Los pueblos nos ponemos de pie frente a la OMC

argentina-mejor-sin-tlc


Las organizaciones y redes sociales, sindicales, de derechos humanos, territoriales, estudiantiles, de mujeres, políticas, campesinas y anti-extractivistas reunidas el 24 de junio en Buenos Aires en el Encuentro Nacional contra la Organización Mundial de Comercio, llamamos a los pueblos del mundo a movilizarse en el marco de la XI° Reunión Ministerial de la OMC, que tendrá lugar en Argentina entre los días 10 y 13 de diciembre de 2017.

Para ello, convocamos a realizar una Cumbre de los Pueblos en la ciudad de Buenos Aires que colabore en la articulación de la resistencia contra el llamado “libre comercio” que sólo genera políticas de explotación y expoliación de nuestros pueblos y de la naturaleza, y que avance en visibilizar y discutir las alternativas a este sistema productivo y comercial.

Entendemos que la lucha contra la OMC es global y lleva una rica historia de movilizaciones y articulaciones, ya que esta institución representa los intereses de las empresas transnacionales y no los derechos ni las necesidades de los pueblos. Un hito en el proceso de descrédito ha sido la movilización de las organizaciones sociales que en 1999 pusieron en evidencia los impactos negativos del proyecto de liberalización comercial durante la reunión de la OMC en Seattle, EEUU, y que inspiró a un amplio movimiento de resistencias anticapitalistas en todo el planeta. Cuatro años después, la gran movilización popular durante la Reunión Ministerial de la OMC en Cancún también significó un avance en la resistencia contra la agenda del gran capital transnacional.

Pretendemos, asimismo, que la lucha contra la OMC adopte un fuerte carácter regional, sumándose en la recuperación de nuestra valiosa historia de organización social y política contra las múltiples formas de dominio que fue adquiriendo el capital en los últimos años. La lucha contra el ALCA fue un proceso destacado de articulación continental, y la Cumbre de los Pueblos de Mar del Plata en 2005 habilitó avances importantes en la discusión de alternativas de integración. Más de diez años después,  es necesario que volvamos a juntar nuestras luchas para movilizarnos contra la libertad corporativa y los privilegios de los inversionistas en la región. La libertad debe ser para las personas: la libertad de movilidad para los trabajadores, y no para los empresarios e inversionistas que especulan con nuestras riquezas sociales y naturales. En este contexto debemos discutir nuevamente la cuestión de las alternativas populares y la urgente necesidad de avanzar en proyectos que construyan nuevas formas de relaciones entre nuestros pueblos, que sean solidarias y complementarias.

Comprendemos también que veinte años de tratados de libre” comercio (TLC) en la región muestran los efectos nefastos de la desregulación y del avance de los privilegios corporativos sobre nuestros pueblos y el medio ambiente.  Frente a esto, es hora de avanzar en las alternativas sociales, políticas, económicas, feministas y ambientalistas que pongan fin a la impunidad corporativa, den primacía a los derechos humanos y garanticen la armonía con el medio ambiente. También es necesario revertir el desguace de las políticas e instituciones, como el ALBA-TCP, el CELAC, la UNASUR, que de diversos modos intentaron favorecer una mayor integración y complementariedad regional. Rechazamos la agenda de “libre” comercio y protección de inversiones en todas sus formas, sea mediante acuerdos bilaterales o inter-regionales (como el tratado entre la UE y el Mercosur, que se intenta cerrar para diciembre de este año) por medio del ámbito multilateral como la OMC o por decisión de grupos como el G-20.

Proponemos avanzar en la re-articulación de las agendas y las campañas de las organizaciones sociales y políticas, tanto en nuestro país como en la región y a nivel global. Es por esto que, desde este Encuentro Nacional, realizamos un llamamiento a todas las organizaciones y pueblos de Argentina y del mundo, a participar activamente en la organización y desarrollo de la Cumbre de los Pueblos en Buenos Aires entre los días 10 y 13 de diciembre de 2017, para oponernos al régimen que la OMC impulsa a nivel global  y pensar y discutir alternativas al capitalismo desde nuestros pueblos. Juntos/as, podemos construir esos otros mundos posibles.

¡La lucha es global!

¡Abajo los tratados de libre comercio que someten a los pueblos!

¡Exigimos acuerdos solidarios para el comercio entre los pueblos!

En 2017, ¡hagamos un nuevo Seattle en Buenos Aires!

Para adhesiones y más informaciones: argentinamejorsintlc@gmail.com o en nuestra página web: mejorsintlc.org

Observatorio Petrolero Sur


Recordemos la película La Batalla de Seattle

Agricultura de Precisión y los datos que se generan y se entregan y ninguna crítica en la Argentina!

¿Qué es la Agricultura de Precisión?

La agricultura de precisión, también llamada agricultura inteligente, está basada en tecnologías de sensores cuyo uso está bien establecido en otras industrias, como telemática para gestión de flotas, monitoreo ambiental, monitoreo remoto de pacientes, gestión de activos físicos, etc.

Como en otras implementaciones del Internet de las Cosas, las soluciones para agricultura de precisión capturan, almacenan, analizan los datos y los presentan de forma que se pueda dar inicio a una respuesta apropiada por parte del usuario final de acuerdo a la información recibida. En el caso de los agricultores, dependiendo del tipo de cultivo involucrado, sensores especiales capturan datos relacionados con el comportamiento del suelo (temperatura, humedad, acidez, etc.) y del cultivo, conducta de animales, estado de maquinaria y tanques de almacenamiento transmitidos desde sitios remotos. Estos datos son enviados a sistemas de información. para monitoreo y análisis. Los resultados de estos análisis son utilizados para responder a lo que está sucediendo en campo tomando las decisiones y acciones apropiadas.

El Internet de Las Cosas y La Agricultura de Precisión


De una publinota al vicepresidente mundial de Monsanto y los datos que van hacía los servidores de la empresa.


En EE.UU la asociación de sojeros se pregunta: ¿qué pasa con todos los datos que les estamos mandando a las grandes empresas, como Monsanto?


En la base del video donde dice CC le activan los subtítulos en español


En la base del video donde dice CC le activan los subtítulos en español


Videos de Mary Kay Thatcher, directora del American Farm Bureau para las relaciones con el Congreso [la lobbysta de los sojeros en el congreso de EE.UU.]


Todo esto ya está en la Argentina, Grobocopatel con INVAP creó la empresa Frontec dedicada a recopilar datos del campo y ahora llega Prescripciones Dekalb la solución de Monsanto para la Agricultura de Precisión que monitoreará todo, todo, todo.


Mientras tanto las Misas Biotecnológicas de los fines de semana alaban la Agricultura de Precisión y no se preguntan quién es el dueño de los datos.


Otra Publinota al vicepresidente mundial de Monsanto y la recopilación masiva de datos del campo


Los sojeros le seguirán creyendo a Monsanto y a sus acólitos de los programas del campo, y cuando tengan problemas irána pedirle una nueva “tecnología” siendo cada vez más y más dependientes, sinceramente, ojalá que los caguen!!!


En el Mundo:


Recordemos que este gobierno no se preocupa mucho por el cuidado de los datos personales así que con los datos del campo.

Entrevista a Juan Moreno Gerente de Maíz de Monsanto Argentina: Monsanto sabrá todo sobre los terrenos por parcelas de 10 x 10 mts.

En La Red Rural entrevista a Juan Moreno, Gerente de Maíz de Monsanto Argentina


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite esta página



Los que adhieran a Prescripciones Dekalb le estarán dando toda la información sobre su terreno por parcelas de 10 x 10 mts!

Luego las pulverizadoras/sembradoras serán cargadas con esa información.

¿Adónde más va esa información?, ¿Qué hará Monsanto con todo esto? ¿No es información estratégica como para dársela así a una empresa multinacional?
¿Los que cedan esta información podrán zafar luego de Monsanto?


Siempre me llama la atención lo que piensan los ejecutivos de Monsanto sobre los que usan sus productos, que son idiotas que esperan que Monsanto les de una solución como si fuera un auto nuevo!:



Ir a descargar
Marcos Machado de Monsanto hablando sobre los productores que les piden soluciones como si fuera un auto nuevo!


Algo más sobre Prescripciones Dekalb

“Vivir trabajando o morir combatiendo”…¿Y no hay otra alternativa?

Twitt de Ingrid Beck



Doritos es de Pepsico, en Brasil el símbolo T con fondo amarillo quiere decir que el producto tiene un porcentaje de organismos genéticamente modificado

Siempre colocan la “T” muy lejos del logo de la empresa, y, si es posible, en algún lugar que no sea muy visible, como en la parte de abajo del paquete.

En el primer paquete, el rojo arriba se puede ver el logo de Pespsico.



Los Cebolitos hechos con maíz también tiene organismos genéticamente modificados, por eso la T con el fondo amarillo, siempre en un lugar poco visible y lo más lejos posible del logo de la empresa


Casi todo el maíz, salvo el de pochoclo, de Brasil (y, supongo que de la Argentina) es transgénico. Por eso es que si está hecho con maíz encontrarán la “T” con fondo amarillo en algún lado.

Lamentáblemente en la Argentina no podemos saber cuánto de OGM (organismos genéticamente modificados) hay en algún producto, supongo que debe ser como en Brasil y que todo lo hecho con maíz tiene transgénicos.

No me gustaría que mis hijos coman algo con transgénicos, no sólo porque puede hacerles mal a la salud sino por todo lo que significan como modelo: Enfermedad, pérdida de biodiversidad, chicos con malformaciones.

Eso debería ser un motivo suficiente para no comprar algunos productos de Pepsico.

Los que no tienen transgénicos pero si tienen azúcar y grasas contribuyen a la epidemia de obesidad y diabetes de la Argentina, sobre todo infantil.


“Esta epidemia afecta en mayor medida a los sectores de menores recursos. En nuestro país, los adolescentes de nivel socioeconómico más bajo tienen un 31% más de probabilidades de sobrepeso respecto a los adolescentes del nivel socioeconómico más alto, según una investigación que realizamos en FIC Argentina junto a UNICEF Argentina.

Esta problemática, que se ha agudizado en los últimos años, obedece principalmente a factores socio-ambientales y culturales, a patrones de consumo y al advenimiento de nuevos estilos de vida. Estos factores contribuyen a la construcción de un “entorno obesogénico”, es decir, un ambiente que promueve la obesidad en las poblaciones.

Una de las preocupaciones centrales que genera este entorno es que se caracteriza por un consumo elevado de alimentos altos en grasas, sal y azúcar como, por ejemplo, las bebidas azucaradas que representan actualmente una de las principales fuentes de consumo de azúcar agregada.”

Telam Febrero de 2017


¿Vale la pena que esta empresa fabrique sus productos en la Argentina?
Debe haber obreros en Monsanto o Barrick, ¿no cuestionamos qué hacen esos obreros en esas empresas?


Sobre como se trabaja en Pepsico:

“PepsiCo anunció el cierre de una planta en el Gran Buenos Aires. De las 600 personas que se quedan sin trabajo la mayoría son mujeres, algunas con casi 20 años en la empresa y un historial de lucha gremial tan largo como el historial clínico de sus cuerpos: son jóvenes que ya pasaron por quirófanos y sufren problemas cervicales, pinzamientos, hernias, tendinitis. Una crónica sobre la crisis de empleo, el sindicalismo de base y una multinacional que notifica a sus trabajadores despedidos con un hoja de cinco renglones pegada en la puerta.”

“O como Vanina que hace 17 años trabaja en la alimenticia. Entró en el 2000 y revindica que “es la única fábrica dentro del gremio de la alimentación en la que las mujeres tenemos categorías de medio oficial”. Tiene dos hijas, una de 15 y otra de 18. Perdió la audición de la mitad del oído derecho y el 40% del izquierdo, por el ruido “que no es igual en todas las líneas pero en algunas es muy fuerte”. Vanina devela alguno de los motivos por los que cree que la fábrica tomó esta medida ofensiva: “”

““Muchas de nosotras, cuando entramos en PepsiCo, trabajábamos 16 horas para poder quedar efectivas, con ritmos agotadores y sin más derecho que media hora para comer y casi cinco minutos para ir al baño. Si te quedabas embarazada, tenías que trabajar como cualquier otra compañera, con turnos rotativos y con los mismos ritmos, haciendo siempre el mismo trabajo para no quedarte sin empleo. Años en el mismo puesto, siendo la extensión humana de esas máquinas que te tiraban paquetes a morir para que empaquemos en las cajas, todos los días el mismo trabajo que iba dañando nuestros cuerpos. Teníamos los peores salarios, pero nunca podíamos acceder a mejores categorías, ya que nuestro convenio no lo permitía. Si ya no podíamos estar en las líneas de producción, porque nos dolían los brazos o la espalda, nos echaban. ”

Revista Anfibia


Una empresa que se abastece con transgénicos, que maltrata a sus funcionarias/os, que enferma a nuestros niños y adolescentes…¿Pero así y todo hay que evitar que cierre?
En la nota de la Revista Anfibia su autor:Fernando Rosso escribe en la parte final:

Hay frases, slogans y lemas que nacen en momentos difíciles desde las entrañas del dolor, la bronca, pero a la vez de la creatividad y el ardor. Esas máximas fueron escribiendo la lírica del Gran Libro de Historia de la Clase Obrera a lo largo de estos casi doscientos años de marchas y contramarchas. “Vivir trabajando o morir combatiendo”, por ejemplo, exclamaron los rebeldes tejedores franceses de Lyon en el albor del movimiento obrero en los años ‘30 del siglo XIX. Los obreros y las obreras de PepsiCo inscribieron en ese tono y con sello propio, un grito que flamea en una bandera en las alturas de la fábrica y que llamó la atención de muchos observadores y una amplia propagación en las redes sociales: “Si no hay pan para nuestros hijos que no haya paz para los empresarios”.

Revista Anfibia


¿No hay otra alternativa?, ¿No puede existir otro modelo?, ¿La izquierda no podría proponer otros trabajos, otros modelos que no fomenten los transgénicos y la enfermedad de todos, sobre todo de nuestros niños y adolescentes?

Es triste quedarse sin trabajo, es angustiante, pero, ¿vale la pena cualquier trabajo?

¿Qué modelo nos propone esta izquierda?, ¿Una con una Pepsico gestionada por los obreros y que siga usando transgénicos y enfermándonos?


Los productos de Pepsico para no comprar:

“PepsiCo Alimentos comercializa primeras marcas de avena, crackers, snacks y polvos chocolatados que inundan las publicidades, las góndolas y son fácilmente reconocibles: Lay’s, Twistos, Quaker, Doritos, Toddy, Pop Korn, Pehuamar, Cheetos, Pep y 3D. Su línea de bebidas produce gaseosas, aguas saborizadas, jugos, isotónicos y energizantes y sus marcas más destacadas son: Pepsi, 7Up, Gatorade, Paso de los Toros, Mirinda, H2Oh!, Propel, Tropicana, Sobe Rush, Twister y Green.

Revista Anfibia

El candidato científico de CFK frenó en el CONICET la investigación contra el glifosato

Roberto-Salvarezza1

Roberto Salvarezza segundo en la lista de diputados de Unidad Ciudadana (Kirchnerismo) en la provincia


listaunidadciudadac

La lista de Unidad Ciudadana (Kirchnerismo) en la Provincia de Buenos Aires con Roberto Salvarezza como segundo candidato


…”Que la tan mentada “soberanía científica y tecnológica” puede tener mucho de espejismo. Es entonces cuando la figura del flamante candidato cristinista vuelve a escena. Bajo otra luz.

Para eso hay que remontarse a abril de 2009, cuando un médico e investigador del CONICET llamado Andrés Carrasco verificó en su lugar de trabajo -nada menos que la jefatura del Laboratorio de Embriología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires- cuál era el efecto de los herbicidas formulados en base a glifosato sobre distinto tipo de embriones. El resultado fue abrumador e iba desde la muerte del embrión hasta la aparición de todo tipo de malformaciones. Algunas de las mismas patologías que el doctor Carrasco había podido testimoniar durante su recorrida por los pueblos fumigados de la Argentina.

¿Qué hizo entonces? Adelantarle sus observaciones al periodista Darío Aranda, que publicó esa entrevista en el diario Página/12. Fue, más que un escándalo, una verdadera conmoción: el agroquímico que era la piedra basal del modelo sojero comenzaba a revelarse no tan inocuo como habían asegurado sus promotores durante años.

A partir de eso, el doctor Andrés Carrasco no sólo fue amenazado y perseguido sino que también su nombre comenzó a ser palabra prohibida dentro del stablishment científico local. Nada de qué asombrarse: alguna vez el CONICET entregó un premio llamado “Animarse a emprender”, consistente en U$S 30.000 aportados nada menos que por Monsanto. Esto es, la empresa creadora no sólo del herbicida Round Up, formulado en base a glifosato, sino también de la soja  diseñada para poder ser rociada con éste a repetición y sobrevivir, mientras todo moría a su alrededor.

Luego de esa denuncia, el CONICET presentó un documento en el que, en resumen, aseguraba que “bien empleado” el herbicida sospechoso no presentaba inconveniente alguno. El informe oficial sobre el tema clonó el tranquilizador discurso de la industria al respecto. Y la persecución sufrida por Carrasco fue una clara señal para cualquier otro científico que planeara ponerse a investigar eso que no debía ser investigado.

Pero la venganza terminó de concretarse en 2014, cuando luego de treinta años de trabajo, notables hallazgos científicos -como los genes Hox- y varias publicaciones en revistas internacionales, un comité integrado, entre otros, por una experta en filosofía budista y un científico vinculado los agronegocios le negó a Carrasco su promoción. Era investigador principal y podía aspirar a ser investigador superior. Le bajaron el pulgar. Roberto Salvarezza firmó el documento denegando el ascenso.

Border Periodismo


La ciencia del kirchnerismo como la del macrismo es ciencia transgénica y al servicio de las multinacionales.

Si creés que el macrismo y el kirchnerismo son muy diferentes…