“No Men Beyond this Point” [Ningún hombre más alla de aquí]

Fuente: Nexo Jornal

En 1950, una joven aparece en los noticierios diciendo que tuvo un hijo aún siendo virgen. La ciencia no tiene métodos capaces de comprobar la veracidad de la alegación, entonces el asunto cae en el olvido. En los tres años siuientes, sin embargo, son notificados más de 60 embarazos espontáneos en los EUA, en el Reino Unido, en China y en la Unión Soviética.

Narrado como una realidad, la historia anterior es en verdad un pedazo de invención del mockumentary “No Men Beyond this Point” (ningún hombre a partir de aquí, en traducción libre), una comedia mezclada con ciencia ficción con lenguaje de documental.

Escrito y dirigido por el canadiense Mark Sawers, la película reinventa la historia de la humanidad al adicionarle un hecho científico determinante: la reproducción por partenogênesis (sin la necesidad de un compañero sexual). Con el fenómeno, no hay mezcla de material genético y todos los bebês nacen con los cromosomas XX – o sea, mujeres. Y así ellas pasan a dominar al mundo.



Trailer


Alguien lo dejó en :

Pueden descargarlo colocando esa dirección en:

Captain Fantastic

Un repaso por Captain Fantastic con algunos Spoilers!


Trailer de la película


Pueden descargarla de algunos de los enlaces que aparecen en esta búsqueda en Alluc.

Coloquen la dirección del video en http://telechargerunevideo.com/ y generarán el enlace para descargar la película.

Los subtítulos en español están en Subdivx


vigomate

Viggo tomándose un mate con sus hijos!

Dentro y fuera del bosque – un repaso de Captain Fantastic

Si quieren mejorar esta humilde traducción revisándola/corrigiéndola, etc. envíen sus sugerencias a:
Eduardo_g#riseup.net (Reemplacen # por @)


Algunas formas de descargar la película Captain Fantastic (si no quieren leer este repaso con algunos spoilers)


Fuente: Librarian Shipwreck

Supermercados, centros comerciales, smart phones, escuelas – para muchos, tales son características no excepcionales de la vida cotidiana. Y aunque algunas personas puedan experimentar, ocasionalmente,  alguna insatisfacción con la sociedad en que estas cosas se han vuelto comunes, rechazar genuinamente a alguna de ellas parece extraño, irrisoriamente idealista, o peligrosamente antisocial. Sin embargo, lo normal es una cuestión de perspectiva. Aunque puede ser difícil escapar, incluso cuando se enfrenta a un punto de vista en que se ve a lo normal, como claramente indeseable. Puesto que, intencionadamente o no, hay una especie de alquimia social que se lleva a cabo donde lo normal se transforma en una apariencia  buena y  convincente. La película de Matt Ross Captain Fantastic mira a la vida estándar norteamericana contemporánea a través de los ojos de un padre y sus hijos, que no quieren confundir a la vida normal con la buena vida.

El resultado es una película discordante que vale la pena ver.

En medio de las montañas y los árboles del noroeste del Pacífico, Ben Cash (Viggo Mortensen) está criando a sus seis hijos de una manera claramente poco ortodoxa. No hay smartphones a la vista, los miembros del clan Cash cazan, aguantan un “entrenamiento” físico intenso hacen música alrededor del fuego, y leen. Ben es en partes iguales sargento, profesor y padre mientras impulsa continuamente a sus niños a pensar críticamente sobre lo que están aprendiendo incluso cuando ellos se burlan entre sí siempre que parezca que uno está simplemente repitiendo como un loro a Ben. Aunque el entorno es de un verde exuberante y libre de marcas – en última instancia es una forma de vida que tiene más que ver con ideales idílicos. Sin embargo, cuando Leslie, la matriarca de la familia – que está siendo tratada en un hospital por su enfermedad mental – se suicida, esto obliga a la familia de Cash a salir del aislamiento de los bosques con el fin de asistir a su funeral; un funeral que está siendo moldeado de acuerdo con los deseos del padre de Leslie y no los de ella. Apiñados en un viejo autobús escolar llamado Steve, la familia Cash se dirige a Nuevo México y en el camino se enfrentan al extraño (para ellos) mundo de comidas convencionales, vestíbulos de bancos, supermercados, centros comerciales, así como a los comportamientos extraños de la gente normal. Y aunque el mundo regular parece anormal la familia de Cash no es capaz de ignorar el hecho de que desde la perspectiva de los que viven en ese mundo, ellos en realidad podrían ser los monstruos. Y cuando el padre de Leslie, Jack (Frank Langella) acusa a Ben de poner en peligro la vida de los niños, Ben no puede negar que Jack en realidad podría tener algo de razón. Lo que Captain Fantastic deja bien claro es que en realidad no hay nada sencillo en tratar de vivir una vida sencilla.

Captain Fantastic es sobre padres tratando (y no necesariamente exitosamente) de preparar a sus hijos para el mundo, es sobre los compromisos que la sociedad contemporánea le pide a la gente que haga (y a aquellos que se niegan a hacer tales compromisos), y aunque el lema de la película dice lo siguiente:

“Los preparó para todo excepto para el mundo exterior”

en realidad sería más apropiado que la película hubiera tomado como su lema el comentario de Krishnamurti:

“No es una medida de salud estar bien adaptados a una sociedad profundamente enferma.”

Por supuesto, uno de los mejores aspectos de Captain Fantastic es que evita la tentación de hacer un diagnóstico definitivo o de prescribir una panacea.

[Breve digresión]

Como un drama (aunque, uno sin toques de humor) Captain Fantastic no es el tipo de película que se basa en giros significativos o en revelaciones impactantes. Sin embargo, a lo largo de lo que resta de esta revisión, reflexionaré sobre algunos aspectos de la película (incluyendo el final). En otras palabras – vendrán spoilers [algunas revelaciones sobre la película]. Considérense advertidos si se preocupan por ese tipo de cosas.

[Fin de la digresión]

Durante una charla particularmente memorable Ben le pregunta a su hija Kielyr (Samantha Isler) lo que piensa sobre el libro que está leyendo – y cuando ella responde que es “interesante” ella soporta un torrente de burlas y abucheos de sus hermanos diciéndole que “interesante” es una palabra sin sentido. “Interesante,” de acuerdo con la filosofía de la familia Cash, es el tipo de términos que la gente utiliza para escaparse de tener que pensar de manera crítica y expresar una opinión real. Y por lo tanto, sería el colmo de la irresponsabilidad describir a Captain Fantastic como una película “interesante”. Más bien es una película rara que proporciona una consideración real (para robarle una formulación a Lewis Mumford) de la diferencia entre la “buena vida” y los “bienes de la vida.” Evita una moraleja parroquial, juicios simplistas, romanticismo apocalíptico, y el apelo a la compasión consumista. Es una película con personajes que se toman en serio las ideas, personajes que toman su relación con esas ideas en serio, y reconocen que si una idea se toma en serio significa el reconocimiento de la complejidad de ellas. Por lo tanto, puede producir algunas sonrisas del público cuando el hijo mayor de Ben, Bo (George MacKay) le recuerda a su padre que ya no es un trotskista, ahora más bien es un maoísta, pero la risa no es resultado del humor, sino de la sorpresa; Bo lo reflexiona. Y el público puede sentirse seguro de que esta es una decisión a la que él ha llegado sólo después de una considerable meditación. Sí, los niños Cash son extraños y Ben los está criando de acuerdo con una ideología particular – pero a través de los ojos de la familia Cash el público se ve obligado a ver a los primos “normales” de los niños Cash como igualmente extraños y a los padres de sus primos como igualmente culpables de la crianza de sus hijos de acuerdo con una ideología particular (aunque esta sea la dominante).

Por supuesto, hay momentos de la película donde la familia Cash parece bastante caricaturesca: la familia festeja el cumpleaños de Noam Chomsky (refiriéndose a él como “el tío Noam”), Ben denuncia al cristianismo mientras está de pie frente al ataúd de su esposa en una iglesia ( ella era budista), Bo le propone casamiento a la primera chica que besa, los niños hablan entre sí en Esperanto, Ben avergüenza a su hermana y cuñado, mostrándoles que su hija de 8 años tiene una comprensión más rica de la Declaración de Derechos [la constitución] que sus hijos adolescentes. Y sin embargo, la familia Cash nunca aparece como los habitantes románticos de un Whole Foods [una cadena de súpermercados de productos orgánicos] o de una publicidad de REI [otra cadena similar], aunque al mismo tiempo nunca se reducen al tipo de hippies/ anarco-punks/tontos granjeros que aparecen periódicamente en la cultura de masas con el fin de ser objeto de burla. Pueden reírse de la familia Cash, pero Captain Fantastic está animada por la sutil sugerencia de que la burla es realmente hacía nosotros – no hacía ellos. Bo se debate realmente acerca de si debe o no ir a la universidad (en la película recibe las invitaciones de varias prestigiosas universidades), Zaja (Shree Crooks) realmente tiene sus propias opiniones sobre el significado de la Declaración de Derechos, Rellian ( Nicholas Hamilton) es sincero en su frustración por lo extraño de su crianza, Vespyr (Annalise Besso) realmente queda gravemente herida, siguiendo las instrucciones de su padre, y Ben reconoce que en realidad podría estar poniendo en peligro a sus hijos. Cada uno de los hijos de Cash (en particular el mayor de los cuatro) se muestran luchando tan claramente contra las restricciones de sus vidas que es difícil verlos simplemente como la infantería sin sentido de su padre. De hecho, cuando el hijo de Cash se escapa hacía la finca palaciega de sus abuelos para escaparse de Ben sus reparos hacía la casa de sus abuelos parece sincero. Es tentador pensar que las opiniones de Ben son desafiadas por su enfrentamiento con Jack – que lo amenaza con tomar medidas legales para quitarle a los niños – pero al final no es realmente Jack quien cambia la mente de Ben. Más bien, la mente de Ben ésta es cambiada por sus propios hijos.

La película no termina con la familia regresando al bosque, sino con el clan Clash yendo al aeropuerto para enviar a Bo en un viaje. Y después que Bo se va, la familia no vuelve a los bosques, sino que se los muestran en una pintoresca casa en el campo rodeada de exuberantes jardines y con Steve (el colectivo) convirtido en un gallinero. Ben prepara la vianda de su prole y les advierte que el autobús escolar está llegando y los niños desayunan en torno a la mesa común. Y aunque no hay teléfonos inteligentes en la mesa y no hay signos de computadoras o televisores en el hogar – Captain Fantastic termina con Ben mudando a su familia de “fuera de la sociedad” a un espacio que podría describirse como “en el límite de la sociedad “.


vigomate

La escena final de la película con Viggo tomando un mate!


Con Captain Fantastic, Viggo Mortensen ha vuelto al papel de “papá apocalipsis” – un papel que había interpretado previamente en la versión cinematográfica del libro de Cormac McCarthy La Carretera. Sin embargo, como Ben, Mortensen no está interpretando al padre arreando a su hijo a través de la paisaje de muerte post-apocalíptico, en cambio está tratando de preparar a sus hijos para sobrevivir en un entorno de ese tipo. El padre de Captain Fantastic probablemente lo está haciendo realmente mejor que el de “La Carretera”, – reconozcámoslo, casi tan bien como si estuviéramos en el apocalipsis, así como también pueden ofrecer un panorama que revela el mundo asolado de La Carretera es que podría realmente no valer la pena vivir una vida larga lo suficiente para ver lo que viene después del apocalipsis. Aunque Captain Fantastic no hace hincapié en la destrucción inminente es una cuestión que se esconde en el fondo. Después de todo, Ben se refiere repetidamente a los ejercicios de acondicionamiento físico que obliga a sus hijos completar como un “entrenamiento”, pero la película nunca responde a la pregunta: “¿entrenamiento para qué?” ¿Entrenamiento para la supervivencia en el bosque? ¿Capacitarlos para que sus hijos estén bien si se pierden en ese bosque? ¿Entrenamiento para sobrevivir fuera de la sociedad? Nunca queda particularmente claro. Cuando Ben discute con su hermana Harper (Kathryn Hahn) y su cuñado Dave (Steve Zahn) acerca de la forma en que está criando a sus hijos y le dicen que los niños Cash tienen que ir a la escuela, Ben responde que él está enseñándoles cosas más útiles (como cazar, navegar orientándose por las estrellas, etc …) y lo escondido en el fondo de esta conversación parece ser la sensación de parte de Ben de que ese mundo de Harper y Dave podría no tenerlo todo dentro de poco tiempo. Sin embargo, lo más importante, en Captain Fantastic no termina en un futuro colapso económico, y desde luego tampoco lo idealiza, la hija de Ben, Zaja puede tener una propensión a vestir una máscara de gas, pero esto parece ser más una elección divertida de vestuario que una protesta. Sin embargo, es fácil imaginar que Harper o Dave o sus dos convencionales hijos suburbanos encontrarán a su mundo sacudido, aguijoneados por algo de “formación” de la familia Cash. De hecho, si las cosas en el mundo empiezan en serio desmoronarse es fácil imaginar que todos los que criticaron a la formación de Ben irán corriendo a buscarlo.

Y así la película de Matt Ross se las arregla para tocar un tema particularmente espinoso y difícil, uno en el que es incómodo pensar seriamente: ¿qué hacer cuando se piensa que las cosas probablemente no van a funcionar? Sólo al hacerse esta pregunta seremos calificados de cínicos, aguafiestas, pesimistas o reaccionarios. Y sin embargo, en el momento actual, uno puede tener una cierta fatalidad respecto a la perspectiva de que una persona determinada sea elegida Presidente – si uno señala en cambio a las advertencias con cada vez más pánico sobre el cambio climático se le regañará por exaltar el miedo. En cierto modo, Captain Fantastic aparece como una especie de réplica de obras como las de Naomi Klein, “Esto lo cambia todo y de Al Gore, Una verdad incómoda – la familia Cash (o, al menos, Ben) se niegan a creer que los problemas de la sociedad pueden resolverse simplemente mediante el reciclaje o el consumo conciente , aunque Ben pone más fe en la “formación” individual que en la esperanza en que las medidas gubernamentales salvarán el día antes de que sea demasiado tarde. O, para decirlo de otra manera, la familia Cash en Captain Fantastic toma la advertencia de obras como Naomi Oreskes y Erik Conway en El colapso de la civilización occidental: una visión del futuro en serio – sí, realmente piensa que los supermercados no van a ser “normales” para siempre probablemente deberían aprender a cultivar su propia comida, y sí, piensa que el GPS no siempre estará ahí que debe aprender a orientarse por las estrellas. No está totalmente claro para qué se prepara la familia Cash, pero lo que es seguro es que parece que van a estar listos. Por supuesto, los niños Cash no parecen estar especialmente preparados para ser zánganos normales de la sociedad tecnológica -pero la película sugiere que no debería aspirarse a un tipo de normalidad. Francamente, esta cuestión es una de las razones por las que parece bastante extraño que la familia Cash ame tanto a Noam Chomsky. Esto no pretende ser una crítica de Chomsky, pero dado el estilo de vida de “vuelta a la naturaleza” de la familia y su rechazo por los pertrechos de alta tecnología de la sociedad, parece como si hubiera sido más apropiado si hubieran elegido para agasajar a alguien que hubiera hecho hincapié en las herramientas “adecuadas” o “convivienciales” junto con un estilo de vida más simple – alguien como E.F Schumacher o Ivan Illich. Concedamos que se, sin ninguna duda, podría ser que Chomsky fuera elegido debido a que su nombre sería más ampliamente reconocido. La verdad es que si no fuera por la repetida burla de la familia Cash a la religión organizada hubiera sido fácil imaginar la aprobación de Ben citando la reciente encíclica de Francisco sobre Cambio Climático y Desigualdad . Después de todo, Francisco fácilmente podría haber estado describiendo a la familia Cash cuando escribió:

“Se volvió contracultural elegir un estilo de vida con objetivos que puedan ser al menos en parte independientes de la técnica, de sus costos y de su poder globalizador y masificador.” (Francisco, núm. 108)

De hecho, muchos de los pedidos de Francisco por un retorno a una forma más simple de vida que busquen “la buena vida” sobre los “bienes de la vida” parecen manifestarse en la familia Cash. Sin embargo, para volver al punto anterior, una de las cuestiones más perturbadoras que plantea Captain Fantastic es qué es lo que se supone que debemos hacer con nuestras creencias. ¿Qué hacer si, como Ben, encuentras a gran parte de la sociedad contemporánea de mal gusto? ¿Harían lo que hicieron Ben y Leslie y huirían al bosque?

Para ser sincero, la mayoría de nosotros conocemos la respuesta a esta pregunta (y me incluyo completamente aquí): hacemos compromisos. A veces pensamos en estos compromisos y, a veces no, a veces luchamos con ellos y, a veces no, a veces pasamos horas agonizantes sobre ellos y, a veces no pensamos sobre ellos para nada. Manejamos demasiado, dejamos las luces encendidas, tiramos cosas que son reciclables, cambiamos dispositivos de alta tecnología que siguen funcionando por modelos más nuevos, comemos basura que sabemos que es terrible para nosotros, tiramos comida en perfecto estado, y hacemos justificaciones convenientes para nuestras acciones. Algunos de nosotros podemos bromear de vez en cuando sobre el deseo de huir y vivir en el bosque, pero la gran mayoría de nosotros no lo hacemos – y por lo tanto, hacemos concesiones. Y Captain Fantastic es una película que tiene mucho que ver con compromisos. La mayor parte de la película muestra a Ben siendo bastante inflexible en sus creencias, incluso hasta el punto de lo absurdo – él prefiere que sus hijos roben productos de un supermercado a que coman hot dogs en un restaurante. Sin embargo, como se sugirió anteriormente, la percepción de normalidad puede establecer los límites de cómo se definirían los compromisos: para Harper y Dave [hermana y cuñado de Ben] el compromiso que hacen es “no hay teléfonos inteligentes en la mesa”, para Jack el compromiso es “a mi manera o llamo a la policía “, y para Ben y Leslie sabían que estaban comprometiendo sus relaciones con sus familias con el fin de no hacerle concesiones a sus creencias. Aunque al final Ben está dispuesto a conceder algo de esos ideales con el fin de mantener a sus hijos. Y aunque la película termina con Ben habiendo hecho una concesión significativa (su familia se ha mudado fuera del peligro y sus hijos van a la escuela) los tiros finales en la residencia de la familia demuestran que todavía hay algunos compromisos en los que Ben no está dispuesto a ceder – no hay nada de alta tecnología a la vista.

Hay un cierto grado en el que Captain Fantastic termina con una nota insatisfactoria, con Ben negociando sus totales formas contraculturales para vivir el tipo de estilo de vida inteligente de moda pudiendo tener un puesto de venta en el mercado de los agricultores y una popular cuenta en Instagram. Sin embargo, una de las cosas que Captain Fantastic revela poderosamente es la forma en que comentarios burlones, como los que hay en la frase anterior realmente funcionan para vigilar los límites de la normalidad. Para mejor o peor, Ben Cash es retratado como un hombre que sabe lo que es, sabe lo que él cree, sabe porqué lo cree, y sabe lo que significa vivir de acuerdo con esas creencias. Sí, los miembros de la familia Cash son extranjeros en nuestra sociedad tecnológica contemporánea, pero al menos no son extraños a sí mismos.

Captain Fantastic es una película inquietante – una que plantea grandes e incómodas preguntas y que se niega a proporcionar respuestas tranquilizadoras. Es una película que toma en serio las ideas, y que merece ser tomada en serio.


Algunas formas de descargar la película Captain Fantastic

Hay algo que me llamó la atención de la película, y que no está en esta revisión, y es que Ben Cash les enseña a sus hijos también como comportarse ante la policía.

Creo que no es algo menor, más siendo una película de EE.UU.!.

Cuando la vi pensé en los casos en que padres de adolescentes que estaban protestando cubriéndose el rostro los identificaban y a los medios festejando esa exposición.

En Brasil hubo un caso y en Baltimore, EE.UU. también.

Ben incluye en su entrenamiento como comportarse ante la policía…

Película: Con Gusto a Rabia (1965)

Con gusto a rabia es una película argentina que se estrenó el 5 de mayo de 1965. Fue dirigida por Fernando Ayala sobre un guion que escribió en colaboración con Luis Pico Estrada, Carlos Itzcovich y Jorgelina Aráoz y tiene como principales protagonistas a Mirtha Legrand, Alfredo Alcón, Jorge Barreiro, Víctor Catalano, Maurice Jouvet, Marcela López Rey, Mónica Mihanovich, Margarita Palacios y Ricardo Trigo. El filme es un drama policial que está parcialmente inspirado en el asalto al Policlínico Bancario ocurrido en Buenos Aires el 29 de agosto de 1963 e incluyó escenas rodadas en el lugar donde ocurrió ese hecho.

Wikipedia



Pueden descargar la película colocando sus direcciones en http://telechargerunevideo.com/, copien las direcciones haciendo click con el botón derecho del mouse y copiando las direcciones.

Las 8 partes en Youtube:

  1. Parte 1
  2. Parte 2
  3. Parte 3
  4. Parte 4
  5. Parte 5
  6. Parte 6
  7. Parte 7
  8. Parte 8