Brasil: Mientras se debaten leyes que debilitan la legislación laboral y una reforma previsional que eleva la edad de la jubilación y establece 40 años de aportes…El Partido de los Trabajadores hace un seminario de…

En Brasil el congreso aprobó una reforma que les permite a las empresas tercerizar a todos sus empleados,  de esta manera las empresas no serán responsables por sus funcionarios y los juicios laborales quedarán en las manos de las agencias de trabajo.

También hay una reforma del sistema previsional donde se elevan las edades mínimas y se establece que para tener una jubilación del 100% de sus ingresos el futuro jubilado deberá aportar durante 40 años.

Mientras tanto el Partido de los Trabajadores [PT] de izquierda y que tiene a Lula como posible candidato presidensial para el 2018 debate…:

“Lo que la Lava Jato ha hecho por Brasil”


El PT no hace un seminario ni realiza ningún acto en oposición a estos proyectos que afectarán a todos, lo importante es la Lava Jato y salvar a sus dirigentes con Lula a la cabeza.

Brasil: Con miedo de carne adulterada, los consumidores buscan alternativas

Folha de São Paulo

FERNANDA BASSETTE
COLABORACIÒN PARA FOLHA

El freezer de la ama de casa Adriana Malta Branco, 43, está vacío desde el último viernes (17/3), cuando la Policía Federal desencadenó la Operación Carne Fraca [Carne Débil], que investiga la venta ilegal de carnes en mal estado o adulteradas por frigoríficos brasileños.

Impresionada con la repercusión del caso, ella tiró las bandejas de carne bovina y de embutidos que tenía en casa y, desde entonces, ha substituído su consumo por verduras. “Hice croquetas de inhame, tarta de zapallitos. No tengo más coraje de servir carne para mis hijas.”

La pedagoga Klécia Louzada de Magalhães, 29, también decidió prohíbir -aunque temporalmente- el consumo de carne y embutidos. Como substitutos, Klécia optó por el pescado y por el pollo.

“Hoy cuando miro a un embutido se me da vuelta el estómago”, afirma ella, que no pretende comprar más los productos de las marcas citadas por la Operación Carne Fraca.

El publicitario Marcel Baião Bely, 28, carnívoro asumido, comia carnes rojas en todas las comidas, pero le “agarró asco por la carne” desde que el escándalo salió a la luz. “No consigo más mirar para un pedazo de bife con el mismo amor de antes”, dice. Por eso, Bely ya considera la opción de reducir drasticamente el consumo de carne.

Él dice que también pretende comprar carne de vaca orgánica -criados sin el uso de medicamentos y en pasturas libres y que reciben alimentación orgánica certificada. “Es más caro, pero hoy creo que es la mejor opción.”

El precio de una carne orgánica y sostenible llega a ser 120% superior a la carne tradicional. La carne de pollo orgánico puede custar hasta 300% más caro en las góndolas, según datos del sector.

Reginaldo Morikawa, director superintendente de Korin Agrupecuaria, empresa productora de carne orgánica, afirma que sólo tres días después del anuncio de la Operación Carne Fraca la búsqueda por el pollo orgánico creció 100% en los siete supermercados físicos de la red y 40% en los supermercados revendedores.

El impacto fue sentido también por la Asociación Brasileña de Piscicultura (Peixe BR), responsable por la producción de peces de cultivo, como tilapia, pacu y pintado.

Según Francisco Medeiros, secretario ejecutivo de la asociación, el aumento en la demanda por pescados está ocurriendo por el rechazo inicial de algunos consumidores en consumir carne bovina y por la reación de las empresas que venden pescados, que pasaron a solicitarle más a los revendedores.

¿MÁS SALUDABLE?

¿Pero, al final, es tanto mejor consumir carne de pescado o pollo en vez de carne roja? Según el nutricionista Diogo Thimóteo da Cunha, profesor de la Facultad de Nutrición de la Unicamp, no existe una carne más saludable que otra, porque cada una poee tenores nutricionales diferentes.

“Lo ideal es diversificar el consumo de todas para extraer el mejor nutriente de cada una”, dice, explicando que la carne roja, por ejemplo, es rica en hierro, mientras que el pescado es rico en ómega 3.

Cunha aún resalta que la carne de cerdo también es una buena opción y no merece la mala fama que tiene.

Aunque las carnes orgánicas no tienen diferencias nutricionales significativas en relación a las “normales”, dice el médico nutrólogo Durval Ribas Filho, presidente de la Asociación Brasileña de Nutrologia (Asbran).

Él defiende el consumo moderado de carne roja y recuerda que ella le hace bien a la salud. “Estudios recientes señalan que el consumo de hasta 500 g de carne roja por persnoa, por semana, ejerce una protección cardiovascular.”

Ya los embutidos no son considerados saludables porque pasan por un proceso de industrialización y reciben aditivos químicos que tienen substancias cancerígenas.

Ribas dice que la carne de pescado también tiene un efecto protector al corazón por causa del Omega 3 y es más fácil de ser digerida.

Encontrar pescados frescos en ciudades como São Paulo, sin embargo, no es fácil. Para atender a la demanda, muchos pescadis pueden venir de lejos, pasando muchas horas en el agua en vez del hielo, o crecer confinados em criaderos con temperaturas no adecuadas. Un pescado fileteado en el mismo dia y congelado es mejor que un pescado que estuvo días en la heladera del mercado.

Le orientación para la compra de carne es conocer el origen del producto. Y los especialistas dicen que no hay razón para prohíbir a la carne roja de la dieta. “No podemos extrapolar el problema a todo el sector”, dice Cunha.

Los medios no se hacen cargo de la “Posverdad”

Folha de São Paulo
Por

Janio de Freitas

La Operación Amortigua vino tan avasalladora, en los diarios, TV y Policía Federal, que se confunde con los indicios que busca negar.

Si no aumentó la desconfianza del consumidor, todo indica, como mínimo, que no le afecto a los nuevos temores. Pero la amortiguación también quiere impedir al desarrollo de las investigaciones y en esto consigue éxito. El más importante sobre las prácticas de los frigoríficos, que seria la negación, confirmación o ampliación de lo ya denunciado, está bajo riesgo. Y, con esto, amenaza a la población de que todo continúe como está: sin el conocimiento seguro de lo que paga y come.

Los policías del caso aseguran que ya hay, entre materiales recolectados y no divulgados, pruebas de graves violaciones de las exigencias saniterias por determinados frigoríficos. Además de evidencias de la corrupción de inspectores do Ministerio de Agricultura por aquellas empresas. De su parte, el mismo gobierno que niega, con los empresarios interesados y sus asociaciones, más que el mero desvío puntual en el setor, aleja funcionarios y otorga una gran rueda de sustituiciones contra la corrupción de inpectores y superiores. Por qué serían estas medidas no puntuales?

Si todo era tan limpio en el sector, excepto en uno sólo punto de él, por qué el esquema de corrupción va desde los inpectores a políticos, con altos gastos en la financiación/compra electoral? Por qué la entrega a políticos del PMDB y del PP, por el gobierno, de cargos conectados a la fiscalización? Disputa por control de fiscalizaciónes é indicación segura de esquemas de corrupción grossa. Encubrir todo esto es el motivo de la presión sobre la PF, inclusive con insinuaciones de sustituición de su director.

Verdaderos y de pesadas consecuencias, los daños a la exportación no impiden el desarrollo de investigaciones. Sólo sons pretextos del gobierno y de los interesados. Son, en verdad, útiles a los importadores, por garantizarles una mejor calidad de los productos comprados. Una política inteligente, en vez del amortigua sospechoso, incluso atraeria la proximidad de los importadores con las investigaciones y análisis. Acción, sin embargo, sólo posible para quien no teme.

No sabemos y no sabremos lo que ha sido puesto en nuestros platos. Sabemos, sin embargo, que faltas de higiene, conservación inadecuada o inexistente, y substancias inapropiadas son intoxicantes. Actúan como venenos. Pero el gobierno y los economistas de su pequeño mundo mental, con los periodistas “de la base”, sólo hablan de los perjuicios a la exportación. Son, tal vez, impenetrables a las bacterias neoliberales.

Y cuántos de los otros han sufrido entre la pequeña enfermedad y la gran intoxicación? Cuántos quedaron como enfermos crónicos, cuántos perdieron la vida, perdieron hijos o padres por envenenamiento alimentaior –eso no importa, y lo que preocupa son los pesos y los porcientos de la exportación, de la balanza comercial, del PBI y, sobre todo, de las ganancias de quien manipula este juego.

“Sólo son 21 los frigoríficos acusados”. Sólo. Como dice el multimillonario Blairo Maggi, ministro de Agricultura: “No podemos dejar que esta crisis mate la agroindustria”. Matar, sólo personas? No parece muy justo.


La historia de Marcelo Bonelli y lo que dijo Felipe González

“El expresidente de España, Felipe González, desmintió hoy durante una entrevista la información publicada en el Diario Clarín por Marcelo Bonelli, donde el periodista sostenía la existencia de un diálogo que el presidente Mauricio Macri mantuvo con el exmandatario durante su gira en España, y donde éste le preguntó por la situación judicial de Cristina Fernández de Kirchner y le consultara por qué no iba presa. “Es absolutamente falso”, sentenció.

“No se corresponde ni con la conversación (que tuvo con Macri), ni con mi manera de pensar y eso es lo que quiero que quede claro”, indicó González entrevistado por el canal C5N. “No sólo por mi proximidad que es real con la Argentina. Le digo cuál es mi pensamiento, es por mis convicciones democráticas. Yo no creo que haya que pedirle a nadie y menos al Poder Ejecutivo de un país que elimine adversarios por la vía judicial”, agregó. “Totalmente falso”, insistió.”

Perfil


Luego si alguien no le cree a los medios o cree cualquier cosa, la famosa Posverdad piensan que sos un idiota.
Los medios no se hacen ninguna autocrítica o no se cuestionan el por qué poca gente ya les cree.

Serie Tapajós bajo ataque

logo_vertical_laranja-1483729730.png


Tapajós bajo ataque es una serie del site “The Intercept” junto con el portal independiente de periodismo ambiental Mongabay sobre lo que está pasando en la cuenca del río Tapajós en la Amazonia brsileña.

Proyectos industriales en la cuenca del Tapajós pueden destruir un área mayor que el estado de Paraná y provocar el colapso del ecosistema amazónico.

mapa-tapayos

El río Tapajós y su cuenca


  1. El Gobierno Temer dispuesto a terminar con la agenda ambiental en Brasil (en español)
  2. Logística y tecnologia sustentan modelo colonial del agronegócio en la Amazônia
  3. El Ministerio Público pide una indemnización de R$ 10 milhões para víctimas de la Operación Eldorado
  4. Hidroeléctricas avanzan sobre tierras y vidas Munduruku
  5. Empresas presentan impacto destructor de usina como si fuese ejemplo de sostenibilidad en portugués
  6. Desarrollo llega a Mato Grosso con balas y devastación (en portugués, sta es la región del amigo de Lula, Blairo Maggi)
  7. La soja destruye la Amazônia y “chantajea al país” (en portugués)
  8. De Sorriso a Santarém, industria de la soja transforma Cuenca del Tapajós en un tablero de grandes obras (en portugués)
  9. Moratoria de la soja: ¿solución contra la deforestación o marketing corporativo? (en portugués)
  10. La saga de la Famiglia Vilela, los mayores pecuaristas y destructores de Bosques de Brasilís” (en portugués)

Brasil: Feria de Otoño en la Huerta de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Pablo

feriadeotono


El Evento en Facebook


Viernes, 24 de marzo de 10:00 a 17:00 U
Horta da FMUSP
Av. Dr. Arnaldo, 450-455 – Cerqueira Cesar, São Paulo – SP, 01246903 São Paulo
Estación de Metró Clínicas de San Pablo


Nuestra tan aguardada feria está llegando!

Celebraremos la llegada del otoño, así como también el día del agua.

Esta edición contará con los queridos expositores que nos acompañaron en la primera edición, también habrá nuevos invitados llenos de delicias y productos piolas.

Los ingresantes de la Facultade de Medicina también serán parte de este evento, estarán en la feria con libros y productos usados, vendiendo lo que recolectaron durante la semana de la recepción. Vengan con nosotros a consumir de forma conciente.


Brasil “Carne Débil”: Friboi, BRF y la “ética” del libre mercado

Outras Palavras

on 20/03/2017

Por Gustavo Henrique Freire Barbosa

En el capítulo de El Capital sobre la jornada de trabajo, Marx trata sobre la adulteración del pan revelada por el informe del comité de la Cámara de los Comunes elaborado en los años de 1855 y 1856 en Londres. Aunque haya reconocido la irregularidad en la producción de panes, el comité, trata con la “más tierna delicadeza al free trader que compra y vende mercaderías adulteradas to turn an honest penny (para ganar un centavo honesto)”, concluye que el libre comercio alcanzaría también el derecho de comercializar productos falsificados, llevando al pensador alemán a tejer críticas más que pertinentes a la increíble condescendencia de las instituciones inglesas:

“El inglés, versado en las Sagradas Escrituras, sabía bien que el hombre al que la predestinación no ha elegido para capitalista, terrateniente o beneficiario de una sinecura está obligado a ganarse el pan con el sudor de su frente, pero no sabía que con su pan tenía que comer diariamente cierta cantidad de sudor humano mezclado con secreciones forunculosas, telarañas, cucarachas muertas y levadura alemana podrida, para no hablar del alumbre, la arenisca y otros ingredientes minerales igualmente apetitosos”1.

Aún en el mismo capítulo, Marx simula un ultimatum de un trabajador que exige un pago justo por su fuerza de trabajo además de una jornada de trabajo correspondiente con la dignidad humana, queja que hace al burgués

“ sin apelar a tu corazón, ya que en asuntos de dinero la benevolencia está totalmente de más”.

Denunciando la separación de la narrativa del capital con las idiosincrasias de quien lo maneja, prosigue:

“ Bien puedes ser un ciudadano modelo, miembro tal vez de la Sociedad Protectora de los Animales y por añadidura vivir en olor de santidad, pero a la cosa que ante mi representas no le late un corazón en el pecho.”2.

La lección posible de extraer de estos trechos es que el capital, en sus más diversas expresiones, es una fuerza impersonal, volcánica y ajena a la moral particular de quien detiene los medios de producción — personas que, en su condición de capitalistas, se correspondem sólo con el capital personificado. Su alma, así, es el alma del capital, que tiene un único impulso vital: el impulso de autovalorizarse, de crear plus valía y, como un vampiro, vivir sólo de la succión del trabajo vivo, viviendo de acuerdo a cuanto más trabajo vivo es capaz de succionar3.

Para sobrevivir en un ambiente de competencia, el capitalista está obligado a despedirse de sus valores morales particulares y abrazar la ética del libre mercado, actuando impulsivamente en el sentido de adoptar el mayor número posible de subterfugios para disminuir los costos de la producción y aumentar su excedente de ganancias ante el riesgo de ser comido por sus competidores. El hecho de tales subterfugios ser lícitos o ilícitos es apenas un detalle.

Así, no son novedades las noticias recientes involucrando a las dos gigantes nacionales en el ramo del comercio de carnes, JBS y BRF, acusadas de adulterar sus productos y colocarlos en el mercado en condiciones completamente no aptas para el consumo, incluyendo la disposición de carne podrida con inyeciones de ácido ascórbico y rellenada de cartón.

El escándalo sirvió para desmistificar de una vez dos puntos defendidos de forma entusiasmada por la apologética del libre mercado: el primero, relacionado a la libre iniciativa, se consolida como quimera frente al hecho de que las conductas son atribuídas a dos marcas que forman un oligopolio responsable por la brutal mayoria de los productos dispuestos en las góndolas de los supermercados (BRF, por ejemplo, posee a Sadia y a Perdigão, mientras que JBS es dueña de Friboi, Seara y de Big Frango, además de una serie de incontables mercaderias de diferentes marcas producidas por estos conglomerados); el segundo punto, a su vez, dice sobre la propia libertad de consumo y de la conciencia del riesgo que se corre al consumir determinados productos. Por fuerza del Código de Defensa del Consumidor, en buena parte de los casos tenemos acceso a informaciones suficientes de que la ingestión de determinados alimentos puede causarnos problemas de salud, como el ejemplo de las gaseosas, transgénicos y demás mercaderías en cuyas etiquetas constan sus ingredientes, químicos y estabilizantes. En caso en análisis, los conglomerados afectados no sólo negaron el riesgo a la salud que sus mercaderías adulteradas pueden causar a los consumidores como elevaron ilícita y exponencialmente este riesgo, en una clara relación de causa y efecto para lograr unicamente del pináculo del modo de producción capitalista que es la acumulación predatoria a cualquier costo.

Así, para que vendan más y engorden sus márgenes de ganancias, terminan por demoler de una vez los pilares del liberalismo neoclásico que son la libre competencía y la libertad de elección, en más un ejemplo de la clásica contradicción entre las fuerzas productivas – también señalada por Marx – por medio de la que se evidencia que el modo de producción capitalista es incapaz de concretar los mismos principios en los que se funda.

Abundan contradicciones en este sentido. El hecho de que produzcamos alimentos suficientes para alimentar a la población del planeta al paso que casi mil millones de personas aun padecen hambre4 es una de las más categóricas pruebas de que, estando la producción alimentícia encarcelada por la dinámica de la acumulación y de la propiedad privada, los géneros alimentícios jamás serán producidos con la principal finalidad de saciar el hambre de las personas, sino si para contemplar los intereses de la media docena de entidades que dominan al mercado mundial de producción de alimentos. El hecho de no ser encontrados recursos para resolver problemas como el del hambre mientras trillones de dólares en recursos públicos fueron proporcionados de la noche para el día para salvar a especuladores y agentes del sistema financiero internacional responsables por la crisis de 2008 dá la dimensión de que el problema jamás fue la insuficiencia de recursos, sino si las formas de su canalización y la ausencia de maneras de organización social que le permita a los ciudadanos y ciudadanas la apropiación democrática de los recursos y resultados económicos.

En esta perspectiva, quien no está dispuesto a posicionarse de forma contraria a la ética predatoria de acumulación desenfrenada del capitalismo y su tendencia natural a la formación de monopolios y oligopolios no pose ninguna autoridad para criticar el escándalo de las carnes. De la misma manera, tampoco posee ninguna condición de salir en defensa de la libertad fomentada por la apologia vulgar del libre mercado — incluso la libertad de consumir en los mismos términos y premisas de los códigos mercantiles que suelen condicionar y confundir el ejercício de la libertad al acto de comprar, generando un ejército de consumidores fracasados que, según Bauman, pagan el amargo precio de la confusión entre ciudadania y consumo promovida por el capitalismo posmoderno.

Mientras permanezca existiendo la contradicción de las fuerzas productivas referentes a la producción y distribución de alimentos, gigantes del agronegocio como BRF y JBS – conocidas violadoras de derechos ambientales, laborales y responsables por conflictos en el campo involucrando a comunidades indígenas y ribereñas – continuarán existiendo y, sobre todo, produciendo veneno en forma de comida, coronando un sistema plenamente disfuncional y hostil a cualquier prospección emancipatoria de la humanidad.

2 Idem, página 308.

3 Idem, página 307.

Brasil: Carne Fraca [Carne Débil]: porque los grandes medios no se importan con su comida

Fuente: Carta Capital

por Intervozes — publicado 21/03/2017 17h08
Más allá de la operación, el agronegoco es uno de los mayores causantes de conflictos agrarios y mala alimentación en el mundo, pero los medios ignoran el asunto

Por Camila Nobrega*

El tono de “nosotros avisamos” dominó a las redes después del anucio de la Operación Carne Fraca , de la Policía Federal, que descubrió un esquema de venta ilegal de carnes de frigoríficos en Brasil.

Desde el viernes 17, las redes sociales se tornaron un terreno de disputa. De un lado, vegetarianos y veganos, del otro, personas que comen carne.

Memes jugaban con la consternación de la mayor parte de la población brasileña al descubrir que está comiendo carne podrida, maquillada por exceso de ácido ascórbico, vulgarmente Vitamina C.

La operación de la PF parece haber dejado al país en estado de shock, al tocar exactamente en el asunto carne, item consumido indiscriminadamente, variando sólo de acordo con la situación socioeconómica de cada familia.

Sin embargo, la situación reveló algo que va más allá del esquema de coimas y fraudes. El nivel de información de brasileñas y brasileños sobre la comida que llega a la mesa es irrisorio.

Y esto se agrava en un panorama más amplio, pués también es poco el acceso a la información sobre la dinámica del agronegoco – o sea, la producción agropecuaria en escala industrial – por parte de la población a partir de los vehículos de los medios tradicionales.

Y esta violación en el derecho a la información y a la comunicación tiene mucho más que ver con el escándalo de los frigoríficos que las elecciones individuales de comer o no carne.

El agronegoco mueve más de 20% del Producto Bruto Interno (PBI) del país y recibe voluminosas cantidades de inversiones del gobierno brasileño.

No por coincidencia, es dueño de la mayor bancada en el Congreso, la llamada bancada ruralista, que rapidamente salió en defensa de la industria nacional y del ministro da Justicia, Osmar Serraglio, sorprendido llamando a un inspector agropecuario señalado como uno de los jefes del esquema de coimas en el Ministerio de Agricultura.

Todo esto forma parte de un contexto en el que Brasil permanece alimentando al robusto mercado interno, ya que las personas comen más carne que la necesaria, y mantiene la posición de exportador de alimentos y materias primas, como minerales, en este ritmo industrial.

Pero, claro, centralizar el problema del agronegoco mundial en Brasil es miopia y, de hecho, el intento es no dejar que el escándalo llegue a la fuente del problema.

Lo que estamos viendo por aqui es consecüencia de un sistema mundial de producción y consumo de alimentos muy dañino, donde cantidad y ganancio son el lema y la calidad dejó de ser prioridad hace tiempo, combinada con los factores locales, o sea, este inmenso poder político del agronegoco.

Es innegable que existen, en las actuales denuncias sobre la calidad de la carne de los principales frigoríficos brasileños, novedades que justifican la enorme repercusión de los primeros resultados de la Operación Carne Fraca .

Entre ellas, el involucramiento de inspectores del Ministerio de Agricultura que recibían coima para no inspeccionar carnes de algunos frigoríficos, en un esquema que involucra a empresarios del agronegoco y partidos políticos – especialmente PP y PMDB [el partido del presidente Michel Temer], de acuerdo con la Policía Federal.

Sin embargo, atrás de la Operación, existe un largo caminho y una serie de informaciones de interés público que continuan siendo ocultadas de la mayor parte de la población.

Y sólo por esto el shock fue tan grande, cuando las personas empezaron a leer sobre el uso de carnes de baja calidad y ácido ascórbico en los alimentos, esqueletos de animales, además de entrevistas sobre usos exacerbados de antibióticos, entre otras cosas.

El tema es que la mayor parte de todo esto no es una sorpresa. Mucho más de parte de las personas que no consumen carne diciendo “yo ya sabia”, cientos de movimientos sociales y organizaciones que acompañan hace años el tema en la práctica, además de algunos vehículos de medios alternativos y comunitarios, realizan una batalla diaria para llevar información a la población sobre el asunto.

Hace décadas ya se sabe que la producción de alimentos en escala industrial está afectando la salud en el país. Y mucho más que esto.

El agronegoco, al lado de la minería, es uno de los principales causantes de conflictos agrarios en Brasil, que hoy es el país con más asesinatos de activistas ambientales del mundo, según una investigación de la ONG Global Witness, que repercutió mucho el año pasado.

Ya de acuerdo con la Comisión Pastoral de la Tierra, en una publicación lanzada el 17 de enero de 2017, 59 personas fueron muertas en Brasil en consecuencia de la actuación en defensa de territorios tradicionales, demarcación de tierras, reforma agraria y por los derechos de las poblaciones involucradas en estos conflictos en 2016.

Según el Atlas Global de los Conflictos Ambientales, organizado por la Universidad Autónoma de Barcelona, el país tiene el tercer mayor número de conflictos ambientales del mundo, con una tendencia al crecimiento acelerado.

Estas informaciones suelen ser informadas de forma puntual en los medios tradicionales, de forma que no se constituya un alarde en la población.

Voces de los movimientos y organizaciones que trabajan con el tema son acalladas, al contrario de íconos del agronegoco, tal como el actual ministro de Agricultura, Blairo Maggi, empresario dueño de una extensa producción de soja, y la ex-ministra Kátia Abreu.

Es bueno recordar que JBS (Friboi, entre otras marcas) y BRF (incluyendo a Sadia, Perdigão y Seara) aparecen entre las diez empresas que más compraron espacio para publicidad en los medios en Brasil, con datos referentes al año 2005, según el ranking Agencias & Anunciantes.

Personalidades como Fátima Bernardes, Ana Maria Braga, Roberto Carlos y Tony Ramos [presentadoras de programas de TV, cantante y actor] están entre los famosos que prestaron sus rostros – y testimonios – para generar confianza en las propagandas de estos frigoríficos.

No es por nada que, gran parte de los diarios brasileños le han dado un amplio espacio a la defensa de las empresas involucradas en el escándalo y a representantes del sector, que se esfuerzan en intentar convencer a la población y a los compradores en el Exterior de que se tratan de casos aislados, lo que no parece haber surtido efecto.

En la línea del alarde provocado por la Policía Federal y sin dar muchas explicaciones, China y Hong Kong ya suspendieron temporalmente la entrada de carne brasileña en sus países.

Esto no quiere decir que no exista información de calidad sobre el tema que esté siendo producida. En 2012, Repórter Brasil lanzó el site Moendo Gente [Moliendo Gente], que denunciaba las condiciones insalubres de trabajo en los frigoríficos brasileños.

El año anterior, estas denuncias ya habían sido divulgadas por la misma institución a través del documental Carne e Osso [Carne y Hueso].

Fue también en aquel año que el cineasta Silvio Tendler lanzó El Veneno Está en la Mesa, mostrando el uso de agrotóxicos y sus consecuencias. Incluso la edición II de la película ya fue lanzada, con gran impacto nacional e internacional.

El Instituto Alana denuncia la relación perniciosa entre publicidad y consumo de alimentos no saudables por niños hace casi diez años, cuando lanzó, en 2008, el documental Niños, el Alma del Negoco.

Aunque no focase sólo en el consumo de comida (lo que se hizo en 2012, con Mucho más que el Peso), la película mostraba, por ejemplo, cuanto la propaganda de alimentos dirigida a los niños ha sido eficaz en hacerlas conocer más marcas de comida industrializada que los nombres de frutas y verduras.

Vale recordar que desde 2001 tramita en la Cámara Federal un Proyecto de Ley para establecer reglas a la publicidad enfocada a personas de hasta 12 años y que el Consejo Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente (Conanda), en su Resolución 163, considera que toda publicidad para niños es abusiva.

Más especificamente sobre el agronegoco, crecen blogs y proyectos periodísticos hablando sobre el tema, pero con mucha dificultad de alcanzar una audiencia. Uno de ellos es De Olho nos Ruralistas, que trae el tema político y el poder de los ruralistas en el Congreso como elemento central en la cuestión.

Desde los años 70, cuando la producción industrial de carne fue iniciada en Brasil, organizaciones y movimientos sociales buscan espacio para conscientizar a la población sobre el tema.

Hoy en día, Brasil es una de las principales referencias mundiales sobre agroecologia, un movimiento que tiene como objetivo la transformación del sistema alimentario, a partir del comercio hecho en circuitos locales, con la valorización de pequeños productores, sin agrotóxicos y sin el uso de antibióticos y otras cosas en los animales, con el objetivo de garantizar una alimentación saludable y socialmente justa.

La Articulación Nacional de Agroecologia (ANA) es una de las principales referencias en el tema, no sólo en Brasil, sino en toda América Latina. Además de ella, el Foro Brasileño de Seguridad y Soberania Alimentaria y Nutricional (FBSSAN) también tiene una actuación en la política nacional, además de la producción de información, así como en la campaña Comida es Patrimonio, que tiene el objetivo de informar sobre la pérdida de la diversidad de alimentos, en función de la expansión del agronegoco en el país.

El Movimiento Sin Tierra (MST) es referencia en la garantia del derecho a la tierra también como forma de garantizar otros derechos y alimentación saludable en el país.

Pero nada de esto repercutió en los grandes medios como la Operación Carne Fraca .

Parece que descubrimos sólo ahora cuanto comemos mal, como si la Policía Federal se hubiese transformado en un especialista en todos los temas del país.

Siguiendo la tendencia del escenario casi hollywoodiano para revelar las operaciones policiales, los medios estuvieron listos, saltaron denuncias de corrupción y las personas shoquedas con la calidad de la carne que compran en el supermercado.

Sin embargo, más allá del fraude en si, que esto si es noticia, continúan prefiriendo no contarnos que el modus operandi de la producción masiva de carne involucra inmensas áreas de tierra del país, eleva conflictos agrarios que llevan a la muerte de activistas ambientales, especialmente en la región Norte, es uno de los principales responsables por la emisión de gases de efecto estufa y es bastante propenso a generar riesgos a la salud.

Con o sin la operación Carne Fraca , esta es la realidad.

Y no sólo en Brasil. La producción de carnes da manera como es hecha actualmente es un problema en todo el mundo. Llevó a las calles en una manifestación llamada Wir Haben es Satt 100 mil personas en Alemania en enero de este año contra el agronegoco, no por nada en el país donde la salchicha es un componente popular de la alimentación desde la Segunda Guerra Mundial. Menos sensacionalismo y más información, este es el mayor desafio en esta historia. Porque sobre los riesgos a la salud, mucha gente de hecho ya lo sabia.

*Camila Nobrega es periodista e integrante del Colectivo Intervozes, master en Desarrollo Sostenible por la Universidad Federal Rural de Rio de Janeiro e integrante del Coletivo Intervozes. Colaboraron Marina Pita y Mônica Mourão, periodistas e integrantes del Consejo Director de Intervozes