Rival de Uber planea que la mayoría de su flota sea autónoma en cinco años

Fuente: O Estado de Sâo Paulo

Después de una inversión de GM en enero de este año, Lyft divulga planes para competir con su competidor en un nuevo sector

El principal rival de Uber en los Estados Unidos, Lyft no quiere quedarse atrás en el nuevo capítulo de la guerra de las aplicaciones de transporte: los autos sin conductor. Si, a principios de este mes, Uber inició pruebas en Pittsburgh, Lyft planea la primera fase de sus pruebas con vehículos autónomos para comienzos de 2017.

En la primera fase, los vehículos podrán ser usados por los usuarios de Lyft sólo en rutas específicas, en las que la tecnologia tendrá garantia de conseguir navegar a los usuarios. Las novedades fueron divulgadas por el presidente de la empresa, John Zimmer, en una publicación en el site Medium.

En la segunda fase, la flota autónoma podá circular en cualquier lugar, pero sólo hasta 41 km/h. “Mientras la tecnologia madura y su software encuentra ambientes más complejos, los autos se tornarán más rápidos”. En la tercera y última fase del plan, que la empresa espera alcanzar entre 2021 y 2022, todos los viajes de Lyft serán hechas con autos autónomos – y a continuación, apuesta Zimmer, habrá una caída considerable en la venta de autos en los Estados Unidos.

El plan surge casi un año después que Lyft recibió una inversión de US$ 500 millones de General Motors, en enero de este año, a cambio del 10% de participación en la empresa. Además de la financiación, GM también firmó un acuerdo para construir autos autónomos con Lyft.


Los socios conductores de Uber, Lyft y otras deberían pensar que con todos los datos que ellos le dan a las empresas éstas los usarán para reemplazarlos por coches sin conductor.

Así en un futuro no muy lejano la pelea ya no será entre taxistas y conductores de Uber sino entre los conductores que subsistan sean de taxis o de Uber y los coches sin conductor.
¿Cómo enfrentarnos, cómo luchar contra esto? Tal vez organizarnos desde ahora en el Sur, esto que se hace en el Norte va a llegar al Sur, veamos cómo enfrentarlos.

Diarios, taxis y la izquierda Uber

Por Alejandre Coslei 08/09/2016 en la edición 919
Observatorio de la Prensa

Se acercan las elecciones de 2016. Amenazados por el lobby e infinito aporte financiero de las empresas extranjeras que quieren expropriar al sistema de transporte individual en varias ciudades, los taxistas buscan unir votos en bloque en un verdadero intento de preservar la profesión reglamentada por la presidenta Dilma en 2011, a través de la ley 12.468/11. De repente, descubrieron que forman parte de un grupo de trabajadores sin apoyo de los partidos y nombres de la izquerda, que parece no tenerles fé en la capacidad de coordinación política de la categoria. Sorpréndanse, los que anuncian la defensa irreductible a favor de la categoría en las dos grandes capitales (Rio de Janeiro y San Pablo) son candidatos de la derecha. Uno de ellos lidera las encuestas. Enfrentada al tema, la izquerda exhibe síntomas del síndrome del persa. Las apuestas empezaron.

Durante 50 años, el taxi fue la ocupación ejercida por miles de ciudadanos que eligieron el trabajo autónomo para construir su propia vida. Formaron una familia, criaron a sus hijos e incluso después de jubilados permanecieron al volante, la mayoria por amor al oficio. En Rio, son más de 50 mil conductores que se turnan en la flota de cerca de 33 mil taxis que ruedan diariamente por las calles de la ciudad. Obreros que conducen máquinas y transportan a personas. Algunos malhumorados, otros conversadores, están los religiosos, los politizados, pero prevalece en todos ellos la pasión y el vicio por el asfalto. En un tránsito desgastante, expuestos a todos los peligros, ellos superan jornadas de 12 horas para alcanzar un alimento digno.

Los taxistas despiertan leyendas que proliferan por la ignorancia. Dicen que son organizados, con sindicatos fuertes, pero la realidad es que son fragmentados y con sindicatos de fachada. Sus patrones, los pasajeros, nutren odios secretos y explícitos por la categoria. Por más que la mayoria se esfuerce en prestar un buen serviço, es por una minoria que son condenados. No sólo en Brasil, sino en casi en todo el mundo, los taxistas representan el más genuíno ejemplo de preconcepto de clase, descriptos como mafia, groseros, reaccionarios, creyentes, pobres y fracasados. En una correlación poética, podríamos decir que ellos embarcan indivíduos y desembarcan rencores.

Recientemente, multinacionales extranjeras basadas en la tecnologia de las aplicaciones, descubrieron que los taxis so un filón que rinde cifras de miles de millones. Invirtieron en la explotación del servicio. No, no invirtieron para ejercitar la competencia, decidieron formar un monopólio. La estrategia para tomar al mercado encuentra un éxito fácil en países como Brasil, donde la gran prensa también sigue el formato de un monopolio privado y es facilmente cooptada por patrocinadores poderosos. Incentivando artículos en los medios, las aplicaciones de “viajes remunerados” se lanzan en una campaña feroz contra los taxistas autónomos. Un gran diario carioca pasó meses movilizando a todos sus columnistas para publicar textos semanales ensuciando al servicio y los conductores de los amarelinhos [amarillo el color de los taxis de Río].

Usando editoriales y figuras famosas, como Jânio de Freitas, Gregorio Duvivier y Nelson Motta, la prensa no dió tregua. De una hora a otra, todos entendían sobre la compleja burocracia municipal que concede las licencias y sobre la árdua tarea de dirigir para sobrevivir. En un abrir y cerrar de ojos, nació un mesias, el salvador, una corporación extranjera canonizada por la opinión pública: Uber.

Los “barones de los taxis”

Uno de los argumentos más usados para quebrar a los taxistas y abrir espacio al canibalismo de Uber remitía a los “barones de los taxis”, empresas que representan a cerca de 1670 autonomias frente a una flota de 33 mil autos (según la información del diario Extra, en la edición del 15/09/2015). O sea, poco más de 5% de las licencias son las que dimensionan a los “barones” dentro de una categoria formada macizamente por profesionales autónomos. Esta flamigerada mafia cobra diarias, pero proporciona el auto, paga los seguros, paga los impuestos y se los ofrece los fines de semana para la ganancia libre del conductor. Ya el taxista autónomo necesita asumir cargas, revisaciones mantener los documentos al día, además de declarar el impuesto de rentas, si quisiera renovar su licencia anualmente. Testimoniamos un fenómeno sorprendente e inexplicable, cuando el término “mafia” es usado contra quien sigue y respeta a las reglas.

En regiones con mentalidad menos colonizada, ya se cuestiona con rigor la invasión de aplicaciones que alquilan a los medios, no respetan ninguna legislación, ignoran al poder público y utilizan al poder judicial para imponer la reinterpretación de las leyes vigentes en beneficio propio. El derrame de autos particulares prestando el servicio de transporte individual causa empeoramiento en la calidad de vida, en la contaminación y en la precarización del servicio. Nada se revierte en benefício sustentable a la población. La tarifa más barata es una deuda que será cobrada con intereses extorsivos y a corto plazo. A pesar de los daños evidentes al orden urbano, a pesar de la obvia intención de formar un monopolio privado de aquello que antes pertenecia a trabajadores independientes, Uber propagó un folleto eficaz para adoctrinar las mentes y ser repetida por las bocas de menor sentido crítico. Todo se resume a la libre elección, a la libre iniciativa. Es tragicómico que una organización monopolica pregone tales valores. Una calamidad que muchos crean en esto.

Considerada agresiva y depredatoria, la estrategia de Uber se apoya en pocos elementos. Primero usan a los medios para descalificar a los taxis; en paralelo divulgan una primera propuesta de autos de lujo que sirve como Caballo de Troya; pasan a una segunda fase, en que se aprovechan de la indignación de los taxistas para destacar el odio y las reacciones violentas de la categoría como factores que confirman la antipatia de la población.

Con el sistema de taxi fragilizado y sus profesionales deprimidos por la masacre moral, se olvidan de los autos de lujo e implantan Uber-X, atrayendo a conductores inexperientes que se sometem a tarifas menores usando vehículos populares, más viejos que la flota de taxis, para dominar el escenario. Por último, presionan a políticos por la desreglamentación del servicio, lo que legitima la ganancia sin la necesidad de asumir el gasto tributario de la actividad. No ofrecen nada a sus asociados, pero les subtraen 25% de la facturación bruta de cada conductor, rechazando cualquier vínculo laboral. El cobro es por dia trabajado, no hay rendimiento que quede libre de la tasa impuesta para trabajar por la aplicación.

Uber es mucho más mezquina que las 15 empresas de taxis que actúan en Rio, no respetan a ninguna legislación municipal que regula la modalidad de transporte individual público, pero son los buenos en los titulares y en los reportajes de la TV. Los malos del siglo 21 son aquellos que se someten al poder público. Con la ayuda de la gran prensa, cortaron cerebros y substituyeron a los barones por un faraón. El capital no quiere más límites.

Jânio de Freitas escribió que los taxistas se merecian una buena lección para castigar la prepotencia de la clase. Duvivier cuenta que taxista mea en el poste. Gracias a Jânio de Freitas y a Gregório Duvivier, ambos de Folha de São Paulo, la izquerda caviar (que cuesta caro) decidió cambiar para un formato más económico y que acepta tarjeta de crédito: nace la izquerda Uber.

***

Alejandre Coslei es periodista y escritor


Izquierda caviar es una expresión política de uso coloquial y peyorativo, utilizada para referirse a aquellos que proclaman tener ideas de izquierda pero que mantienen una vida con ciertos lujos o alejada de los ideales que algunos suponen propios de una política de izquierda. Por extensión se aplica el calificativo caviares para referirse a las personas consideradas pertenecientes a la izquierda caviar.
Wikipedia

Evgeny Morozov: El Precio de Uber debe subir cuando quiebre a la competencia

Folha de São Paulo
RODRIGO RUSSO
DE SÃO PAULO
07/02/2016 02h00

Para el investigador bieloruso Evgeny Morozov, especialista en internet y en los monopolios que surgieron con la vida en red (como Facebook y Google), los precios bajos de Uber tienen un plazo para terminar: apenas la empresa consiga quebrar a toda la competencia en servicios de transporte individual.

Además, para aumentar sus márgenes de ganancia, Morozov dice que Uber deve invertir en autos automatizados –eliminando así el pago a los conductores de su ecuación de negocios.

Autor de “The Net Delusion, the Dark Side of the Internet Freedom” (La ilusión de la red, el lado negro de la libertad en internet), el investigador, que fue profesor visitante en la Universidade Stanford (EUA), examinó también la propuesta de regulación de los servicios de Uber hecha por la Municipalidad de São Paulo: “Está en el camino correctoo, favoreciendo una agenda más igualitaria”.

En entrevista a la Folha, por e-mail, Morozov ironizó sobre el modo como la empresa intenta escapar de la regulación: “¿Uber va a crear una sede en Marte y argumentar que son marcianos, por eso no tendrán que sujetarse a la regulación de la Tierra?”.

Folha – Ud. ha afirmado que plataformas como las de Uber ya deberían haber sido implementadas por las ciudades hace mucho tiempo. ¿Por qué ellas fracasaron?
Evgeny Morozov – Hay una combinación de razones: falta de expertise, poco entendimiento del papel que los datos tendrán en la provisión de servicios en el futuro, una gran dependencia de los proveedores ya existentes (como las empresas de taxi), que sentían, antes de Uber, que los negocios andaban geniales y que no había porque hacer algo innovador.

Pero la razón mayor es la poca habilidad para pensar en datos como plataforma en la que serán ofrecidos los servicios del futuro. Hoy, si alguien cede datos, se arriesga a quedar dependiente de una serie de empresas de tecnologia.

¿Cuál es el plan de Uber para las operaciones internacionales?
El único modo para que Uber sea muy lucrativa y retornarle capital a sus inversores –no se puede olvidar que ellos captaron rios de dinero– es operando a escala global, con poca competencia. La estrategia ha sido levantar tanto capital cuanto sea posible para entrar en el maximo de ciudades posibles y establecerse como un líder en cada una de ellas, convenciendo a los inversores de que ese crecimiento va a continuar.

La próxima fase será la total automatización de los autos, para librarse de los conductores –otra forma de satisfacer a los inversores. Con pocas excepciones, el plan de Uber tuvo éxito: consiguió atraer a muchos usuarios, que valorizan al buen servicio y los precios bajos.

No creo, sin embargo, que los precios se mantendrán bajos: son temporarios para destruir la competencia y mobilizar a la base de apoyo de Uber entre los consumidores.

Uber opera en siete ciudades brasileñas y encara grandes protestas de taxistas y sindicatos. ¿Por qué la aplicación es tan encantadora para los consumidores y cuáles son los riesgos del crecimiento de este servicio?
Primero porque, al contrario de la industria de taxis, que no innovaba, pués como monopolio regulado no lo necesitaa, Uber ofrece innovaciones muy buenas. Segundo, por causa de su escala y del subsidio temporario de los inversores como Goldman Sachs y Google. Con eso, Uber puede ofrecer servicios (en la mayoria de las veces mejores) a precios mucho menores.

De algun modo, Uber se encaja perfectamente en una visión neoliberal utópica en que sólo somos consumidores satisfechos en maximizar a nuestro propio bienestar a costa de los otros.

Está, claro, el costo más obvio: los conductores de Uber son explotados y monitoreados en una serie de formas muy insidiosas sin ni siquiera ser empleados de la empresa. Son actualmente la principal fuente de datos para la compañía, que podrá usar estos datos para tornar a sus empleos obsoletos.

En São Paulo, la Municipalidad propone un nuevo tipo de regulación para los servicios como el de Uber. ¿Qué piensa de la propuesta?
La solución parece en tesis buena, pués reconoce que los sensores, los datos y los otros ingredientes tecnológicos que tornan a Uber tan efectiva también pueden ser empleados contra su agenda de corte de costos y explotación.

Note que digo “en tesis”. El hecho de que la mayor parte de los operadores de vehículos ahora puede ser “guiado” y controlado por sensores también abre las puertas para el tipo de política que no será de interés público, privilegiando a los ricos o colocando más autos para viajes a las regiones más ricas y así siguiendo.

La propuesta de São Paulo parece estar en el lugar correcto, favoreciendo a una agenda más igualitaria.

Los taxistas brasileños han hecho intensas protestas e incluso han agredido a los autos y los pasajeros de Uber. ¿No existe el riesgo de llevarle más consumidores a Uber por causa de la violencia?
Las protestas pueden ser exitosas en por lo menos destacar las formas por las que Uber está evitando el tipo de regulación impuesta al resto de la industria de los taxis.

Uber pregona el libre mercado y la competencia. Pero no quieren competir en tal mercado, argumentando que no son una empresa de taxis, sino una firma de tecnologia y que, por lo tanto, no deben sujetarse a las tasas y regulaciones impuestas al mercado de taxis.

No es necesario tener solidaridad con los taxistas para ver que los argumentos de Uber no se sustentan. ¿Qué viene después, van a crear una sede em Marte y argumentar que son una empresa marciana, por lo tanto no se sujetan a la regulación de la Tierra?

De modo general, hay otras formas además del de las empresas de taxi para que los datos producidos por nuestros smartphones sean provechosos, pero esto no cambia el hecho de que Uber está inventando disculpas para no hacer lo que los otros son obligados a cumprir.

Night on Earth -Una noche en la Tierra-Películas sobre taxistas-taxis

Para la sección películas sobre taxis y taxistas


No conseguí subtítulos bien sincronizados con los que están en youtube.


Acá está online pueden descargarla cuando el video empieza (después de esperar los 6 segundos) si usan el complemento Download Helper de Firefox.


Subtítulos en español


“Night on Earth (Una noche en la Tierra) es una película de Jim Jarmusch del año 1991 en la que presenta una secuencia de cinco historias desarrolladas simultáneamente durante una noche en diferentes ciudades del mundo: Los Ángeles, Nueva York, París, Roma y Helsinki. Cada historia trata sobre la relación entablada entre un taxista local y sus pasajeros. La banda sonora de Night on Earth fue producida y compuesta en su mayoría por Tom Waits.”

Fuente: Wikipedia

Para una lista de películas sobre taxistas: Taxi de Jafar Panahi

Trailer con subtítulos



Si alguien encuentra o quiere hacerle los subtítulos en español, o una versión online mejor, avisen en los comentarios o envíen un e-mail a:
Eduardo_g#riseup.net
(reemplazar # por @)


En Taxi, Jafar Panahi entrega una obra más accesible y luminosa que sus películas anteriores, signadas por el tema del encierro, pero no por ello menos crítica o preocupada por el estado de la sociedad iraní, dominada por un régimen represivo.
Toda la crítica en Página 12

Una sugerencia de un cartelito para los taxis….

Fuente: Revista Veja

El alcalde de San Pablo vetó la parte de la ordenanza que le prohíbia a los taxistas hablar de:

  • Fútbol (pasiones deportivas)
  • Política (convicciones partidarias)
  • Religión (fe y cultos religiosos)
  • Problemas del gremio (de los taxistas) o problemas personales

Según juristas consultados por el site de VEJA estas disposiciones iban contra la Constitución. “Sobre todo los ítems de derechos de personalidad, especialmente el de libertad de expresión”, afirmó el abogado Rodrigo Bornholdt, que es doctor en relaciones sociales por la Universidad Federal de Paraná y autor del libro Libertad de Expresión y Derecho a la Honra: un nuevo abordaje en el Derecho Brasileño.


Tal vez no sería una mala idea que los taxistas tuvieran un cartelito diciendo algo así como:
Le solicito a quien sube a mi taxi que no hable de política, religión, fútbol y problemas personales….
El resto de la ordenanza, vestimenta, pago con tarjeta, débito, crédito, sigue vigente.