidos y los millones de hectáreas devastados por la sojización.

Mientras el rabino reza, el actual ciclo de lluvias torrenciales y sequías agudas dan cuenta de un país profundamente desestabilizado en lo climático. Que nosotros sepamos, estos temas no preocupan en la mayor parte del variado y extenso archipiélago peronista./

Jorge Rulli

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s