Brasil, represión a los que iban a la manifestación “Fuera Temer”: “¿Uds. no querían ser presos por la dictadura? Ahora lo están siendo”

Fuente;El País, Brsil

EL PAÍS reconstituye la detención de 21 manifestantes antes de la protesta ‘Fuera Temer’ en San Pablo el día 4 de setiembre
24 horas después el Juez consideró a la detención ilegal y mandó a liberar al grupo

Por Marina Rossi

El encuentro estaba agendado para ser en la estación del subt Consolación a la una de la tarde del último domingo. Alli, cerca de diez personas se reunirían para, juntas, seguir hasta la manifestación que ocurriria a pocas horas en la avenida Paulista pidiendo por fuera Temer. “Las personas estaban con miedo de ir a manifestaciones, principalmente las mukeres”, relató una de las personas del grupo. “Por eso coordinamos de irs juntos”. Ellos no se conocían personalmente. Se habían encontrado en un grupo de discusión en Facebook, formado a partir de un evento convocando para otra manifestación que ocurrió unos días.

Aunque la protesta del domingo estuviese agendada para hacerse alli en la misma avenida donde queda la estación Consolación, el grupo siguió al centro Cultural São Paulo, que queda en la estación Vergueiro del subte, a tres kms. de distancia, para encontrar a los demás. El trayecto, hecho a pié, fue acompañado por un helicóptero de la Polícía Militar al menos desde la mitad del camino hasta el final.

Llegando al Centro Cultural São Paulo, una edificación amplia, elevada, alguien del grupo levantó la sospecha de que estaban siendo vigiados por “dos señores, que estaban alli sacando fotos”. Los manifestantes salieron del centro y se sentaron en el piso, enfrente a la entrada, para esperar a los otros. Fue cuando, a eso de las 15h30, cerca de 30 policías militares portando “armamento pesado” llegaon. “Nos mandaron levantar e ir contra las rejas”. Sobre las cabezas, el helicóptero de la PM seguia sobrevolando.

Los policías empezaron entonces el interrogatorio. “Preguntaron adonde ibamos y por qué nos manifestabamos”, dijo otro miembro del grupo. “Las chicas fueron entonces llevadas para una revisión íntima dentro del baño del Centro Cultural”, dijo una de ellas. “Me tuve que sacar toda la ropa enfrente de las policías femeninas”. Los escuchados por estereportaje no relataron episodios de violencia física.

A esa altura, las mochilas de todos ellos ya habían sido revisadas y estaban bajo dominio de los policías. “Les preguntaba lo que habíamos hecho y ellos sólo decían que era una ‘orden de arriba'”, relata. Los celulares fueron también confiscados por la polícia que, enseguida, le devolvió el aparato a sólo uno de ellos: Willian Pina Botelho, o Balta Nunes como se presentaba, señalado como infiltrado por los participantes del grupo. “Él decía que necesitaba quedarse con el celular en la mano porque la mujer lo iba a llamar”, cuentan. Botelho, que es capitán del Ejército, se decía preocupado porque estaba con “un documento de identidad falso”.


perfitruchol

Perfil de Balta en Tinder:
“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.


Democracia es el camino al socialismo (Marx nunca dijo algo así)


Un chico que estaba alli haciendo una investigación para su Trabajo de Conclusión de Curso fue colocado en el mismo grupo de los manifestantes que en este momento era de 22 personas. Durante la revisación, los policías no decían mucho. “Uno de los policías dijo: ‘¿el sueño de uds. no era ser presos por la dictadura? ¿Uds. no querían ser presos por la dictadura? Ahí está, ahora están siendo presos por la dictadura”.

Del centro Cultural Vergueiro, el grupo fue llevado en un ómnibus de la PM en dirección al Departamento Estadual de Investigaciones Criminais (Deic), a nueve kms. de alli. En el trayecto, los policías no informaron adónde y ni por qué estaban llevando a los manifestantes que en aquel momento eran 21. “Nos dimos cuenta que Balta no estaba en el ómnibus”, dijo uno de ellos. Fue cuando sospecharon que el amigo era, en verdad, un infiltrado. Dentro del ómnnibus les fueron devueltos los celulares a sus dueños, que pudieron avisarle a los amigos y parientes sobre la detención, aunque no pudieron decir para dónde estaban siendo llevados, ya que no lo sabían.

En el estacionamiento del Deic, los manifestantes fueron puestos nuevamente en fila. Los policías les sacaron fotos y filmaron los rostros y las pertenencias de cada uno de ellos. Una barra de hierro azul, del tamaño de un pié de un banquito, le fue atribuída a uno de ellos que decía todo el tiempo que queria “dejar en claro” que aquella barra de hierro no era de él. Dentro de las mochilas, los policías encontraron un extintor de incendio pequeño de automóvil de una chica que afirmó que pertencía a ella, medicamentos de primeros auxilios y máscaras.

Pizza y Suplicy

Ya era la noche cuando los manifestantes entreron en el Deic, donde permanecieron hasta el día siguiente. Ellos cuentan que podian tomar agua, usar el baño y salir a fumar, acompañados de un policia. Pero que no tenían más acceso a los celulares. En un momento dado, los policías llevaron un pollo para que ellos comiesen y, al darse cuenta que no alcanzaría para todos los 21 detenidos, pidieron una pizza.

Mientras miles decendían la avenida Rebouças pidiendo por fuera Temer, la noticia de los detenidos corria. Pasaba de la media noche cuando Eduardo Suplicy (PT), ex-senador y ex-secretrario de Derechos Humanos de la gestión Haddad [Alcalde de São Paulo], fue hasta la comisaria, acompañado por el diputado federal Paulo Teixeira (PT) y el consejal Nabil Bonduki (PT). El comisario Fabiano Fonseca Barbeiro informó que los manifestantes estaban “detenidos para averiguación”. Los políticos se fueron. Los detenidos permanecieron alli. Los familiares y abogados iban llegando.

Fue solamente después de las dos de la tarde del día siguiente que los detenidos fueron encaminados para el Foro Criminal de Barra Funda [los tribunales], donde seria realizada una audiencia de custodia. Allá, la decisión del juez Paulo Rodrigo Tellini de Aguirre Camargo determinó que la prisión era ilegal. “Brasil como Estado Democrático de Derecho no puede legitimar la actuación policial de practicar una verdadera ‘prisión para averiguación’ bajo ell pretexto de que los estudiantes reunidos podrían, eventualmente, practicar actos de violencia y vandalismo en una manifestación ideológica. Ese tiempo, felizmente, ya pasó”, decía la decisión. Los detenidos fueron sueltos al comienzo de la noche del lunes.

El misma lunes, el coronel Dimitrios Fyskatoris dijo, en una entrevista colectiva, que él acompañó las detenciones en un sobrevuelo, lo que confirma al helicóptero que planeaba sobre el grupo. También dijo que los manifestantes fueron detenidos basado en una entrevista que los policías les hicieron a ellos previamente. “En base a lo que declararon y en las evidencias, fueron encaminados al Deic”, dijo el coronel. En el informe, un policia afirma que fue accionado por un civil que no quiso identificarse.

Todos los 21 manifestantes que fueron detenidos están sueltos. Ninguno tenía antecedentes políciales. Casi todos están muy asustados. Los que conversaron con este reportaje afirmaron que ahora están con miedo de ir a otras manifestaciones. “Sospecho que hicieron eso para dar un susto en quien está saliendo de casa para manifestarse”, dijo uno de los detenidos, tres dias después del episódio. “Ahí había gente que nunca había ido a una manifestación. No eran black blocs. Apenas nos estabamos encontrado para no ir solos al acto”.

Anuncios

Como las Olimpíadas le ayudaron a Brasil a aumentar su aparato de vigilancia social

Fuente: Motherboard

Escrito por João Paulo Vicente

27 July 2016 // 10:00 AM CET

Le apostamos a quien quiera: durante la transmisión de la apertura de los Juegos Olímpicos do Rio de Janeiro, en la tarde del 5 de agosto, los narradores más ufanistas entonarán, orgullosos, el cliché de los “ojos del mundo vueltos a la ciudad maravillosa”. Aunque sea conocida, la frase no deja de ser verdad. Otra verdad menos conveniente es que el gobierno brasileño te estará mirando con la misma atención a vos, lector y ciudadano común.

Gracias a las Olimpíadas, Brasil dió un salto considerable en su aparato de vigilancia y creó una quimera de monitoreo social difícil de comprender. El equipo está cubierto por organismos con competencias y jurisprudencias sobrepuestas, pouquísima transparencia y casi cero privacidad.

En un esfuerzo casi kafkiano para este reportaje, siendo transferidos de un departamento a otro y varias veces sin respuestas, descubrimos todo lo que se sabe – y aquelo que no nos dejan saber – sobre el aparato tecnológico que se instaló en la capital carioca para la competencia y que, como ya lo dijimos anteriormente, permanecerá después de ella.

Apagón de celulares en caso de amenaza – y de protestas

Para desenredar esta red de vigilancia, vamos partir del primero de febrero de este año. En aquel día, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) publicó el extracto del Acto Nº 50.265, que “Autoriza a las Fuerzas Armadas de Brasil a utilizar equipos Bloqueadores de Señales de Radiocomunicaciones – BSR’s durante la realización de los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos – Rio 2016, en eventos de prueba y subordinados, a ellos asociados, así como en Operaciones de Garantia de la Ley y el Orden”.

La norma respondia a una demanda del CCOMGEX, el Centro de Comunicaciones y Guerra Electrónica del Ejército Brasileño, y que hizo a los activistas de la libertad de expresión quedar con las orejas paradas. Atrás del lenguaje burocrático, había cosas extrañas. Los tales BSR’s, al final, tienen la capaciad de causar un apagón en a las señales de teléfono e internet en determinada área, lo que, argumentan los críticos, podria crear un agujero negro en una manifestación. “Los celulares e internet son esenciales en este contexto de protestas. Quitar el acceso a ellos causaria confusión y facilitaria a la violencia policial, ya que dificultaria a la cobertura periodística”, dice Lucas Teixeira, de Coding Rights, organización de defensa de derechos humanos en internet.

El CCOMGEX, a su vez, afirma que el objetivo de la reglamentación de Anatel es abrir espacio para el uso de dispositivos que cohíben ell sobrevuelo de drones en áreas sensibles, como estadios donde serán realizados juegos, campos de entrenamientos o blancos con potencial de ataques terroristas.

En una conversación extraoficial con Motherboard, un ex-general del Centro explicó que se trata de una demanda que viene desde la Copa del Mundo de 2014. “Tuvimos drones filmando entrenamientos de algunas selecciones e inclusive probamos equipos bloqueadores de señales de radiotransmisión prestados”, dijo, en condición de anonimato. “En realidad, queremos equipos más avanzados, que permitan seleccionar la frecuencia de bloqueo, lo que nos permite interferir en el control de los drones sin afectar a las señales de celulares.”

El edicto del pedido de precios coincide con la explicación: discrimina el uso exclusivo de los equipos para bloqueo de drones y enumera, entre otros requisitos, capacidad de crear frecuencias de excepción. En abril, una empresa llamada IACIT venció la licitación. En total, serán asignados al Ejército ocho bloqueadores del modelo SCE 0100-D, por el costo unitario de R$ 448.228,50. [unos u$s 136 mil]En el site de la IACIT, el SCE es llamado de Jammer y trae en su descripción, como destaque, la funcionalidad “ComBlocker: Aplicación contra comunicación Celular”.

En una nota publicada el día 30 de abril por O Dia, el capitán de mar y tierra Castro Loureiro, del CDCiber, el Centro de Defensa Tecnológico afirmó sobre el uso de los dispositivos: “…está más dirigido a drones. Si hubiera uno irregular en el aire vamos a bloquear la frecuencia para derribarlo en un área neutra, sin lastimar a las personas. No exista esa intención de bloquear celulares. Ahora, en situación de emergencia, en un ataque terrorista coordinado por celular, ¿qué harías? En este caso, si, lo iríamos bloquear.”

En resumen, en caso que haya alguna amenaza de ataque terrorista via drones, los celulares pararán de funcionar. Para algunos activistas, el problema reside en la posibilidad de, en el futuro, el aparate sea usado para cohibir manifestaciones, así como sucedió en Egipto, donde, en 2011, las autoridades cortaron la comunicación entre los protestantes.

Falta de transparencia

En la visión de Jacqueline de Abreu, abogada e investigadora del InternetLab, centro independiente de estudio sobre derecho y tecnologia, lo más preocupante es el hecho de que la mayor parte del edicto de Anatel que reglamenta el tema no es público. COmo una comparación, ella cita una reglamentación de 2012 de la Agencia que dispone sobre el uso de dispositivos semejantes en penitenciarias. “Está bien especificado, delimitado, dice que tipo de autorización se debe obtener, los canales que necesitan ser abiertos con las operadoras de telefonia, en resument, todo tipos de cosas que deben estar publicadas. Para la autorización dada al Ejército, no tenemos esto. Está en secreto”, dice ella.

En el intento de tapar a este agujero y explicar bien la finalidad de cada aparato de vigilancia, Artígo [Artículo] 19, una ONG enfocada en la defensa de la libertad de expresión y acceso a la información, hizo una serie de solicitaciones via la Ley de Acceso a la Información al Ministerio de Defensa. Pero, incluso después de sucesivos recursos, todo lo que consiguió fueron algunas líneas sobre contextos de uso de los BSR’s, siempre amparados en la Garantia de la Ley y el Orden y la Ley Antiterrorismo – dos dispositivos legales llenos de meandros y espacios para ser interpretados de acuerdo con la voluntad del comprador.

La Agencia Pública detalló la saga de Artigo 19, y trajo otros resultados de requisiciones de la ONG. Es especialmente interesante el dato de que la Defensa gastó R$ 68 millones [u$s 21 millones] en equipos para vigilancia y monitoreo desde 2014, sin detalles de estos gastos. El Ministerio se limita a citar temas de inversión, como licencias de softwares, dispositivos de vídeo y áudio etc. No hay ninguna especificación o mayores aclaracions, pero, como dice el refrán, el Diablo vive en los detalles – y, en Brasil, atiende por el nombre de Stingray.

StingRay, la red que espía celulares

En los últimos años, un tipo de dispositivo clave le ha roto la cabeza a activistas y personas involucradas en manifestaciones y protestas. Son los Cell Site Simulators o IMSI Catchers. Lo que esta maquinita hace es pasarse por un torre de celular y forzar a todos los teléfonos en determinado radio a utilizarla para hacer llamadas y conectarse a internet. Hay diferentes versiones: las más básicas sólo permiten identificar a quien está en la región y no consiguen engañar a aparatos que usan 3G o 4G; las más avanzadas son verdaderas redes de arrastre: ellas agarran a todos y pueden incluso colocar um malware en los celulares, que dará acceso irrestricto a los aparatos para quin opera el IMSI Catcher.

El periodista Ben Bryent, de Vice UK, mostró como es fácil comprar un IMSI Catcher de empresas de asia (lo que Colombia ya hace, según me contó Ben) y el mismo Lucas Texeira descreibió a la Oficina Antivigilancia como varias personas ya consiguen hacer su propio equipo. Sin embargo, la primacía del mercado es de Harris Corporation, una multinacional gigantesca que actua en diversas áreas de tecnologia. Fabricante de StingRay, Harris se transformó en sinónimo del propio dispositivo. Y Harris está muy presente en Brasil, inclusive con contratos millonarios con las Fuerzas Armadas.

En realidad, al citar a Harris Corporation el general que conversaba conmigo, cambió de tema. Al hacer lo mismo con el canal oficial de asesoria de prensa del Ejército a fines de marzo, recibí una llamada inmediata con preguntas sobre de qué era exactamente mi nota y fui informado que nuestra comunicación estaba terminada. (Después descubri que, en 2012, el Ministerio Público abrió una investigación, archivada en 2013, para examinar las compras irregulares de radios tácticas de Harris y pagos de sobornos a altos mandos del Ejército, lo que también puede ser el motivo del malestar.)

Apelé a la Ley de Acceso a la Información, mencioné el CDCiber y recibí una respuesta del Ejército que muestra como la lengua portuguesa puede decir mucho más que lo que está escrito: “Atendiendo al cuestionamiento formulado, no existe planeamiento previsto para la adquisición del referido equipo [IMSI Catcher], en el ambito del CDCiber.” Por fin, meses de insistencia dieron resultado: el CCOMGEX admitió tener acceso a IMSI Catchers de Harris Corporation. Harris Corporation, a su vez, no respondió a los repetidos pedidos de entrevista.

Dia Kayyali, activista y periodista estadounidense, también intentó andar por los mismos caminos de investigación en los EUA y, así como yo, quedó en la línea de espera de la burocracia. Ella me explicó que los contratos de Harris de venta de dispositivos como StingRays y similares involucran cláusulas de confidencialidad. Todos son utilizados con frecuencia en los EUA – como en las protestas de Black Lives Matter, en Maryland – pero faltan detalles sobre cómo.

Cuando su uso resulta en información que después son incluídas en procesos, los oficiales son instruídos a disimular la forma en como fueron obtenidos los datos. “Hay, inclusive, casos en que el FBI interfirió en pedidos de información via Freedom of Information Act [la Ley de Acceso a la Información de ellos] sobre los StingRays”, afirma Dia.

Ojos más cercanos de lo que te imaginas

Aún así, en tesis el Ejército deberia estar lejos de las calles. Así estaríamos libres de las torres falsas de celulares, ¿verdad? Tal vez no. En 2013, el site estadounidense de tecnologia Ars Technica publicó un artículo en que detalla aspectos técnicos, capacidades y precios de diversos dispositivos IMSI Catchers fabricados por Harris Corporation. El ítem más simple de ellos, una máquina semejante a un celular ladrillo de principio de los años 90 llamada Gossamer, incluía un link para material promocional distribuído por dos empresas privadas brasileñas: Safetech y Polsec, ambas de Belo Horizonte, en Minas Gerais. La primera comercializa una serie de aparatos de seguridad con anuncios incluso en su página en Facebook. La otra se presenta como “especialista en soluciones para la seguridad pública” y, desde 1997, trabaja en el suministro y desarrollo de equipos como “bloqueamiento de celulares para presidios”, “monitoreo e investigación” y “transmisión de imágenes y datos en tiempo real”.

 

Alex Dias, atual presidente de Safetech, afirmó que asumió la empresa de la familia recientemente y dijo desconocer el equipo. Ya Renato Werder, presidente de Polsec, fue agarrado a contrapié cuando cité Gossamer al teléfono. Entre reticencias, dijo que Polsec ya había hecho presentaciones de productos de Harris para clientes en potencia y que se trataba de un equipo de uso restricto a organismos de seguridad. Le pregunté si alguna policía había comprado Gossamer u otros IMSI Catchers. Él pidió que le enviará todos mis cuestionamientos por e-mail y fue lo que hice. Incluso después de diversos teléfonemas, continuo esperando la respuesta.

Es difícil especular qué otros organismos de seguridad brasileño pueden utilizar IMSI Cacthers por dos motivos: la empresa vende los equipos por intermedio de asociados como las empresas mineras y também disimula el repase directo de ellos en medio de contratos de otros productos do su portfólio de servicios. Un ejemplo: el Departamento de Inteligencia de la Policía Civil de São Paulo (Dipol) tiene una serie de contratos con Harris para la compra de equipos de radiocomunicaciones. Entré en contacto con el Dipol para entrevistar a alguien sobre el tema. De nuevo, no obtuve respuestas.

“La falta de transparencia de esos organismos es el gran cuello de botella que enfrentamos”, dice Laura Tresca, investigadora de la Artigo 19. “Porque aunque existe cierta legitimidad al proponer acciones de seguridad nacional, como estas medidas no son transparentes no es posible hacer un control social de cuando esta legitimidad está superada”, explica ella, que destaca otro término: proporción.

El problema de los StingRays es que, en cualquier escenario, ellos son completamente desproporcionales con el fin pretendido. Aunque la entidad que emplea el equipo lo haga para vigilar (o controlar o prevenir o el verbo preferido de los ciudadanos de bien en el momento) una hipotética amenaza, además, se lleva a la privacidad de todos en la región. Y entonces para creer algo que le de la razón para decidir que fulano o mengano es criminal es un paso.

Fue más o menos lo que pasó a partir de las protestas de junio de 2013 y contra la Copa del Mundo, cuando empezaron las rondas virtuales, práctica en la que policías escudriñan las redes sociales en la búsqueda de cualquier indicio que pudiesen incriminar a sospechosos. Sobraron los absurdos. “Si vos eras marcado en una foto automáticamente te transformabas en sospechoso de alguna cosa, un método completamente ostensivo y desproporcional”, afirma Laura, de la Artigo 19.

O cine de la vigilancia

Y sólo en la tesis que el Ejército quedaria lejos de las calles. Fuera de la ocupación rutinaria de las favelas cariocas, él está allá para darle una fuerza a otros organismos de seguridad siempre que sea necesario, como en las protestas durante la Copa de las Confederaciones en 2013, cuando el CDCiber empleó a 50 oficiales en el monitoreo de redes sociales por medio del Guardián, software fabricado por la empresa Digitro capaz de analizar datos y pinchaduras, entre otras cosas.

En un plan más amplio, la cooperación es la tónica de la inteligencia brasileña cuando le conviene, aunque contradiga presupuestos legales. Creado en 1999, el Sisbin (Sistema Brasileño de Inteligencia) es una red de organismos responsable por subsidiar al gobierno con conocimientos estratégicos y sensilbles. El Sisbin está sobre el comando de la Abin (Agencia Brasileña de Inteligencia) y abre espacio para el intercambio de datos entre sus miembros, que van desde los Ministerios de Defensa y Justicia hasta la Receita Federal [la AFIP brasileña]. Esto significa que la Abin, que no tiene entre sus atribuciones hacer interceptaciones telefónicas, puede pedir que la Policía Federal lo haga. Ya pasó, ya hubo problemas. Intenté conversar sobre esto con la Abin, pero – adivinhen – me quedé esperando.

Nuevamente, no hay un problema en esencia en esto, lo que falta es la transparencia. El InternetLab publicó un documento llamado Vigilancia de las Comunicaciones por el Estado Brasileño, que elucida algunos temas sobre este y otros aparatos de vigilancia. Jacqueline fue una de las autoras y le pedi a ella que me explicase un poco mejor el funcionamiento de estos mecanismos, pero la respuesta no fue animadora. “Es difícil”, dijo. “Ya hay poca información sobre seguridad, cuando se llega a la parte de inteligencia entonces, es poquísima la información a la que se puede tener acceso. Lo que se puede percibir en las entrelíneas es que nuestros organismos de seguridad comparten una cantidad muy grande de información, inclusive como forma para burlar a la legislación federal.”

En las Olimpíadas, el parque de diversiones de esta gente será el CICC, Centro Integrado de Control y Comando. Creado hace tres años, el CICC inauguró en Rio un modelo de edificio de seguridad digno de Philip K. Dick que se diseminó en Brasil para las ciudades que receberán las partidas de fútbol en los Juegos Olímpicos – Belo Horizonte, Brasília, Salvador, São Paulo y Manaus. Son cuatro pisos y la cereza de la torta es un paredón de vídeo de 17 metros de anco por 5 de altura, con acceso directo a casi cuatro mil cámeras en la capital carioca – inclusive en el cielo. Si vos das un paseo en Rio en los últimos tiempos, con seguridad estás estampado en las pantallas del CICC. En el día a día, el Centro atiende 12 millones de cariocas y usa este mundo de tecnologia como soporte para servicios como atención de emergencias policiales, hospitalarios y planeamiento de seguridad.

Durante los Juegos, el CICC será la casa de los organismos involucrados en el planeamiento del evento, inclusive no gubernamentales, como el Comité Olímpico – todos intercambiando informaciones entre si. “No es ciencia ficción imaginar que un policía o agente de seguridad pueda ver quien está en una manifestación, descubrir lo que esa persona habla en internet o en el teléfono, circular por las cámaras del Centro y seguirla por la ciudad”, afirma la periodista Dia Kayyali. “Esos Centros facilitan mucho vigilar las acciones de alguien. En Oakland, por ejemplo, manifestantes resistieron a la instalación de un sistema de ese tipo y consiguieron restringir su alcance.”

Fernanda Bruno, profesora e investigadora de posgraduación en Comunicación y Cultura de la Universidad Federal de Río de Janeiro, cuenta que, en una visita al COR (Centro de Operaciones de la Municipalidad), un operador le mostró como era simple seleccionar un área cualquiera en la ciudad, elegir una palabra clave y acceder a todos los tweets hechos sobre el tema en la región – siempre que los autores tuviesen la geolocalización activada. El COR, abierto en 2010 también en la anticipación de los mega eventos de esta década y descripto por The Guardian como “Sala de control de un villano de James Bond”, está dirigido a la gestión urbana de temas como tráfico y desastres naturales, pero repasa sus datos al CICC.

Sin embargo no todo es del patrón Minority Report. Según Fernanda, aunque la propaganda oficial venda al Centro Integrado como una maravilla tecnológica que finalmente traerá la paz a Rio de Janeiro y transformará a la ciudad en una metrópoli inteligente, los operadores de estas herramientas aún no las abrazaron de vez. “Existe un conflicto entre un aparato técnico extremadamente moderno y eficiente y la falta de tiempo y cultura para el entrenamiento del personal. El resultado es la subutlización”, dice. Ella cita el caso de los CICC móviles: camiones con capacidades semejantes al edificio madre. “Ellos cuentan con un software de análisis automatizado de vídeo, que detecta patrones de riesgo. Ellos prácticamente nunca fueron usados porque los policías no tienen la formación adecuada”, afirma Fernanda. “Tambián hay una resistencia a lo que es impuesto desde arriba. Una vez, en el CICC, el coronel que me acompañaba se refirió al personal de la SESGE (Secretaria Extraordinaria de Seguridad para Grandes Eventos del Ministerio de Justicia) como los ‘enlatados’. Quiere decir, ellos ven a estas novedades como tecnologias impuestas que no atienden a las demandas de la policía y ni dialogan con las capacidades de quien las operaran.”

Big data aplicado a los indivíduos

Big Data es un término mágico para el mundo de los negocios. Una fuente de informaciones gigantesca sobre determinado asunto a partir del que es posible cruzar datos, entender y prevenir patrones de consumo y estudiar el mercado. Para el aparato estatal de vigilancia, somos esta gran fuente de datos. “El mundo informacional es un mundo donde nuestra acción produce rastros, deja una memoria que alimenta a varias bases de datos distribuídas por ahí y que después modelan a nuestras experiencias”, explica Fernanda Bruno. Es como aquella propaganda de Netshoes que apareció en Facebook quince minutos después que vos investigaste sobre gimnasios en Google, pero aplicada a nuestras vidas.

“Cuando vas a esos centros, como el CICC y el COR, es impresionante como son capaces de visualizar el espacio urbano y de flujos que están presentes en este espacio, como transito versus condiciones meteorológicas versus redes sociales, y el cruce de esto resulta en otro régimen visual de la ciudad”, cuenta la profesora. “Un régimen visual que ellos mismos todavía intentan entender.”

Gran parte del input de informaciones utilizadas son metadatos – como la geolocalización de Twitter. Nuestra Legislación es turbia sobre este tipo de dato en lo que dice respecto a la privacidad. “Aún intentamos descubrir cuál es el alcance del derecho a la privacidad en Brasil, si la señal que el celular emite está protegida, por ejemplo, pero hay mucha indefinición”, cuenta Jacqueline. En realidad, la creación de una ley propia para la protección de datos personales es una reivindicación antigua de diversos activistas y movimientos sociales – y que la presidente Dilma Roussef intentó atender un dia antes de ser alejada del cargo, con un proyecto encaminado en régimen de urgencia al Congreso.

De la forma en que estamos hoy, varios organismos tienen acceso a metadatos e informaciones de registros personales en empresas de teléfonia e internet sin pasar por grandes impases legales. Las razones oficiales de esto son muchas: desde necesidad de fiscalizar la eficiencia del sector por parte de Anatel hasta lla necesidad de control fiscal de estas empresas por el Receita Federal [AFIP brasileña]. Esto sin entrar en el campo de los innumerables investigadores, comisarios y fiscales que hacen pedidos por estos datos por medio de la Ley de las Organizaciones Criminales, otro dispositivo maleable.

En el caso de la Receita Federal, el escenario resultante de esta configuración llega a ser irónico. Al final, bajo la disculpa de pasar un peine fino fiscal en alguien, el organismo puede acceder a datos como el número y duración de las llamadas incluso cuando el infeliz tiene un paquete que le permite llamadas sin límites! Para condimentar a esta historia, a mediados del año pasado la Receita Federal y el Ministerio de Seguridad Nacional (Homeland Security) de los Estados Unidos firmaron un acuerdo para la transferencia de infraestrutura de procesamiento de datos entre los programas “Asociación Aduana-Empresa contra el Terrorismo” (de ellos) y “Operador Económico Autorizado” nuestro, lo que facilitó aún más el vuelo libre de nuestras informaciones personales mundo afuera.

Cuando tenemos en cuenta que ni siquiera el uso de StingRays es reconocido publicamente, es bobo pensar que cualquier ley ya trató de ellos. “Los judiciales alemán y estadounidense son mucho más sensibles a este tipo de discusión que el brasileño, aqui aún necesitamos empezar a tenerlas”, cuenta Jacqueline. Lucas Teixeira, a su vez, llama la atención sobre un problema intrínseco a este tipo de dispositivo: “Traes un problema para tus pruebas. Cuando recolectas una evidencia, la policía no puede meterse en ella. Pero, cuando invadis un celular o una computadora, no hay más como encontrar lo que él era, sino sólo lo que él es después que vos entraste”, dice. “En Alemania, inclusive, un juez ya reconoció el derecho a la integridad de los sistemas de información de una persona.”

La tradición de un gobierno invasivo se refuerza

Los grandes eventos son la puerta de entrada privilegiada de tecnologias de seguridad y vigilancia. La instalación incesante de cámaras en las calles de Rio de Janeiro empezó en los Juegos Pan-Americanos de 2007. Coincidía perfectamente con cierta tradición gobernamental invasiva. Las escucha telefónicas siempre fueron un gusto particular de nuestras policías (y de nuestros periodistas) – tan es así que mientras la Comisión Parlamentaria de Investigación de los Pinchazos Telefónicos, entre 2007 y 2009, llegó a ser llamado el país de Pinchazolandia. Desde entonces esto no cambió: entre enero de 2012 y mayo de 2015, el promedio mensual de teléfonos interceptados fue de 18 mil, según información del Consejo Nacional de Justicia obtenidas por InternetLab.

Esto no quiere decir que sean 18 mil nuevas pinchaduras cada mes, sino que es para tener una noción de cuanto que es alto el número, en todos los Estados Unidos, país con 120 millones de habitantes más que nosotros, fueron 3.576 teléfonos interceptados a lo largo de 2013. En un mes, cuadruplicamos la producción de ellos. Como mínimo, esto es un indicio de que falta un esfuerzo de los organismos de seguridad para utilizar otros medios de investigación. En la ley, al final, las pinchaduras deben ser usadas como última medida.

En 2013, sin embargo, las revelaciones de Edward Snowdew sobre la actuación de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, hicieron que nuetras pinchaduras parecieran un juego de niños. Hasta la presidente Dilma Roussef y diversos miembros del alto escalón del gobierno brasileño eran vigilados, lo que hizo a Brasil liderar una reprimenda global contra la exageración en la vigilancia. Pero se terminó ahí.

Laura Tresca, de la Artigo 19, resume la situación contradictoria de un gobierno al que le gusta la vigilancia reclamar de pinchaduras con un chiste. “Oí un resumen muy bueno en un foro internacional: la primera reacción de varios países frente a las revelaciones de Snowden fue ‘pucha, que cosa horrible’. La segunda fue ‘espera, ¿no estamos haciéndolo también?’”.

“Brasil aún no está en el mismo nivel de vigilancia de los EUA. Pero un día lo va a estar.”

En el informe De la Ciberseguridad a la Ciberguerra: el Desarrollo de Políticas de Vigilancias en Brasil, la Artigo 19 detalla el proceso en torno al cambio de la postura del gobierno frente al monitoreo de los ciudadanos, que involucra la compra de dispositivos como los BRS’s, StingRays y muchos otros, como los israelíes Cellebrite (herramienta para la extracción forense del contenido de un celular, independiente de claves, ya usado en la Operación Lava Jato) y Ex-Sight (unos anteojos de detección facial, usado por las policias para identificar rostros en la multitud y compararlos a bancos de datos con millones de fotografias).

Estos y muchos otros jueguetes fueron expuestos en la LAAD, feria de armas y tecnologia que se hace todos los años en Rio de Janeiro. A pesar de andar en baja, quien también estaba por allá era Hacking Team, empresa italiana que ofrece programas capaces de hackear computadores para el gobierno. “Ellos estaban súper resvaladizos. El estand de ellos no tenía nada, ni panfletos, ni vídeos, ni mierda ninguna. Sólo huían del asunto y no querian ser fotografiados”, cuenta Matias Maxx, periodista de VICE que escribió sobre el evento.

La desconfianza viene de la filtración, el año pasado, de 400 GB de e-mails e informaciones de Hacking Team, que muestran que la empresa negoció en Brasil con, por lo menos, Abin, CIE (Centro de Inteligencia del Ejército), CIGE (Centro de Instrucción y Guerra Electrónica, conectado al CCOMGEX), Policias Civil y Militar de Rio de Janeiro, São Paulo y Distrito Federal, Ministerio Público y Procuradoria General de la República. No hay indicios de que ninguno de esos organismos haya comprado las soluciones de Hacking Team, que no es el caso de la Policía Federal.

La PF entrenó a agentes en el uso del software de la empresa y contrató un período de pruebas de tres meses. La Policía Federal no respondió a ninguna pregunta sobre Hacking Team – de la misma forma, ignoró temas sobre la cooperación con otras agencias, vigilancia en masa, entre otros temas.

Si la situación ya estaba complicada, la turbulencia política de los últimos meses no ayuda. El presidente interino Michel Temer recreó el GSI (Gabinete de Seguridad Institucional), interface de la presidencia con la inteligencia militar y policial extinguida por Dilma a fines del año pasado. El general al frente del GSI es Sérgio Etchegoyen, muy crítico de la Comisión Nacional de la Verdad. “Brasil aún no está en el mismo nivel de vigilancia que los Estados Unidos”, afirma Dia Kayyali. “Pero un día lo va a estar.”

Prevención…

prevencionterrorismo

Publicado en la página en Facebook de la Agencia Brasileña de Inteligencia, el organismo oficial brasileño de inteligencia


Prevención al Terrorismo

Personas Sospechosas:

Utilizan ropas, mochilas, y bolsos que desentonan con las circunstancias y el clima

Actúan de forma extraña y demuestran intenso nerviosismo.

Comunique el hecho al agente de seguridad más cercano


El primer comentario que aparece en la página de la ABIN luego de esta prevención:

Cuidado al ver un hombre vistiendo traje y dirigiéndose al Congreso Nacional, muchos parecen trabajadores, pero no se engañen con su bolsos que desentonan e intenso nerviosismo.


Ojo, es una página en Facebook del organismo de inteligencia del gobierno federal de brasil….

Todas las Voces Todas….(pero algunas están un poco escondidas)

carina
Alejandro Shammah @aleshammah y Carina Rodríguez @rodriguezcarina conductores del programa El Puente todos los sábados de 8 a 10h.
Radio Ciudad AM 1110

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tiene un programa dedicado a los agroquímicos, los transgénicos, etc. etc..


Reportaje a Haydée Pizarro en El Puente que no aparece en la TL de Carina Rodríguez

http://www.ivoox.com/haydee-pizarro-el-puente_md_4480579_wp_1.mp3″
Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo de audio, visiten esta página


A raíz de las felicitaciones a Carina Rodríguez por su reportaje a Haydée Pizarro en su programa El Puente recibo este tweet:


Todaslasvoces

Tweet de Carina Rodríguez


A veces el “todos” no es tan democrático. Si estamos hablando de una multinacional con muchísimo dinero, con poder, con acceso a los políticos más importantes, incluso la presidente hablando de ellos, con mucho dinero para pauta publicitaria, por un lado.

Y por el otro gente de a pie, en algunos casos con problemas para expresarse correctamente, que viven en lugares perdidos, que son pobres, etc. etc.. El “todos” y el “escuchar a los dos lados” suena a una farsa.

De todas maneras, a veces, quienes escuchan a “todas” las voces, las dejan un poco escondidas.

SI buscamos en la línea de tiempo de la cuenta de Twitter de Carina Rodríguez para ver si publicó su entrevista:


rodriguezcar2

Buscando con la herramienta para buscar dentro de cuentas de tweeterBacktweets con la clave Pizarro no aparece nada.


carina2

Buscando con la clave Haydée tampoco aparece nada


carina3

Buscando con Haydée Pizarro : Nada


carina4

Si buscamos por Glifosato aparecen algunos tweets, incluso uno que dice Mitos y Realidades pero no aparece Haydée Pizarro!


carina5
Tweet de Carina Rodríguez


Pobre Carina, se le debe haber pasado!


Escuchen lo que dice Haydée Pizarro sobre el glifosato en el programa El Puente de Alejandro Shammah @aleshammah y Carina Rodríguez @rodriguezcarina 

http://www.ivoox.com/haydee-pizarro-el-puente_md_4480579_wp_1.mp3″
Si no lo pueden escuchar o quieren descargar el archivo de audio, visiten esta página

EL FORO POR LA EMANCIPACIÓN Y LA IGUALDAD O LOS DESENCUENTROS POR LA LIBERACIÓN Y LA SOBERANÍA

En estos días se está promocionando desde la llamada Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, un Foro internacional por la Emancipación y la Igualdad a realizarse en el Teatro Nacional Cervantes. Un encuentro de intelectuales de renombre y de antiguos militantes de las izquierdas que tiene por finalidad debatir los procesos políticos de América Latina y las actuales crisis sociales y económicas de la vieja Europa.

Desde el Grupo de Reflexión Rural, comprometidos desde hace décadas con las luchas contra los modelos neoliberales y neodesarrollistas que nos agobian, queremos llamar la atención acerca de la oportunidad de tan importante convocatoria en momentos en que, vivimos en nuestra Argentina, la tragedia cotidiana de haber extraviado las bases mismas de la Nacionalidad, sometidos a las decisiones de las Corporaciones Transnacionales como nunca antes había ocurrido. Debemos afirmar con certeza que estamos ante una nueva maniobra de simulacro intelectual y discursivo, una maniobra para desviar la atención de nuestro pueblo de las duras realidades de la colonialidad y el exterminio de nuestras poblaciones y ecosistemas.

Apelar a la “dignidad del hombre y de los pueblos” en estos aciagos días de la desilusión y el desencanto, en que asistimos a las más crudas confrontaciones entre los aparatos de poder y los sectores dominantes por el reparto de nuestros bienes comunes y territorios, es una muestra más del simulacro cultural con el que se pretende encubrir el desguace de la Argentina.

Estamos seguros que muchos de los invitados a dicho Foro, desconocen en profundidad la cruda realidad en la que vivimos, ignoran los mecanismos de construcción de estos modelos progresistas, de democracias endebles y megaproyectos extractivistas, modelos disfrazados de relatos populares y apropiaciones simbólicas, que no han hecho más que sepultar el verdadero camino de Liberación y Soberanía en que alguna vez nos empeñamos los pueblos de la América mestiza.

Sospechamos que la presencia de tantos pensadores de renombre viene a llenar una necesidad de legitimación, en un juego de alternancias político-partidarias que nada habrá de cambiar, pero que deja abiertas las puertas a nuevos y terribles enfrentamientos sobre lo accesorio o lo contingente, como los que ya vivimos en décadas pasadas, para evitar que logremos asumir las grandes tareas de la hora.

No ponemos en duda las altas capacidades intelectuales de los asistentes, sus trayectorias personales ni la proyección de sus ideas en vastos campos del acontecer político y académico. Lo que queremos destacar es este extraño abroquelamiento que los convoca en la Argentina del desierto sojero y la megaminería, de los desastres ambientales y la urbanización forzada. ¿Será acaso que el bloque de los intelectuales orgánicos funciona corporativamente a la manera de un campo de la nostalgia, por las consignas desgastadas de un pensamiento de izquierdas, que no logra renovar sus reflexiones a la luz de las nuevas imposiciones de la Globalidad y los límites planetarios a la producción infinita de bienes y servicios de la Modernidad?

Es posible que por esas cosas inexplicables de la Historia, en los países centrales, exhaustos de tanta racionalidad y sin respuestas, en la búsqueda de un estar extraviado en las mendicidades del ser en el mundo y para una ontología de los objetos determinados, se esté produciendo un encantamiento con los progresismos latinoamericanos que, supuestamente subvierten nuestra condición de dominados, y se nos convierte de esa forma en fantasmagórica vanguardia de las luchas contra el Capitalismo y las Corporaciones… Es posible, o pareciera que se da por cierto, que estemos asistiendo a la incansable búsqueda del “sujeto de la Historia” como dictan los antiguos manuales centenarios del dogma revolucionario, y un nuevo fantasma recorre el mundo amenazando la hegemonía de las clases dominantes.

Nada más lejos de la realidad, nada más ofensivo para quienes venimos levantando las banderas de la Liberación, de la Soberanía y de las autonomías populares y que hemos dejado hace rato de creer en las Emancipaciones y en las Igualdades que no dan razón de los profundos e innumerables acontecimientos que están cambiando el curso de la época.

Los arrebatos emancipatorios, en un mundo controlado por las grandes Corporaciones transnacionales, no son más que la puesta en escena de las aspiraciones de los Estados Nacionales por no desintegrarse en el torrente de las gobernanzas globales, y por parte de algunas dirigencias, de tener un lugar, pequeño y complaciente, desde donde negociar los espacios de poder subrogante o de gestionar la propia subsistencia como casta funcionarial, encargándose de madurar el Capitalismo según aprendieron en los antiguos manuales, o acaso como nueva “burguesía nacional” encargada de las tareas menores del Capitalismo Financiero, a la vez que de mantener a los Pueblos en la inclusión clientelar, para que no desborden socialmente ni pateen el tablero del sistema de nuevas dependencias.

Una emancipación que, debe verse mucho más como la preservación del cadáver de las instituciones republicanas y las estructuras jurídicas del capital, lejos para siempre de la auténtica Liberación Nacional, que implica para nuestras naciones la continuidad histórica de las revoluciones inconclusas del siglo XX, transformadas hoy en luchas por los bienes comunes y los territorios ecológicos protegidos de la voracidad productivista.

Nos quieren hacer creer que el motivo de este Foro es un frente común contra la “amenaza de la restauración neoliberal” en América y en Europa; nos quieren convocar a una nueva cruzada contra el Imperialismo, contra la alianza nor-atlántica; pero nada nos dicen de su necesidad de no perder el poder delegado, los cargos funcionariales y la gobernanza consentida bajo la enorme extorsión de la Deuda Externa y el servicio a los mercados globales. Nada se ha de debatir sobre las nuevas colonialidades, acerca de los bloques emergentes de la multipolaridad y, mucho menos, de la creciente presencia del capitalismo chino en nuestra región, con sus imposiciones financieras, el tremendo flujo de entrega de materias primas y la cesión de vastos territorios al nuevo poder global que asoma con su cara más amigable, pero con la misma voracidad de los antiguos amos y en connivencia con ellos.

Creemos que, a pesar de los discursos contestatarios, las diatribas en nombre de un supuesto socialismo y los artificios epistemológicos, estamos asistiendo a una nueva amenaza colonial contra nuestros pueblos, una amenaza que puede llamarse ahora “capitalismo de estado”, “capitalismo de amigos” “capitalismo andino-amazónico”, “poder ciudadano” o “socialismo del siglo XXI”, pero que en el fondo no deja de ser el mismo perro con otro collar, en todo caso una nueva oligarquía dominante. Una estructura de dominancia global del sistema financiero, de acumulación especulativa y de despojamiento y desposesión de nuestros territorios, el mismo modelo extractivista y colonial que va cambiando y nos ofrece nuevas alternativas de desarrollo y progreso, con inclusión social clientelar, exacerbación del consumo y destrucción de los ecosistemas.

Las verdaderas luchas libertarias se encarnan en las innumerables experiencias contestatarias y los movimientos antisistémicos, las naciones y los pueblos aferrados al mundo rural, las resistencias locales a los megaproyectos y a las agresiones al ambiente, las comunidades de cercanía y autonomía, las tareas cotidianas por la vida común y el cuidado de la Naturaleza.

Desde el Grupo de Reflexión Rural hacemos un llamado de atención para desenmascarar estos vanos y tardíos intentos, por encubrir la realidad, y poder mostrar a los invitados al Foro, las consecuencias de más de 20 millones de hectáreas de soja transgénica, la entrega demencial de territorios a la minería a cielo abierto y el fracking, la miseria de nuestros compatriotas arrojados por millones a las periferias urbanas y la sumisión gubernamental a los verdaderos dueños de la Argentina.

Estamos seguros que nuestros invitados participarán de una Argentina exultante del consumo de gaseosas y de la producción de transgénicos, mientras la vida transcurre ominosamente en los propios límites de la dignidad humana y en las periferias del pensamiento único, sin intelectuales de la rebeldía ni disidentes de la alteridad. Sin, en suma, voces contestatarias del malestar en la cultura, opacados por las falsas antinomias comunicacionales y el pensamiento hegemónico.

Un discurso único para un pensamiento único, una alternativa al modelo que no se propone desarmar el modelo, solamente emprolijarlo. Posibilismo y reformismo como ajadas consignas de una Revolución abandonada, con los mismos sujetos y las mismas premisas del fracaso anunciado en los setenta, como en una espiral de la tragedia repetida, esta vez en la comedia de los contestatarios intelectuales, ávidos de legitimidad y garantías para no ser juzgados por el tribunal de los pueblos indignados.

El Grupo de Reflexión Rural, buscando ser consecuente con el rol que asumiera en los años noventa de generar nuevos pensamientos y develar el modelo de los agronegocios y el lugar que se diera a nuestro país, de producir commodities y materias primas para los mercados globales, manifiesta su profunda preocupación por estos nuevos arrebatos declamatorios en el campo estéril de la modernidad compulsiva y de los alineamientos renovados de las viejas guardias izquierdistas, consecuentes ahora con las lógicas de la producción infinita y de una democracia degradada por el clientelismo, llamando la atención sobre los nuevos escenarios de confusión y asentimiento, que funcionan acompasadamente con los dictados de la Responsabilidad Empresarial, las buenas prácticas agrícolas y el Cuidado del Ambiente, que pregonan los apóstoles de las Megaempresas y los filósofos de la Globalidad.

En un mundo donde la banalidad del mal se ha revelado como carente de sentido, donde el mal se muestra en la desnudez de su monstruosidad, como contradicción total a la esencia de la palabra y de las acciones humanas, estén seguros que los límites de una humanidad confusa, no se develan en los escenarios de los intelectuales del posibilismo, de los que piensan que el Capitalismo aún no ha madurado lo suficiente para caer, o de los que apuestan a una nueva multipolaridad de los emergentes. Estamos convencidos que, el horizonte revolucionario donde el Hombre puede reestablecer el equilibrio de la comunidad y la empatía de su entorno, contemplando y cuidando la vida, se encuentra sin embargo a nuestro alcance, esperando, silenciosamente, en el corazón de la especie y en las manos de los que transforman artesanalmente la materia en nuevos símbolos de una mejor existencia.

Marzo de 2015
GRR. Grupo de Reflexión Rural – Argentina


La Página del Foro Internacional de Alternativas al Neoliberalismo organizado por el Ministerio de Cultura de la Argentina

El uso de Facebook por parte de ONGs y lugares de resistencia

350

Imagen en la página en Facebook de 350.org.


Si van a la página enFacebook de la ONG 350.org encontrarán la imagen superior y el siguiente texto:

 

Intentar compartir historias sobre las cambios climáticos puede ser difícil cuando Facebook nos trata como si fuésemos un negocio.

Quitá los “Me Gusta” de las grandes empresas que pueden pagarle a Facebook para que las personas vean sus posts – Dependemos de vos para gustar/comentar/compartir, sin pagar por esto.

Auúdanos a vencer a este nuevo algoritmo secreto de Facebook que lo hace facturar todavía más. Si querés continuar viendo el contenido de 350.org Brasil en tu línea de tiempo – por favor, presioná me gusta!

Sugerencia: Si quisieras enterado de todo lo que compartimos activá “Recibir Notificaciones” en el propio botón de me gusta en la página


Y, tal vez irnos de Facebook, buscar otras alternativas, no quedarnos en esas compañías que, si no les conviene, borrarán todo.

Pero para eso, debemos fomentar el irnos de esas plataformas!