ZHU XIA-MEI: COMO BACH DERROTÓ A MAO


No le encontré los subtítulos en español, tampoco en otro idioma.
Acá están los subtítulos automáticos en inglés hechos por Youtube, habría que corregirlos y luego hacer una traducción al español
Para descargar el video fíjese en algunos de los métodos descriptos, en este link.


La pianista china Zhu Xiao-Mei experimentó los excesos del régimen de Mao y la Revolución Cultural. Tocar a Bach en su piano la ayudó a hacerle frente.

Zhu Xiao-Mei está regresando a China por primera vez en 35 años. Su excursión por China tocando las Variaciones Goldberg de Bach es un triunfo, pero los recuerdos y los encuentros también la convierten en una aventura emocional cambiante.

La pianista nacida en Shanghai Zhu Xiao-Mei ha vivido en el exilio durante 35 años. Su adolescencia y su época como alumna de música se realizó bajo el clima represivo de la Revolución Cultural: Zhu Xiao-Mei, pasó años de adoctrinamiento, 5 años de “reeducación” y otros 5 años en campos de trabajo, así como la privación, el acoso y la destrucción de su familia. La música clásica “occidental” y tocar el piano eran consideradas burguesas y, por lo tanto, prohibidas. Pero la Revolución Cultural de Mao tampoco perdonó a las personas y sus costumbres. La cultura y los valores chinos tradicionales fueron destruidos. Varios cientos de miles de seres humanos murieron como resultado de denuncias, persecución y por sus convicciones. El documental ‘Zhu Xiao-Mei – Cómo Bach derrotó a Mao’ acompaña el regreso de Zhu Xiao-Mei a China como intérprete internacionalmente famosa de Bach.

Life Documentary


“De hecho, una de las mayores intérpretes actuales (hablo tanto de intérpretes mujeres como de hombres) de la música para teclado de Bach es china: Zhu Xiao-Mei. Gracias a Festivales Musicales, los argentinos pudimos escucharla en el Colón nada menos que con las Variaciones Goldberg, el gran talismán de esta increíble pianista.

Imposible imaginar un fenómeno más opuesto al de Lang Lang. Zhu Xiao-Mei nació en 1949 en Shangai. Su madre le inculcó el gusto por el piano y la joven excepcionalmente talentosa se perfeccionó en el Conservatorio de Beijing. La Revolución Cultural China la sorprendió en plena adolescencia. Fue una víctima de la Revolución por partida doble: reeducada por los fortalecidos preceptos comunistas, renegó de sus padres de gustos burgueses y permaneció seis años en un campo de trabajo en la frontera con Mongolia. Sin embargo nunca renegó del piano, e incluso en ese campo consiguió un instrumento en el que podía practicar después del trabajo.

En 1979 el violinista Isaac Stern la conoció en China y le consiguió una beca para ir a estudiar a los Estados Unidos. En 1980 Zhu Xiao-Mei se radicó en ese país y cuatro años después se estableció definitivamente en París, donde comenzó a deslumbrar como intérprete de Bach”

Bach y los pianistas chinos

La Ciudad de las Bicicletas

Caminatas Urbanas
Mauro Calliari

El fin de semana pasado, fue realizado Mobifilm, el festival de películas sobre movilidade. El vencedor, “Eslabón Perdido – El Brasil que pedalea”, con dirección de Renata Falzoni, es un bello panel de varias ciudades brasileñas y su relación con la bicicleta, desde las más difíciles a las más amigables.

Algunas de las escenas más impresionantes de la película, sin embargo, son aquellas tomadas en las ciudades en que no hay ningún auto, Paquetá y Afuá.

Paquetá es aquella bella islita en la Bahia de Guanabara, oficialmente un barrio de Rio de Janeiro, que puede ser recorrida enteramente en menos de una hora a pié y que se hizo famosa por supuestamente haber sido el escenario de la ovela “A moreninha”, de Joaquim Manuel de Macedo. Hasta hoy, la llamada Piedra de la Moreninha, es un punto que atrae a las carretas y a las bicicletas de los turistas en busca del silencio de las calles bucólicas.

La más sorprendente, sin embargo, es Afuá, en la Isla do Marajó,  en Pará. La ciudad tiene más de 30 mil habitantes y ningún auto. Construída en gran parte sobre pilotes, la ciudad es retratada con sensibilidad en la película de Falzoni.

La ausencia de los autos en las calles, para la directora, ayuda a suavizar las diferencias sociales.  En Afuá, “las personas ricas sólo son ricas dentro de sus casas. De la puerta para afuera, todas se desplazan de la misma manera, a pié o en bicicleta”.

La película muestra como el tránsito de Afuá es una combinación tácita entre los habitantes, hecha por silbidos, ruiditos, pequeños bocinazos, e intercambio de miradas. Todo esto hace que la circulación funcione y que las personas consigan moverse a pié o en bicicleta, en medio a perros, niños que juegan en as calles y gente que sale de su casa sin miedo a morir atropellada.

Afuá es el retrato de una casi-utopia. Una ciudad que tanto puede ser vista como un pasado antes del advenimiento del auto, o como un futuro, que ya lo abandonó. Es un contrapunto a las otras ciudades mostradas en la película, donde la bicicleta tiene que disputar espacios con los otros medios de transporte, llevando a trabajadores en su día a día.

La película va a estar disponible en circuito abierto después de pasar por otros festivales. Para quien tuviera interés, también puede ser exhibido en sesiones abiertas y en escuelas. Una curiosidad: Renata Falzoni y su equipo sólo se desplazan en bicicletas para hacer las filmaciones por varias ciudades brasileñas.

Mobifilm

Mobifilm, que ya está en su 3ª edición, es idealizado, dirigido y producido por Eduardo Abramovay, asociado con la productora In-Brasil, con producción ejecutiva de Leo Khedi. Abramovay vé en la movilidade un espejo de las desigualdades brasileñas, pero cree que el festival puede ayudar a dar luz sobre los problemas y las soluciones de las metrópolis brasileñas.

Tuve el placer de ser jurado de este festival. Después de asistir a todos los finalistas, la impresión es que tenemos un panel interesante de los temas que afectan a la movilidad en Brasil en documentales, ficción, filmetes institucionales e incluso lindas animaciones.

Hay mucho material sobre las bicicletas y como ellas pueden ser una alternativa de transporte. La bicicleta, muchas veces glamourizada en algunas regiones de la ciudad, en verdad es un medio de transporte histórico, barato, no contaminante e inclusivo. Pero también hay varias películas enfocadas en el transporte público, que exponen con crudeza las fallas del transporte público en Brasil.

Quien anda en ómnibus y tren, con pocas excepciones, encuentra al transporte lleno, ineficiente y poco confiable. Cuando el transporte público funciona, sin embargo, hace que suceda un pequeño milagro – el milagro de la inclusión, de colocar a personas de extremos opuestos de la ciudad en contacto, como muestra la película Mobilis, que muestra la génesis del hip hop en el centro de São Paulo a partir del encuentro de personas de la zona norte y zona sur que empezaron a acceder a la región central después de la instalación de la línea del subte.

La seguridad viaria fue uno de los subtemas del festival. Las campañas vencedoras son aquellas que intentan incuulcar nociones de civilidad en los conductores para tomar las decisiones más seguras el día a día.

El andar a pié aparece como parte esencial de todos los medios de transporte, y está presente, directa o indirectamente, en todas las películas. Las personas caminan hasta la bicicleta, el ómnibus, el subterráneo. Caminan para buscar el auto o la moto que están estacionados más adelante.

El mensaje del festival de movilidad parece ser el de que, cuanto más accesible sea la ciudad, cuanto mejor sea el transporte, más democrática será ella.


En el site del festival están colgados los videos vencedores de otros años:


 

Cambio Climático: Documental “El Mañana es Hoy”


Trailer


 

El documental

El documental “El mañana es hoy – el drama de brasileños impactados por los cambios climáticos” dice a que vino: mostrar que los impactos del clima ya alcanzaron a todos os brasileños, estén en la ciudad, el campo o en la selva.

Nada ni nadie escapa. Gente de todos los rincones de Brasil, nuestras ciudades y selvas. La economía, la salud y nuestros sueños de futuro. Seis brasileños, de cinco estados, cuentan como los cambios climáticos impactaron en sus vidas. La joven indígena que se hizo brigadista voluntaria después de un incendio forestal sin precedentes; la pequeña agricultora que enfrentó seis años de sequía; la comunidad caiçara (que viven de la pesca en el mar) centenaria obligada a mudar de territorio a causa de la fuerza del mar; el comerciante que vió su negocio ser destruído por las lluvias y deslizamientos que cobraron cientos de vidas en Rio de Janeiro; el productor de ostras penalizado por el aumento de la temperatura del mar; la mujer que perdió dos autos, en una ciudad costera, por las mareas que avanzan en la costa brasileña.

La crisis del clima va a empeorar.


El documental está online en su site no tiene subtítulos en español.
Se puede descargar con alguno de los métodos descriptos en esta página

Documental: Forever Pure-Pureza Eterna


Trailer


El Beitar Jerusalén tiene una historia fabulosa. Escalofriante, sincera y, por eso, fabulosa. La cuenta la directora rusa Maya Zinshtein en un documental que se estrenó hace dos años y ya puede verse en Netflix: Forever pure. O sea, Pureza eterna. O sea: Por siempre puros. En 2005, un magnate ruso israelí compra el 55% del club. Cien millones de dólares, cuenta el documental, fueron los que invirtió Arkady Gaydamak para que su cara fuera, en un tiempito, el póster ineludible de Jerusalén.

—A mí nunca me gustó el fútbol –dice, las piernas cruzadas, desparramado en un sillón–, pero Beitar tiene más fanáticos que todos los otros clubes de Israel juntos. Es una herramienta de propaganda muy interesante. Tiene una gran influencia en la sociedad.

El Beitar –su Beitar– sale campeón en 2007 de la Copa y de la Liga. Cien mil hinchas saltan y se abrazan en una plaza, son un pogo hermoso que ahora mira hacia el balcón en el que un animador levanta el trofeo, lo muestra, se lo da a Gaydamak, sonríe, grita, le dice, les dice: “Con ustedes, el próximo alcalde de Jerusalén”.

 

—¡Arkady… —grita, canta la gente— no hay nadie como tú! ¡No hay nadie como tú…!

 

Pero las elecciones las gana Nir Barkat, en 2008, y, derrotado, Gaydamak parece mutar entonces en Sid Phillips, el nene de 11 años que roba, rompe, destroza e inventa juguetes mutantes en Toy Story 2: una cabeza donde va un brazo, las piernas de una bailarina en el cuerpo de un mamut. La barra del Beitar Jerusalén se llama La Familia, un corazón negro de más de tres mil hinchas que se enorgullecen porque el club no permite ningún jugador árabe, ningún musulmán. El club, bueno: son ellos los que no lo quieren permitir. En 2013, Gaydamak organiza un amistoso contra un club de Chechenia y, a la vuelta, descubre una sorpresa en su valija: la incorporación de un marcador central de 19 años, Dzahabrail Kadiyev, y de Zaur Sadayev, un delantero de 23. Un central, un delantero, dos adolescentes: dos seguidores del Islam. Una cabeza donde va un brazo, piensa la barra brava, las piernas de una bailarina en el cuerpo de un mamut.

Más de cien hinchas van todos los días –todos los días es todos los días– a putear a los extranjeros y a zarandear el alambrado del predio en el que se entrena el Beitar. El equipo, que va 5° en el campeonato, empieza a caer. Alrededor de diez fechas después su pelea ya es otra: no descender. Visita al Maccabi Netanya. El partido es una bomba escondida esperando en el mar. Hasta que se destraba. Un pase largo, un defensor que no cierra, un delantero que se va mano a mano. Sadayev, el checheno, pone el 1-0. Los hinchas de La Familia se van de la cancha. Y desertan al próximo partido, de local. Y al próximo, y al próximo, y al próximo también. No serán sólo ellos: de las diez o quince mil personas que iban a ver al equipo sólo se acercan doscientas, no muchas más. El gol del checheno desató un silencio que tiene la densidad del odio. Entonces, tres o cuatro compañeros habían corrido hacia él para festejar. Un hombre alto, con candado y pelo largo, fue el primero que lo abrazó. Se llama Darío Fernández y jugaba en Chacarita cuando el multimillonario ruso compró el Beitar.

 

—A los israelíes les importa una mierda estos jugadores —dice en Forever Pure, acodado a una mesa en la que lo único que hay es un vaso de agua.

 

El Beitar se salvó del descenso, los chechenos se fueron, la historia se hizo un documental que puede verse en Netflix tomando un Malbec. En una de las últimas escenas, Arkady Gaydamak se acomoda en uno de los sillones de un living que les quedaría fenómeno a las páginas de la revista Hola. La cámara no deja nunca de seguir su mirada superada, la cara de quien lo ha visto todo y a la vuelta se siente un poco aburrido con lo que tenemos acá. Dice que la transferencia de los chechenos se organizó para que los hinchas reaccionaran, que era obvio que eso iba a pasar; que nunca los había visto jugar, dice, que no tenía ni idea de si eran buenos, si más o menos, si no. No tenía idea, dice Gaydamak, porque ahí no estaba lo importante. Lo importante nunca estuvo ahí.

 

—Yo siempre asumí que habría una gran reacción –le dice a la periodista.

 

—¿Y por qué querría eso?

 

—Para exponer su verdadera cara. Para mostrar a la sociedad como realmente es.

Revista Anfibia


El documental está con subtítulos en inglés pegados en este enlace.
Se lo puede descargar con download helper o colocando su dirección en algunos de los enlaces que explico acá
No le encontré los subtítulos en castellano
encontré los subtítulos en portugués

The Cleaners-Los Limpiadores


Se puede descargar con el complemento Download Helper o colocando la dirección del video en algunos de los sites que listé aquí.


“Los directores alemanes Hans Block y Moritz Riesewieck se adentran en el rincón más oscuro de internet en su documental “The Cleaners”, en el que muestran, por primera vez, el trabajo de los “limpiadores digitales”, que desde Filipinas eliminan imágenes indeseables en las redes sociales.

El filme de investigación llevó los directores a entrar en contacto por primera vez con los llamados “content moderators”, aquellos que “trabajan para las grandes compañías de internet, como Facebook, Twitter, Youtube o Google, revisando cada imagen o vídeo potencialmente ofensivos que colgamos en la red”, explica Riesewieck en una entrevista con Efe, con motivo de la proyección del documental en el festival DocsBarcelona.

Mientras las políticas de permisividad en la web se redactan en el moderno Silicon Valley, la sede mundial desde donde se modera el contenido de internet se encuentra en Manila, donde decenas de miles de jóvenes son contratados para “limpiar internet”, analizando miles y miles de imágenes y vídeos en turnos de diez horas de trabajo.

Riesewieck explica que la película se gestó en 2013 cuando descubrieron en Facebook un vídeo de abusos sexuales a un menor, que había sido republicado miles de veces y que recibió 4.000 ‘me gusta’.

Agencia EFE

 

El Dilema Facebook-Serie Frontline

Es un documental de la serie Frontline en dos partes, habría que hacerle los subtítulos:



Primera parte



Segunda Parte


Se pueden descargar las dos partes del documental colocando su dirección en:

http://telechargerunevideo.com/


Los subtítulos en inglés de las dos partes en formato srt


Otra opción para descargar el video:


Se puede descargar el video colocando su dirección en

https://www.saveoffline.com