India: la gran revuelta campesina

Outras Palavras (no encontré la versión en inglés)

Sofocados por los bancos y sorprendidos por los cambios climáticos, ellos exigen un nuevo modelo agrícola. son centenas de millones – pero los medios convencionales fingen que no existen

por

Potteeswaran, un productor de arroz, contó que estaba sosteniendo los craneos de Murugesan y Laxmi, un matrimonio originario de la ciudad de Trichy, en el estado sureño de Tamil Nadu, que se mató debido a un préstamo bancario que no pudo pagar. “Cuando el banco tomó sus tierras, ellos no vieron otra solución”, dijo Potteeswaran.

En abril de 2017, más de 150 campesinos de Tamil Nadu se mantuvieron sentados por casi un mes en la región de Jantar Mantar, en Delhi, capital de la India. Ellos se sentaron desnudos, sosteniendo los huesos de los vecinos que habían cometido suicidio y cargando ratones y pasto muertos en sus dientes.

“En 2016, Tamil Nadu vió su peor lluvia en 140 años”, dijo Aiyyakannu, que lideró la protesta de los agricultores. “Queríamos simbolicamente avergonzar a nuestros líderes.” Ellos volvieron esta vez con gente de cinco distritos del delta del rio Kaveri, devastados por el ciclón Gaja.

* * *

Decenas de miles de campesinos marcharon por Delhi, capital de la India, la última semana de noviembre. Ellos vinieron en trenes y ómnibus de todo el país, y pasaron una noche fria en un centro de convenciones llamado de Ramayana, donde se dramatiza, una vez por año, el poema épico del mismo nombre. Al día siguiente, con los estómagos medio llenos de roti y té, donado por los templos sikhs y las asociaciones de estudiantes de Delhi, fueron hasta la Calle del Parlamento. En una ciudad sofocada por un aire irrespirable, ellos hablaron en ocho idiomas sobre cosechas fracasadas, lluvias irregulares y sus vidas precarias.

La semana pasada una conversación similar sobre el clima sucedió en el corazón de Polonia. Alli, lejos de su electorado, gobernantes de todo el mundo expresaron en voz alta sus peores miedos. ¿Nuestro planeta está perdido? ¿Cómo enfrentar al cambio climático? Los diplomáticos negociaban acuerdos globales de reducción de la emisión de contaminantes cuando el presidente de los EUA, Donald Trump, twitteo triunfantemente sobre cuan ridículo y caro él juzgaba el acuerdo de Paris. Muchos políticos en los países ricos todavía están enfocados en lo mínimo que pueden hacer, y están ansiosos para usar las protestas de los Chalecos Amarillos contra el presidente francés Emmanuel Macron para argumentar una vez más que las poblaciones no están listtas para actuar contra el cambio climático.

Pero los campesinos que marcharon hasta Délhi lo estan. La agricultura en la India depende mucho de la lluvia y de la temperatura, en la estación del crecimiento; los agricultores son altamente sensibles al clima. Ellos ya sintieron el comienzo del apocalipsis en la forma de pozos resecados, rendimientos en declinio y migraciones en masa. Los costos están aumentando, mientras la renta agrícola real por plantador creció menos de medio por ciento por año. Hoy, un agricultor indio gana menos de 20 mil rupias (cerca de US$ 280) por año, un cuarto de la renta anual per capita de la India. De acuerdo con las estadísticas oficiales disponibles hasta 2016, más de 320 mil agricultores y trabajadores agrícolas se suicidaron desde 1995.

La precipitación promedio disminuyó en la India y los eventos extremos se tornaron más frecuentes. Inundaciones y ciclones destruyen las plantaciones, pero las estaciones también están quedando cada vez más secas. Las lluvias del monzón vienen después y parten más temprano. Los estudios muestran que la extensión, duración e intensidad de las sequías de los monzones en la India crecieron desde mediados de la década del 50. Esto está conectado a la reducción de las lluvias, que, a su vez, se debe a la reducción de la diferencia de temperatura entre el Oceano Indico y el continente Indio. Más campesinos que nunca se están suicidando a causa de las cosechas frustradas.

Más de dos tercios de los campos indios son irrigados por agua subterránea, se está agotando rapidamente. En un intervalo para beber agua, del lado de fuera del memorial Mahatma Gandhi, a camino del Parlamento, Mallikarjun S. Doddamani dijo que todos los campesinos en su aldea habían cavado por lo menos dos pozos en la última década. La mayoría están secos. Él es de un distrito del sur, y vive su tercer año de sequía. “La tierra es ahora como una camisa de mendigo: llena de agujeros”, dijo. Después de investir en cuatro pozos en sus 2,5 hectáreas de tierra, Doddamani contrajo un préstamo de 400 mil rupias (5,5 mil dólares), que no puede pagar.

Inseguridad alimentaria, endeudamiento, escasez de agua y rendimientos deprimidos componen la historia de casi todo campesino. Ramsingh Bharadwaj había viajado por 36 horas a pié, en ómnibus y finalmente en tren, partiendo de la región central de la India – rica en carbón – para exigir títulos de tierra para su comunidad de residentes de selvas nativas, que plantan y crian ganado. “À medida que las minas de carbón se expanden, perdemos la selva y nuestro acceso a todo lo que resta”, dijo. En su teléfono, me mostró una foto de su cosecha de lentejaz, cubierta de polvo negro de carbón.

El cambio climático afecta sobre todo a los campesinos más pobres. Karu Manjhi, una anciana dalit de Bihar, preparó una pregunta para el primer ministro Modi: “¿Qué piensa del hecho de que un agricultor en su país no pueda alimentar a sus propios nietos ni con una comida por día?” Los dos nietos y tres nietas de Manjhi comen arroz com lentejas aguachentas en la escuela pública, porque ella no tiene condiciones de cultivar alimentos nutritivos en su área de una hectárea, ahora dividida entre dos hijos (63% de las tierras agrícolas pertenecen a agricultores marginales que poseen menos de 1 hectárea). “Todos nosotros cultivamos apenas una variedad de arroz porque es para esto que el gobierno garantiza un precio. Una inundación repentina y todo está podrido”.

Cada región y comunidad tenía un horror diferente. Ellas habían trabado sus batallas locales, pero las respuestas más generosas del Estado fueron paliativas. El adelantamiento de los montos de la deuda, para los afectados por la sequía, el combate a las inundaciones y los sistemas de seguro ofrecen alguna asistencia, pero no bastan para alterar lo que es cultivado, lo que los agricultores ganan y como el agua es usada.

Por esto, los granjeros trajeron sus cuerpos – desvastados por el trabajo, sin estar acosumbrados a las cámaras de televisión y cansados de caminar kilômetros – hasta el centro del poder. En un raro momento, las castas superiores propietarias de tierras se aliaron a los trabajadores rurales sin tierra; aunque sus intereses muchas veces choquen, ellos sabían que sus destinos están conectados. Los agricultores exigieron una sesión especial de tres semanas en el Parlamento para discutir la crisis agrícola. Además de las leyes sobre crédito agrícola y precios remunerativos, ellos querian un debate sobre la criss del agua y prácticas sustentables, en particular.

“Nosotros señalamos para donde va el viento, obsérvenos de cerca”, dijo Laxmiprasad Verma, un trabajador agrícola de Varanasi que marchó con su hijo menor, Naineeta, de once años. Mientras miles gritaban “Marenge nahin, ladenge!” [“No moriremos, lucharemos”] los agricultores se redefinieron como protagonistas, y no víctimas, de la historia del cambio climático.

Cerca de 200 sindicatos de agricultores se organizaron nacionalmente bajo el gran paraguas del Comité de Coordinación Kisan Sangrarsh para toda la India, pero cada distrito s movilizó desde agosto. El grupo articulador fue All India Kisan Saha (AIKS), un frente campesino con raíces comunistas, pero muchos de los grupos eran organizaciones no partidarias que ayudan localmente a los campesinos a batallar por mejores precios, decidir que plantar, como tener acceso a los mercados y reivindicar subsídios y reforma agraria. Rajkumari, del distrito de Sultanpur, en Uttar Pradsh, el Estado más poblado de la India, es participante de la Asociación de Mujeres Democrátcias de Toda la India (AIDWA), el brazo femenino del Partido Comunista de la India (Marxista). Ella llama a la asociación de aid-wah, con acento hindi. Esta mujer de 40 años nunca escuchó hablar de Marx y ae asustó con el término “maoísta”. Política, para ella, es una forma de autorealización. “Nosotras, mujeres, somos enseñadas a pasar hambre, cuando la comida es escasa. Fue lo primero que desaprendi”, dijo. “Entonces, me dí cuenta: soy quien siembra y cosecha arroz, ciudo del ganado, llevo baldes de agua para casa. ¿Por qué no deberia haber salarios y derechos iguales sobre la tierra?”

“Simplemente trabajamos cada vez más duro y gastamos cada vez más en pozos, semillas y tecnologia. Pero ¿eso funciona?”, preguntó Mukhtayar Sing, de Punjab. Mientras los manifestantes aguardaban la autorización de la policía para marchar, Singh deambulaba, intentando hablar con agricultores de otros Estados. ¿Habrán encontrado otras maneras de adaptarse”?

La mayor parte de los granjeros, sin embargo, no está cambiando sus métodos para adaptarse a los cambios climáticos y a la escasez de agua. En vez de esto, están cavando hasta 70 metros para encontrar agua – pero incluso en esta profundidad, ellos muchas veces no encuentran nada. O cultivan variedades tradicionales, que tienen precios mínimos garantizados por el gobierno, aunque usen mucha agua y ofrezcan pocos nutrientes. El arroz y el trigo son seriamente afectados por el cambio climático, pero todavía dominan los cultivos.

Cuando nada funciona, los granjeros vacían la lata de sus economias para mandar a sus hijos e hijas a la escuela, en las ciudades más cercanas. Rulda Sing, de 57 años, reza para que sus hijos nunca tengan que usar un arado. Casi 8 millones de personas tuvieron que dejar la agricultura, en la década terminada en 2011, el año del último censo indio. Los agricultores endeudados o trabajadores agrícolas desocupados están arrojando alquitrán, cargando ladrillos o limpiando el piso de los shoppings – disolviéndose en el anonimato de la vasta clase trabajadora urbana. La India produce hoy más comida que nunca, pero reúne 24% de las personas subnutridas en el mundo y está lejos de superar el hambe crônico. “Yo como trigo, tal vez mis hijos tengan que comer acero”, dijo Rulda Sing, a carcajadas. “¿Qué hacen ellos en los Estados Unidos? En la TV, todos los granjeros son gordos y ricos, y sus tiendas de electrodomésticos están llenas”, dijo Mukhtayar Sing. “Tal vez deba ir para los Estados Unidos”.

Todas las manifestaciones, en la India, necesitan una autorización policial, y la polícia de Delhi demoró hasta el domingo por la mañana para permitir la marcha. Ella lanzó avisos de tránsito sobre rutas a evitar, durante la manifestación de dos días. Cerca de 3,7 mil policías y miembros de cuerpos paramilitares acompanñaron el recorrido. La visión de las barricadas amarillas y de las vans azules de la policía hicieron de Ramanamma, del estado sureño de Andhra Pradesh, recordar los cañones de agua en sus espaldas, algunos años atrás. En esa época, su villorio reivinicaba que las deudas de los agricultores como ella fueden canceladas.

Las protestas de los agricultores ya casi se habían duplicado en dos años – de 2.683, en 2015, a 4.837, en 2016 –y continúan emergiendo. Son usados regularmente gas lacrimógeno y cañones de agua contra quien protesta. El año pasado, policías que dispararon con munición real mataron a seis campesinos en una protesta. En marzo, cerca de 35 mil agricultores, la mayor parte miembros de tribus indígenas, caminaron más de 200 kilómetros, durante siete días, hasta Mumbai, exigiendo títulos de tierra. En el norte y en el oeste de la India, agricultores tiraron cebollas y leche en las plazas de las ciudades, en protesta contra los precios que recibían por los productos.

Las mujeres de Telangana, en el sur, marcharon con retratos de sus padres, hermanos o maridos que bebieron pesticidas – el veneno disponiible más cercano para un agricultor ahogado en deudas. Los bancos tienden a recchazar los préstamos a pequeños campesinos y trabajadores agrícolas, por eso ellos toman prestado de usureros, a intereses de 300%. Cuando su marido se suicidó, Krishnamma recibió una modesta indemnización del Estado. “Al día siguiente, tres debedores golperaon la puerta de su casa – yo le di todo”.

La buena noticia para Krishnamma es que ella consiguió mantener un poco más de una hectárea de tierra. La Alianza por la Agricultura Sustentable y Holística, una red nacional de 400 organizaciones campesinas, le dió entrenamiento para el cultivo sustentable. Ahora, en vez de plantar algodón y arroz, ella cultiva berengelas y garbanzos, que son más adaptados al cambio climático y pueden florecer en temperaturas más altas.

Otros, del Estado de Karnataka, practican la “agricultura de costo cero”, en que usan semillas ancestrales rústicas, obtenidas gratuitamente. El gobierno de Kerala promueve plantaciones compartidas entre agricultores marginales, especialmente mujeres, e incentiva la producción orgánica. En la marcha de Délhi, algunos campesinos del desertificado Rajastán explicaban el manejo de cuencas hidrográficas para otros de Bihar, donde familias enteras de pequeños propietarios y trabajadores agrícolas están migrando. En medio a la movilización política, estos manifestantes no se olvidaban del futuro de sus cultivos.

Brasil:Banco de Datos online sobre biodiversidad y alimentación

biodiversidade-nutricao-siBBr


A pesar de que Brasil alberga la mayor biodiversidad del planeta, con 15 a 20% del total mundial, esta riqueza permanece subutilizada, pués gran parte de nuestras actividades agrícolas está basada en especies exóticas. La ampliación del uso de plantas nativas, incluyendo a aquellas ya conocidas y comercializadas por poblaciones locales y regionales, sin embargo con poca penetración en el mercado nacional o internacional, es una gran oportunidad a ser promocionada. Para que esto sea posible, es necesario conservar, conocer, recolectar, documentar y divulgar información acerca de la biodiversidad nativa.

Con este objetivo, fue creada la herramienta Biodiversidad & Nutrición, que posee un banco de datos de las composiciones nutricionales y un banco de recetas con especies nativas de la flora brasileña de valor económico actual o potencial, con énfasis en frutales y hortalizas priorizadas por la iniciativa “Plantas para el Futuro”, del Ministerio del Medio Ambiente. La herramienta es el resultado de un esfuerzo conjunto del Proyecto “Conservación y Uso Sustentable de la Biodiversidad para la Mejoría de la Nutrición y del Bienestar Humano” (Biodiversidad para la Alimentación y Nutrición – BFN, en sy sigla en inglés), del Ministerio del Medio Ambiente, Ministerio de Ciencia, Tecnologia, Innovación y Comunicación, universidades e institutos de investigación en todo Brasil.

Se espera que esta herramienta sea una referencia nacional para la composición de alimentos derivados de especies nativas brasileñas, integrando la biodiversidad en proyectos científicos, programas, políticas públicas y asesoramiento nutricional, tanto en iniciativas públicas como privadas. Deberá contribuir también para diseminar información sobre el uso de las especies, por medio de la divulgación de recetas culinarias desarrolladas especialmente para resaltar y demostrar la versatilidad de la biodiversidad brasileña. La herramienta continuará siendo fomentada por las instituciones asociadas, con la inclusión de nuevas especies y alimentos, de forma a tornarla más amplia a esta herramienta esencial a la promoción del uso sostenible de la biodiversidad para la alimentación y nutrición.

Usando la biodiversidad


La herramienta Biodiversidad&Nutrición permite conocer la composición nutricional de alimentos así como recetas de especies nativas de la biodiversidad brasileña. Consulte datos sobre la composición por el nombre del alimento o especie y recetas por ingredientes o nombre del plato.


Acá está el enlace al Banco de Datos


El buscador de recetas del banco de datos sobre la biodiversidad brasileña


El Manual de Uso del Banco de Datos, en portugués, es un pdf

Brasil: Universidad pública descarta al agronegocio y hace un acuerdo con la agricultura familiar

Jornalistas Livres

La rectora Valéria Correia quiere comida sin agrotóxicos en los Restaurantes Universitarios de la Universidad Ederal de Alagoas y lucha para fortalecer la producción familiar de alimentos

Los estudiantes y funcionarios de la Universidad Federal de Alagoas (Ufal), la mayor institución de enseñanza del estado, ahora van a consumir comida saludable, libre de agrotóxicos y producidas por familias de agricultores locales.

En la sala del Consejo Universitario (Consuni), la rectora de la Ufal, Valéria Correia, firmó varios contratos con asociaciones y cooperativas de la agricultura familiar contempladas en la llamada Pública nº 01/2018/UFAL.

Las familias serán proveedoras de los Restaurantes Universitarios [RU] de la institución. Diariamente los RU’s de la Ufal sirven miles de almuerzos y cenas para los estudiantes, funcionarios y la comunidad de los alrededores de la Universidad. Un proyecto de ampliación de los restaurantes universitarios de la Ufal está en estudio y va a contemplar a más académicos en el Agreste y Sertón alagoano.

La pró-rectoria estudantil, Silvana Medeiros, reafirmou que la formulación del proceso fue realizada en un planeamiento participativo con talleres y encuentros con agricultores familiares y se concretó como una iniciativa intersectorial entre ça Pró-rectoria Estudantil (Proest) y Pró-Rectoria de Gestión Institucional (Proginst).

La rectora Valéria Correia resaltó el compromiso de la universidad al iniciar la compra con esta modalidad que busca garantizar el abastecimiento alimentario con calidad para los RUs, además de fortalecer los circuitos locales y regionales de agricultura familiar para el desarrollo rural sustentable.

Para la profesora. Wanda Griep Hirai, coordinadora del Grupo de Extensión e Investigación, Servicio Social y Seguridad Alimentaria y Nutricional (Gepssan), el impacto del proceso de compras será grandioso, pués garantizará mejorias en la renta familiar. “Seguro que el precio justo estimulará a los pequeños productores para nuevos cultivos garantizando con esto la permanencia y la posibilidad de un vida digna en el campo”, festejó.

En un proceso democrático, debatido con la comunidad académica, la Ufal avanza y da el ejemplo para otras Universidades. Es necesario fortalecer la agricultura familiar y cuidar de la salud de nuestra población.

 

Andres Murchison, Secretario de Alimentos y Bioeconomía en la Secretaría de Agroindustria…¿Te enteraste que Juliana Awada recibió a productores de alimentos orgánicos?

En La Red Rural entrevistan a Andres Murchison, Secretario de Alimentos y Bioeconomía en la Secretaría de Agroindustria, sobre la recepción de productores de alimentos orgánicos en la Casa Rosada por Juliana Awada



Click para descargar el archivo de audio


Si busco Juliana awada, alimentos orgánicos, site:..ar o sea sólo en las páginas con dominio de la Argentina, no aparece la noticia en ningún medio importante, ni Clarín o La Nación levantaron la información!, ni siquiera algo chiquito por ahí!

julianaawada

El resultado de buscar por Juliana Awada, Alimentos Orgánicos en sites con domino de la Argentina


Además de la información del site de la Casa Rosada,

Juliana Awada recibió a un grupo de productores en Olivos

La primera dama, Juliana Awada, recibió en la huerta de la Quinta de Olivos a un grupo de productores.

“En la Semana de los Alimentos Orgánicos, recibimos a productores con quienes hablamos de cómo consumir alimentos orgánicos”, dijo la primera dama en redes sociales.

Luego, agregó que “es sano para la salud y es una manera de cuidar el medio ambiente. Además, permite el desarrollo de muchas pequeñas y medianas empresas de todo el país”.

Casa Rosada

Aparece la noticia en la revista Pronto:

Juliana Awada recibió a un grupo de productores en Olivos

En la semana de los alimentos orgánicos, la Primera Dama tuvo un encuentro con jóvenes abocados a este tipo de productos.

El miércoles por la tarde, Juliana Awada recibió en la huerta de la Quinta de Olivos a un grupo de productores con los que conversó sobre las distintas técnicas utilizadas y otras cuestiones relacionadas con la industria local.

Pronto


Y, sin embargo, los que nos envenenan todos los días se sintieron ofendidos y en La Red Rural salieron a defender a los productores “convencionales” (como si lo convencional hubiera sido meterle veneno a todo siempre).

Tal vez Juliana Awada quiso imitar a Michelle Obama que mantenía una huerta en la Casa Blanca y cuando dijo que era mejor alimentarse así Monsanto y otros gigantes salieron con los tapones de punta!

En el mismo programa de radio, en otra edición, dijeron que los orgánicos no son más caros que los “convencionales”, tal vez haya que buscarlos, pero no son más caros!


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: visite esta página


Algo más sobre ese programa


Un listado, incompleto, de donde comprar orgánicos recopilado en el Facebook de Soledad Barruti


Marcos López Arriazu se lamenta del pobre tipo que vive en Once y se angustia porque va a la verdulería a comprar verduras con pesticidas pero no aclara que es posible comprar orgánicos más baratos!


Y algo que se afirma en el reportaje es que los orgánicos y los convencionales en realidad los envenenados pueden convivir.
Como si se pudiera plantar orgánicos cuando al lado están fumigando con pesticidsas!

“En su evaluación, el modelo agrícola industrial y el agroecológico son incompatibles. No pueden convivir en el espacio y en el tiempo. “Existe un discurso de que Brasil es muy grande, que hay espacio para todos y para todos los modelos. Pero lo que hemos evaluado, con la sistematización de estas redes de agroecologia, es que esta convivência es impracticable. Esto porque un modelo que se basa en la valorización y en la conservación de los recursos naturales, en la biodiversidad, en la construcción de mercados locales y en la valorización de la cultura alimentaria local no puede ser compatibilizado con otro que depende de extenderse territorialmente para mantener las tasas de ganancias de sus monocultivos y que, además de esto, se vale de tecnologias que no respetan fronteras, como los agrotóxicos y los transgénicos. El apoyo al modelo del agronegocio termina inviabilizando las posibilidades de expansión de la agroecologia; esta es una razón de los crecientes conflictos territoriales en Brasil y en el mundo.” Y advierte: “Si queremos de hecho avanzar con la agroecologia, es necesario retirar el apoyo al agronegocio. Es possible seguir en este camino valiéndonos de alternativas técnicas y económicas que ya existen y están ampliamente comprobadas”.”

Redes de Agroecología como una alternativa a la agricultura industrial


“Consultada por la posible coexistencia entre el modelo industrial de tecnología alimentaria y el de agricultura orgánica, Shiva aseguró que tal equilibrio es “imposible”. “El modelo industrial es ineficiente, en términos de energía, de ecología y económicamente, ya que utiliza diez veces más la cantidad de insumos que necesita para producir”, consideró. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de “share” o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Una heroína ambiental de visita en Buenos Aires

 


Los twitts de La Red Rural



7 de Diciembre: Feria de Verano en la Huerta de la Facultad de Medicina de San Pablo!

instagram4-01

La feria de la Huerta de la FMUSP está en su octava edición, en este evento de la feria estarán reunidos expositories con diversas opciones de alimentación, artesanía, plantines y mucho más.
Para sentir el clima navideño, aprender e integrarse en una nueva forma de vivir.

Será un día repleto de intercambios y conocimiento. Basura Cero

Contaremos com expositores que nos acompañan desde las primeras ediciones, nuevos invitados llenos de delícias y productos sensacionales.

Confirme su presencia en nuestro evento y comparta “a vontade”.

El evento en Facebook