Los trabajadores de Tesla tienen graves accidentes de trabajo, más del doble que el promedio de la industria

The Guardian

Informe detallando el análisis de los registros por lesiones de la fábrica en Fremont, California, durante los últimos años ofrece una visión preocupante sobre el record de seguridad de la empresa

Julia Carrie Wong desde San Francisco
@juliacarriew

Miércoles 24 de mayo de 2017

Los trabajadores de la fábrica Tesla tuvieron accidentes de trabajo con una tasa 31% más alta que el promedio de la industria – y resultaron seriamente heridos con una tasa de más del doble del promedio de la industria – en 2015, según un nuevo informe de una organización de seguridad laboral.

El informe da el cuadro más completo hasta la fecha de las tasas por lesiones de la fábrica Tesla en Fremont, California. Tesla ha defendido vigorosamente su historial de seguridad desde que los trabajadores hicieran públicas sus quejas en febrero y anunciaron que estaban tratando de sindicalizarse en la United Auto Workers. The Guardian recientemente publicó una investigación sobre la fábrica , donde algunos trabajadores alegan que los objetivos agresivos de producción establecidos por el CEO Elon Musk han resultado en condiciones inseguras y lesiones evitables.

Un análisis de los registros de lesiones de la fábrica publicado por la ONG de California Worksafe el miércoles reveló la perfomance de Tesla desde 2014 con dos métricas oficiales que les informan a los reguladores por la seguridad en el lugar de trabajo.

La primera es la tasa total de accidentes registrados (TRIR por su sigla en inglés), que representa el número total de enfermedades y lesiones en el lugar de trabajo por cada 100 trabajadores

El índice total de incidentes en Tesla fue un 15% más alto que el promedio de la industria en 2014 y un 31% más alto que el promedio de la industria en 2015. En 2016, el TRIR de Tesla fue 8.1. El gobierno federal aún no ha divulgado el promedio de la industria para 2016, pero desde 2008 el promedio anual oscila entre 6,7 y 7,7.

La segunda métrica es días de ausencia, derechos restringidos o tasa de transferencias (Dart), que mira el número de días en que un trabajador está ausente del trabajo o restringido de sus tareas habituales debido a una lesión. Worksafe dijo que Dart es un buen indicador de lesiones graves, ya que resultan en pérdidas de tiempo de trabajo.

El Dart de Tesla era 69% más alto que el promedio de la industria en 2014, y 103% más alto que el promedio de la industria en 2015. En 2016, el Dart de Tesla era 7.3. El gobierno federal aún no ha divulgado el promedio de la industria para 2016, pero desde 2008 el promedio anual ha oscilado entre 3,8 y 4,2.

“Pudimos haber tenido algunos contratiempos en el pasado, ya que estábamos aprendiendo cómo convertirnos en una empresa de automóviles, pero lo que importa es el futuro y con los cambios que hemos hecho, ahora tenemos la menor tasa de lesiones de la industria por lejos”, Dijo un portavoz de Tesla en una declaración respondiendo al informe de Worksafe.

En una entrevista con The Guardian el 12 de mayo, el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, reconoció que los trabajadores habían estado “pasando mucho tiempo, trabajando largas horas y trabajando duro”, pero dijo que él y la compañía se preocupaban profundamente por la seguridad. Tesla publicó un artículo en su blog afirmando que su TRIR para los primeros tres meses de 2017 era un 32% inferior al promedio de la industria de 6,7.

“Estos datos muestran que ha habido una mejora dramática en la seguridad de los empleados, ahora somos significativamente mejores que el promedio de la industria, y seguimos mejorando cada día”, escribieron en el blog de la compañía. “Siempre pueden haber algunas anécdotas en una fábrica de más de 10.000 personas, pero estos son los hechos”.

Tesla se negó a proporcionar a The Guardian los datos completos de los años anteriores, sin embargo, argumentando que “no reflejan cómo funciona la fábrica hoy”. La compañía no respondió la afirmación de The Guardián de que su TRIR estaba por encima del promedio de la industria de 2013 a 2016.

WorkSafe obtuvo los registros de daños de un trabajador de una fábrica de Tesla que se los solicitó a la compañía en abril. Las leyes federales y estatales exigen a los empleadores que mantengan un registro detallado de las lesiones y enfermedades en el lugar de trabajo y que proporcionen una copia del registro a los empleados que lo soliciten.

En su informe, Worksafe cuestionó la afirmación de Tesla de que su record de seguridad es significativamente mejor en 2017, escribiendo hace tres meses “no es suficiente tiempo para identificar con precisión una tendencia significativa y duradera de la reducción de lesiones”.

Worksafe también planteó preocupaciones sobre el mantenimiento de los registros de Tesla. Al registro de lesiones que Tesla le proporcionó a su empleado inicialmente le faltaban 135 lesiones de 2016 y 46 lesiones de principios de 2017. Posteriormente, la compañía revisó los registros y le proporcionó una nueva versión al empleado.

Tesla dijo que su TRIR de 2017 se calculó después de que las 46 lesiones adicionales se añadieran a los registros. No está claro cómo Tesla está agrumentando la afirmación de que su tasa de lesiones es la más baja de la industria, dado que el gobierno sólo publica un promedio de la industria y las tasas por empresa no están disponibles para el público.

Cómo los tentáculos de Facebook te alcanzan más de lo que piensas

BBC

Lucha contra cambio climático favorecería crecimiento económico de los países

Berlín, Alemania

“Formular políticas que permitan reducir las emisiones de carbono y enfrentar los impactos del cambio climático conducirían a los países del G20, grupo que reúne a economías industrializadas y otras en desarrollo como México y Brasil, a incrementar en más de 2,8% su producto interno bruto (PIB) al 2050.

Si se contemplan los impactos positivos de evitar los daños ambientales causados por fenómenos meteorológicos como huracanes, ese crecimiento alcanzaría cerca del 5% al 2050.”

Diario La Nación


Con el “crecimiento” todo se solucionará, hasta el cambio climático!, te lo asegura un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)…

Si el capitalismo es una religión, el crecimiento es parte de su ritual.

El mercado de seguros está extrayendo millones para protegernos de los defectos incorporados por el estado de vigilancia en el que confía

The Guardian

Sábado 6 mayo 2017 19.04 EDT

La legitimidad política del capitalismo democrático, esa improbable formación política que nos ha traído el fin de la historia y ahora se presenta como el único baluarte contra el extremismo de derecha, descansa en una clara distribución de funciones entre gobiernos y corporaciones. Los primeros asumen el papel de regular a estos últimos para proteger a sus clientes de los ocasionales efectos nocivos de la, por otra parte benefisiosa, actividad empresarial.

¿Debemos preocuparnos porque las elecciones generales serán hackeadas?

Este sistema se considera democrático porque la gente elige a los gobiernos y siempre puede votar por ellos; Es capitalista porque las corporaciones están limitadas por la lógica de la competencia, que premia la eficiencia, la innovación y la expansión infinita. Esa lógica, con su inclinación por la destrucción creativa de todas las cosas obsoletas y permanentes, puede producir resultados tóxicos, y es precisamente por eso que se necesita una acción gubernamental. Tal es, en todo caso, el consenso socialdemócrata aceptado por los partidos de centro-izquierda y de centro-derecha.

Las cuestiones de guerra y de seguridad -y los imperativos existenciales que le imponen a las sociedades más democráticas- siempre han planteado desafíos no resueltos a este marco, como pueden vislumbrar advertencias ocasionales sobre el complejo militar-industrial expresado por muchos políticos cercanos a su jubilación. Por lo tanto, los procedimientos democráticos estándares se suspenden regularmente mientras los gobiernos exigen un control más apretado sobre el flujo de información, clasificando más a sus comunicaciones internas y ampliando la vigilancia sin ningun requerimiento de pruebas y equilibrios.

La crítica estándar de tales prácticas ataca las actividades antidemocráticas-por ser-incontables del llamado “estado profundo”. Enraizados en campañas de defensa de la privacidad, los opositores pretenden hacer que el estado profundo sea más superficial – idealmente mediante intervenciones legales dirigidas a restablecer la transparencia y la rendición de cuentas. El problema real, argumentan, es con el mal funcionamiento de la democracia – podríamos ignorar fácilmente la parte capitalista del “capitalismo democrático”: sólo necesitamos más y mejores instrumentos legales para domar a las agencias de inteligencia.

Por desgracia, el mundo en 2017 no es tan fácil como embocarla en el casilllero correcto de este esquema. Considere sólo un ejemplo: la ciberseguridad. Un montón de estados pícaros están, de hecho, ocupados hackeando los servidores de sus adversarios en Europa occidental o América del Norte. Del mismo modo, no se puede negar que los hackers no estatales, que operan por motivos comerciales o patrióticos, hayan dañado a sus objetivos.

Nada de esto pincha el mito fundacional del capitalismo democrático – que los gobiernos están aquí para restringir las actividades tóxicas de las empresas; Tales nuevos peligros realmente justifican un mayor papel del estado. Sin embargo, lo que impacta ese mito es la creciente comprensión, impulsada por la reciente revelación de las herramientas de hacking de la CIA , que los propios gobiernos democráticos, a través de sus agencias de inteligencia, son responsables de crear vulnerabilidades en nuestras redes de comunicación, alterar nuestras smart TVs y explotan las lagunas en nuestros sistemas operativos.

Lo hacen por motivos que algunos podrían considerar nobles: identificar los primeros signos de actividad terrorista, rastrear a los criminales, deshabilitar los dispositivos que podrían formar parte de complejos sofisticados para causar estragos en nuestras ciudades. Cualesquiera que sean los motivos, no debemos perder de vista los efectos políticos más grandes producidos por tales acciones.

En primer lugar, la expansión (e incluso el mantenimiento) de las capacidades de vigilancia de los gobiernos democráticos presupone una inseguridad estructural permanente de nuestras redes de comunicación. Esa inseguridad, a su vez, es explotada no sólo por los gobiernos democráticos, sino por cualquier otra persona, incluyendo a todos esos estados pícaros y los hackers no estatales. Sin embargo, una vez que la inseguridad es estructural, la respuesta correcta no es más seguridad, sino más seguros. Esto explica por qué la ciberseguridad se haya convertido en uno de los segmentos más prometedores del mercado de seguros, incluso sectores como la fabricación (cada vez más conectados e interconectados) necesitan gastar más y más para asegurarse contra ataques cibernéticos perjudiciales.

En esencia, el cyber-seguro -como cualquier otra forma de seguro- es un dominio de rentistas que están dispuestos a extraer un pago de prima regular de aquellos que necesitan sus servicios. El elemento verdaderamente innovador aquí es que el riesgo que crea esta nueva clase de rentistas existe en parte -e, incluso se podría decir, principalmente- debido a la actividad del gobierno.

Aquí no existe más la lógica del capitalismo democrático: los gobiernos no están restringiendo las actividades tóxicas de las empresas; más bien, se dedican a actividades tóxicas propias, que las empresas mitigan con actividades que son más o menos tóxicas, dependiendo de las opiniones de uno sobre la naturaleza parasitaria de las actividades económicas perseguidas por los rentistas. El segundo efecto político del aparato de vigilancia en constante expansión es la desventaja que crea para las pequeñas empresas y las organizaciones sin fines de lucro, por no mencionar a los individuos. ¿Recuerdan la temprana visión utópica de un mundo digital, donde todos estaríamos manejando nuestros propios servidores de correo y, con el tiempo, incluso podríamos dominar nuestra propia versión de casa conectada?

Pues bien, hoy exigimos más autonomía bajo nuestro propio riesgo: dada la sofisticación de los ataques cibernéticos -que pretenden robar datos y sobrecargar sitios con tráfico falso- es obvio que los únicos actores capaces de defender a los usuarios ordinarios, ya sean particulares o corporaciones , Son grandes empresas tecnológicas como Google, Apple y Microsoft. Esto también viola la premisa básica del capitalismo democrático: se fomenta que los ciudadanos a busquen protección de las empresas, no de los gobiernos.

Cuando se evalúan tanto las amenazas de spam como las de seguridad utilizando formas más avanzadas de inteligencia artificial, podemos olvidarnos que cualquier otro jugador más pequeño pueda competir con empresas que utilizan la inseguridad estructural creada por los gobiernos para consolidar su condición de casi monopolio.

El capitalismo democrático es, pues, siempre capitalismo monopolista democrático – y más aún en su versión digital. La idea de que los imperativos normales de la competencia capitalista ejercerían una presión adicional sobre los gigantes digitales parece extraña. No hay un garaje lo suficientemente grande como para albergar una startup que pueda desbancar a Google, no con todos los datos ocultos de los clientes e inteligencia artificial.

El tercer efecto de este nuevo compromiso postdemocrático es que al presentar a la ciberseguridad como un problema natural y no humano, deslegitima el papel del derecho -y de la política en general- en la mitigación de los conflictos entre los ciudadanos y las corporaciones. Considere cómo lidiar con otros tipos de desastres. Sería imprudente confiar en el poder del derecho y la política para evitar inundaciones y terremotos; un seguro, bajo estas condiciones, no es una opción irrazonable. Pero nada de esto nos impide exigir normas de construcción más estrictas a fin de minimizar el daño cuando el desastre llegue.

El mundo de la ciberseguridad no sigue esta lógica. Imagínese si el gobierno despachaba regularmente a un grupo de saboteadores bien pagos y bien formados para debilitar las defensas contra las inundaciones o anti terremotos de nuestras casas, dejándonos la opción de recurrir al sector privado para la seguridad, ya sea en la forma De mejores defensas o mejores seguros. Esta es la situación en la que estamos ahora; La única diferencia es que los desastres de seguridad cibernética son casi enteramente hechos por el hombre y por lo tanto evitables.

Retóricamente, los gobiernos podrían incluso estar de acuerdo en que, ante todos estos peligros, todos necesitamos fortalecer nuestras leyes de privacidad. En realidad, sin embargo, todos sabemos que esto sólo daría lugar a que envíen aún más saboteadores – con herramientas aún más poderosas – para debilitar nuestras defensas. ¿Quién, bajo estas condiciones, conservaría la fe en la ley y la política, en lugar de aceptar las protecciones prometidas por el mercado, aunque muy defectuosas y caras?

La seguridad cibernética, por desgracia, es sólo uno de los muchos ejemplos en los que la legitimidad del capitalismo democrático, así como de los partidos socialdemócratas que tradicionalmente lo defendieron, ha expirado, aunque sus puntos de discusión aún estén en circulación. No es de extrañar que los partidos socialdemócratas se estén derrumbando, como han demostrado las elecciones en Holanda y Francia: afirman defender un sistema que ya no hace lo que dice.

Al desmantelar las leyes nacionales de privacidad, Estados Unidos perderá el control de la red mundial de Internet

Evgeny Morozov
The Guardian
Sábado 25 marzo 2017 20.03 EDT

Las numerosas paradojas que atormentarán a Donald Trump en los próximos meses estuvieron en plena exhibición durante la reciente votación en el Senado para deshacer la legislación sobre privacidad que fue aprobada en los últimos años del gobierno de Obama.

Como parte de un esfuerzo más amplio para tratar a los proveedores de servicios de Internet y operadores de telecomunicaciones como empresas de servicios públicos, Obama impuso restricciones sobre lo que estas empresas podrían hacer con todos los datos de los navegadores y aplicaciones usadas por los usuarios. Envalentonados por Trump, los republicanos acaban de permitir que estos negocios recolecten, vendan y manipulen tales datos sin el permiso del usuario.

Desde la perspectiva doméstica de corto alcance, parece una bendición para los gustos de Verizon y AT&T, sobre todo cuando se encuentran cada vez más frente a sus contrapartes ricos en datos de Silicon Valley.

Las compañías de telecomunicaciones se han quejado (no totalmente sin razón) de que la administración Obama favoreció los intereses de Google y Facebook que, invocando la alta retórica de “mantener Internet libre” sólo para defender su propia agenda de negocios, tradicionalmente se han enfrentado a una regulación algo más liviana.

Los demócratas, siempre contentos de atacar a Trump, han saltado sobre el tema, advirtiendo que la votación en el Senado fomentaría una vigilancia omnipresente y extensa por parte de la industria de las telecomunicaciones – y Silicon Valley, por supuesto, nunca cometería tales pecados.

Bajo las nuevas reglas, se quejó Bill Nelson , un senador de Florida, “tu proveedor de banda ancha puede saber más acerca de tu salud – y tu reacción a las enfermedades – de lo que estás dispuesto a compartir con tu médico”. No importa que Google y Facebook ya saben todo esto – y mucho más – y les genere poca indignación a los demócratas.

Los demócratas, por supuesto, sólo tienen que culparse a sí mismos por tal ineptitud. Desde principios de los años ochenta, los movimientos de centroizquierda en ambos lados del Atlántico ya no discutieron política tecnológica en términos de justicia, equidad o desigualdad. En lugar de ello, preferían emular a sus oponentes neoliberales y adoptar decisiones – sobre política tecnológica, pero también sobre muchos otros dominios – en términos de un solo objetivo que dominó sobre todos los demás: innovación.

El problema con la construcción de un programa político con tan endebles fundamentos económicos es que inmediatamente se abre la puerta a los relatos competitivos de qué tipo de política produce más innovación.

Dentro de este debate, toda la historia de Internet -un objeto fluido y sin fronteras que puede incluir desde computadoras mainframe hasta software que alimenta a los servidores- se convierte en un tema sumamente polémico que, dependiendo de cómo se interpreta a esta “Internet”, puede reforzar las exigencias de una mayor regulación o una mayor desregulación de las tecnologías digitales.

Independientemente de lo que Trump haya proclamado sobre sus desviaciones de la ortodoxia del Partido Republicano, él comparte su extraña visión – apoyada y promovida por Fox News y una nueva generación de empresas de medios inteligentes , como Breitbart – que los demócratas son sólo un grupo de socialistas cerrados que invocan la retórica de los “derechos humanos” o el “humanitarismo” para disimular su verdadera agenda radical.

Esta penetrante intuición no impide que Trump también ataque a Hillary Clinton y a sus lugartenientes como estándo a sueldo de Wall Street y Goldman Sachs: aparentemente, aquí es donde los socialistas ardientes planean la revolución en estos días.

Sin embargo, incluso un análisis superficial de Bill Clinton y del fomentador de los negocios globales de EE.UU., Obama durante las últimas dos décadas les revelaría que poseen un conjunto de instintos capitalistas notablemente robustos. Desde tratados como la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones o el Acuerdo de Comercio de Servicios, hasta la estrecha colaboración entre la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el Departamento de Comercio para impulsar las últimas exportaciones tecnológicas del país , (tales como las tecnologías de “smart city” vendidas por Microsoft, Cisco, o IBM), los demócratas han abrazado desde hace mucho tiempo “el capital de Estados Unidos primero” como su lema. En esto, no eran tan diferentes de los republicanos de la era pre-Trump.

Y sin embargo, lo que Trump y los como John Bolton -que representan el ala deshonestamente unilateralista y desquiciada del Partido Republicano- se toman como una mezcla venenosa de socialismo y humanitarismo de los demócratas a menudo es sólo una mezcla banal de capitalismo y pseudo-humanitarismo.

Es precisamente a través de constantes llamamientos retóricos al universalismo de la “aldea global” que Washington tradicionalmente ha justificado su expansionismo económico – una táctica en funcionamiento desde los días de Woodrow Wilson y difícilmente una invención de Clinton u Obama. Cualesquiera que sean sus méritos teóricos, el multilateralismo, tal como lo ha practicado EE.UU., siempre ha significado “mercados múltiples” primero y toda la retórica en segundo lugar.

A veces esta retórica funcionaba, a veces no. Pero todavía necesitaba algo de legitimidad en el ámbito mundial. De vez en cuando, Washington tenía que jugar bien, controlar a sus propios plutócratas y asegurarse de que su saqueo de la población nacional no minara completamente la imagen de prosperidad y libertad que subrayaba el dominio de Estados Unidos en el extranjero.

Obama no se desvió mucho de ese guión. Por ejemplo, cuando se produjeron las revelaciones de Snowden , su administración simplemente no dijo: “Somos un imperio, manejamos las comunicaciones de todos, así que continúo”, como podría haber sucedido con el anterior gobierno de Bush. Más bien, Obama hizo todo lo posible para negar que estaba sucediendo cualquier supervisión excesiva y no autorizada.

Había algo de lógica. ¿Quién confiaría en las compañías de tecnología de EE.UU. de otra manera? ¿Por qué las instituciones gubernamentales en Alemania, Rusia o China están de acuerdo en almacenar sus documentos confidenciales en servidores de allí?

La respuesta tranquilizadora de Obama: las intenciones de los Estados Unidos eran buenas y es confiable. ¿Y Obama no hizo todo lo posible para defender la neutralidad de la red? Cualquier esfuerzo por atravesar esta burbuja retórica, al señalar, por ejemplo, que las restricciones a la libre circulación de datos no implican restricciones a la libertad de expresión, sino que deberían considerarse como instrumentos comerciales (proteccionistas) o que existe un momento bueno para no renunciar a la soberanía tecnológica de un país si no quiere terminar viviendo bajo el régimen neocolonial del Silicon Valley- fue descartado inmediatamente como reaccionario y autoritario, usualmente por el mismo ejército de thinktanks de Washington con estrechos vínculos con Google , Facebook y Microsoft.

Atropellado por la industria nacional de telecomunicaciones, con poca exposición a los mercados mundiales, Trump podría haber hecho más por reavivar el debate sobre la soberanía tecnológica que todos los críticos del expansionismo tecnológico de Estados Unidos combinados.

Mientras en el corto plazo, uno puede imaginar cómo la desregulación de las telecomunicaciones de EE.UU. producirá ganancias a corto plazo, es difícil imaginar cómo estas prácticas permitirán – incluyendo el secuestro de nuestras consultas de búsqueda y tráfico de Internet para mostrar más anuncios y, potencialmente, infectar nuestros dispositivos con malware- podría conciliarse con la visión de una Internet global fuertemente americanizada que es voluntariamente aceptada por todas las partes involucradas.

Es esta confianza injustificada en una Internet americanizada la que ha sustentado el inmenso crecimiento de un sector verdaderamente saludable de la economía estadounidense: la tecnología.

Bueno, adiós a todo eso: la era de la internet americanizada ha terminado. Obama siempre podría hablar de la necesidad de promover la “libertad de Internet” en los Estados autoritarios, incluso mientras supervisaba el programa de vigilancia más sofisticado de la historia. El sector tecnológico siguió expandiéndose, ingresando aún más en mercados extranjeros.

Trump, on the other hand, has no lofty rhetoric to fall back on and the deregulation agenda pursued by the Republicans will alienate whatever international allies he might have kept otherwise. Make America great again by eliminating America’s hegemony over the global internet: try that for a rousing slogan.

Trump, por otra parte, no tiene una retórica elevada para recurrir y la agenda de desregulación perseguida por los republicanos alienará cualquier aliado internacional que podría haber mantenido de otra manera. Hacer EE.UU. grande otra vez eliminando la hegemonía de EE.UU. sobre la Internet global: intente eso como un emocionante eslogan.

OBAMA NO LO HIZO

Facebook reprime a las páginas ateas y de ex-musulmanes

Conatus News

banned-facebook-1

En lo que muchos han afirmado ser otro ejemplo de la represión de Facebook a las páginas ateas y de ex-musulmanes, uno de los grupos ateos más grandes de ateos y  de ex-musulmanes en Facebook fueron suspendidas por el gigante de las redes sociales.

Las páginas en Facebook tituladas Ex-Muslims of North America [Ex-musulmanes de Norteamérica] ( que tiene más de 24 mil seguidores) y Atheist Republic [República Atea] ( que tiene 1.6 millones de seguidores) – grupos conocidos por su defensa del laicismo y apoyo a los “apóstatas” fueron inicialmente restringidas y, luego, suspendidas.

Según el Council of Ex-Muslims of Britain,  [Consejo de Ex- Musulmanes de Gran Bretaña], otros grupos ateos o páginas cerradas por la red social más poderosa del mundo en el transcurso de un mes incluyeron:

  • Arab Atheist Network [Red Athea Árabe] (23,500 miembros)
  • Arab Atheist Forum and Network (9,200 miembros)
  • Radical Atheists without Borders (23,500 miembros)
  • Arab Atheist Syndicate (11,000 miembros)
  • Arab Atheist Syndicate, backup (5,000 miembros)
  • Humanitarian Non-Religious (32,000 miembros)
  • Human Atheists (11,000 miembros)
  • Arab Atheists Forum and Network (6,400 miembros)
  • Mind and Discussion (6,500 miembros)

Atheist Republic [República Atea] ha sido suspendida y luego reintegrada en numerosas ocasiones en los últimos dos años.

El martes Atheist Republic publicó en Twitter informando que su página en Facebook fue cerrada por “ser presumiblemente ” anti-musulmana “(lo cual no es cierto).

Facebook no proporcionó ninguna justificación para la restricción o suspensión.

Muhammad Syed, el presidente de Ex-Muslims of North America [Ex-musulmanes de Norteamérica] , twitteó el lunes que la página del grupo en Facebook de los ex-Musulmanes había sido restringida (y luego suspendida) por haber “violado los estándares de la comunidad de Facebook”.

Syed Afirma que cientos de cuentas de Facebook están trabajando para cerrar páginas públicas ateas y ex musulmanas. Facebook, señala él, está haciendo poco para combatir esto.

“Los ateos árabes, laicos de Bangladesh y otros numerosos grupos han sido atacados durante años, ya que los conservadores religiosos en el mundo musulmán aprenden a abusar del sistema de denuncias Facebook a su favor. A principios del año pasado, varios grupos ateos y laicos fueron atacados con infiltración masiva y coordinada y denunciándolos, lo que llevó al cierre de muchos grupos. Estos grupos fueron finalmente restaurados, pero sólo después de un largo y sostenido esfuerzo por parte de los organizadores para llamar la atención pública sobre el tema “, dijo Syed.

Atheist Republic ha afirmado en su página web que,

La parte triste para nosotros, es que los moderadores en Facebook simplemente dejar que suceda, si de hecho le están prestando alguna atención. Lo que hace aún más loco esto es que Facebook realmente tiene una política contra el acoso, sin embargo, también se niegan a decirnos quién es el que nos sigue acosando, lo que nos hace imposible remediar la situación tratando de bloquear a estas personas específicas . “

Ex-musulmanes de América del Norte han afirmado que Facebook ha estado bloqueando continuamente a grupos como él por un número de años. El grupo ha estado tan preocupado por lo que ellos consideran un trato injusto que ha escrito una carta abierta a Facebook, llamándola a “dejar de ejercer persecución intelectual” contra organizaciones ateas y ex-musulmanas y para proteger a esos grupos vulnerables de falsos Ataques de flagrantes por parte de los que se oponen a ellos.

El martes, después de apelar el caso, ambos grupos pudieron recuperar el acceso completo a sus páginas.

Syed ha afirmado que un ataque coordinado por parte de fundamentalistas musulmanes está detrás del movimiento de Facebook. Los fundamentalistas musulmanes, afirmó, estaban empleando herramientas “sencillas y efectivas” para denunciar presuntas violaciones de los estándares comunitarios. Facebook, por su parte, no estaba protegiendo a “grupos vulnerables de ataques maliciosos”, declaró Syed.

En una carta abierta a Facebook, Syed presiona a la empresa para que renueve sus mecanismos de presentación de denuncias con el fin de salvaguardar a los grupos de ex-musulmanes.

“Irónicamente, los mismos medios de comunicación social que empoderan a las minorías religiosas son susceptibles al abuso por parte de los fundamentalistas religiosos para hacer cumplir lo que es esencialmente equivalente a las leyes de blasfemia online. Una simple búsqueda en inglés revela cientos de grupos públicos y páginas en Facebook explícitamente dedicados a este propósito, dando a sus miembros instrucciones fáciles de seguir sobre cómo denunciar a grupos públicos e infiltrarse en los privados “, dijo Syed.

Como se  informó anteriormente en Conatus News, funcionarios de Pakistán afirmaron recientemente que Facebook era cómplice dedemandas de su país para que el contenido “blasfemo” insultando al Islam fuera eliminado del sitio web.


Comentario:
Es importante no basar toda la política de comunicación de un grupo, ONG, etc. en Facebook, diría que la presencia en esa red social debería ser mínima, si es posible no permitir comentarios en los posts que se hagan ahí.
En definitiva, intentar informar y comunicarse por fuera de las grandes plataformas es cada vez más algo imperativo!