El hambre de China por soja es una ventana hacía una crisis ambiental invasora

Fast Company

Como se explican los desesperados esfuerzos de China para obtener soja en todo el mundo a través del temor del país a quedarse sin agua.

Hace varios años China se acercó a Perú y Brasil con una propuesta extraordinariamente ambiciosa. Construiría un ferrocarril de 3,000 millas desde la costa oeste de Perú hasta la costa este de Brasil para manejar el comercio internacional desde el interior de Sudamérica hacía China.

Si tiene éxito, el proyecto de infraestructura masiva ampliaría las opciones comerciales de Perú y le daría a los productores de soja de Brasil una ruta más barata y directa a China que el envío cada vez más caro a través del Canal de Panamá.¿Los beneficios para China? China ciertamente no habla de las conexiones entre un ferrocarril que serpentea a través de Sudamérica y los problemas que se avecinan en el norte de China que podrían causar, a corto plazo, un daño inmenso no solo a su propia población sino a vecinos y superpotencias mundiales como los EE. UU.

Pero las conexiones están ahí: en los pronósticos económicos sobre las compensaciones que China debe hacer ahora sobre los tipos de alimentos que cultiva dentro de sus propias fronteras y los que debe importar, o en los informes del sector empresarial sobre empresas agrícolas y de los alimentos que está comprando para garantizar que la hambruna en todo el país no interrumpa el estrecho liderazgo político y financiero que hace que la posición de China controle a la comunidad global.

Los líderes políticos y los intereses comerciales en los tres países querían el ferrocarril, pero se topó de inmediato con los vientos en contra del activismo ambiental. Como todas las rutas propuestas atravesaban el Amazonas para llegar a la costa de Perú, los activistas argumentaron, con razón, que el proyecto afectaría el delicado ecosistema de la selva tropical y probablemente aceleraría la deforestación. Además el caos político en Brasil retrasó el proyecto.

Aunque las autoridades de ambos países finalmente aprobaron sus planes, el ferrocarril del Amazonas aún se encuentra en las etapas de planificación. ¿Alguna vez será construido? Nadie debería dudar de la capacidad de China para tener éxito donde otros países podrían fracasar. Han demostrado una resolución considerable en llevar a cabo proyectos masivos de infraestructura. Pero, por ahora, los productores de soja en Brasil, Argentina, Bolivia y Paraguay continúan enviando a través de las rutas marítimas y ferroviarias existentes.

La pregunta mayor es por qué China estaba dispuesta a realizar tan extraordinarios esfuerzos. Sí, tal ferrocarril a través del corazón del Amazonas acortaría los tiempos para el envío de soja entre Brasil y China continental, y evitar así Canal de Panamá probablemente al enviarlo a través de América del Sur y luego desde un puerto peruano les ahorraría dinero a los chinos. Pero ¿por qué la necesidad apremiante? ¿La soja es un recurso genuinamente estratégico que requiere que China asegure su suministro continuo?

La respuesta, en una palabra, es sí. La soja se ha vuelto muy importante para China. Es la respuesta, por ahora, a una crisis que se avecina y que desde hace 20 años amenaza la construcción de la economía china en un futuro próximo.

Prácticamente toda la soja del mundo, un cultivo que se usa para productos alimenticios, pero principalmente como alimento de ganado para cerdos, proviene de los Estados Unidos, Brasil y Argentina. China solía cultivar su propia soja, la soja, de hecho, se originó en el este de China, pero eso ha cambiado radicalmente en la última década. La harina de soya es la fuente de proteínas más grande del mundo, consumida indirectamente por los humanos a través de productos como pollo, cerdo y carne de res.

En 1995, China cultivó su propia soja para su uso en alimentos y piensos para el ganado e importó solo 18 millones de bushels [435.448,68 toneladas]. Sin embargo, hoy importa más de 2.7 billones de bushels, un cambio bastante mayor que los 18 millones de hace 20 años, haciendo de China el mayor importador mundial de soja.

El sesenta por ciento de toda la soja que se cultiva en todo el mundo ahora se exporta a China, con un crecimiento del 5% al ​​8% por año y sin signos de desaceleración . Los expertos predicen que este insaciable apetito podría superar a toda la producción mundial de soja, dentro de una década, incluyendo a los EE. UU. y Brasil. Esto explica en parte por qué China está dispuesta a construir un ferrocarril a través del Amazonas. Necesita comprar casi todas las semillas de soja cultivadas en América del Sur.

Las economías estadounidense, argentina y brasileña se han beneficiado de esta demanda fuerte y constante por las exportaciones de soja a China. Es por eso que las interrupciones comerciales (como la amenaza del presidente Trump a una guerra comercial entre Estados Unidos y China ) podrían causar un daño grave a las economías en ambos extremos de la relación comercial. Aproximadamente la mitad de las exportaciones estadounidenses de soja se dirigen a China, que es aproximadamente un tercio de la cosecha de soja estadounidense.

¿Por qué China está comprando en el mercado mundial de la soja? No tiene otra opción. La creciente demanda está impulsada en gran medida por la expansión de las operaciones porcinas y de aves de corral que utilizan harina de soya para su alimento, lo que indirectamente alimenta a la creciente población china. Además, la clase media del país, que exige productos cárnicos para adaptarse a las dietas occidentales, se duplicará en una década.

Pero los graves intercambios a los que China se vio obligada a realizar en los últimos años explican la compra de toda la soja del mundo ahora. Esta amenaza subyacente de la que no hablan sus líderes políticos es lo que realmente impulsa la búsqueda incesante de las importaciones de soja.

En el norte de China, donde una vez se cultivó tradicionalmente soya, los niveles freáticos están cayendo a una velocidad de hasta 10 pies por año. El norte de China (y partes del oeste) se está quedando sin agua. El agua restante en los ríos y arroyos está tan contaminada que el gobierno tiene una tarea de saneamiento desalentadora. Si se le agregan los efectos de la desertificación: las arenas a la deriva que cubren las tierras de cultivo a una velocidad de 1,400 millas cuadradas (es como agregar un nuevo desierto más grande que Rhode Island) cada año, y es casi imposible cultivar soja en el norte de China.

Para producir solo una tonelada de soja, se necesitan 1.500 toneladas de agua. Los ambiciosos planes de China de desviar los ríos del sur para irrigar el norte están ahora en problemas por razones políticas y ecológicas. En este momento China está enfrentando un enorme desafío agrícola y de agua en el norte, y la soja está en el centro de esa historia. Al importar la mayor parte de la soja del mundo, que utiliza agua de otras partes del planeta, China está importando efectivamente una sexta parte del agua que necesita.

China ahora se encuentra directamente en el punto de mira de un dilema perverso impulsado por las dobles amenazas reales del clima cambiante de la Tierra y el uso excesivo que ha contaminado y drenado sus suministros de agua existentes. Por ahora, el país está resolviendo sus problemas alimentarios exacerbados por los problemas extremos de escasez de agua en el norte al forjar acuerdos comerciales masivos para la soja e incluso el ganado en lugares como Estados Unidos y Brasil.

En 2013, una empresa china compró Smithfield Farms en Virginia, el mayor productor de carne de cerdo del mundo, como cobertura contra las amenazas de inseguridad alimentaria. Dicha compra ilustra los movimientos estratégicos que China debe hacer a medida que los desiertos en el norte disminuyen su capacidad para alimentar a su propia población. Algunos expertos temen que el Desierto de Gobi pueda tragarse el norte y fusionarse con otras importantes regiones desérticas. Eso, a su vez, pondría una enorme presión sobre los líderes de China para buscar otras formas de obtener agua dulce de los Himalayas, causando daños al Tíbet y otros países.

El agua es ahora el “peor” problema de China “debido a la escasez y a su contaminación”, le dijo a The Economist Wang Tao, del Centro Carnegie-Tsinghua en Beijing . Beijing tiene los mismos problemas de escasez de agua que enfrentan Arabia Saudita, Yemen, Siria y otros países en la actualidad.

El ex ministro del agua de China, Wang Shucheng, dijo una vez: “Luchar por cada gota de agua o morir: ese es el desafío al que se enfrenta China”. La desertificación y las tasas actuales de extracción de agua significaron que muchas ciudades en el norte de China, incluida Beijing, que albergan a más de 20 millones de personas, se quedarían sin agua en 15 años, agregó.

Shucheng hizo esta predicción en 2005–hace 13 años.

Jeff Nesbit es el director ejecutivo de Climate Nexus, un grupo de comunicaciones sin fines de lucro centrado en el cambio climático y la energía limpia. Este es un extracto de su libro This Is the Way the World Ends.[Así es como termina el mundo]

Adaptado de This Is the Way the World Ends, Así es como termina el mundo , copyright © 2018 por Jeff Nesbit. Primera edición de tapa dura publicada el 25 de septiembre de 2018 por St. Martin’s Press. Todos los derechos reservados.


i-1-90240606-soybean-excerpt

Tapa del libro: Así es como termina el mundo.

Filardi: “No estamos produciendo alimentos para 400 millones de personas, estamos produciendo comodities exportables”

“Se realizó en Misiones la primera “semana de la agroecología” para debatir la importancia de “que producimos y como lo hacemos”. Con varias actividades en diferentes puntos de la provincia se realizó un intercambio entre los que ya producen de esta forma y quienes buscan consumir los alimentos más sanos.

Dos de las charlas estuvieron a cargo de Marcos Ezequiel Filardi, integrante de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición de la UBA. Aprovechando su visita a la provincia, Filardi dialogó con Economis sobre Soberanía Alimentaria, la producción de alimentos y la importancia de la disponibilidad de la tierra, la accesibilidad física y económica, la adecuación cultural y su sustentabilidad.”

-Cómo lograr avanzar con esto. Porque bueno, los últimos gobiernos en el país vienen sostenidos con lo que es la producción de soja básicamente para exportación incluso no es la soja para alimento humano. Cómo armar el debate en ese marco, cuando toda la economía se basa en ese agronegocio

Bueno, justamente como vos bien señalabas el 60% de toda la superficie cultivada en nuestro país está destinada a un solo monocultivo que es la soja, cuyo destino es principalmente la exportación, en parte para alimentar a los ganados porcinos en China, pero también para producción de biocombustible por parte de esa soja, cuando ahora el presidente Trump de Estados Unidos restableció el arancel para la exportación de biodisel, quedó en evidencia que el 25% de toda nuestra producción está destinada a la producción de energía, a partir de los agrocombustibles.

Esto está bueno desmitificar esto, que se escucha seguido de que Argentina produce alimentos para 400 millones de personas, sería enhorabuena decir no estamos produciendo alimentos para 400 millones de personas, estamos produciendo comodities exportables principalmente para otros mercados.

En segundo lugar, que ese sistema tampoco nos esta garantizando que nosotros estemos adecuadamente alimentados, al basarse en un monocultivo generó el desplazamiento de otras producciones alimentarias que efectivamente integran la canasta básica de alimentos y eso hizo que esos alimentos fueran menos disponibles y en esta economía de mercado donde vivimos menos accesibles. Y esto tiene especial importancia, si tenemos en cuenta que tenemos el 33% de nuestra población viviendo debajo de la línea de pobreza, el 7, casi el 10% viviendo, según las últimas estimaciones, debajo de las líneas de la indigencia. En esta economía de mercado, esos ingresos son el vehículo de acceso a la alimentación.

-Esto cómo impacta en la alimentación de las personas

Al tener menos alimentos disponibles, para el mercado local y, de menor variedad, hace que las personas de menores ingresos en los sectores populares, a la hora de ir al mercado para satisfacer sus necesidades alimentarias. como estrategia de supervivencia, se vuelca en los alimentos y a los más rendidores que ofrece este mercado. Y qué es lo más rendidor, los carbohidratos, las grasas y azúcares.

Entonces eso termina teniendo un efecto en nuestros cuerpos, porque por un lado tenemos un 12% de nuestros chicos aquí y ahora que no logran desarrollar su talla, como podrían desarrollarse por no tener acceso a esos nutrientes esenciales que le aportaría una buena nutrición. Y, por otro lado, tenemos un 60% de sobrepeso y obesidad en nuestro país que está escondiendo distintas formas de mal nutrición, porque no es que esa persona está nutrida en exceso de un catálogo de distintos nutrientes, sino que está llena justamente de carbohidratos, grasas, azucares.

Entonces por un lado decir, que este modelo no sólo no alimenta al mundo, sino que tampoco nos alimenta adecuadamente a nosotros, después tiene serios impactos en el territorio, tiene el impacto en el trabajo rural.

-Cómo es eso

Pensemos por ejemplo para la soja se necesita una persona para trabajar 750 hectáreas, las últimas tecnologías que se están promoviendo hablan de la total automatización de los procesos extensivos. Con lo cual, la gente a falta de acceso a la tierra y, a falta de acceso al trabajo, no le queda otra que emigrar a las grandes ciudades, esto tiene como correlato que vivimos en un país que tiene el 92% de su población viviendo en pueblos y ciudades, y también tiene como correlato que según el relevamiento que hizo el propio gobierno nacional, con la central de trabajadores de las economías regionales, el año pasado, tenemos 4400 barrios populares alzados, en todo nuestro país, el 50% de los cuales nació justamente en los 20 años de este modelo productivo dominante.

Otro de los efectos es que genera conflictos por la tierra, genera desplazamientos forzados de campesinos, de pueblos originarios que no les queda otra que para sobrevivir que emigrar a los pueblos y ciudades. Con todo lo que implica eso en términos psicológicos, parámetros culturales y también lo que implica en términos de presión a las ciudades que tampoco están preparadas para recibir esos flujos de personas. Y que en consecuencias generan las tensiones en los servicios públicos, generan problemas de inseguridad, etcétera.

Como si esto fuera poco, todo el paquete tecnológico descansa en el uso de transgénicos, agrotóxicos, fertilizantes sintéticos, que tienen serios impactos en la salud, en los ecosistemas, en el aire, en el agua y en particular, ahí sindicamos las afectaciones a la salud derivadas de la exposición ambiental, tanto aguda, como crónica, a los agro tóxicos. Nuestro país está usando hoy 400 millones de litros de agro tóxicos por año de mínima, no solamente de glifosato, sino de 4718 formulaciones comerciales distintas, desde 1141 ingredientes y activos distintos, esto está generando serios impactos en los pueblos fumigados donde viven de 12 a 14 millones de personas.

Qué encontramos en los pueblos fumigados, el aumento de cáncer, aumento de malformaciones, trastornos del sistema endocrino, trastornos neurodegenerativos, enfermedades de la piel, enfermedades respiratorias, trastornos de infertilidad. Y esto que pensamos que afecta sólo a los pueblos fumigados, en realidad nos está afectando a todos, a los 44 millones de habitantes, porque esos agro tóxicos están presentes en el agua que bebemos, están presentes en los alimentos que comemos, están presentes en muchos lugares en el aire que respiramos, como se ha dado cuenta a partir de varias investigaciones de las universidades públicas. Entonces está generando serias afecciones en la salud.

Y cómo si eso fuera poco, está generando un deterioro de los suelos, estamos asistiendo a una perdida creciente de la fertilidad de nuestros suelos, esta contaminando el agua, está contaminando el aire, está destruyendo los bosques. Pensemos que los bosques son fuentes de oxígeno, fuente de biodiversidad, fuente regulatoria de la humedad, entonces estamos arrasando a los bosques para dar lugar al monocultivo de la soja, y eso tiene serios impactos ambientales, entre otras de las consecuencias tiene que ver con las inundaciones, tiene que ver”

Economis

Brasil: Plantas Alimenticias No Convencionales – o panc – ganan espacio en la capital paulista

O Estado de São Paulo

Paula Felix, O Estado de S.Paulo

30 Setiembre 2018 | 02h00

SÃO PAULO – Entre el cemento, en los tallos de los árboles y en partes que son descartadas en las ferias, hay plantas que pueden ser incorporadas a la alimentación, trayendo belleza, nutrientes y nuevos sabores a los platos. Éxito entre chefs de cocina renombrados y que defienden los ingredientes brasileños en sus creaciones, las panc – Plantas Alimentícias No Convencionales – también están ganando espacio entre las personas que exploran la ciudad para cosechar plantines y encontrar semillas de especies que no son encontradas en los mercados.

La artesana y traductora Leticia Cinto, de 53 años, tiene recuerdos de su infancia, de cuando su madre identificaba a las plantas comestibles en el medio del cafetal y de los diferentes plantos que formaban parte de su día a día. “Comíamos y nos gustaba la serralha, el almeirão, la taioba, ka cambuquira, la flor de zapallo. Nuestro plato nunca era arroz, frijoles, bife y ensalada de lechuga”, recuerda.

Leticia nunca hizo un curso específico sobre el tema, pero estuvo en conferencias y empezó a buscar a estas plantas en la capital. “Siempre mire mucho alrededor cuando camino en la ciudad. Camino mucho a pié y voy viendo los árboles frutales, los follajes, lo que me llama la atención en el recorrido. Cuando empecé a entender que algunos de aquellos follajes podrían ser plantas alimenticias, empecé a mirar con más interés y curiosidad”, cuenta.

Los fines de semana, Leticia y el marido hacen largas caminatas por Vila Madalena, barrio de la zona oeste de São Paulo donde viven, y en esos momentos a ella le gusta recolectar principalmente frutas. “Antes iba mirando y pensando ‘Pucha, eso daria una buena jalea’, pero no recolectaba nada, como máximo probaba una frutita en el momento. Después, empecé a salir a las caminatas equipada con una mochila pequeña, bolsa, tijerita. Los paseos empezaron a ser expediciones de cosecha urbana.”

Para evitar problemas con plantas sucias o impropias para el consumo, ella usa libros y sites especializados en el tema como referencia. Y, claro, siempre higieniza todos los alimentos. “También dejo que los arbustitos crezcan en las macetas del balcón. Creo que las semillas vienen en la propia tierra o por el viento y, a veces, le doy una ayudita a la naturaleza, recolectandolas de las plantas que reconozco en lugares que no creo que sean seguros y plantándolas en las macetas”, afirma.

Hasta 2014, la artista plástica Regina Yassoe Fukuhara, de 51 años, creía que comer plantas que no conocía era algo peligroso, principalmente por el riesgo de un envenenamiento. Al año siguiente, fue presentada a las panc en un curso y no paró más de investigar y de buscar orientaciones sobre el tema. Hoy, comparte también lo que aprendió sobre el asunto en talleres.

Regina se mudó recientemente a la Parada Inglesa, en la zona norte de la capital, y ya está explorando el barrio para encontrar sus panc. “Me mudé hace poco más de tres meses a una casa para poder tener una huertita con panc y plantas medicinales, pero siempre tuve plantas en macetas y floreros en el departamento. He hecho un reconocimiento en las calles cercanas a mi casa e incluso recolectado plantines, conversado con vecinos que tienen panc y usándolas en mis talleres.”

La artista plástica se esmera en la preparación de los platos con las plantas, que quedan tan coloridos y armoniosos como los lienzos que pinta. Para ella, las nuevas preparaciones están interfiriendo en su forma de sentir el sabor de los alimentos. “Desde que empecé a alimentarme con más ensaladas de panc, creo que cambió mucho mi paladar. Fui disminuyendo la cantidad de azúcar blanco y, ahora, siento que los dulces suelen ser exageradamente dulces”, dice Regina.

El profesor del Departamento de Ciencias Biológicas de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz (Esalq) de la Universidad de São Paulo (USP), Flávio Bertin Gandara Mendes dice que esas plantas están más adaptadas al clima local, suelo y condiciones ambientales, tienen menos problemas con plagas y enfermedades que las especies convencionales, lo que reduce el uso de agrotóxicos, y son muy productivas. “Esa búsqueda es muy interesante porque esas plantas tienen propiedades culinarias y un sabor que tiene que ser descubierto. Comemos los mismos alimentos en todo el mundo y hay peculiaridades que están perdiéndose. Es un resgate de información que ya fue usada en el pasado.”

La Esalq prepara una guia con la identificación de cien especies de plantas no sólo alimentícias, sino también ornamentales y medicinales, que debe ser lanzado en 2019, con una versión online gratuita.

Conferencias. Quien quisiera conocer más sobre las panc puede aproveitar la serie de conferencias sobre el asunto que el Sesc Pompeia, en la zona oeste, realiza hasta noviembre. “Presentamos algunas panc, enseñamos formas de preparación, introducimos plantas en el menú del público y, así, contribuímos para la adhesión a una alimentación más sustentable y equilibrada”, explica Mônica Carnieto, gerente de la unidad. Para eso, cuenta, fueron invitados chefs de cocina, nutricionistas, biólogos, agrónomos, productores e investigadores del área. Cerca de 1,7 mil personas ya siguieron el proyecto, que es gratuito.

La curadoria es hecha por la nutricionista Neide Rigo, columnista de Paladar que desarrolla el proyecto Panc na City, iniciativa en que los participantes recorren el barrio City Lapa en la búsqueda de estas plantas. “Las personas que vienen cocinan, quieren aumentar el repertorio y tienen interés por la ciudad. Caminar para identificar, no significa que se va a cosechar y comer todo.

El término fue acuñado por un biólogo del Amazonas

Fue a lo largo del doctorado del biólogo Valdely Kinupp, profesor e investigador del Instituto Federal do Amazonas (Ifam), que el acrónimo panc tomó forma. “En esa época, hablábamos de plantas alimenticias alternativas. Pero la idea (de las panc) no es ser una alternativa, sino agregar, sumar y diversificar.”

La tesis fue defendida en 2007 y, al año siguiente, el término fue acuñado. “Este acrónimo incluye a plantas nativas, silvestres, atípicas y las cultivadas que no tienen usos convencionales. La bananera, de la que se come el corazón, el mamón verde, el uso de la cáscara del limón y de flores. Panc es panc porque no está en la cacerola. Cuando entra en la cacerola, se transforma en comida”, dice Kinupp, autor del libro Plantas Alimenticias No Convencionakes (Panc) en Brasil (Editorial Plantarum).

 

Los alimentos de los “ricos”…

Si no lo puede ver en el blog, visite la página donde está alojado el video


Hay algo que me llama la atención de los que redactaron la nota, los alimentos de la “abundancia” eran alimentos industrializados, postres, tortas, jugo de soja!! (horror) jugos en tetrabrick, leche larga vida, gaseosas!, eso era en los “buenos tiempos”.

Ahora que se viene el apriete las personas dicen que cocinan sus tortas con harina de trigo y toman jugo exprimido.

Pareciera que ser pobre es tener una mejor alimentación.. Algo raro, no?


“Esto es una guerra en tiempos de paz; producto de esta tremenda pandemia la gente se enferma y fallece. Lo que ocurre es que el proceso es tan lento que no se percibe en toda su complejidad. Es un combo explosivo pero en cámara lenta, por eso, nadie lo ve”, describe Marcelo Rubinstein, doctor en Ciencias Químicas e investigador superior del Conicet. Según cifras de la OMS, actualmente, existen más de 2 mil millones de personas con sobrepeso, de las cuales 700 millones son obesas. En 2017, la FAO –agencia de la ONU que se ocupa de los problemas vinculados a Alimentación y la Agricultura– y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicaron un informe con resultados alarmantes. El documento reveló que Argentina se ubicaba como el país de Latinoamérica y el Caribe con más hombres adultos obesos (con una prevalencia de 26,7 por ciento) y la tercera tasa de mujeres adultas obesas (con un 30.1 por ciento) detrás de Uruguay y Chile.

“Las corporaciones hacen lo que quieren con la salud de la población”

Ahora Argentina produce alimentos para 450 millones de personas!-NOOOO

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó que las medidas del Gobierno de Argentina crearon un gran impacto en el acceso a alimentos por la población.

La actual crisis económica que se vive en Argentina ha generado un gran impacto en el acceso a los alimentos por parte de la población, unos cuatro millones de personas no cuentan con una adecuada seguridad alimentaria, dijo el viernes Hilal Elver, la relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Derecho a la Alimentación durante una comparecencia con periodistas en Buenos Aires (la capital).

Según la funcionaria de ONU, el país sudamericano produce alimentos suficientes para cubrir la demanda de 450 millones de personas, y sin embargo casi cuatro millones de una población de 44 no comen lo necesario para vivir.

Elver que hablaba tras una visita de diez días a Argentina, también ha criticado las medidas de austeridad implementadas por Macri, ya que afecta a los más vulnerables, como los campesinos que no poseen tierras, los trabajadores agrícolas, los migrantes y pueblos originarios, subrayando que “el medio de subsistencia de muchos está en riesgo”.”

Hispan TV


¿Por qué seguir afirmando eso de que producimos alimentos para cientos de millones (ahora 450) de personas?

¿Cómo puede ser que alguien que es relatora por el derecho a la alimentación de la ONU afirme algo así?

Ella viajó por todo el país, cómo puede decir algo así.

Algunas refutaciones de eso de que producimos alimentos (no los producimos) ni para nuestra población mucho menos para 450 millones de personas!


De cada 7 kilos de alimentos que se exportan, solo 1 kilo es para consumo humano

La Argentina embarcó 72 millones de toneladas de alimentos en 2015, pero solo 10 millones tienen son para alimentar personas.

Matías Longoni-Clarín Rural


Por eso es una muletilla torpe aquélla de que “producimos alimentos para 400 millones”. Lo que producen estas pampas es alimento para satisfacer la demanda más sofisticada, preferida por los sectores sociales que van mejorando su calidad de vida y su nivel de ingresos. Es lo que exportamos a más de cien países, la mayor parte en plena transición dietética.

Ingeniero Héctor Huergo-Clarín Rural


Hoy lo dice Huergo en Clarín Rural y muchos probablemente ahora le darán razón y dejarán de lado esa “muletilla torpe” que han repetido obscesivamente durante los últimos veinte años, castigando nuestros oidos y burlándose de nuestra inteligencia.

Y nos referimos al grueso de la izquierda, a los líderes de la CTA que ahora se candidatean e inclusive a un premio Nobel que, mientras ahora respalda a Julián Dominguez, durante años repitió mil veces el aserto idiota para destacar lo injusto del hambre de los Argentinos o de los niños que se morían por denutrición….

Todos ellos deberian pedir disculpas por su ignorancia, una ignorancia que implicaba el mayor desprecio por comprender el modelo en que se sustentaban los sucesivos gobiernos, sus discursos y sus relatos encubridores.

Pero también necesitamos decir que el afirmar que la Argentina podía alimentar a 400 millones de personas, no solo se daba por sentado que el modelo era correcto, sino que lo que se nos estaba diciendo es que el problema era la distribución, NO LA PRODUCCIÓN NI EL CAMBIAR EL MODELO TAL COMO NOSOTROS INSISTÍAMOS DESDE EL GRR…

O sea que perfectamente podemos englobar a todos ellos por funcionales al sistema durante veinte años, como cómplices por ignorancia o por deformación ideológica…

LO REPETIMOS UNA VEZ MÁS… ESTE PAIS NO PUEDE ALIMENTAR SIQUIERA A SU PROPIA POBLACIÓN… y lo que exporta tal como nos explica Huergo, son harinas de soja para hacer piensos y material vegetal para biocombustibles…. Y para cerrar esta dolorosa reflexión, nos preguntamos abiertamente algo que mil veces nos hemos planteado como grupo GRR y que justifica el que estemos en contra de la Coexistencia y del sentarse en una misma mesa con ACSOJA y AAPRESID tal como hacen ahora varias organizaciones campesinas…

La preguntas son

    • ¿Quién va a hacerse responsable por los miles de muertos por envenenamiento que dejó la implantación del modelo sojero?
    • ¿Quién se hará cargo de los miles de enfermos que produjeron las fumigaciones, de los lisiados, de los abortos innumerables de tantísimas mujeres?
    • ¿Quién se hará cargo de los miles de niños nacidos con discapacitación y con problemas respiratorios?

y por último…

  • ¿Quién se hará cargo del dolor, de la destrucción de las familias y de los problemas de pérdida de cultura e identidad de los millones de desplazados y desarraigados del campo a los conurbanos de miseria como consecuencia de la sojización compulsiva alentada por el gobierno progresista?

Comentario de Jorge Rulli en el Grupo de Reflexión Rural


No producimos alimentos ni para la población de la Argentina, paremos con esta muletilla, más si lo dice gente que viene de la izquierda!!!


En esta entrevista a Ricardo Hara de Nutrición 10, Hambre 0 él lo dice claramente que si todos comieran lo que deberían comer no alcanzaría lo que se produce en la Argentina!
Lo dice alguien que apoya a este modelo agrícola!


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: visite esta página

Es de una irresponsabilidad absoluta seguir afirmando eso de que producimos alimentos para 400, 450, 600 millones, si se sigue afirmando eso estamos legitimando este modelo!!

Censura: Ayer el sexo…Hoy la información nutricional!

Agueda Iglesias comparte esta foto:



heinzcensurada

Los envases de Heinz con la etiqueta blanca pegada que tapa la información nutricional


heinzsincensura

Heinz sin Censura!


heinzoriginal

Lo que tapa la etiqueta


“Como te ven te tratan, diría Mirtha.
Acá Heinz tapó los rótulos con la información que figura al frente de sus envases, seguramente importados de algún país donde se promulgaron leyes que obliga a la marcas a dar información a los consumidores.
La foto es de Agueda Iglesias en Carrefour Express. Todos los productos de esa marca figuraban igual.
Les voy compartiendo esto a la espera de más fotos, sobre todo de la foto que destape lo que escondieron detrás de la etiqueta blanca”

Soledad Barruti Mal Comidos

 

Las amenazas en Moreno cuando los comedores son reemplazados por las ollas populares

El fondo negro del Consejo Escolar

Si hay un punto al que volver en estas horas, y al que está volviendo la investigación judicial monitoreada por la fiscalía general, es a la historia reciente del Consejo Escolar.  El gobierno de Moreno está conducido por Walter Festa, un intendente del Frente para la Victoria que por acción y omisión en octubre de 2017 perdió el control del espacio de gobierno político de las escuelas. Desde entonces, el Consejo Escolar está intervenido por el gobierno de la provincia de Buenos Aires, primero bajo la conducción de Sebastián Nasif, procesado y renunciado por la explosión de la escuela 49, y después de la explosión por Ana Karina Politi.

“Sebastián Nasif era secretario de una escuela técnica, fue candidato en 2015 de la lista de consejeros escolares del Frente Renovador y en octubre de 2017 asumió como interventor, acompañado de dos hombres referenciados a Cambiemos: Aníbal Asseff y Sergio Pazos, uno de los hombres que históricamente dirigió las líneas internas del Consejo Escolar, director de una escuela celebrada en el diario Clarín durante los días de conflicto docente como la única de Moreno que no había hecho un sólo día de paro. La nueva interventora, Karina Ana Politi, fue presidenta del Consejo Escolar de Malvinas Argentinas con Jesús Cariglino y es parte de los funcionarios que tras la derrota de 2015 se reubicaron en otros lugares. Así, el cambio de conducción post-explosión sólo parece  de caras y de sexo. Politi tiene relación histórica con los hombres que continúan siendo los pesos fuertes del dinamitado Consejo Escolar. De ese entramado depende la estructura del servicio de comedores de Moreno, con números de millones de pesos que exigen no ser pensados, como dicen acá, en términos de kiosco sino de supermercado.”

“En términos de cuánto dinero está moviendo, vale la pena mirar algunas partidas. La partida del Grupo L dispuesta por el decreto 527/2017 fue de $1.030.621.592 para proveer de alimentos a “distintas Unidades Carcelarias y Establecimientos Penitenciarios” hasta octubre de 2019. La partida prevista, en cambio, ese mismo año, para las escuelas del distrito de Ramiro Tagliaferro, el ex esposo de la gobernadora, fue de 8.264.000 pesos, según los datos publicados por el diario de Morón.

El CEC 801 recibe la comida de Blue Catering SA, como se dijo, del Grupo L.”

“La intervención del Consejo Escolar de Moreno de 2017 ocurrió por múltiples razones, pero la justificación técnica fue la denuncia por retornos en los contratos con los proveedores del servicio. Se detectaron cheques facturados por triplicado en un esquema donde no estaba clara la división entre empresas y funcionarixs porque quien en un momento era consejero escolar, en otro aparecía como proveedor de las escuelas. La causa tramita en la fiscalía de Moreno, pero lo interesante es que tiene una línea de imputación que sirve de espejo para mirar el presente. Las investigadores impactaron en aquel momento contra empresarios y funcionarios. Y la pesquisa dentro del Consejo Escolar involucró específicamente a la cadena que tenía a cargo ese negocio: presidente, tesorero, secretario y responsable del Servicio Alimentario Escolar de Moreno. Ese esquema que ahora continúa en funciones pero con otros nombres y otras empresas, hoy es responsable de los desbarajustes en la provisión de alimentos que los docentes señalan en las escuelas, la razón finalmente que terminó provocando la salida de las ollas a la calle.

“Vidal habló con Corina y cuando le preguntó por la situación, Corina le contó del comedo, qué alimentos estaban recibiendo los alumnos, y la gobernadora le dijo que no estaba al tanto de la situación. Así que ahora entendemos que se le está exigiendo al proveedor un catering con mejores nutrientes, pero luego de conversar con otras directoras y otros directores sabemos que hoy no todos los proveedores están aportando alimentos a las escuelas. De mas de cinco proveedores, hoy pareciera ser que sólo dos están aportando alimentos. Y no todos aportan lo mismo. Esto genera que en las escuelas se esté brindando alimentos que se les acerca a los chicos, en las viandas, y esto también está generando cierto conflicto tanto en las familias como en las escuelas que no pueden resolver un servicio alimentario”, dice María Reigada.

La causa judicial de 2017 demuestra que todo esto no es una novedad. Que las prácticas son viejas y detrás hay una caja de Pandora. Pero en 2017, hubo denuncias sin tormentos en la calle. Las amenazas aparecen ahora cuando los docentes decidieron suspender las clases en las escuelas, es decir también el negocio.”

El Cohete a la Luna