Entrevista a Lino Barañao en “La Red Rural” un ecologista es como un borracho…


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite esta página





Lástima que en el Ministerio ni Lino Barañao ni Alejandro Néstor Mentaberry [Del Gabinete Científico Tecnológico del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.] se preocupan por las consecuencias del uso de agroquímicos (no son agrotóxicos, NO!). Ya lo dijo Alejandro Néstor Mentaberry:Infelizmente, siempre hay víctimas…




Es verdad que existe una correlación muy evidente entre las enfermedades y los agroquímicos, pero no las estudiamos!


Segmentos del documental: OGM Asalto a Europa


Dr. Alejandro Néstor Mentaberry Infelizmente Siempre Hay Víctimas

Dr. Alejandro Néstor Mentaberry
Infelizmente Siempre Hay Víctimas

 

Anuncios

Antes del Mundial tendrá media sanción la Ley de Semillas – Monsanto está de acuerdo en un 90 %!

Guillermo Bernaudo: Secretario de Agricultura, Ministerio de Agroindustrias

“El Congreso debatia el tema. El MinAgro presentará un proyecto consensuado con instituciones de productores y empresas. ¿Es una Ley moderna adaptado a lo que viene en mejoramiento y sus herramientas? ¿Esta preparado el campo para estas nuevas reglas de… ”

Fuente: Agrositio


Audio de la entrevista:

Si no lo puede escuchar o quiere descargar al archivo de audio: Visite esta página


En el programa La Red Rural del 31 de Marzo entrevistan a Juan Farinati presidente de Monsanto Argentino quien está esperanzado con la nueva ley de semillas!:


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite está página


Estemos atentos e intentemos resistir a esta avanzada que se viene con el Mundial tapando cualquier cosa!

Viaje a los Pueblos Fumigados | Panel | Berlinale 2018


Las preguntas a Pino Solanas en el Festival de Berlín luego de la presentación de su documental Viaje a los pueblos fumigados


Audio del video:

Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite esta página

Malezas: un tema siempre en agenda

“El 9 de Mayo se realizará la Jornada Nacional de Malezas en Pergamino, organizada por el Ministerio de Agroindustria, el INTA y diversos actores del sector privado. El panel principal será “Problemática de malezas en distintas regiones del país”.”

INTA Informa


¿Y cambiar de modelo?, ¿no usar agroquímicos?, ¿hacer otro tipo de agricultura?

Si se demorarán 15 años para hacer un nuevo herbicida y su correspondiente transgénico, ¿vale la pena seguir en el mismo modelo?

 

Propaganda de la Revista Chacra!

Estás escuchando las habituales Misas Biotecnológicas, los programas del campo, de los fines de semana y …Escuchás esto:


Si no lo puede escuchar o quiere descargar el archivo de audio: Visite esta página


Escuchado durante el programa La Red Rural del 18 de marzo!

Conozca el caso del Productor CREA que apostó al campo propio, se apartó de la soja RR y mejoró sus números


No colgaron la nota en la Revista Chacra, ¿estarán cambiando las cosas?

Sobre la campaña que intenta mejorarle la imagen al agronegocio en Brasil: El Agro Es “Tech” pero no todo es “Pop”

La papa es Tech uno de los videos de la campaña de la Red Globo:

Agro es Tech, Agro es Pop, Agro es Todo

Si no lo puede ver en el blog, Visite la página donde está instalado el video


Algo más sobre la campaña: Agro es Tech, Agro es Pop, Agro es Todo de la Red Globo de Brasil


El Agro es todo. Pero no todo es pop

Cualquier discusión adulta sobre la importancia y los desafios del agronegocio brasileño necesita abandonar la selectividad en la elección de números y encarar con coraje al agro entero, escriben Raoni Rajão y Carlos Rittl

Observatorio del Clima

RAONI RAJÃO

CARLOS RITTL

El agronegocio brasileño es una potencia. El país es el cuarto mayor productor mundial de alimentos. Cosechó una zafra de 242 millones de toneladas el año pasado, lo que ayudó a mantener el superávit comercial el año en que el país salía de una de las peores recesiones de su historia. Directa e indirectamente, el agro responde por casi un cuarto del PBI del país.

Además de todo, gracias al uso intensivo de tecnologia, obtuvo ganancias de productividad y evitó una mayor deforestación – de 1991 a 2017, la producción de granos y oleaginosas subió 312%, pero el área plantada creció sólo un 61%.

El agronegocio brasileño es una amenaza. Somos el país que más deforesta en el planeta – 6.600 kms. cuadrados en la Amazônia sólo el año pasado, y 50% más que eso en el cerrado [área geográfica del centro del país]. En 2016, el pais fue el séptimo mayor emisor de los gases que causan el calentamiento de la Tierra. El sector agropecuario fue responsable por 74% de las 2,300 millones de toneladas de CO2 y otros gases que lanzamos al aire. También es el sector que hace a Brasil recordista mundial de la violencia en el campo – 65 asesinatos sólo en 2017, según la Comisión Pastoral de la Tierra – y alimenta a la corrupción, con más de R$ 600 milones [unos u$s 200 millones] pagados en coimas a políticos en 2014 solamente por la empresa JBS.

¿Cuál de las dos visiones sobre el agro es la correcta? Evidentemente, ambas. Como dice la propaganda en la TV, el agro “es todo”: lo bueno y lo malo. El siglo XXI y el siglo XVI.

La alta tecnologia y el trabajo esclavo.

En los últimos años, sin embargo, algunos ideólogos no le han prestado un servicio a la agricultura brasileña, destilando estadísticas parciales sobre el agro “bueno” y escondiendo los problemas. Esos argumentos encuentran eco en autoridades del gobierno y son proclamados en Brasil y en el Exterior.

A fines del año pasado, por ejemplo, se festejaron datos de la Nasa sobre el área cultivada en Brasil que supuestamente le darian al país “autoridad para enfrentar críticas de los campeones de la deforestación mundial”. Esta afirmación es, en si, problemática; volveremos a ella. Vamos antes a los datos: según los ideólogos, la Nasa mostró que Brasil tendria sólo 7,6% de su área ocupada con agricultura, contra un promedio de 20% a 30% de otros países. Aún según ellos, Brasil “protege y preserva a la vegetación nativa en más de 66% de su territorio”.

El primer dato es un ejemplo firme de lo que los estadounidenses llaman de “cherry-picking”, o selección de observaciones. Como mostró un artículo reciente, este dato se refiere solamente a lo que la Nasa llama de “croplands”, o cultivos agrícolas. Ninguna palabra sobre la actividad que es la mayor – y peor – ocupante de tierras en Brasil, la pecuaria. El país tiene cerca de 65 millones de hectareas ocupadas con agricultura, pero 230 millones en pasto. es casi el territorio de la Argentina, el 3º mayor productor global de soja. Incluyendo las pasturas, Brasil llega a 33% de se territorio ocupado con agropecuaria. Por lo tanto, más o menos en el promedio de los grandes productores de alimentos.

El segundo dato trae otra artimaña. Varios comentaristas del agro dicen llenándose la boca que el país tiene 66% de tierras preservadas con vegetación nativa. Pero miran al retrato, cuando lo que importa de verdad es la película. Según el proyecto MapBiomas, una iniciativa multi-institucional de la cual el Observadir dek Clima forma parte, en 2016 el país tenía 64,1% de vegetación nativa remanecente. Pero, en el cambio de siglo, tenía casi 67,3%. En 16 años, perdimos el equivalente a un Estado de São Paulo en vegetación nativa. El cerrado, nuestro segundo mayor bioma, está reducido a la mitad. El Pantanal perdió 7% en 15 años.La pampa, 13%. Esta vegetación desapareció diezmada por la agropecuaria. El espacio para gananancias de eficiencia es monumental.

Incluso esos cerca de 66%, que algunos ruralistas insisten en llamar de mayor porcentaje de bosques protegidos en el mundo, no suena así tan extraordinarios. Quien se de el trabajo de mirar la excelente página de estadísticas del Banco Mundial en internet va a ver que varios países del mundo tienen coberturas forestales semejantes a la de Brasil o mayores que las nuestras como proporción de su territorio. Para ficar quedarnos en la vecindad: 98,3% en Suriname, 84% en Guyana y 57,8% en Peru. En África, Gabón tiene 89% preservados, el Congo, 67,3% y la República Democrática del Congo, 65%. En Asia, Japón tiene más bosques que Brasil (68,5%) y Corea del Sur, casi el mismo tanto (63,4%). En Europa, Eslovenia tiene 62% y la insospechada Suecia, cabalísticos 69%.

Entonces ¿Brasil tendrá de verdad la “autoridad” para enfrentar a las críticas de los “campeones de la deforestación”? Y, a propósito, es poible colocar en la misma balanza, digamos, a Holanda (mayor exportadora de alimentos del mundo), que perdió a casi toda su vegetación original desde los tiempos del Imperio Romano, y a Brasil, que apenas en la Amazônia deforestó en 50 años el equivalente a más de diez veces el territorio de Holanda y de Bélgica sumados?

Hablando en Europa, como los propagandistas del agropop venden la parte buena de la producción brasileña en Bruselas y Berlin, dentro de casa el sector lleva una agenda política del tiempo de la Compañía de las Indias. A lo largo de 2017, a cambio de votos en el Congreso, la bancada ruralista le pidió al presidente Michel Temer – y recebió – la legalización de la ocupación en grandes áreas, la debilitación del concepto de trabajo esclavo y la retirada de los derechos de poblaciones indígenas que fueron expulsadas de sus tierras antes de la Constitución de 1988. y vienen a la carga total ya en este comienzo de 2018 para ablandar las licencias ambientales, legalizar al agronegocio dentro de territorios indígenas y permitir la venta de grandes extensiones de tierras brasileñas al capital extranjero.

Cualquier discusión adulta sobre la importancia y los desafios del agronegocio brasileño necesita abandonar la selectividad en la elección de los números y encarar con coraje al agro entero. Dorar la píldora puede hacerle bien al ego y ayudar a justificar barbaridades en el Congreso que sólo impide la banda modernizadora del sector productivo. Pero, en un mundo en que la sustentabilidad y el bajo carbono dejaron de ser una pauta ambientalista y pasó a ser estrategias de negocios, malabarismos estadísticas no engañan a más nadie.

Raoni Rajão es profesor en Estudios Sociales de la Ciencia y de la Tecnologia en el Departamento de Ingeniería de Producción de la Universidad Federal de Minas Gerais y miembro del Observatorio del Código Forestal.

Carlos Rittl es secretario ejecutivo del Observatorio del Clima

* Texto originalmente publicado en Valor Económico el 20/02/2018.

 

Basta de Todo: “La Argentina fumigada”: Hablamos con Fernanda Sández

Si quiere descargar el archivo de audio


Si no lo puede escuchar acá, Visite la página del programa Basta de Todo donde está alojado el audio