Pensando en la incineración de basura…Kamikatsu el pueblo japonés “Basura Cero”

En el video arriba a la derecha


Sobre la incineración de basura en la Ciudad de Buenos Aires

Anuncios

Bolivia:“El Estado directamente ha anulado las áreas protegidas”-¿Luego de esto vendrá la ultraderecha como en Brasil?

“¿Cuál es su opinión sobre la intensificación de la política extractivista, que ahora incursionará en el fracking para buscar gas?

Estamos presenciado un cambio de época. El Gobierno insiste en decir  que la nacionalización y la industrialización son la base de todo y, sin embargo, los grandes emprendimientos que se vienen anunciando en el último tiempo están dirigidos por consorcios  transnacionales, de hecho YPFB tiene un papel marginal. Como los precios (del petróleo) es probable que no vuelvan a subir a niveles anteriores, entonces todo lo que se pueda ganar va a ser en función de subsidios,  que en el fondo es la pobreza del Estado que pide que vengan (las empresas) y a cambio les ofrece algún tipo de subsidio para que sea atractivo el negocio. Este cambio de época está sucediendo también en el sector hidroeléctrico, donde el Gobierno está apostando por las grandes hidroeléctricas, que tardarán años en ser construidas. Y, ahora surge lo del fracking, que ya ha sido anunciado en 2013 por la Agencia Internacional de Energía, que sacó los prospectos de hidrocarburos no convencionales en el mundo y en ellos situaba a la cuenca sur del país con un prospecto interesante de 48 trillones de pies cúbicos. Tras ese anuncio nuestro Gobierno desesperadamente busca el apoyo de YPF Argentina, porque YPFB no está en condiciones. Desde el 2003 hasta el año pasado han hecho estudios en el área de los Monos y se anunció que hace una año  en el Bloque Ingre ya se habían hecho pruebas experimentales sin resultados. Ahora hay una desesperación en el Gobierno por encontrar  el próximo commodity para vivir los próximos años, dado que estos ingresos extraordinarios están mermando año tras año. Todo este contexto explica el porqué del fracking y otros anuncios. La empresa canadiense con la que se ha suscrito el convenio es una empresa de la que tampoco hay grandes referencias. En Canadá hay un tipo de empresa minera junior que se dedica especialmente a obtener de los Estados títulos y derechos sobre de explotación de recursos naturales y especular con esto.”

“¿Por qué hablar de un nuevo momento si  el Gobierno nunca apostó por el extractivismo?

En estos años hemos acentuado nuestra condición extractivista, somos más dependientes de mercados internacionales que antes. Teníamos un comercio de materias primas diversificado, tan solo el 56% de las exportaciones eran productos tradicionales, como petróleo, minerales, el resto eran no tradicionales; sin embargo, en la actualidad más de un 90% de nuestras exportaciones son hidrocarburos y minerales, y algo de soya. Este momento nos agarra en peor situación, por eso la angustia de encontrar una varita mágica que nos retorne a la situación previa. Desde el punto de vista ambiental, casi todas nuestras áreas protegidas tienen problemas severos de intervención, o sea, casi todas han dejado de ser áreas de conservación para ser áreas de explotación intensiva de recursos. Las 22 áreas del sistema nacional, que son las significativas, están totalmente intervenidas. Estamos asistiendo a la llamada flexibilización ambiental,  la minería está ahora permitida en áreas protegidas, algo que sería impensable en cualquier otro país. Tenemos una estadística de las tierras bajas, de territorios indígenas titulados que presentan intervenciones extractivistas, hidrocarburíferas, mineras y forestales y, si tomamos en cuenta también los prospectos de otro tipo, como carreteros, no hay ninguna que no sea objeto de intervención.

 ¿Eso quiere decir que prácticamente no hay áreas protegidas intactas en Bolivia?

Nuestro Estado directamente ha anulado las áreas protegidas. Por ejemplo, en el Parque Tunari, que es tan importante para la producción de agua para la ciudad de Cochabamba,  ya no hay qué proteger, se permiten asentamientos humanos, actividades extractivas intensivas.

¿Por qué hablar de un nuevo momento si  el Gobierno nunca apostó por el extractivismo?

En estos años hemos acentuado nuestra condición extractivista, somos más dependientes de mercados internacionales que antes. Teníamos un comercio de materias primas diversificado, tan solo el 56% de las exportaciones eran productos tradicionales, como petróleo, minerales, el resto eran no tradicionales; sin embargo, en la actualidad más de un 90% de nuestras exportaciones son hidrocarburos y minerales, y algo de soya. Este momento nos agarra en peor situación, por eso la angustia de encontrar una varita mágica que nos retorne a la situación previa. Desde el punto de vista ambiental, casi todas nuestras áreas protegidas tienen problemas severos de intervención, o sea, casi todas han dejado de ser áreas de conservación para ser áreas de explotación intensiva de recursos. Las 22 áreas del sistema nacional, que son las significativas, están totalmente intervenidas. Estamos asistiendo a la llamada flexibilización ambiental,  la minería está ahora permitida en áreas protegidas, algo que sería impensable en cualquier otro país. Tenemos una estadística de las tierras bajas, de territorios indígenas titulados que presentan intervenciones extractivistas, hidrocarburíferas, mineras y forestales y, si tomamos en cuenta también los prospectos de otro tipo, como carreteros, no hay ninguna que no sea objeto de intervención.

 ¿Eso quiere decir que prácticamente no hay áreas protegidas intactas en Bolivia?

Nuestro Estado directamente ha anulado las áreas protegidas. Por ejemplo, en el Parque Tunari, que es tan importante para la producción de agua para la ciudad de Cochabamba,  ya no hay qué proteger, se permiten asentamientos humanos, actividades extractivas intensivas.”

Página Siete


Y despué que el “progre” Evo Morales se vaya, vendrá un Bolsonaro boliviano, como en Brasil…

Alaska, donde el cambio climático es más profundo y sus habitantes reciben una renta por la explotación del petróleo!…Paralelismos con la soja y la AUH en la Argentina!

Sucede que el despegue económico de los últimos años y los avances sociales registrados en casi todos los países se explican en buena medida por el boom de los commodities, y la renta que habilitan es apropiada por el Estado y, con mayor o menor éxito, redistribuida. A uno podrá gustarle más o menos, pero habrá que reconocer que los ingresos extraordinarios y la ampliación del gasto social están relacionados. En términos argentinos, hay un vínculo entre el monocultivo sojero y la Asignación Universal, y ése es, desde mi percepción, el punto ciego del correcto razonamiento planteado por Carta Abierta cuando alerta sobre la imposibilidad de una política social inclusiva sin retenciones: lo que falta decir es que para que haya retenciones tiene que haber soja, y para que haya soja tiene que haber glifosato.

José Nátanson, El Diplo


“En 1976 los votantes de Alaska aprobaron una enmienda constitucional para crear un fondo de inversión permanente, financiado por los ingresos del incipiente auge petrolero del estado. Unos años más tarde, el Fondo Permanente de Alaska comenzó a pagar un dividendo a cada residente registrado.

Dependiendo del desempeño del fondo, el pago anual ha variado de 878 a 2,072 dólares por persona durante la última década. Es, en todo excepto el nombre, un ingreso básico universal pagado independientemente de la contribución social o la riqueza.”

El caso de la renta que reciben los que viven en Alaska por la explotación de petróleo en ese Estado y la propuesta de hacer algo así en Facebook


Los chicos desafían a la paradoja climática de Alaska: el Estado promueve el petróleo a medida que el calentamiento global genera estragos

Inside Climate News

Los peligros del cambio climático son inmediatos y extremos aquí [en Alaska], sin embargo, la mayor parte de los ingresos del Estado provienen de la expansión de la industria del petróleo y el gas.

5 de mayo de 2018

Cuando Tasha Elizarde era una niña pequeña, ella escalaba una montaña a pocos kilómetros de su casa en Juneau, Alaska, hasta un mirador panorámico desde donde podía ver al glaciar Mendenhall.

Pero en el transcurso de su infancia, el glaciar comenzó a desvanecerse. Desde que tenía 8 años hasta que cumplió 16 años, retrocedió unos 1800 piés. [unos 500 metros] Ahora, parada en el mismo lugar, “ya no podemos verlo más”, dijo.

Ahora con 19 años, Elizarde se ha unido a otros 15 jóvenes de Alaska que están demandando al Estado de Alaska por causar un cambio climático y por no proteger el clima para las generaciones futuras. Están pidiendo una política energética basada en la ciencia, una que cambie a fuentes de energía renovables y reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para 2050.

Estos niños viven en lugares donde las olas peligrosas se están comiendo a las costas  a medida que el hielo del mar desaparece; donde el descongelamiento del permafrost está minando las carreteras; y donde el océano se está acidificando y está dañando a la industria local de mariscos.

Los jóvenes demandantes en este caso están siendo representados por la organización sin fines de lucro Our Children’s Trust, que respalda a casos similares en otros Estados, así como por un ccaso federal que se someterá a juicio en Octubre .

Si bien el caso de Alaska es similar al de otras demandas, también representa una paradoja única: en Alaska, no solo los impactos del calentamiento son inmediatos y extremos, sino que el estado también contribuye al cambio climático mediante la producción continua de petróleo y gas.

La Dependencia de Alaska al Petróleo es Muy Profunda

El petróleo representa el alma de la economía de Alaska. Los ingresos provenientes de las cuentas de petróleo y gas representan la mayor parte del presupuesto de Alaska, y dado que en 1982 comenzaron los pagos de dividendos para los residentes de Alaska, una familia de cuatro residentes del Estado recibiría u$s 133.461 .

Como el presidente Donald Trump busca aumentar la exploración y producción de combustibles fósiles, la senadora por Alaska Lisa Murkowski ha impulsado por primera vez la exitosa apertura  del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ártica para la perforación petrolera, y se realizó una venta de leasing de proporciones récord. en la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska a fines de 2017.

Murkowski, como el gobernador de Alaska Bill Walker, encarna la paradoja de Alaska: acepta la ciencia climática y el papel que desempeñan los combustibles fósiles para exacerbar el calentamiento global. Sin embargo, ella está impulsando al Estado en una búsqueda sin límites de desarrollo de combustibles fósiles.

A principios de esta semana, el caso de los jóvenes se presentó ante el juez de la Corte Superior de Alaska, Gregory Miller, debido a que el Estado trató de desestimar la demanda. Uno de los argumentos finales del asistente del fiscal general del Estado fue que “Alaska no está destruyendo el medio ambiente, Alaska no está causando el cambio climático”.

Andrew Welle, abogado adjunto de los jóvenes demandantes, difiere. “Alaska no es de ninguna manera un pequeño contribuyente al cambio climático”, dijo. Como uno de los mayores estados productores de petróleo y gas en el país, también ha aumentado enormemente las contribuciones de gases de efecto invernadero.

La Contaminación por la Perforación Ártica Influye al Calentamiento Ahora

El impacto que la producción de petróleo y gas tiene en el cambio climático tiene mucho que ver con la geografía, y la ubicación de Alaska en el Ártico sube la apuesta. Al mismo tiempo que las emisiones de dióxido de carbono están bloqueando el calentamiento futuro, las emisiones contaminantes climáticos de vida corta -especialmente el carbono negro- están exacerbando al calentamiento ahora.

Cuando el carbono negro se emite a través de la quema de gas o el uso de generadores diesel o la quema de combustible para el transporte, su impacto se siente a nivel local.

El carbono negro – partículas de carbono oscuro- “siempre tiene su mayor impacto cerca de la fuente, y con toda la nieve y el hielo dentro y alrededor de Alaska, el impacto del carbono negro se magnifica mucho cuando oscurece la nieve y el hielo, lo que hace que se derrita más. “, dijo Pam Pearson, directora de International Cryosphere Climate Initiative, una red de expertos en políticas e investigadores que trabajan para preservar los lugares más congelados del mundo.

Líderes estatales: ‘Debemos hacer ambas cosas’

A fines de marzo, Walker y el Vicegobernador Byron Mallott publicaron un un artículo en Juneau Empire que reconocía la dificultad de conciliar el impacto del cambio climático y una economía dependiente del desarrollo de combustibles fósiles.

“La pregunta que tenemos por delante no es si podemos seguir siendo un Estado productor de petróleo y gas o si podemos fortalecer nuestro compromiso de abordar el cambio climático; debemos hacer ambas cosas”, escribieron. “El estado seguirá siendo un productor de energía mientras exista un mercado para los combustibles fósiles, y los ingresos que provengan de nuestros recursos continuarán impulsando el crecimiento económico y respaldando servicios públicos esenciales”.

Welle, el abogado del caso Our Children’s Trust, cree que el reconocimiento de ellos del papel que desempeña el cambio climático y su aparente falta de voluntad para tomar medidas enérgicas para enfrentarlo ayuda a su caso.

“La disonancia que sus declaraciones reflejan es más que adecuada para mostrar su conocimiento de los peligros del cambio climático y su compromiso simultáneo para promover el combustible fósil, independientemente de las consecuencias para estos jóvenes demandantes”, dijo.

¿Libertad de acción para que el gobierno dañe?

Welle y su co-abogado argumentan que la política energética de facto en Alaska es el desarrollo sin restricciones de los recursos del petróleo y gas, sin importar el impacto en el clima. Argumentan que esto viola la constitución del estado, que “reconoce y preserva el derecho fundamental de los ciudadanos a estar libres de acciones gubernamentales que dañan la vida, la libertad y la propiedad sin el debido proceso legal”, según documentos judiciales.

El caso ahora está en manos del juez, que tiene seis meses para decidir si desestima el caso o permite que continúe el juicio. Un caso similar en el estado de Washington recibió una fecha de juicio, como un caso federal.

Elizarde, quien se dirigirá a la universidad en el otoño, espera que el caso aumente la conciencia sobre cómo su estado se ve afectado por el cambio climático.

“Estamos hablando del cambio climático y estamos viendo todos estos impactos, pero al mismo tiempo seguimos buscando actividades que crean el cambio climático”, dijo. “Espero que esto empuje a la administración de Walker y a las futuras administraciones a mirar este caso y entender qué gran problema puede ser el cambio climático”.

Página borrada del site del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: ¿Por que NO a la Incineración?

Laura Rocha avisa:


Esa página todavía está en la Memoria Caché de Google:


Si quiere descargar el archivo pdf de la página que estaba en el site del Gobierno de la ciudad, click con el botón derecho del mouse y elegir guardar

en este enlace


En el site del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, había una página dedicada a las preguntas y respuestas sobre la basura, digo había porque decidieron borrarla.

Acá estaba la página sobre las preguntas y respuestas

paginanoencontrada

La “página no encontrada” en realidad borrada sobre preguntas y respuestas sobre la basura


Todavía se la encuentra (no se hasta cuándo) en la Memoria Caché de Google.

Sobre la incineración de basura:

“11 .¿Por que NO a la Incineración?

Las plantas de incineración emiten miles de sustancias químicas tóxicas que dañan la salud: metales pesados como mercurio, cromo, cadmio, arsénico, plomo y berilio; hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs); bencenos clorados; naftalenos policlorados; compuestos orgánicos volátiles (COVs); gases ácidos como óxidos de azufre; dióxidos de nitrógeno y ácido clorhídrico; gases de efecto invernadero como dióxido de carbono, entre muchas otras.En el proceso de incineración de residuos se forman compuestos nuevos dioxinas y furanos conocidos como Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs). Estas sustancias son extremadamente tóxicas, cancerígenas, persistentes y bioacumulables, pueden dispersarse grandes distancias de su fuente. Argentina firmó junto a otros 90 países un acuerdo internacional (Convención de Estocolomo, 2001) para eliminar del planeta las cancerígenas dioxinas, compuestos muy tóxicos que son especialmente emitidos por los incineradores de residuos.

12. ¿Es seguro el monitoreo de la incineración y las “Plantas Seguras”?

El monitoreo de emisiones tóxicas no controla todas las emisiones que se producen, las mediciones se realizan esporádicamente y en condiciones óptimas. Los resultados no reflejan el verdadero funcionamiento de las plantas durante todo el año.

13. Existe otro método de tratamiento de basura similar a la incineración?

Frente a los rechazos de las comunidades a la incineración, empresas y gobiernos comenzaron a promover la incineración con recuperación de energía supuestamente “verde” y “limpia”. La incineración de residuos con recuperación de energía es una opción riesgosa de gestión de residuos, ya que genera emisiones de sustancias tóxicas que afectan al ambiente y a la salud de la población, es un derroche de recursos y una modalidad ineficiente de recuperar energía y reducir emisiones de gases de efecto invernadero. Los tratamientos termoquímicos alternativos como la gasificación, pirólisis o arco de plasma no han demostrado ser opciones viables desde el punto de vista ambiental, técnico y económico.”

Memoria Caché de Google del site del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires


Si quiere descargar el archivo pdf de la página que estaba en el site del Gobierno de la ciudad, click con el botón derecho del mouse y elegir guardar

en este enlace

Minería: Que no nos vendan el cuentito


Si quiere descargar el archivo mp3


En la ciudad sanjuanina de Jachal, los vecinos hablan del “ejemplo a no seguir”, luego del desembarco de la minera Barrick Gold, que les hiciera creer “el verso” del progreso y el pleno empleo para la localidad. “Vendieron el cuentito del empleo, los beneficios nunca llegaron”, reconoce Saul Ceballos de la Asamblea “Jachal No se toca”.
Según un diario de Trelew, ahora los lobbystas mineros de San Juan quieren desembarcar con su propaganda en Chubut. Enterate o reafirmá lo que ya sabés, con datos concretos (por ejemplo, el de los seis derrames confirmados), porqué la minería es “un espejismo” y un “verso que se repite en todos lados”.

Radio Kalewche

 

Sin el cultivo de la soja, nuestros agricultores no podrían sobrevivir, ni tampoco podría sobrevivir el país


“Argentina es una república bananera en la que la soja es la nueva banana”, señala Jobbágy. “Sin el cultivo de la soja, nuestros agricultores no podrían sobrevivir, ni tampoco podría sobrevivir el país”.

Esteban Jobbágy, experto en medio ambiente de la Universidad de San Luis


¿Y con la soja, el país puede sobrevivir?