Un Oportunismo Desmesurado

Una pesadilla que se profundiza y multiplica .

Si a un año de las elecciones surgen tantos elementos tóxicos, nos preguntamos a dónde podemos llegar en el 2019.

¿Cristina será el Lula que concibe estrategias demenciales que llevan a Bolsonaro?, ¿ o acaso Cristina es Bolsonaro?

Lo cierto es que el terror de ir presos por los innumerables delitos cometidos, desata la carrera desesperada por volver al poder y anular lo que llaman la guerra judicial.

En esta alianza, Grabois que pareciera contar con la chequera en blanco de Bergoglio se junta con otros sectores progresistas y pañuelo verde que bien poodrían conducirnos en el árbol de sus espurios intereses al señor Soros que, como se sabe heredó el imperio de David Rockefeller.

Grabois es parte de una vasta operación clasemediera y contrainsurgente, que a nombre del marxismo y levantando las propuestas de un Cooke alternativo a la conducción de Perón, logró secuestrar, domesticar y manipular a los sectores más pobres de lo que fuera el pueblo argentino.

El asistecialismo de los planes y de los merenderos que Grabois intermedia con Stanley, no es, sin embargo, monopolio de las posiciones de izquierda o progresistas.  Son políticas del Banco Mundial que ciertos sectores aprendieron a utilizar para tener cautiva a una masa de maniobras sometida a la precariedad a la marginación, la miseria y el Hambre..

Desde el año 2003, el principal vector estratégico de la CETEP, fue trabajar sobre los cartoneros y los que revolvían la basura para encontrar comida y organizarlos al servicio del kirchnerismo y también para ocultarles que el drama de sus vidas truncadas era fruto de la sojización compulsiva del territorio y del despoblamiento forzado de las poblaciones rurales hacia los conurbanos de extrema pobreza.

Recordemos que Cristina lanzó el plan estratégico agroalimentario y agroindustrial que llevaba la sojización a la desmesura de muchos millones de hectáreas más que las treinta que entonces ocupaba la soja.

¿Qué hacer entonces con la población desempleada que, en realidad, es una población desechable, descartable …porque no tiene ninguna posibilidad de integrarse en el sistema de trabajo capitalista tal como se lo concibe?.

Pues bien, Grabois, la CETEP y el Evita fueron la respuesta a esa pregunta. Organizaron a los pobres en torno a los merenderos y comedores en que se cocinaban guisos con soja transgénica, los desclasaron y abusaron .

Los acostumbraron a marchar con ellos y pasaron listas para continuar dandoles el plan o permitir que sus hijos continuaran saciando el hambre en los merenderos.

Macri los legalizó e institucionalizó . Su ministra Stanley los financia generosamente . Ellos garantizan que no habrá desbordes, que los pobres no caerán en la desesperación porque están contenidos y cautivos de las orgas.

El negocio de estos líderes piqueteros es la intermediación y ahora, no conforme con ello, pareciera que aspiran a importantes cargos políticos, detrás de Cristina y de Lázaro Baez.//

Jorge Rulli


Juan Grabois lanza el Frente Patria Grande que lideraría Cristina Kirchner

El dirigente de la CTEP encabezará el acto esta tarde junto a otros dirigentes sociales.

Perfil

 

Whatsapp Urgente V-Corriendo la Ventana de Overton!


Si quiere descargar el archivo de audio



Segmento de la entrevista a Gustavo Segré donde él comenta la historia de la víbora y Bolsonaro


Si quiere ver toda la entrevista a Gustavo Segré en el programa de Luís Novaresio


“Fui llevada a una gran sala vacía, sin muebles, con las ventanas cubiertas por un plástico negro. Con la luz prendida en la sala, vi un pequeño escenario elevado, donde me colocaron de pié y me mandaron no apoyarme en la pared. Llegaron tres hombres con ropa de calle, uno con mucho cabello, negro y lacio, otro pelirrojo y uno descendiente de japoneses. Me mandaron sacar la ropa. Una prenda cada cinco minutos. Me saqué las ojotas. El de cabello negro me golpeó:

– La ropa! Sacate toda la ropa.

Fui quitándomela, avergonzada, cada prenda. Cuando estaba desnuda, mandaron entrar a unos 10 soldados en la sala. Yo intentaba esconder mi desnudez con las manos. El hombre de cabello negro dijo:

– Puedo decirle a todos ellos que vayan encima tuyo, nena. Y aqui no hay vuelta. Cuando empezamos, vamos hasta el fin.

Los soldados se quedaron mirando y los tres hombres con ropa de calle gritaban, amenazando atacarme, era un clima de violación inminente. El tiempo en esas horas es relativo, no sé cuánto tiempo duró esa primera amenaza. Vendrían otras.

Ellos salieron y el hombre de cabello negro, que alguien llamó de Dr. Pablo, volvió trayendo una víbora grande, asustadora, que dejó en el piso de la sala, y antes que la viera bien apagaron la luz, salieron y me dejaron alli, sola con la víbora. No conseguia ver nada, estaba todo oscuro, pero sabia que la víbora estaba ahi. Lo única que recordé en aquel momento de pavor es que la víbora es atraída por el movimiento. Entonces, me quedé estática, silenciosa, apenas respirando, temblando. Era diciembre, un verano caliente en Vitória, pero temblaba toda. No era de frio. Era un temblor que viene de adentro. Aún ahora, cuando hablo en esto, el temblor vuelve. Tenía medo de la víbora que no la veia, pero que era mi única compañia en aquella sala siniestra. La oscuridad, el largo tiempo de espera, quedarse de pié sin apoyarse en nada, todo aumentaba el sufrimiento. Mi cuerpo dolía.”

Miriam Leitão habla sobre la tortura que sufrió estando embarazada de 1 mes durante la dictadura


Boa_constrictor_(Jibóia)

Una “Jibóia” como le dejaron a Miriam Leitão


Escuchamos: Marisa Monte e Dadi Da Aurora até o Luar



Sobre la Ventana de Overton


PERONISMO SIN PERÓN – John Willian Cooke – Jauretche –Vandor – “LUCES Y SOMBRAS DE NUESTRA HISTORIA”


Otra opción para escuchar el audio:

Para descargar el archivo de audio


INVITADO: JORGE RULLI. ¿Pudo haber un “peronismo sin Perón”? ¿Por qué la izquierda reivindica a Cooke o Jauretche contra Perón? ¿Quién fue el Bebe Cooke? El frondicismo seduce a Cooke y a Jauretche. Vandor intenta tener más poder que Perón. Mientras los dirigentes especulan, el pueblo sigue firme junto al líder exiliado. Un momento clave de la historia argentina con Perón en el exilio. LUCES Y SOMBRAS DE NUESTRA HISTORIA, con marilina Juárez, Diego Rodríguez, Pablo Martínez Sameck y Javier Garin.


HISTORIA Y POLITICA

 


Otros videos y audios de Jorge Rulli

El día que la derecha comenzó a ganar en Brasil…Y la izquierda la vió pasar.

De un ensayo de la Revista Anfibia:

En junio de 2013 miles de brasileños tomaron las calles: lo que comenzó como protestas de jóvenes pidiendo mejoras en transporte y educación, derivó en cacerolazos con las consignas clásicas del antipopulismo global. En aquellos días, el discurso de un pastor evangélico ante una multitud sentó las bases de un programa de acción que hace cinco años parecía delirante y hoy es una realidad.

Hay diversas retrospecciones que podrían ser hechas para tratar de comprender lo que ocurre hoy en Brasil. Una de esas retrospecciones nos remite a junio de 2013, el mes recordado por las manifestaciones que expresaron un malestar relativamente extendido con el gobierno de Dilma Rousseff. Quisiera resaltar algunos elementos pertenecientes a aquel escenario, sin el cual la situación de hoy no termina de entenderse.

El 6 de junio de 2013 ocurrió la primera de una serie de manifestaciones, impulsada por el movimiento Passe Livre en São Paulo, en protesta por el aumento del pasaje del transporte público. Esa manifestación se replicó a los pocos días, y se extendió por todas las grandes ciudades brasileñas, reuniendo a millones de personas. Las protestas en las calles brasileñas comenzaron como expresión de la insatisfacción de juventudes de izquierda con las condiciones de vida (el transporte, la educación, la salud) en las ciudades y en sus periferias pobres, como expresión de un deseo de ampliación de la democracia; señalando la contradicción entre la existencia palpable de esos problemas sociales irresueltos, y la orientación de inversiones y fondos públicos a la organización de los megaeventos deportivos –el mundial de fútbol, las olimpíadas– que iban a tener a Brasil como sede (“queremos una educación modelo FIFA”, era una de las consignas).

Pero esas manifestaciones multitudinarias transformaron rápidamente su composición, su estilo y su contenido, convirtiéndose en manifestaciones de clases medias urbanas “indignadas” por la corrupción. La transformación del tono mayoritario de las protestas puede ser indicado a través de un contraste puntual: el 17 de julio de 2013 ya no se manifestaba en la Avenida Paulista el malestar de una sensibilidad de izquierda o democrática, sino un sector fuertemente corporativo y elitista: los médicos, que protestaban contra el programa “Mais Médicos”, lanzado por el gobierno de Dilma como respuesta a las demandas relativas a la salud pública que se habían escuchado en junio. La contratación de médicos cubanos que trabajarían con medicina social en las regiones más pobres del país suscitó la indignación de ese sector de profesionales muy bien pagos, en cuyas consignas resonaron las palabras asociadas con un anti-comunismo genérico, que luego impregnaría al conjunto de las manifestaciones contra el gobierno del PT.

Esta primera escena, entonces, pauta una división en las calles, donde en el traspaso del protagonismo del movimiento Passe Livre al movimiento Brasil Livre comenzaron a aparecer todos los temas y obsesiones de ese anti-populismo global (que grita contra los vagos que no quieren trabajar, contra los que reciben planes sociales, contra los que se roban la plata de “nuestros impuestos”), que derivaron en los pedidos de destitución y los cacerolazos, hasta el surgimiento de pequeños grupos que pedían un “golpe militar” para ordenar el país y acabar con la corrupción. Y si bien esa secuencia es incomprensible sin la retroalimentación que se produjo desde los medios y las redes sociales, la novedad que la derecha política supo percibir fue que los “indignados” constituían una base y una fuerza sobre la cual apoyarse en la lucha por el viraje hacia una profundización neoliberal”

“En definitiva, la derecha ganó en Brasil, a partir de 2013, en las calles y en todas instituciones, avanzando con un vaciamiento de la democracia que, para ser revertido, requerirá que las fuerzas populares brasileñas recuperen ciertas capacidades que el neofascismo triunfante en las elecciones –para la desdicha de toda América Latina– demostró tener: fuerza de movilización y de organización, presencia en las calles, lectura de la coyuntura y de los malestares sociales, dominio de las nuevas tecnologías de la comunicación y, sobre todo, proyección estratégica.”

El día que la derecha comenzó a ganar en Brasil


eEl enlace para leer el ensayo completo, falta preguntarse ¿qué pasó que la izquierda, con el PT gobernante a la cabeza dejó que la derecha llevara a cabo ese plan?, ¿ellos no pudieron ver lo que se les venía encima?

Un análisis de Vladimir Safatle sobre Junio de 2013:

DW: Los científicos políticos suelen analizar a la actual crisis política partiendo de la elección de 2014. Pero cuál es la relación del momento actual con las protestas de 2013?
VS: Este es un evento fundamental de la historia brasileña. El fenómeno de 2013 fue la mayor oportunidad perdida por la izquierda de aqui. Era una manifestación popular, que dejaba muy claro el nivel de descontento, frustración social, con una perspectiva de enriquecimiento que no ocurrió.

Podria, si, haber sido utilizada por la izquierda para decir: estamos presos en una camisa de fuerza para conseguir hacer un segundo ciclo de políticas de crecimiento y redistribución de renta. Necesitamos asumir esto y luchar contra varias barreras políticas y cosas de esta naturaleza. Pero esto no fue hecho. La izquierda quedó con miedo del hecho de que la manifestación llevó hacía la calle tanto a aquellos dispuestos a ir más lejos, como a los sectores reaccionarios de la sociedad.

Toda manifestación popular trae los sujetos emergentes y los reaccionarios. Si no sabés darle forma a los emergentes, los reaccionarios van a tomarlo. Fue esto lo que sucedió. Un clásico, literalmente. Marx mostraba esto desde 1848, cuando intentó investigar cómo la revolución proletaria se perdió, transformándose en la ascensión de Napoleón Tercero, por el golpe del 18 Brumario.

Las protestas de 2013 mostraron imágenes del pueblo contra el poder. Frente a las imágenes del pueblo que fue a romper el Congreso Nacional y terminó prendíendole fuego al Palacio de Itamaraty, siempre están aquellos que empiezan a gritar “orden”.

Empezaron a hacer esto, y entonces vino 2014. Luego de la elección, escribi en el diario Folha de S. Paulo que la polarización no terminaria en la semana siguiente y sólo se profundizaría. Es necesario estar preparado para esto. No sirve imaginar que se terminó la elección y, ahora, todo va a volver a ser normal. Sino que el gobierno creyó que eso seria posible e intentó crear un modelo de conciliación. Juntó a todos los sectores conservadores dentro del gobierno, desmovilizó a su lado, mientras que el otro lado fue a ocupar el vacío, porque no había movilización en reacción.

En una sociedad polarizada, lo primero que hacés es fortalecer a tu polo, porque la única posibilidad de supervivencia es una espécie de balanza, juego de pelota parada. Ves que, si avanzás demasiado, el otro también avanza. Esto no fue hecho.

La izquierda brasileña se quedó embalsamando un cadáver, que es el lulismo. Pasó lo que tenía que pasar, no daba para más. Se dice que Lula tendria 40% de los votos, y es verdad. Si estuviese en campaña, él iba a ganar, eso es claro.

Por este motivo, tuvo que ser preso. En caso contrario, se hacía presidente. Pero el hecho es: eso sucederia por una lógica muy racional de la población. El presente es catastrófico; el futuro, completamente incierto. Por lo tanto, vuelvo al pasado, que era mejor. De hecho, lo era. Esto no tiene que ver con el potencial de transformación que Lula representa, sino con una situación de pavor social. Como dinámica de transformación, el lulismo ya era un cadáver, aunque ganase.

Entrevista a Vladimir Safatle



Lula en una entrevista desestima una candidatura y elección de Bolsonaro